SE SIN­TIÓ HUMILLADA, ROTAY PA­RA­LI­ZA­DA

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - NOMBRES -

“Me sen­tí tan humillada y tan ro­ta que… pen­sé que se­ría irres­pe­tuo­so sa­lir… Pen­sé, ¿quién soy yo pa­ra ir por ahí mien­tras to­do es­to es­tá pa­san­do? Aun si­gue sien­do muy cru­do. El otro día, es­ta­ba su­bien­do las es­ca­le­ras y tu­ve que pa­rar­me; fue co­mo si to­do el aire hu­bie­se sa­li­do de mis pul­mo­nes”. Esas fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras de Geor­gi­na Chap­man des­pués del escándalo del año pa­sa­do. Tar­da­ron bas­tan­te: las di­jo en la úl­ti­ma edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de la re­vis­ta Vo

gue. Cham­pan in­sis­te en que to­dos los ca­sos de abu­so de su ex­ma­ri­do ha­cia otras mu­je­res fue­ron una (te­rri­ble) sor­pre­sa. “De nin­gu­na ma­ne­ra. Nun­ca (su­pe na­da). Nun­ca he si­do de esas per­so­nas que se ob­se­sio­nan con el lu­gar en el que es­tá al­guien”, con­fe­só. Por eso, cuan­do el mun­do su­po de los abusos de su ma­ri­do Chap­man tu­vo que re­cu­rrir a se­sio­nes de te­ra­pia. “Al prin­ci­pio no pu­de por­que me sen­tí pa­ra­li­za­da. Y de al­gu­na ma­ne­ra sen­tía que no me lo me­re­cía. Y des­pués me di cuen­ta: ‘Es­to es lo que ha ocu­rri­do. Ten­go que asu­mir­lo. Y ten­go que se­guir ade­lan­te’. ¡Tu­ve mo­men­tos de ra­bia, de con­fu­sión, de in­cre­du­li­dad! Y tu­ve mo­men­tos en los que llo­ré por mis hi­jos. ¿Có­mo van a ser sus vidas? ¿Qué les va a de­cir la gen­te?... Por­que ellos ado­ran a su pa­dre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.