“Va­le más un ejem­plo cohe­ren­te de los pa­dres”

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - CULTURA -

—Al tra­tar un te­ma co­mo la psi­co­pa­tía in­fan­til en un li­bro ¿no se co­rre ries­go de fo­men­tar es­te ti­po de ac­ti­tu­des en­tre los jó­ve­nes?

— El ries­go de es­te ti­po de ex­pre­sio­nes es la ba­na­li­za­ción de ac­ti­tu­des vio­len­tas. En es­tos ca­sos es don­de se im­po­ne que los pa­dres o la fa­mi­lia o los adul­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos des­man­te­len con ar­gu­men­tos con­sis­ten­tes, au­tén­ti­cos y en­ten­di­bles por el ni­ño o el ado­les­cen­te, el mo­de­lo y lo con­tra­rres­ten con otro que res­pon­da a los va­lo­res que ver­da­de­ra­men­te esos adul­tos pro­fe­san y de­fien­den. Exis­te pro­li­fe­ra­ción de mo­de­los ne­ga­ti­vos, pe­ro es­tos mo­de­los fic­cio­na­les de tex­tos, pe­lí­cu­las o vi­deo jue­gos no se­rán tan efec­ti­vos si des­de la ca­sa se mues­tra y se prac­ti­ca au­tén­ti­ca­men­te un mo­de­lo di­fe­ren­te, no vio­len­to, con­ci­lia­dor, res­pe­tuo­so de los de­re­chos del otro y de­fen­sor en bue­nos tér­mi­nos del de­re­cho pro­pio, pe­ro to­do eso co­rro­bo­ra­do por ac­cio­nes os­ten­si­bles de los adul­tos que va­yan en el mis­mo sen­ti­do y no a con­tra­pe­lo del mo­de­lo pro­cla­ma­do en el dis­cur­so.

Oli­via

—El li­bro es ten­den­cia en Watt­pad, una pla­ta­for­ma ap­ta pa­ra ma­yo­res de 12, aun­que ni­ñas me­no­res lo leen y co­men­tan. Se tran­si­ta por una del­ga­da lí­nea, que la au­to­ra re­co­no­ce, en don­de a par­tir de la em­pa­tía se pue­de lle­gar a jus­ti­fi­car el com­por­ta­mien­to de Oli­via ¿Có­mo fun­cio­na es­to?

— En las his­to­rias tra­di­cio­na­les co­mo la de El Pa­ti­to

Feo, los ni­ños se iden­ti­fi­ca­ban con el feo, que ade­más en el fon­do te­nía va­lo­res po­si­ti­vos. Aho­ra pre­do­mi­na la iden­ti­fi­ca­ción con el ven­ta­je­ro, con el ti­ma­dor, en tér­mi­nos cru­dos con el jo­de­dor, pe­ro es­to es por­que los ni­ños son más ma­los. No ne­ce­sa­ria­men­te, más bien es por­que han fa­lla­do las ne­ce­sa­rias mo­de­li­za­cio­nes fa­mi­lia­res co­rrec­tas que men­cio­né an­tes. Va­le más un buen ejem­plo, cohe­ren­te y con­sis­ten­te de los pa­dres que una lar­ga mon­ser­ga.

—¿Qué im­pac­to tie­ne es­to, con­si­de­ran­do que los lec­to­res son ni­ños?

— La vi­da y los se­res hu­ma­nos so­mos com­ple­jos, qui­zás los cuen­tos tra­di­cio­na­les mos­tra­ban ar­que­ti­pos cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­dos y hoy se mues­tre to­na­li­da­des de gri­ses y cla­ros­cu­ros, por eso es im­por­tan­te fa­mi­lia­ri­zar al ni­ño con la so­lu­ción de lo que no­so­tros lla­ma­mos di­le­mas mo­ra­les, los cuá­les es ne­ce­sa­rio abor­dar no con una ló­gi­ca li­neal sino con re­fle­xio­nas de ca­rác­ter ló­gi­coe­mo­cio­nal que to­men en cuen­ta una mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res y tan­gan una pos­tu­ra em­pá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.