La uru­gua­ya que con­quis­tó a 11 mi­llo­nes de lec­to­res

Con una his­to­ria que tra­ta so­bre una ni­ña con psi­co­pa­tía di­ri­gi­da a ado­les­cen­tes, Giselle Sch­warz­kopf se con­vir­tió en un fe­nó­meno en la pla­ta­for­ma Watt­pad y con­si­guió que su tex­to lle­gue a las li­bre­rías.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - CULTURA - LU­CÍA ALONSO

Giselle Sch­warz­kopf (20) es aman­te de las co­sas sen­ci­llas, lle­va con­si­go una li­bre­ta a don­de sea por­que las ideas lle­gan en cual­quier mo­men­to. Se enamo­ró de la lec­tu­ra cuan­do era una ni­ña y ja­más so­ñó con ser escritora. Hoy es un fe­nó­meno en Watt­pad, una pla­ta­for­ma que reúne no­ve­las, li­bros, re­la­tos y poe­mas de to­do el mun­do.

Giselle tie­ne 65 mil se­gui­do­res en Watt­pad y diez pu­bli­ca­cio­nes. La más po­pu­lar de to­das es Oli­via: en­fer­mi­za

ob­se­sión que, con más de 11 mi­llo­nes de lec­to­res es el pri­mer li­bro de una tri­lo­gía con “per­so­na­jes re­bus­ca­dos y de psi­co­lo­gía in­trin­ca­da” co­mo ne­xo. Esa his­to­ria ga­nó los # WOWA­wards — pre­mios que se en­tre­gan en esa pla­ta­for­ma— en la ca­te­go­ría mis­te­rio y sus­pen­se. Ade­más, con­si­guió lo que bus­can mu­chos au­to­res que la usan: ser pu­bli­ca­do, en es­te ca­so por No­va Ca­sa Edi­to­rial.

Pa­ra Giselle, es­tu­dian­te de Me­di­ci­na, “las gran­des co­sas sur­gen en lo más os­cu­ro de los acon­te­ci­mien­tos, lu­ga­res y per­so­nas”. Qui­zá es­to es lo que ha­ya pa­sa­do en Oli­via: en­fer­mi­za ob­se­sión, un li­bro que em­pe­zó a es­cri­bir con 16 años.

Co­no­ció Watt­pad cuan­do te­nía 15 y se enamo­ró del for­ma­to. No tar­dó mu­cho en su­bir su pri­me­ra his­to­ria, Al­vi

na, que cuen­ta la vi­da de una jo­ven con esa con­di­ción en Áfri­ca.

Es que a Giselle siem­pre le gus­tó “es­cri­bir co­sas ra­ras”. En­tien­de a la es­cri­tu­ra co­mo un desaho­go que la acom­pa­ña en su día a día.

Se con­si­de­ra una ob­ser­va­do­ra de la reali­dad en bús­que­da de ele­men­tos que pue­dan com­ple­tar sus his­to­rias. No tie­ne muy cla­ro có­mo se le ocu­rrió la idea de Oli­via: en­fer­mi­za ob­se­sión, so­lo sa­be que los per­so­na­jes “se pre­sen­ta­ron” an­te ella y no los pu­do “de­jar más”. “Oli­via lle­gó a mí co­mo era. Esa chi­ca con un as­pec­to fí­si­co tierno, chi­qui­to y con una men­ta­li­dad más adul­ta. Lue­go fui in­ves­ti­gan­do có­mo se po­dría desa­rro­llar, có­mo iba a evo­lu­cio­nar e in­vo­lu­cio­nar, có­mo iba a cam­biar”, co­men­ta. Giselle bus­có ase­so­ra­mien­to en un gru­po de Fa­ce­book lla­ma­do Watt­pa­ders, una co­mu­ni­dad de es­cri­to­res deWatt­pad, quie­nes no du­da­ron en su­ge­rir­le que pu­bli­ca­ra su idea por­que “les pa­re­ció in­tere­san­te, ra­ra, di­fe­ren­te y con­tro­ver­sial”. Los co­men­ta­rios que fue re­ci­bien­do de sus lec­to­res —lo que ca­rac­te­ri­za Watt­pad es jus­ta­men­te que van co­men­tan­do a me­di­da que leen— con quie­nes tam­bién se co­mu­ni­ca por un gru­po de What­sApp, la “ayu­dan a me­jo­rar”. In­clu­so, la lle­va­ron a tra­tar di­fe­ren­te a su per­so­na­je y mos­trar otra fa­ce­ta de Oli­via, “una par­te que pe­día que la en­ten­die­ran, que mos­tra­ba que en el fon­do se­guía sien­do una ni­ña”. Oli­via: en­fer­mi­za ob­se­sión cuen­ta la his­to­ria de una chi­ca que “es una con­tra­dic­ción en sí mis­ma”. Den­tro del am­plio es­pec­tro de las psi­co­pa­tías se la po­dría ubi­car en el tras­torno di­so­cial o de con­duc­ta, ca­rac­te­ri­za­do por ac­cio­nes dis­tor­sio­na­das, des­truc­ti­vas y de ca­rác­ter ne­ga­ti­vo, ade­más de trans­gre­so­ras de las nor­mas so­cia­les.

“Es sin­ce­ra y ma­ni­pu­la­do­ra a la vez. Es fuer­te y dé­bil. Es de una for­ma y tam­bién de otra. Es sen­si­ble y chi­qui­ta, y al mis­mo tiem­po gran­de y fuer­te”, ex­pli­ca Giselle. Oli­via tie­ne on­ce años y se que­dó es­tan­ca­da en una eta­pa de su vi­da. No quie­re cre­cer y se sien­te in­com­pren­di­da. “Oli­via jue­ga con mu­ñe­cas. Les cor­ta la ca­be­za. Oli­via tie­ne on­ce años. Fin­ge ser me­nor. Usa ves­ti­dos ro­sas y pe­que­ños mo­ños ro­jos. Oli­via es un mons­truo. Ma­tó a su ga­to y...Un mons­truo no pue­de ser ama­do. Un mons­truo no pue­de ser sal­va­do. Avan tie­ne 18 y ama en­fer­mi­za­men­te a Oli­via”, se­ña­la el tex­to.

“Pa­ra al­gu­nos Oli­via tie­ne mu­cho en co­mún” con Giselle, sin em­bar­go pa­ra ella “no tie­ne ca­si na­da”. Oli­via ma­tó a su ga­to, Giselle los ama e in­clu­so usa un col­gan­te con uno. Afir­ma que el per­so­na­je es opues­to a ella, por­que ja­más hu­bie­ra to­ma­do de­ci­sio­nes co­mo la ni­ña, pe­ro tam­bién re­co­no­ce que ella tu­vo mie­do a cre­cer, que nun­ca fue la “tí­pi­ca chi­ca” y que siem­pre se la con­si­de­ró co­mo “di­fe­ren­te”.

Así co­mo Oli­via sur­gió an­te la escritora, el te­ma y la tra­ma tam­bién. La ni­ña ma­ta a su ga­to y la de­ci­sión fue sen­ci­lla: “Te­nía que ha­ber un des­en­ca­de­nan­te que fue­ra con la per­so­na­li­dad” de la pro­ta­go­nis­ta, ella “ne­ce­si­ta­ba un jus­ti­fi­ca­ti­vo” y en­con­tró en el ga­to un ani­mal in­tere­sa­do que le da­ba lo que ne­ce­si­ta­ba.

Giselle cree que el fac­tor de­ter­mi­nan­te en el éxi­to de su no­ve­la no es lo “con­tro­ver­sial” sino la uni­ver­sa­li­dad. “No se ubi­ca en nin­gún la­do, pa­ra qué ha­cer­lo si pue­de su­ce­der en to­das par­tes. Cual­quie­ra pue­de te­ner a Oli­via de ve­ci­na”.

La jo­ven de­fi­ne a su li­bro co­mo una his­to­ria en don­de “na­da es lo que pa­re­ce, na­die es lo que pa­re­ce”. Oli­via es co­mo la “gran más­ca­ra de lo que hay en reali­dad”, por eso en “el fi­nal to­do se da vuel­ta”. Pa­ra la escritora “quie­nes lle­gan a ter­mi­nar la no­ve­la en­tien­den que nun­ca hay una jus­ti­fi­ca­ción a lo que allí su­ce­de, co­mo pue­de pa­re­cer a pri­me­ra vis­ta”.

DE IDA Y VUEL­TA. Cuan­do em­pe­zó a es­cri­bir en la pla­ta­for­ma Giselle no te­nía de­ma­sia­das vi­si­tas. Oli­via: en­fer­mi­za ob­se

sión fue un an­tes y un des­pués en su pro­yec­to co­mo escritora; has­ta ese mo­men­to nun­ca se lo ha­bía plan­tea­do for­mal­men­te. Los co­men­ta­rios co­men­za­ron a au­men­tar, el nú­me­ro de lec­tu­ras se hi­zo más gran­de y de pron­to lle­gó la edi­to­rial.

La au­to­ra es­ta­ba en la fa­cul­tad cuan­do re­ci­bió un men­sa­je en Watt­pad, era de No­va Ca­sa Edi­to­rial, que­rían pu­bli­car su li­bro. Fue un mo­men­to de “ma­gia, un sue­ño cum­pli­do o más”. El pro­ce­so no tar­dó mu­cho, me­nos de sie­te me­ses, y lue­go vino la pre­sen­ta­ción en Isa­do­ra Li­bros.

Es­cri­bir en Watt­pad pa­ra Giselle no so­lo tu­vo una gran influencia a ni­vel per­so­nal. Lo par­ti­cu­lar de esa pla­ta­for­ma es que los lec­to­res van co­men­tán­do­le al au­tor lo que quie­ran de lo que publican, que usual­men­te son en­tre­gas por ca­pí­tu­los. En el ca­so de es­ta escritora ese ida y vuel­ta es cla­ve.

“To­do po­dría ha­ber si­do di­fe­ren­te si no hu­bie­ra pu­bli­ca­do el pri­mer ca­pí­tu­lo allí”, di­ce. Los co­men­ta­rios la mo­ti­va­ron a que la tra­ma si­guie­ra avan­zan­do e in­clu­so se re­plan­teó el cur­so de la his­to­ria. “Me pa­só que mu­chas chi­cas, un po­co más gran­des que Oli­via, me con­ta­ron que vi­vie­ron si­tua­cio­nes si­mi­la­res a ella o que hi­cie­ron co­sas co­mo rom­per mu­ñe­cas o mal­tra­tar a al­gún ani­mal. Yo me que­da­ba con­ge­la­da, ja­más pen­sé que un per­so­na­je que vino a mi men­te, co­mo muy ale­ja­do de to­do, es­tu­vie­ra tan cer­cano a la reali­dad. Eso me cho­có mu­cho”, di­ce.

Tam­bién le lle­ga­ron men­sa­jes de ni­ñas que por su edad no de­be­rían es­tar en Watt­pad, que es pa­ra ma­yo­res de 12 años. Ci­ta co­mo ejem­plo el si­guien­te: “Ten­go diez años, es­toy le­yen­do Oli­via y me sien­to iden­ti­fi­ca­da con el per­so­na­je”.

Oli­via no so­lo tie­ne una fa­ce­ta psi­có­pa­ta, es tam­bién una chi­ca de on­ce años con la que se pue­de em­pa­ti­zar. Pa­ra la escritora es una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va por­que en la co­ne­xión “tam­bién se pue­den ver co­sas bue­nas y ma­las. Es co­mo una com­pa­ñía —pa­ra esas ni­ñas—, pa­ra que no se es­tén sin­tien­do so­las”.

LOS CO­MEN­TA­RIOS QUE RE­CI­BIÓ DE LEC­TO­RES FUE­RON CLA­VES

LE LLE­VA­RON A MOS­TRAR UNA FA­CE­TA MÁS “NI­ÑA” DEL PER­SO­NA­JE CEN­TRAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.