LA ERA DEL TRA­BA­JA­DOR 4.0

En la úl­ti­ma dé­ca­da sur­gió en Uru­guay una vein­te­na de nue­vas pro­fe­sio­nes, la ma­yo­ría de ellas en el área di­gi­tal.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - REN­ZO ROSSELLO

Has­ta ha­ce po­cos años pa­ra desa­rro­llar su tra­ba­jo te­nía que pi­lo­tear una ae­ro­na­ve real, un bi­mo­tor. De he­cho, Fe­li­pe Fres­ne­do ( 46) cuen­ta con una li­cen­cia de pi­lo­to que prác­ti­ca­men­te ya no uti­li­za. ¿ Qué ha cam­bia­do? Aho­ra le bas­ta con ser pi­lo­to de dro­nes, su com­pa­ñía Sky­tek rea­li­za es­tu­dios de sue­lo con dis­tin­tas fi­na­li­da­des y pa­ra ello no tie­ne más que lan­zar su pe­que­ño dis­po­si­ti­vo a so­bre­vo­lar el área de in­te­rés.

“Lo que tie­ne el pi­lo­to de dro­nes es que com­bi­na mu­cho la compu­tación, los co­no­ci­mien­tos de in­for­má­ti­ca con otros co­no­ci­mien­tos, y ca­da vez me­nos las ha­bi­li­da­des de vue­lo”, di­ce Fres­ne­do.

Mien­tras él per­ma­ne­ce en tie­rra el apa­ra­to des­pe­ga y ha­ce la ma­yor par­te de su tra­ba­jo so­lo. “No es lo mis­mo que, por ejem­plo, los dro­nes mi­li­ta­res que se uti­li­zan en las gue­rras, don­de te­nés a un pi­lo­to en un avión fal­so ubi­ca­do en un han­gar que es­tá di­ri­gien­do to­da la ope­ra­ción del dron”, ex­pli­ca el ope­ra­dor.

A jui­cio de Fres­ne­do el vue­lo de dro­nes tie­ne mu­cho de pa­re­ci­do con el de pa­ra­pen­tes, que en al­gún mo­men­to prac­ti­có tam­bién. “Ne­ce­si­tás un co­no­ci­mien­to de la mi­cro­me­teo­ro­lo­gía, sa­ber qué es lo que es­tá pa­san­do en un espacio bien de­li­mi­ta­do”, di­ce. Y agre­ga: “El pi­lo­to tie­ne to­da la res­pon­sa­bi­li­dad, por ejem­plo, en se­ña­lar la exis­ten­cia de obs­tácu­los en un curso de vue­lo”.

La ex­pan­sión de es­ta ac­ti­vi­dad ha lle­ga­do a di­ver­sas áreas. El ser­vi­cio de dro­nes comienza a ser uti­li­za­do en ta­reas de se­gu­ri­dad, en fo­to­gra­fías fa­mi­lia­res y de even­tos, en­tre otras apli­ca­cio­nes y, por su­pues­to, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ( ver fo­to prin­ci­pal).

“Yo no me atre­ve­ría a ha­blar de pi­lo­tos de dro­nes co­mo de una pro­fe­sión. Lo que es­tá pa­san­do es que la prin­ci­pal apli­ca­ción es la fo­to­gra­fía o fil­ma­ción aé­rea con dis­tin­tas fi­na­li­da­des, y eso es­tá ato­mi­zan­do el mercado”, opi­na Fres­ne­do.

Prue­ba de ello es la can­ti­dad de in­tere­sa­dos en ob­te­ner la li­cen­cia de ope­ra­dor de dro­nes que otor­ga la Di­rec­ción Na­cio­nal de Avia­ción Ci­vil e In­fra­es­truc­tu­ra Ae­ro­náu­ti­ca (Di­na­cia), co­mo pu­do cons­ta­tar el equi­po mul­ti­me­dia de El País. Ca­si una vein­te­na de per­so­nas se presentó es­ta se­ma­na pa­ra dar el “teó­ri­co” en las ins­ta­la­cio­nes de Di­na­cia.

NUE­VOS OFI­CIOS. Lo cier­to es que pi­lo­tear dro­nes no es la úni­ca ac­ti­vi­dad vin­cu­la­da a las “nue­vas pro­fe­sio­nes” que se en­cuen­tra en pleno au­ge. Al­re­de­dor de vein­te es­pe­cia­li­za­cio­nes, la ma­yo­ría de ellas vin­cu­la­das a so­por­tes di­gi­ta­les y a las áreas fi­nan­cie­ras y de mar­ke­ting, con­for­man es­ta nu­tri­da lis­ta. A di­fe­ren­cia de otros ofi­cios, en es­ta área exis­te la ocu­pa­ción to­tal, pe­ro los in­gre­sos a las dis­tin­tas es­pe­cia­li­da­des se pro­du­cen en for­ma tan ma­si­va que la com­pe­ten­cia por los pues­tos de tra­ba­jo ha cre­ci­do en for­ma ex­po­nen­cial en los úl­ti­mos años.

“Es­ta­mos vi­vien­do una re­vo­lu­ción ace­le­ra­da y eso im­pac­ta en el sig­ni­fi­ca­do del tra­ba­jo”, sos­tie­ne el so­ció­lo­go e in­ves­ti­ga­dor Fe­li­pe Aro­ce­na.

El pa­ra­dig­ma pa­re­ce es­tar cam­bian­do y no so­lo de­bi­do a una me­ra cues­tión ge­ne­ra­cio­nal. La idea de te­ner un “tra­ba­jo pa­ra to­da la vi­da”, que ali­men­tó bue­na par­te de las tra­di­cio­nes, pa­re­ce ir len­ta­men­te en re­ti­ra­da. El ful­mi­nan­te avan­ce de las tec­no­lo­gías ha obli­ga­do a mu­chos a re­ci­clar­se en nue­vas ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos, y a los más jó­ve­nes a op­tar por ca­mi­nos que has­ta ha­ce bien po­co ni si­quie­ra exis­tían.

“Hay un acuer­do ge­ne­ral en que, se­gún se es­ti­ma, la mi­tad o más de los tra­ba­jos que ha­brá en vein­te años to­da­vía no exis­ten. Eso quie­re de­cir que quie­nes hoy tie­nen cin­co años, cuan­do cum­plan la ma­yo­ría de edad y sal­gan al mercado de tra­ba­jo se van a en­con­trar con em­pleos que aho­ra ni so­ña­mos”, sos­tie­ne el in­ves­ti­ga­dor aca­dé­mi­co.

De he­cho, más de la mi­tad de es­ta lis­ta de nue­vos ofi­cios sur­gió du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. Ello ex­pli­ca que mu­chos de quie­nes hoy los ejer­cen ha­bían re­ci­bi­do for­ma­ción en otras áreas an­tes de ter­mi­nar es­pe­cia­li­zán­do­se en es­ta nue­va.

El cons­tan­te sur­gi­mien­to de nue­vos em­pren­di­mien­tos — las bu­llen­tes star­tup vin­cu­la­das a la in­dus­tria del soft­wa­re son buen ejem­plo de ello— ha mul­ti­pli­ca­do op­cio­nes pa­ra jó­ve­nes que han re­ci­bi­do ca­pa­ci­ta­ción en áreas de in­for­má­ti­ca, eco­no­mía, mar­ke­ting y fi­nan­zas. Al mis­mo tiem­po, la ro­ta­ción de em­pleos es ca­si una cons­tan­te pa­ra mu­chos jó­ve­nes.

“Otro cam­bio que se es­tá pro­du­cien­do es el que tie­ne que ver con lo que sig­ni­fi­ca el tra­ba­jo pa­ra una per­so­na. An­tes un tra­ba­jo du­ra­ba pa­ra to­da la vi­da, lo más común era que uno tu­vie­ra un em­pleo y se ju­bi­la­ra en el mis­mo car­go al fi­nal de una ca­rre­ra, y eso pa­sa­ba aún en los ofi­cios más crea­ti­vos. Ello te­nía co­mo con­se­cuen­cia que le da­ba a la per­so­na una fuer­te iden­ti­dad vin­cu­la­da a su tra­ba­jo. Hoy en día no sa­be­mos lo que nos va a de­pa­rar el fu­tu­ro”, se­ña­la Aro­ce­na.

La ca­pa­ci­ta­ción, la for­ma­ción en ma­te­má­ti­cas y es­ta­dís­ti­cas, los co­no­ci­mien­tos de pro­gra­ma­ción son ca­da vez más de­man­da­dos.

El sec­tor de las lla­ma­das TICs ( Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción) ex­pli­ca el fe­nó­meno de cre­cien­te

LAS ÁREAS DE SER­VI­CIO, FI­NAN­ZAS Y MAR­KE­TING, SON LAS QUE MÁS ES­TÁN DE­MAN­DAN­DO

de­man­da, se­gún el con­sul­tor Federico Mut­to­ni, de la fir­ma Ad­vi­ce.

“Es mu­cha la de­man­da de es­tas em­pre­sas que ex­por­tan sus ser­vi­cios fue­ra de fron­te­ras, pa­ra su­plir es­ta fal­ta de per­so­nal de­bi­da­men­te for­ma­do han te­ni­do que sa­lir a bus­car­lo fue­ra de fron­te­ras”, ase­gu­raMut­to­ni.

Sin em­bar­go, vis­to de ma­ne­ra glo­bal el fe­nó­meno to­da­vía tie­ne un ca­rác­ter prác­ti­ca­men­te mar­gi­nal. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Ad­vi­ce pa­ra el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Em­pleo y For­ma­ción Pro­fe­sio­nal (Ine­fop) las nue­vas pro­fe­sio­nes no re­pre­sen­tan más del 3% en re­la­ción con el mercado la­bo­ral uru­gua­yo. “Pe­ro tie­ne un ni­vel de de­socu­pa­ción ce­ro y su de­man­da su­pera a la ofer­ta”, agre­gaMut­to­ni.

No obs­tan­te, los ana­lis­tas creen que el com­por­ta­mien­to de es­te frag­men­to del mercado la­bo­ral per­mi­ti­ría in­fe­rir el desa­rro­llo fu­tu­ro del em­pleo. Y con ello ad­quie­re un va­lor es­tra­té­gi­co.

“Lo que más preo­cu­pa a ni­vel de go­bier­nos, em­plea­do­res y sin­di­ca­tos es es­ta eta­pa de tran­si­ción en la que de­sa­pa­re­cen pues­tos de tra­ba­jo y sur­gen otros nue­vos. Es­to ha crea­do la ne­ce­si­dad de educar pa­ra que ten­gan las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra nue­vos pues­tos”, di­ce Mut­to­ni.

EN LA MA­TRIZ. Hay una es­ce­na en Ma­trix cuan­do el per­so­na­je prin­ci­pal, Neo, lue­go de “des­per­tar” a la reali­dad comienza a co­no­cer a los tri­pu­lan­tes de la na­ve Na­bu­co­do­no­sor. Fren­te a una pan­ta­lla pla­ga­da de fi­las de nú­me­ros el am­bi­guo Cyp­her le di­ce que él “ve” a los ha­bi­tan­tes de la ma­triz. Se­ña­la a la pan­ta­lla y le di­ce: “Lle­gás a acos­tum­brar­te, yo ya no veo el có­di­go, so­lo veo una ru­bia, una mo­re­na, una pe­li­rro­ja...”. Pues bien, al­go pa­re­ci­do ocu­rre con los ana­lis­tas de da­tos.

Álvaro Roldán ( 29) es el responsable del go­bierno de da­tos de El País. De­fi­ne su ta­rea co­mo una for­ma de dis­po­ner de “la in­for­ma­ción pa­ra su pos­te­rior aná­li­sis en bus­ca de la ge­ne­ra­ción de va­lor pa­ra la com­pa­ñía”. Se for­mó co­mo in­ge­nie­ro de sistemas y fi­na­li­za su es­pe­cia­li­za­ción en la Uni­ver­si­dad ORT. Lle­va al­go más de cin­co años co­mo ana­lis­ta de da­tos.

“Pa­ra lle­gar al pues­to que ten­go hoy día es­tu­ve en­tre cin­co y seis años en fun­cio­nes de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas que jun­to a mi for­ma­ción aca­dé­mi­ca ayu­da­ron a com­ple­men­tar mi per­fil la­bo­ral”, ex­pli­ca Álvaro.

Juan Andrés Sánchez (31) tam­bién es ana­lis­ta de da­tos, pe­ro se for­mó en Eco­no­mía. La par­ti­ci­pa­ción de am­bos en los pro­ce­sos de pro­duc­ción de la em­pre­sa ha co­men­za­do a con­ver­tir­se en una guía im­pres­cin­di­ble.

“La orien­ta­ción a la to­ma de de­ci­sio­nes me­dian­te al Da­ta Analy­tics es al­go que hoy día es ten­den­cia en todas las em­pre­sas. Por pe­que­ñas, me­dia­nas o gran­des que sean, todas bus­can hoy apo­yar a sus uni­da­des de ne­go­cios con el aná­li­sis de la in­for­ma­ción”, di­ce Roldán.

Al­go si­mi­lar ocu­rre con Die­go Va­lla­rino (44), que es di­rec­tor de Da­ta Analy­tics de la fir­ma in­ter­na­cio­nal Equi­fax. Va­lla­rino es téc­ni­co en ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro lue­go ob­tu­vo tí­tu­los en las uni­ver­si­da­des de Chi­le y Bar­ce­lo­na que le per­mi­tie­ron con­ver­tir­se en ana­lis­ta ca­li­fi­ca­do. Tra­ba­jó en la in­dus­tria del soft­wa­re y co­mo con­sul­tor pa­ra or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, BID, Ban­co Mun­dial, Na­cio­nes Uni­das. “Mi ta­rea ac­tual con­sis­te en en­con­trar pa­tro­nes a tra­vés de un con­jun­to de da­tos, y de esa ma­ne­ra en­con­trar so­lu­cio­nes de ser­vi­cio, o ge­ne­rar nue­vos clien­tes, tra­ba­jo en el con­trol de ries­gos cre­di­ti­cios. En­tien­do que se pue­de ge­ne­rar va­lor agre­ga­do a tra­vés de los da­tos, una lí­nea en la cual se en­cuen­tra in­mer­sa Equi­fax, lo cual ha­ce que me sien­ta muy a gus­to en mi ta­rea”, ex­pli­ca.

En otra ra­ma co­mo ana­lis­ta, co­no­ci­do en la jer­ga co­mo ma­chi­ne lear­ning, se mue­ve Guillermo Col­me­ne­ro, cu­yo tra­ba­jo con­sis­te en pre­de­cir los com­por­ta­mien­tos del mercado. “Ac­tual­men­te em­pre­sas de gran por­te uti­li­zan es­tas prác­ti­cas, pe­ro gra­cias al avan­ce de la in­for­má­ti­ca (más da­tos re­co­lec­ta­dos y más po­der de cómpu­to), las em­pre­sas chi­cas van a lo­grar uti­li­zar es­tas téc­ni­cas. Pien­so que el tra­ba­jo en es­ta área va a cre­cer en los pró­xi­mos años”, ase­gu­ra Col­me­ne­ro.

La lis­ta con­ti­núa y las es­pe­cia­li­za­cio­nes se mul­ti­pli­can. Los desa­rro­lla­do­res de webs son par­te de es­ta hi­per­es­pe­cia­li­za­ción tan re­cien­te.

“La es­ta­bi­li­dad de­pen­de mu­cho de los be­ne­fi­cios que en­con­trás en la em­pre­sa en la que es­tás tra­ba­jan­do, co­mo es­tar al día en las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que va­yan sa­lien­do al mercado. Es­ta ac­ti­vi­dad re­quie­re de un en­tre­na­mien­to cons­tan­te por esa ra­zón”, se­ña­la Pablo As­sa­ne­lli (31), que es pro­gra­ma­dor se­nior fron­tend y ade­más es desa­rro­lla­dor de apli­ca­cio­nes.

Los ejem­plos abun­dan y to­dos apun­tan a un gran de­no­mi­na­dor en común: la for­ma­ción pro­fe­sio­nal. Y otra no­ción que pa­re­ce muy no­ve­do­sa: “Com­pe­ti­mos por el em­pleo con el mun­do en­te­ro”, ase­gu­ra el con­sul­to­rMut­to­ni.

Una re­vo­lu­ción que cam­bia­rá to­dos los pa­ra­dig­mas y que, se­gún los ex­per­tos, ape­nas aca­ba de co­men­zar.

Fi­nan­zas. En­tre los sec­to­res más de­man­dan­tes de nue­vos ofi­cios.

Ana­lis­tas. Álvaro Roldán y Juan Andrés Sánchez tra­ba­jan pa­ra El País S.A.

Se­nior. Die­go Va­lla­rino, di­rec­tor de Da­ta Analy­tics pa­ra la fir­ma Equi­fax.

Com­mu­nity Ma­na­ger. Lu­cía Gó­mez desem­pe­ña es­te car­go pa­ra una com­pa­ñía na­cio­nal de vi­deo­jue­gos de gran in­ser­ción en el público.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.