Cá­ba­las pa­ra sa­lir cam­peón

Ves­tir de­ter­mi­na­dos co­lo­res, no cam­biar­se de lu­gar, no ver los par­ti­dos o pren­der ve­las son al­gu­nos de los ri­tua­les pa­ra ver a la Ce­les­te.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - COMPORTAMIENTO - REN­ZO ROSSELLO

EL CO­LOR VER­DE PA­RA CUBILLA O EL PI­QUE COR­TO PA­RA MUS­LE­RA EN­TRE LOS JU­GA­DO­RES

“CUAN­DO ES­TAS MA­NÍAS IM­PI­DEN UNA AC­TI­VI­DAD NOR­MAL SE PUE­DE HA­BLAR DE OTRA CO­SA”

Di­cen que Luis Cubilla no po­día so­por­tar el co­lor ver­de. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que le traía ma­la suer­te. Un pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo cuen­ta que lle­gó a echar­lo de una prác­ti­ca por ha­ber ido con una pren­da de ese tono.

Fer­nan­doMus­le­ra tie­ne sus pro­pias cá­ba­las. An­tes de ca­da par­ti­do es co­mún ver al ar­que­ro ce­les­te lar­gar­se en un pi­que cor­to des­de el área chi­ca has­ta el arco que de­fen­de­rá. Una vez allí sal­ta y le pe­ga con el pu­ño al tra­ve­sa­ño. Lo re­pi­te ca­da vez. Tam­bién in­no­va. En la úl­ti­ma Co­pa Amé­ri­ca que Uru­guay ga­nó, por ejem­plo, evi­tó mi­rar los pe­na­les ( ver fo­to).

Lo cier­to es que el fút­bol es­tá lleno de cá­ba­las y no so­lo en­tre quie­nes lo prac­ti­can. Son ex­ten­di­das, so­bre to­do, en­tre el pú­bli­co. Lle­gan al pun­to de com­ple­jos ri­tua­les que los fa­ná­ti­cos cum­plen an­tes o du­ran­te un en­cuen­tro. Tal vez una de las más co­mu­nes sea “echar” a los que traen “ye­ta” de don­de se reúnen pa­ra ver el par­ti­do. Tam­bién es­tán los “amu­le­tos”, que son las per­so­nas que sí que­re­mos que es­tén cer­ca mien­tras jue­gan los nues­tros.

Y más allá del fút­bol hay otros de­por­tis­tas de eli­te que tie­nen su cá­ba­la per­so­nal. Es el ca­so de An­dré Agas­si, con­si­de­ra­do co­mo uno de los más gran­des te­nis­tas de to­dos los tiem­pos. Se­gún cuen­tan te­nía la cos­tum­bre de no usar cal­zon­ci­llos. Al pa­re­cer to­do co­men­zó en una de las oca­sio­nes que dis­pu­tó el Ro­land Ga­rros y sa­lió a la can­cha sin lle­var la pren­da in­te­rior. Co­mo le fue bien no vol­vió a uti­li­zar­la du­ran­te el res­to del tor­neo, y lue­go de sa­lir cam­peón no vol­vió a ves­tir­los en el res­to de su ca­rre­ra.

Co­mo se ve­rá, sin im­por­tar lo in­só­li­ta que pue­da re­sul­tar la cá­ba­la, mu­chos la po­nen en prác­ti­ca re­li­gio­sa­men­te.

¿De dón­de vie­nen es­tas cos­tum­bres? Por lo vis­to exis­ten des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, al­go que su de­fi­ni­ción tal vez ayu­de a en­ten­der.

EL SEN­TI­DO OCUL­TO. La cá­ba­la es una an­ti­gua dis­ci­pli­na que per­te­ne­ce a una es­cue­la del pen­sa­mien­to eso­té­ri­co den­tro del ju­daís­mo ja­sí­di­co y era prac­ti­ca­da por los ese­nios. En la tra­di­ción ju­dai­ca es­ta dis­ci­pli­na pre­ten­día des­en­tra­ñar los sen­ti­dos ocul­tos den­tro de las es­cri­tu­ras, la To­rá pa­ra la re­li­gión ju­día.

De ahí de­ri­va en­ton­ces el tér­mino que se­gún el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la sig­ni­fi­ca “con­je­tu­ra, su­po­si­ción; cálcu­lo su­pers­ti­cio­so pa­ra adi­vi­nar al­go”.

Lo cier­to es que las cá­ba­las es­tán tan arrai­ga­das en la vi­da co­ti­dia­na que pue­den ver­se mu­cho más allá de los rue­gos pues­tos en la suer­te de un par­ti­do.

Hay cos­tum­bres que se con­vir­tie­ron en ri­tual des­de ha­ce va­rias ge­ne­ra­cio­nes pa­ra des­pe­dir el año y re­ci­bir el nue­vo. Co­mer do­ce uvas an­tes de que de la me­dia­no­che, dar la vuel­ta a la man­za­na con una ma­le­ta si se quie­re via­jar, es­tre­nar ro­pa de al­gún co­lor de­ter­mi­na­do el año nue­vo, en­tre otras cos­tum­bres.

Aun­que no hay prác­ti­ca­men­te ac­ti­vi­dad que es­ca­pe a los “in­flu­jos” de las cá­ba­las, en el fút­bol es don­de se si­guen con ma­yor fer­vor. Al pun­to que de tan con­ven- ci­dos que es­tán quie­nes las prac­ti­can pre­fie­ren no ha­blar del te­ma pa­ra im­pe­dir que se les “es­ca­pe” el se­cre­to que ase­gu­ra­rá el triun­fo. Pen­sa­mien­to má­gi­co pu­ro.

Na­die es­ta­rá dis­pues­to a con­tar que se to­ca­rá un tes­tícu­lo an­tes de un ti­ro li­bre, o que es­cu­pi­rá en sus za­pa­tos cuan­do son nue­vos, o que lle­va la fo­to de al­gún ser que­ri­do ocul­ta en­tre sus ro­pas. Pe­ro allí es­tán to­dos esos ri­tua­les en ca­da par­ti­do.

El fun­da­dor de la an­tro­po­lo­gía mo­der­na Clau­de Levy-Strauss es­ta­ble­ció las ca­rac­te­rís­ti­cas con­tra­pues­tas del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co y el pen­sa­mien­to sal­va­je co­mo for­mas que, a gran­des ras­gos go­bier­nan el pen­sa­mien­to mo­derno. El pen­sa­mien­to sal­va­je o má­gi­co tie­ne un ca­rác­ter to­ta­li­za­dor que per­mi­te “ex­pli­car” los sen­ti­dos ocul­tos de las co­sas.

¿Qué re­ve­la, en­ton­ces, el ape­go a las cá­ba­las? El psi­coa­na­lis­ta Jorge Ba­fi­co cree que hay una su­til fron­te­ra en­tre es­tos ri­tua­les y las pa­to­lo­gías.

“Los ri­tua­les y las cá­ba­las no ne­ce­sa­ria­men­te son una pa­to­lo­gía. Es fre­cuen­te, por ejem­plo, que los ni­ños atra­vie­sen eta­pas en las que cier­tas ob­se­sio­nes o ri­tua­les se po­nen de ma­ni­fies­to”, se­ña­la Ba­fi­co.

“Se tra­ta, en ge­ne­ral, de sín­to­mas tran­si­to­rios en la ni­ñez que tie­nen que ver más con un mo­men­to del desa­rro­llo y for­man par­te de su cons­ti­tu­ción co­mo su­je­to. Cuan­do es­to si­gue en el tiem­po, mu­chas ve­ces se con­vier­ten en sín­to­mas ob­se­si­vos que con­vi­ven con la per­so­na sin que es­tos les plan­teen gran­des pro­ble­mas. Pro­ba­ble­men­te esas pe­que­ñas ma­nías que se uti­li- zan pa­ra ver un par­ti­do de fút­bol ten­gan que ver con eso”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

De he­cho, es­tas con­duc­tas son las que pre­ci­sa­men­te re­co­no­cen mu­chas per­so­nas sin am­ba­ges cuan­do cuen­tan có­mo ven un par­ti­do de su cua­dro fa­vo­ri­to o de la se­lec­ción.

Pe­ro, más allá de lo re­pe­ti­ti­vo de es­tos ri­tua­les, el lí­mi­te en­tre es­ta cos­tum­bre y un cua­dro pa­to­ló­gi­co pue­de ser ape­nas su­til. “Cuan­do es­tas ma­nías u ob­se­sio­nes le im­pi­den lle­var a ca­bo una ac­ti­vi­dad re­la­ti­va­men­te nor­mal se pue­de ha­blar de otra co­sa. Es­tas ob­se­sio­nes y com­pul­sio­nes re­cu­rren­tes, re­pe­ti­ti­vas e in­tru­si­vas, pro­vo­can un gran ma­les­tar, ya sea por su con­te­ni­do o por la im­po­si­bi­li­dad de evi­tar su apa­ri­ción o rea­li­za­ción. Pue­de ser la ne­ce­si­dad de ve­ri­fi­car re­pe­ti­das ve­ces, de una ma­ne­ra ca­si ago­bian­te, de ha­ber ce­rra­do la puer­ta de su ca­sa, o de no ha­ber de­ja­do el gas abier­to, u otras co­sa por el es­ti­lo”, di­ce Ba­fi­co.

Co­mo se ve­rá, ca­si cual­quier cos­tum­bre pue­de ad­qui­rir ri­be­tes ob­se­si­vos cuan­do se prac­ti­ca sin lí­mi­tes. Pe­ro la ma­yor par­te de las ve­ces no pa­sa de lo anec­dó­ti­co.

Co­mo la que re­cuer­da la ac­triz y comunicadora Flo­ren­cia In­fan­te. En el Mun­dial de 2010 ella y una ami­ga se ha­lla­ban de via­je en Bra­sil cuan­do le to­ca­ba ju­gar a la Ce­les­te con Gha­na. La fa­mi­lia de su ami­ga te­nía la cos­tum­bre de ver los par­ti­dos en fa­mi­lia, ca­da uno te­nía su lu­gar asig­na­do. Pa­ra su­plir su au­sen­cia se les ocu­rrió con­fec­cio­nar una mu­ñe­ca de tra­po ta­ma­ño na­tu­ral y co­lo­car­le ro­pas su­yas y así vie­ron el par­ti­do.

¿ Cá­ba­las? Sí, ten­go la mía pe­ro si la cuen­to pier­de el efec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.