“VENÍ QUE TE LLE­VA­MOS”

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - DE PORTADA -

Fa­mi­lia­res de Se­bas­tián Coa­tes via­ja­ron a la fi­nal de la Co­pa Amé­ri­ca 2011 y no pu­die­ron vol­ver a Uru­guay has­ta el día si­guien­te, por lo que se per­die­ron el fes­te­jo en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio. Cuan­do re­gre­sa­ron, Se­bas­tián te­nía un his­to­ria in­creí­ble pa­ra con­tar­les, de esas que “so­lo pa­san en Uru­guay”, co­mo di­ce Pe­ter. Fi­na­li­za­do el fes­te­jo, so­bre las cua­tro de la ma­dru­ga­da, el óm­ni­bus de la Ce­les­te de­jó a Se­bas­tián y a Mau­ri­cio Vic­to­rino en Con­cep­ción del Uru­guay y la ram­bla. La ca­sa de Vic­to­rino que­da­ba cer­ca, pe­ro la de Coa­tes es­ta­ba por la ca­lle Zum Fel­de, cer­ca del Par­que Ri­ve­ra. Se­bas­tián se aco­mo­dó el go­rro que le ha­bían da­do du­ran­te el fes­te­jo, to­mó su bol­so y el pre­mio al me­jor ju­ga­dor jo­ven de la Co­pa Amé­ri­ca y co­men­zó a ca­mi­nar por Con­cep­ción del Uru­guay. Aga­rró por Es­ta­nis­lao Ló­pez y lle­gó a ave­ni­da Ita­lia, mo­men­to en que un gru­po de per­so­nas a bor­do de un vehícu­lo lo vie­ron y pa­ra­ron fren­te a él. En­ton­ces, se pro­du­jo la si­guien­te con­ver­sa­ción:

— ¿Vos sos Se­bas­tián Coa­tes?

— Sí.

— ¿Y que ha­ces acá?

— Voy pa­ra mi ca­sa. — ¿Ca­mi­nan­do? — Sí.

— Bueno, subí que te lle­va­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.