¡Uru­guay no­má!

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - LA SEMANA - WAS­HING­TON AB­DA­LA

Los ciu­da­da­nos es­tán ca­lien­tes con el go­bierno. Los que lo vo­ta­ron, no lo di­cen mu­cho, pe­ro tam­bién es­tán enoja­dos. Los opo­si­to­res, go­zan en si­len­cio, di­cen que aman al país pe­ro se fro­tan las ma­nos an­te las tor­pe­zas y ma­ca­na­zos va­rios de la ges­tión gu­ber­na­men­tal in­tu­yen­do que la tie­nen ser­vi­da. A su vez, el par­ti­do de go­bierno vi­ve enoja­do den­tro de sí. Sec­tas di­ver­sas se odian con frui­ción. En si­mul­tá­neo, la opo­si­ción no sa­be co­mu­ni­car­se en­tre sí. Se ca­rro­ñean y so­lo el fac­tor “al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca” los pa­re­ce ubi­car— eventualmente— en el po­der. Ya es­tán a pun­to de em­pe­zar a ha­blar mal de ellos mis­mos (es cier­to, al­gu­nos son al­go más ma­du­ros que otros, pe­ro mu­cho lo­co suel­to por allí).

Mu­ji­ca y San­gui­net­ti por la vuel­ta a lo que el des­tino les de­pa­re. Son Ja­mes Bond.

Los que los “ne­ce­si­tan” di­cen que la vi­da sin ellos no es vi­da (na­mas­té).

Otros, sos­tie­nen que el país adul­to de­be­ría es­tar de cos­ta­do y no se­guir ro­ban­do re­flec­to­res por­que así no cre­ce ni un abro­jo. In­ter­pre­ta­ción li­bre. Igual, ca­da uno pien­sa lo que quie­ra y na­die con­ven­ce a na­die.

Al­gu­nos mi­nis­tros del go­bierno son zom­bis. Tran­si­tan en­tre no­so­tros co­mo muer­tos ci­vi­les (creo que vi a uno en un ci­ne, co­mía pop —ha­cien­do rui­do— vien­do sin ver la pe­lí­cu­la).

Al­gu­nas pro­ta­go­nis­tas del su­pe­rior go­bierno creen que sus ca­be­lle­ras ru­bias las lle­va­rán al po­der. ¡Po­bre­ci­tas, si su­pie­ran lo que es la car­ni­ce­ría de la po­lí­ti­ca ya irían to­man­do Ace­prax!

El mun­do sin­di­cal em­pie­za su com­pe­ten­cia in­ter­na. Ellos no son sua­ve­ci­tos. La ma­yo­ría es afín al pen­sa­mien­to de iz­quier­da, pe­ro buena par­te de la di­ri­gen­cia no se sien­te iden­ti­fi­ca­da con un pre­si­den­te bur­gués y atil­da­do que no los quie­re mu­cho. Se la mor­fan ca­lla­di­tos.

El em­pre­sa­ria­do pre­ben­da­rio —ese que es al­cahue­te de la iz­quier­da o la de­re­cha se­gún quién es­té en el po­der— an­da ca­lla­di­to y chus­mean­do co­mo vie­ne la mano. Son tan po­cos —los que son en se­rio— que a esos les im­por­ta un po­mo has­ta si gana Eduar­do Ru­bio y su Uni­dad Po­pu­lar. El res­to ha­ce muz­za­re­lla y le di­ce se­ñor al pe­rro, por si la­dra. Se ex­tra­ñan los quin­chos pe­pe­ri­les, di­ga­mos la ver­dad.

La po­li­cía an­da que vue­la con el mi­nis­tro Bi­cho, pe­ro co­mo es una ins­ti­tu­ción ba­jo ver­ti­ca­li­dad no le pue­de de­cir na­da. El mi­nis­tro Bi­cho se enoja con el po­der Ju­di­cial. Los fis­ca­les di­cen que la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia es­tá len­ta y que no ayu­da lo su­fi­cien­te (y tie­nen ra­zón). O sea, to­dos ca­lien­tes con to­dos, pe­ro na­die sin­ce­ra de­ma­sia­do su re­la­to, ni lo re­suel­ve. ¡Uru­guay no­má! (¿cuán­to le lle­va al Par­la­men­to arre­glar el Có­di­go de Pro­ce­so Pe­nal?)

Di­ga que aho­ra vie­ne el Mun­dial y con eso ga­na­mos tiem­po pa­ra ato­rran­tear, ver par­ti­dos de paí­ses ig­no­tos, in­ven­tar gri­pes pa­ra que­dar­nos en ca­si­ta, ca­len­ti­tos y co­mien­do al­gu­na pi­ca­di­ta. ElMun­dial nos sal­va de to­da es­ta de­pre uru­gua­ya. OT­rump que es­tá a pun­to de en­con­trar su gue­rra por al­gún la­do. Es­fuer­zos ha­ce. Es me­ri­to­rio el hom­bre, le po­ne ga­nas, des­plan­tes y bar­ba­rie. Ya lo­gra­rá su ob­je­ti­vo. Es so­lo cues­tión de tiem­po (si Oba­ma —que fue Pre­mio No­bel de la Paz— ar­ma­ba gue­rras y ter­mi­nó ar­man­do un caos de apá­tri­das en el mun­do, no po­dría­mos es­pe­rar me­nos del ru­bio. To­do lle­ga. Ten­gan pa­cien­cia).

Por suer­te Bra­sil vie­ne tan lin­do, con tan­ta paz, con tan­ta me­su­ra y con tan­ta se­rie­dad elec­to­ral en su elec­ción ve­ni­de­ra (mi­ren “ElMe­ca­nis­mo”). Cho­rri­tos ca­si to­dos esos ne­nes. Be­llo y ar­mo­nio­so el cli­ma eco­nó­mi­co que nos vie­ne re­ga­lan­do Ar­gen­ti­na, siem­pre tan afec­ta al sui­ci­dio fi­nan­cie­ro, a sus de­va­lua­cio­nes his­té­ri­cas y gui­llo­ti­nes­cas, que al úni­co país del mun­do al que dan vuel­ta co­mo una me­dia es a no­so­tros. Siem­pre, siem­pre. (¡Jorge no los re­la­jes des­de el más allá!).

Lo que me da fe­li­ci­dad, re­pi­to, esU­ru­guay y es­te mes de mo­no­po­lio fut­bo­le­ro. O sea, ha­brá que oír de fút­bol to­do lo que vie­ne. Que a Suá­rez le vino ga­nas de ha­cer po­pó. Que a Go­dín le due­le una mue­li­ta. Que a Ca­va­ni le cor­ta­ron mal el pe­lo. Jo­der­se. Es lo que so­mos. No pi­dan más. Asu­mir­se y ban­car. Y es el mes en que el maes­tro Ta­bá­rez se­rá san­ti­fi­ca­do o mil de­mo­nios cae­rán so­bre él. El res­to es mi­la­ne­sa con pa­pas fri­tas.

“To­dos ca­lien­tes con to­dos pe­ro na­die se sin­ce­ra de­ma­sia­do su re­la­to ni lo re­suel­ve”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.