Nu­trien­tes El bró­co­li a los pla­tos

Una ver­du­ra que for­ma par­te de sa­bro­sas y va­ria­das re­ce­tas. Pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo sus de­be­ría­mos in­te­grar­lo más en nues­tra co­ci­na dia­ria.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - LA SEMANA - POR LA PRO­FE­SO­RA CRIS­TI­NA SCHECK

Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia del re­po­llo, y su pa­rien­te más cer­cano es la co­li­flor. Am­bos se ca­rac­te­ri­zan por sus in­flo­res­cen­cias apre­ta­das for­man­do ra­mi­tos, pe­ro en es­te ca­so el bró­co­li, es de un co­lor ver­de azu­la­do muy ca­rac­te­rís­ti­co, que de­la­ta su fuer­te con­te­ni­do en ca­ro­te­nos, la pre­cio­sa pro­vi­ta­mi­na A. Tie­ne mu­chas vir­tu­des co­mo la de ser mu­cho más di­ges­ti­ble que el re­po­llo de hoja, de pro­veer po­cas ca­lo­rías al or­ga­nis­mo y de con­te­ner fi­bra.

Los “broc­co­li” son si­nó­ni­mo de la co­ci­na ita­lia­na. La his­to­ria nos in­di­ca que fue Ca­ta­li­na de Mé­di­ci la que los sa­có por pri­me­ra vez de su re­gio­na­li­dad, cuan­do los lle­vó a Fran­cia. Ca­ta­li­na co­mía los ta­llos tier­nos de bró­co­li co­mo es­pá­rra­gos, her­vi­dos y con vi­na­gre­ta, y exi­gía que las flo­res fue­ran tan apre­ta­das co­mo las de la co­li­flor, co­sa que se­ña­la su ter­ne­za, ideal pa­ra co­mer­los cru­dos.

La co­ci­na ale­ma­na lo apre­cia mu­cho y tam­bién la bel­ga, don­de se con­su­me bien y se usa mu­cho en la co­ci­na in­ver­nal. Es­pe­cial­men­te bueno con la pas­ta, ha­ce un pla­to com­ple­to de muy buena ca­li­dad ali­men­ti­cia. Sim­ple­men­te sal­tea­do en acei­te de oli­va con un dien­te de ajo es bue­ní­si­mo, y con ja­món cru­do o gra­ti­na­do con cre­ma o que­so par­me­sano. Con las flo­res y ta­llos más cre­ma de le­che se ob­tie­ne un pu­ré de lin­do co­lor ver­de que va per­fec­to con la car­ne de cer­do y en souf­flé o gra­ti­na­do es ri­quí­si­mo.

SE ELI­GE. De co­lor ver­de azu­la­do bien fuer­te, con las flo­res po­co desa­rro­lla­das y apre­ta­das. Las ho­jas de­ben ser jó­ve­nes, ver­des y fres­cas y los ta­llos fir­mes que se pue­dan par­tir, así se pue­den con­su­mir en su to­ta­li­dad los ra­mi­tos con sus ta­llos y las ho­jas. A la ho­ra de com­prar­lo, que sea suel­to, nun­ca en­vuel­to en plás­ti­co.

SE PRE­PA­RA. Las flo­res muy tier­nas pue­den co­mer­se cru­das, o ape­nas pa­sa­das por agua hir­vien­do y re­fres­ca­das (con­ge­lar se­pa­ra­do y en­va­sar en bol­si­tas de free­zer). Pre­pa­rar al va­por o her­vir ra­mi­tos de igual ta­ma­ño, con sus ta­llos tier­nos, en agua sa­la­da, en­tre 5 y 10 mi­nu­tos, es­cu­rrir y re­fres­car. Uti­li­zar los ta­llos grue­sos tier­nos, pe­la­dos y her­vi­dos.

SA­LUD. Es bueno pa­ra las die­tas de hi­per­ten­sos, obe­sos y per­so­nas con co­les­te­rol ele­va­do. Cui­da­do las per­so­nas que tie­nen gas­tri­tis o que su­fren de pro­ble­mas in­tes­ti­na­les. Es una gran fuen­te de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y an­ti­oxi­dan­tes por lo que de­be­ría­mos in­te­grar­lo más en la co­ci­na.

BRÓCOLIS EN SAL­SA. Mez­clar 1 ta­za de que­so blan­co na­tu­ral con 1 cu­cha­ra­da de mos­ta­za, 1 ta­za de cre­ma de le­che o yo­gur, ½ ta­za de nue­ces bien mo­li­das, 1 cu­cha­ra­di­ta de curry, go­tas de sal­sa in­gle­sa, sal y pi­mien­ta. Unir bien y ser­vir con brócolis ape­nas co­ci­dos en flor­ci­tas. Es­ta re­ce­ta per­mi­te ha­cer­le cam­bios, en lu­gar de bró­co­li po­de­mos usar co­li­flor, re­po­llo, apio, za­pa­lli­tos, etc., así co­mo las nue­ces po­de­mos sus­ti­tuir­las por cas­ta­ñas de ca­jú o que­so ra­lla­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.