EL SE­XO CON MÁS EX­PE­RIEN­CIA

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - DE PORTADA -

Una de las preo­cu­pa­cio­nes fun­da­men­ta­les cuan­do se tras­pa­sa la ba­rre­ra de los 40 tie­ne que ver con la se­xua­li­dad. Tan­to hom­bres co­mo mu­je­res em­pie­zan a pre­gun­tar­se si se­gui­rán sien­do atrac­ti­vos, si po­drán se­guir te­nien­do un desem­pe­ño que sa­tis­fa­ga al otro. Es­tas po­si­bles an­gus­tias au­men­tan si la per­so­na si­gue sol­te­ra o se se­pa­ró lue­go de años de es­tar en una re­la­ción. “Si en la ju­ven­tud ca­da nue­va sa­li­da de con­quis­ta es un desafío, una aven­tu­ra que da ga­nas de ser vi­vi­da, des­pués de los cua­ren­ta sue­le cos­tar un es­fuer­zo. Las re­glas del cor­te­jo amo­ro­so no son las mis­mas que dé­ca­das atrás”, di­ce el se­xó­lo­go y es­cri­tor ar­gen­ti­noWal­ter Ghe­din,

Pa­ra él, las con­quis­tas fe­mi­nis­tas de los úl­ti­mos años in­flu­yen ac­tual­men­te so­bre la se­xua­li­dad: “Aque­llos que se de­ci­den a sa­lir de nue­vo al rue­do amo­ro­so se dan cuen­ta que las re­glas han cam­bia­do. Las mu­je­res ne­ce­si­tan pro­te­ger las con­quis­tas lo­gra­das des­pués de mu­chos si­glos de pos­ter­ga­ción y su­fri­mien­to. No es bueno mos­trar­se frá­gil cuan­do se han lo­gra­do tan­tos éxi­tos en ma­te­ria de au­to­no­mía y lu­chas por la igual­dad de de­re­chos. In­sis­tir en se­guir bus­can­do al hom­bre de sus sue­ños y gol­pear­se va­rias ve­ces con­tra la mis­ma pa­red, es de­jar­se lle­var por una con­duc­ta su­mi­sa, da­ñi­na”.

Pa­ra los hom­bres, en tan­to, la ve­te­ra­nía pue­de te­ner efec­tos li­be­ra­do­res res­pec­to a su se­xua­li­dad pa­ra Ghe­din, por­que “es­tar en la mi­tad de la vi­da ayu­da a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des res­pec­to al cui­da­do del cuer­po. La influencia de los me­dios —que in­ci­ta con los idea­les de be­lle­za y bie­nes­tar— más la ne­ce­si­dad de sen­tir­se jó­ve­nes y vi­go­ro­sos, lle­va a que los hom­bres in­cor­po­ren pau­tas de cui­da­do que an­tes eran pa­tri­mo­nio de la fe­mi­ni­dad: el cul­to al cuer­po, el uso de cre­mas, es­tar a la mo­da, et­cé­te­ra im­pac­ta y así apa­re­cen for­mas dis­tin­tas de la ex­pre­sión de la mas­cu­li­ni­dad (me­tro­se­xua­les, spor­no­se­xua­les, tec­no­se­xua­les, lum­ber­se­xua­les, en­tre otros)”.

Por otra par­te, Be­rriel di­ce que la ve­jez no es obs­tácu­lo pa­ra el en­cuen­tro se­xual. “Lo que sí lo es es la des­va­lo­ri­za­ción aso­cia­da a la ve­jez. Por suer­te, la se­xua­li­dad es bas­tan­te más com­ple­ja que la ima­gen es­te­reo­ti­pa­da que nos lle­ga a tra­vés de los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.