Los in­fluen­cers ya no son reales

Crea­dos con imá­ge­nes compu­tari­za­das exis­ten de mo­do vir­tual pe­ro su­man se­gui­do­res y con­tra­tos.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - TECNOLOGÍA - ElMer­cu­rio/GDA

Lil Mi­que­la tie­ne 20 años y vi­ve en Los Án­ge­les. Ade­más de ser mo­de­lo, co­men­zó es­te año su ca­rre­ra co­mo can­tan­te y tie­ne un mi­llón de se­gui­do­res en Ins­ta­gram. Tam­bién es de­fen­so­ra del mo­vi­mien­to que apo­ya a las per­so­nas afro­ame­ri­ca­nas (Black Li­ves Mat­ter) y del pro­gra­ma DACA que pro­te­ge a los co­no­ci­dos co­mo drea­mers.

El de­ta­lle es que Lil Mi­que­la no es real. Es un per­so­na­je crea­do a tra­vés de una compu­tado­ra y tra­ba­ja co­mo mo­de­lo vir­tual, un nue­vo con­cep­to pa­ra de­fi­nir a per­so­na­jes que, pe­se a exis­tir so­lo en lo di­gi­tal, su­man mi­les de se­gui­do­res en re­des so­cia­les y son con­tra­ta­dos por mar­cas pa­ra mos­trar sus pro­duc­tos.

Un ca­so pa­re­ci­do es el de Ro­nald ( blaw­ko22 en Ins­ta­gram), que tie­ne 23 mil se­gui­do­res. Am­bos apa­ren­tan te­ner vi­das bas­tan­te reales: publican

sel­fies, vis­ten se­gún las ten­den­cias e in­clu­so en­vían e-mails y res­pon­den so­li­ci­tu­des. Al in­ten­tar con­tac­tar a las per­so­nas de­trás de es­tos in­fluen­cia­do­res di­gi­ta­les a tra­vés de sus cuen­tas de Ins­ta­gram, ellos mis­mos res­pon­die­ron de in­me­dia­to. “Gra­cias por co­mu­ni­car­te. Lo dis­cu­ti­ré con mis pu­bli­cis­tas. Be­sos”, con­tes­tó “Lil Mi­que­la”. Lue­go, se ne­ga­ron a dar una en­tre­vis­ta.

“To­do eso cons­tru­ye un re­la­to y en­gan­cha a las per­so­nas”, opi­na Gian­lui­gi Pi­men­tel, pro­fe­sor de pu­bli­ci­dad de la Uni­ver­si­dad Ca- tó­li­ca de Chi­le. “Den­tro de lo ci­ber­né­ti­co, ellos son sú­per de ver­dad, lo cual es cla­ve en el már­ke­ting: co­nec­tar y em­pa­ti­zar. La gen­te los si­gue por­que es­tán cons­trui­dos a par­tir de in­for­ma­ción de los con­su­mi­do­res y así crea­ron al­go que gus­ta a mu­chos”, ex­pli­ca.

¿RO­BOTS? Des­de que apa­re­cie­ron ha­ce dos años, sus per­fi­les ins­ta­la­ron la du­da de si eran in­di­vi­duos reales o fic­ti­cios, has­ta que la em­pre­sa Brud, en Los Án­ge­les, y es­pe­cia­li­za­da en ro­bó­ti­ca e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, emi­tió un co­mu­ni­ca­do en abril en el que se atri­buían su crea­ción y los des­cri­bían co­mo “ro­bots sin­té­ti­ca­men­te cons­cien­tes”. La em­pre­sa no ac­ce­dió a res­pon­der pre­gun­tas.

“Que los per­so­na­jes res­pon­dan es al­ta­men­te po­si­ble. Uno pue­de ha­cer pro­gra­mas que apren­dan a res­pon­der a tra­vés de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pe­ro du­do que es­te sea el ca­so”, di­ce Jorge Pé­rez, del Ins­ti­tu­to Mi­le­nio de In­ves­ti­ga­ción so­bre los Fun­da­men­tos de lo­sDa­tos.

“Lo más se­gu­ro es que al­guien ma­ne­je sus re­des. La tec­no­lo­gía pa­ra que un pro­gra­ma no se equi­vo­que al res­pon­der no exis­te to­da­vía y si el sen­ti­do es ha­cer már­ke­ting, na­die se arries­ga­ría a fa­llas”, aña­de el aca­dé­mi­co.

Ro­nald y Li­lMi­que­la no son los úni­cos in­fluen­cia­do­res di­gi­ta­les. Shu­du Gram es una mu­jer de piel ne­gra que se des­cri­be en Ins­ta­gram co­mo “la pri­me­ra mo­de­lo di­gi­tal del mun­do” y fue di­se­ña­da por el fo­tó­gra­fo bri­tá­ni­co Ca­me­ron Ja­mes-Wil­son. “Ella abre el de- ba­te so­bre mu­chos te­mas co­mo di­ver­si­dad, qué es la reali­dad y qué sig­ni­fi­ca ser un in­fluen­cia­dor hoy. Es­tos te­mas pre­va­le­cen aho­ra más que nun­ca”, di­ce Ja­mes-Wil­son.

Par­te de los atrac­ti­vos de es­tos ava­ta­res es la ca­li­dad de sus fo­tos y su apa­rien­cia “real”, que en el ca­so de Shu­du se acen­túa por su piel. “Ten­go la suer­te de te­ner 10 años de ex­pe­rien­cia en fo­to­gra­fía, don­de re­to­co mu­cho mis imá­ge­nes. Es­to es eso a la in­ver­sa”, bro­mea el fo­tó­gra­fo so­bre có­mo ha tra­ba­ja­do la piel de Shu­du al pun­to de que pa­rez­ca real.

Se­gún Se­bas­tián Pa­gue­guy, es­pe­cia­lis­ta en ani­ma­ción 3D, es­to se lo­gra a tra­vés del mo­de­la­do 3D, pro­ce­so que per­mi­te “mez­clar mo­de­los di­gi­ta­les 3D con imá­ge­nes reales, de mo­do que ellos luz­can ma­te­ria­les (co­mo ro­pa o piel) que si­mu­le pro­pie­da­des reales”. Un ejem­plo son las fo­tos de Lil Mi­que­la, en las cua­les su ros­tro y ma­nos lu­cen compu­tari­za­dos, pe­ro su ro­pa tie­ne mu­cha más tex­tu­ra, lo que apor­ta rea­lis­moa su per­fil en las re­des.

Su hi­to más re­cien­te fue en fe­bre­ro, cuan­do la fir­ma Pra­da re­cu­rrió a ella pa­ra que lu­cie­ra pren­das de su co­lec­ción de oto­ño en Ins­ta­gram. Shu­du ha tra­ba­ja­do con mar­cas de ma­qui­lla­je co­mo Fenty

Beauty, de la can­tan­te Rihanna. “Ha­brá que ver si son to­ma­dos en se­rio por la gen­te”, di­jo Ri­chard Han­na, es­pe­cia­lis­ta en már­ke­ting di­gi­tal.

SUS RE­DES SON MA­NE­JA­DAS POR HU­MA­NOS, DI­CE EX­PER­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.