La vi­da no ter­mi­na a los 40

De qué mo­do apro­ve­char al má­xi­mo la ve­te­ra­nía y de­jar atrás la cri­sis de la me­dia­na edad.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - FA­BIÁN MU­RO

Has­ta no ver el “4” co­mo pri­me­ra ci­fra en la edad, uno si­gue ilu­sio­na­do. “¡Aún soy jo­ven!” es el man­tra. Pe­ro ese “4” nos ubi­ca. Ya de­ja­re­mos de ser trein­ta­ñe­ros pa­ra em­pe­zar a ser cua­ren­to­nes y lue­go cin­cuen­to­nes. La sonoridad mis­ma, esa gra­ve­dad que vie­ne con el “tón” fi­nal no pa­re­ce au­gu­rar al­go bueno.

Los 40 pue­den ser vi­vi­dos por al­gu­nos co­mo el co­mien­zo del de­cli­ve, el des­cen­so ha­cia las pe­num­bras de la ve­te­ra­nía, cuan­do el cuer­po em­pie­za a ce­der ca­da vez más rá­pi­do an­te la im­pla­ca­bi­li­dad del re­loj y su tic-tac.

Sin em­bar­go, aun­que la eta­pa fi­nal de la vi­da se pue­da avi­zo­rar con ma­yor ni­ti­dez, aún que­dan va­rias dé­ca­das. Y hay que apro­ve­char­las. Lo me­jor es que pa­re­ce ca­da vez más pro­ba­ble po­der sa­car­le par­ti­do a la se­gun­da mi­tad de la vi­da. “La lon­ge­vi­dad es co­mo una ha­bi­ta­ción. Hay que lle­gar con la lla­ve pa­ra abrir­la, y tam­bién im­por­ta el con­fort que esa ha­bi­ta­ción ten­ga pa­ra po­der dis­fru­tar­la”, ilus­tra el geriatra Cle­ver Nie­to.

Más allá de esos slo­gans pu­bli­ci­ta­rios co­mo “Los 40 son los nue­vos 20”, lo cier­to es que la ex­pec­ta­ti­va de vi­da ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos tiem­pos, gra­cias a un con­jun­to de fac­to­res en los que tie­ne que ver la cien­cia pe­ro tam­bién una ma­yor con­cien­cia so­bre lo que sig­ni­fi­ca cui­dar­se. “Cuan­do yo era ni­ño”, re­cuer­da el mé­di­co y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión Ho­no­ra­ria pa­ra la Sa­lud Cardiovascular Ma­rio Zelarayán —ade­más doc­tor per­so­nal del pre­si­den­te Ta­ba­ré Vázquez— “lle­gar a cum­plir 100 años era al­go tan ex­tra­or­di­na­rio que so­lo eso ame­ri­ta­ba la ta­pa de la re­vis­ta de Unes­co. Hoy, y so­lo en Uru­guay, hay más de 500 per­so­nas que ya han cum­pli­do 100 años”, co­men­ta.

En­ton­ces, ¿qué hay que ha­cer pa­ra sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho a los años que que­dan lue­go de lle­gar a los 40? Lue­go de con­sul­tar a va­rios ex­per­tos,

Do­min­go apor­ta cin­co tips pa­ra “cuer­po y al­ma” res­pec­ti­va­men­te.

CUER­PO. “Lo pri­me­ro que hay que sa­ber es có­mo se lle­ga a los 40”, agre­ga Zelarayán. Un ex­haus­ti­vo diag­nós­ti­co mé­di­co es im­pres­cin­di­ble, co­mo tam­bién lo es adop­tar la ac­ti­tud de pre­dis­po­si­ción ha­cia con­sul­tas re­gu­la­res, aun­que no ha­ya sín­to­mas que las mo­ti­ven. Así que hay que de­jar­se de pro­cras­ti­nar ( o ilu­sio­nar­se que por­que no hay sín­to­mas es­tá to­do bien) y lla­mar a re­ser­var ho­ra con el mé­di­co de ca­be­ce­ra.

En se­gun­do lu­gar — y es­to es tal vez aún más im­por­tan­te — hay que plan­tear­se la me­ta de lle­gar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble a los 65 años. De acuer­do al ex­per­to, cum­plir con esa me­ta au­men­ta la ex­pec­ta­ti­va de vi­da: “Si uno lle­ga a los 65 en buen es­ta­do, la pers­pec­ti­va es di­fe­ren­te”, di­ce el mé­di­co y aña­de que es­ta­dís­ti­ca­men­te se le pue­den agre­gar 23 años más a la ex­pec­ta­ti­va de vi­da del hom­bre, y 25 años a la de la mu­jer.

La ana­lo­gía de Cle­ver Nie­to, de lle­gar con la lla­ve y abrir la ha­bi­ta­ción pa­ra des­cu­brir el es­ta­do de la mis­ma vie­ne a la men­te en es­te con­tex­to: “Sí, im­por­ta có­mo lle­ga­mos”, ad­mi­te Zelarayán, pe­ro se­ña­la que hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre los ór­ga­nos ce­re­bro y co­ra­zón. “To­do lo que es bueno pa­ra el co­ra­zón, es bueno pa­ra la men­te. Es­tá esa idea de ‘¿Pa­ra qué voy a vi­vir has­ta los 80 si no voy a es­tar bien de la ca­be­za?’. Por eso re­cal­co: si es­tá bien el co­ra­zón, es­tá bien el ce­re­bro. To­dos esos cui­da­dos abo­nan la lon­ge­vi­dad, y no son im­po­si­bles de con­se­guir”.

Más allá de co­mer “sano” y ha­cer ejer­ci­cio, con­se­jos que se re­pi­ten sin ce­sar, las per­so­nas con­sul­ta­das pa­ra es­ta no­ta hi­lan un po­co más fino.

Co­mo ter­cer pun­to de es­ta lis­ta es­tá la ac­ti­vi­dad (mo­de­ra­da o más in­ten­sa) cor­po­ral. Pa­ra em­pe­zar, hay que di­fe­ren­ciar en­tre “ac­ti­vi­dad fí­si­ca”, “ejer­ci­cio” y “de­por­te”, tres cues­tio­nes muy dis­tin­tas se­gún Zelarayán. Las pri­me­ras cons­ti­tu­yen el ni­vel pri­ma­rio. “Ca­mi­nar, an­dar en bi­ci­cle­ta o bai­lar. Si tu­vie­ra que re­co­men­dar una, se­ría el bai­le. Hay que bai­lar mu­cho. Es la ac­ti­vi­dad fí­si­ca más com­ple­ta”, di­ce el mé­di­co. “Los ejer­ci­cios im­pli­can otro com­pro­mi­so. Y el de­por­te es pa­ra quie­nes ya lo ha­cían, si no, no. Lue­go de los 40 no hay que em­pe­zar a ha­cer de­por­tes”. En ge­ne­ral, la re­gla es: se­guir ha­cien­do lo que se ha­cía si no hay al­gu­na pa­to­lo­gía que lo im­pi­da. “Si la per­so­na no to­ma­ba al­cohol, no em­pe­zar. No to­mar nun­ca. Si to­ma­ba un po­co, se­guir to­man­do eso: un po­co. Y si to­ma­ba mu­cho, dis­mi­nuir to­do lo que se pue­da el con­su­mo de al­cohol”.

En cuar­to lu­gar, co­mo di­ce la geriatra y se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la So­cie­dad Uru­gua­ya de Ge­ria­tría, Gra­cie­la Cos­ta, hay que es­tar aten­tos a tres co­sas en par­ti­cu­lar: la hi­per­ten­sión, la dia­be­tes y el co­les­te­rol al­to. Ob­via­men­te que los pro­ble­mas de la se­gun­da y la ter­ce­ra edad no se ago­tan en esos tres pun­tos. “Es una ge­ne­ra­li­za­ción, pe­ro a gran­des ras­gos esos tres ítems son los más pro­ble­má­ti­cos y a lo que se le de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción”, co­men­ta Acos­ta.

En quin­to lu­gar, Acos­ta apun­ta ha­cia al­go que no es es­tric­ta­men­te un con­se­jo mé­di­co: “No hay que per­der los es­pa­cios de so­cia­li­za­ción. So­la­men­te co­mer bien y ha­cer ejer­ci­cio no al­can­za. Im­por­tan mu­cho las re­la­cio­nes hu­ma­nas que se pue­da se­guir te­nien­do. Lo so­cial va de la mano de la sa­lud men­tal y el re­la­cio­na­mien­to lle­va a mu­chas otras co­sas, co­mo ca­mi­nar, co­mer bien y sa­lir”.

MEN­TE. Pa­ra en­ca­rar lo que se vie­ne lue­go de las cua­tro dé­ca­das de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, con­vie­ne tam­bién te­ner en cuen­ta al­gu­nos fac­to­res esen­cia­les de la psi­co­lo­gía. Uno de ellos, se­gún el psi­có­lo­go so­cial Fer­nan­do Be­rriel —del Cen­tro In­ter­dis­ci­pli­na­rio de En­ve­je­ci­mien­to, en la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca— es

“SI UNO LLE­GA A LOS 65 EN BUEN ES­TA­DO LA PERS­PEC­TI­VA ES DI­FE­REN­TE”, DI­CE MA­RIO ZELARAYÁN

que las di­fe­ren­cias en­tre los in­di­vi­duos em­pie­zan a pe­sar más que an­tes.

Du­ran­te la ju­ven­tud, y en con­tex­tos so­cia­les si­mi­la­res, las di­fe­ren­cias no son tan pro­nun­cia­das co­mo an­tes. Pe­ro si­gue ha­bien­do al­gu­nas similitudes, aco­ta Be­rriel. Una de ellas tie­ne que ver con la per­cep­ción del tiem­po: “Em­pie­za a pe­sar más la idea de cuán­to tiem­po nos que­da por vi­vir. An­tes, era al­go muy abs­trac­to. De pron­to, ya no hay tiem­po pa­ra al­gu­nas co­sas”. Hay que ad­mi­nis­trar los años res­tan­tes en fun­ción de las po­si­bi­li­da­des que se tie­nen, y hay que to­mar al­gu­nas de­ci­sio­nes im­por­tan­tes. Pe­ro co­mo di­ce el psi­có­lo­go, pen­sar en eso “mu­chas ve­ces nos an­gus­tia y nos en­tor­pe­ce” to­mar esas de­ci­sio­nes.

Por eso, sos­tie­ne Be­rriel, un pri­mer con­se­jo pue­de ser “en­con­trar es­pa­cios don­de pen­sar en eso y ha­blar­lo con gen­te”. Esa re­co­men­da­ción va di­ri­gi­da es­pe­cial­men­te a los va­ro­nes, a quie­nes les cues­ta más, en par­te por­que la no­ción de en­ve­je­cer es­tá aso­cia­da a la pér­di­da de au­to­no­mía, de va­ler­se por sí mis­mo, al­go que en­tra en con­flic­to con el es­te­reo­ti­po del va­rón pro­vee­dor.

Un se­gun­do con­se­jo, agre­ga el psi­có­lo­go, es pen­sar en las re­la­cio­nes que se es­ta­ble­cen con las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, y tra­tar de que esos víncu­los sean de “men­to­ría po­si­ti­va”, no de im­po­si­ción. Pa­ra el ex­per­to, las re­la­cio­nes que se for­men con los más jó­ve­nes in­ci­di­rán en el es­ta­do en el cual se en­tra en la eta­pa fi­nal de la vi­da. Si se es­ta­ble­cen víncu­los sig­na­dos por las men­to­rías po­si­ti­vas y ge­ne­ro­si­dad pa­ra con los más chi­cos, au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de lle­gar a ha­cer una eva­lua­ción más po­si­ti­va de lo vi­vi­do. En los úl­ti­mos años de la vi­da “hay una es­pe­cie de in­cre­men­to de la in­te­rio­ri­dad. Lo que he­mos he­cho, los re­cuer­dos, em­pie­zan a te­ner más im­por­tan­cia”.

Un ter­cer con­se­jo tie­ne jus­ta­men­te que ver con ha­cer una in­te­gra­ción po­si­ti­va con el pa­sa­do, que es­té sig­na­da por la re­mi­nis­cen­cia —que tie­ne una con­no­ta­ción po­si­ti­va— y no por la nos­tal­gia, un sen­ti­mien­to que es­tá vin­cu­la­do a una sen­sa­ción de pér­di­da y tristeza.

Pe­ro no al­can­za, cla­ro, con pen­sar so­lo en el pa­sa­do, por más que ese mi­ra­da re­tros­pec­ti­va es­té mar­ca­da por lo po­si­ti­vo. Un cuar­to con­se­jo tie­ne que ver con es­tar vin­cu­la­do al pre­sen­te. El es­cri­tor y ex­per­to en el con­cep­to de mindfulness ( ver re­cua­dro en es­ta pá­gi­na) Sil­vio Raij di­ce que es­tar co­nec­ta­do al pre­sen­te de una ma­ne­ra sa­lu­da­ble con­tri­bu­ye a te­ner una vi­sión más op­ti­mis­ta de lo que se tie­ne, sin la­men­tar­se por lo que fue.

“La per­so­na que es­tá en­ve­je­cien­do y per­dien­do sus ca­pa­ci­da­des fí­si­cas, apren­de a dis­fru­tar lo que tie­ne y no es­tar preo­cu­pán­do­se por lo que va a pa­sar. Y tam­po­co año­rar el pa­sa­do. El mindfulness di­ce que la vi­da nos en­se­ña que to­do lo nue­vo en­ve­je­ce. Si yo me re­sis­to a esa ley, su­fro”, co­men­ta Raij y agre­ga que el con­cep­to tra­ba­ja so­bre el ape­go: “El bu­dis­mo di­ce que la raíz del su­fri­mien­to hu­mano es el ape­go. Cuan­do yo me ape­go a co­sas ex­ter­nas a mí ( so­bre to­do ma­te­ria­les) y eso des­apa­re­ce, su­fro. Y en reali­dad el mindfulness te en­se­ña a ver la vi­da co­mo un fluir de acon­te­ci­mien­tos. To­do pa­sa. Es co­mo un río: las per­so­nas pa­san, las co­sas pa­san, no­so­tros pa­sa­mos... Na­da es­tá fi­jo y to­do es­tá en mo­vi­mien­to”.

Sin em­bar­go, al­go de “su­fri­mien­to” (en­ten­di­do en es­te con­tex­to co­mo in­co­mo­di­dad) pue­de ser útil pa­ra es­te pe­río­do.

De acuer­do a Be­rriel, im­por­ta se­guir sin­tién­do­se exi­gi­do. A me­nu­do, aco­ta, uno se va re­ti­ran­do pau­la­ti­na­men­te de ca­da vez más am­bien­tes, por per­ci­bir que las exi­gen­cias que plan­tean los nue­vos tiem­pos no pue­den ser en­fren­ta­das de una ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria. Un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co que pue­de ejem­pli­fi­car es­to es la tec­no­lo­gía y sus sal­tos ha­cia ade­lan­te, que a me­nu­do son ex­pe­ri­men­ta­dos co­mo de­ma­sia­do gran­des y rá­pi­dos por los ve­te­ra­nos, aun­que el Plan Ibi­ra­pi­tá ha arro­ja­do al­gu­nos balances po­si­ti­vos en el re­la­cio­na­mien­to con la tec­no­lo­gía por par­te de los adul­tos ma­yo­res.

Be­rriel, co­mo quin­to con­se­jo, afir­ma que “hay que se­guir com­pli­cán­do­se la vi­da” y plan­tear­se desafíos. “No se tra­ta so­la­men­te de pen­sar en los as­pec­tos gra- ti­fi­can­tes de la vi­da, que ob­via­men­te los tie­ne. Tam­bién con­vie­ne pen­sar en aque­llas co­sas que nos de­sa­fían, co­sas por las que va­len la pe­na ha­cer un es­fuer­zo”, co­men­ta el psi­có­lo­go.

So­bre to­do por­que, co­mo ya afir­mó Zelarayán, es ca­da vez más pro­ba­ble que el pe­río­do vi­tal se ex­tien­da y se lle­gue a un es­ta­do de lon­ge­vi­dad que no im­pli­que el im­pe­di­men­to pa­ra desen­vol­ver­se de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria so­cial­men­te.

La nue­va con­fi­gu­ra­ción eta­ria de la so­cie­dad uru­gua­ya, ha­rá ne­ce­sa­rio el apor­te de los más ve­te­ra­nos. Se po­drá se­guir con­tri­bu­yen­do, de dis­tin­tas ma­ne­ras, a la co­mu­ni­dad y el en­torno, aun­que ya se ha­ya en­tra­do en la ju­bi­la­ción y se­guir sin­tién­do­se útil y pro­duc­ti­vo.

Mo­ver­se “Si el co­ra­zón es­tá bien, la men­te tam­bién”, di­ce mé­di­co.

Fu­tu­ro. Una de las cla­ves pa­ra ma­ne­jar bien es­ta eta­pa es pro­yec­tar­se más allá del tra­ba­jo, pa­ra que la ju­bi­la­ción no se con­vier­ta en un pro­ble­ma.

Bai­lar. Una de las más com­ple­tas, y gra­tas, ac­ti­vi­da­des fí­si­cas pa­ra ve­te­ra­nos.

Desafíos. “Hay que se­guir com­pli­cán­do­se la vi­da”, afir­ma psi­có­lo­go so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.