Via­je­ros solitarios: ale­jar­se pa­ra en­con­trar­se

No im­por­ta cuán­to tiem­po ni cuál sea el des­tino. Ani­mar­se a via­jar so­los, di­cen, es una ex­pe­rien­cia en sí mis­ma, una dis­tin­ta a to­do.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - SO­LE­DAD GAGO

Ale­jar­se. Mi­rar­se. Sen­tir­se. En­con­trar­se. Re­sol­ver­se. Co­no­cer­se y co­no­cer. Ani­mar­se. To­mar el ries­go. Pro­bar. Di­cen que si se sien­te la ne­ce­si­dad de ha­cer­lo, es por­que la ex­pe­rien­cia nos co­rres­pon­de. Tam­bién di­cen que to­do — lo bueno y lo no tan bueno— es apren­di­za­je. Di­cen, to­dos, sin ex­cep­cio­nes, que via­jar en so­li­ta­rio es apren­der siem­pre al­go nue­vo, dar­se cuen­ta de as­pec­tos que a sim­ple vis­ta no se ven. Que via­jar so­los es una ex­pe­rien­cia en sí mis­ma en la que se vi­ven mu­chas otras, im­plí­ci­tas en el via­je, en el ca­mino y en la lle­ga­da.

Ani­mar­se a la so­le­dad en un lu­gar nue­vo y des­co­no­ci­do no pa­re­ce ser pa­ra cual­quie­ra. Sin em­bar­go, es­tas son to­das his­to­rias de per­so­nas que na­da tie­nen en co­mún pe­ro que, en al­gún mo­men­to y por dis­tin­tos mo­ti­vos, de­ci­die­ron via­jar so­los. Al­gu­nos por po­cos días, otros por unos me­ses, otros sin una vuelta de­fi­ni­da. Pe­ro po­co im­por­ta el tiem­po en es­te re­la­to. O al me­nos, no im­por­ta tan­to co­mo la dis­tan­cia.

Es­tos son los re­la­tos y — por lo tan­to— el apren­di­za­je de Lau­ra, Mat­hías, Gabriela, Frank, Ca­ro­li­na y Ma­nuel. Es­tos son los re­la­tos de seis via­je­ros solitarios.

A PA­RÍS POR AMOR. Des­de un ca­fé de Pa­rís, Ca­ro­li­na Te­che­ra (30) di­ce que ese es el lu­gar ideal pa­ra re­cor­dar y re­crear lo que vi­vió en 2012, cuan­do se to­mó un avión por pri­me­ra vez en su vi­da y sin dar­se cuen­ta, co­mo si es­tu­vie­ra en un cuen­to en el que to­do lo que se desea con mu­cha fuer­za se ha­ce reali­dad, ate­rri­zó en Ma­drid. Pe­ro es­to no era un cuen­to. Es­to era la con­se­cuen­cia de ha­ber cam­bia­do de tra­ba­jo y ha­ber­se que­da­do sin la li­cen­cia su­fi­cien­te pa­ra po­der ha­cer el via­je que ha­bía pla­ni­fi­ca­do con sus com­pa­ñe­ros de fa­cul­tad.

“Des­de que ten­go uso de ra­zón siem­pre qui­se vi­si­tar Eu­ro­pa y en par­ti­cu­lar Pa­rís. Me crié en una fa­mi­lia en la que la cul­tu­ra fran­ce­sa es­tu­vo siem­pre muy pre­sen­te, prin­ci­pal­men­te por mi abue­la pa­ter­na”, cuen­ta Ca­ro­li­na, hoy ins­ta­la­da en Pa­rís por su tra­ba­jo. “Yo ha­bía ven­di­do unas ri­fas pa­ra ir­me de via­je con mis com­pa­ñe­ros y co­mo no pu­de ir­me, te­nía esa plata guar­da­da. Así que en 2012 de­ci­dí lar­gar­me so­la y aven­tu­rar­me a ve­nir­me a Eu­ro­pa”. Es­tu­vo diez días via­jan­do. Pri­me­ro Ma­drid. De Ma­drid a Bar­ce­lo­na y de Bar­ce­lo­na, fi­nal­men­te a Pa­rís. Y en Pa­rís, arri­ba de la To­rre Eif­fel, lla­mó a su pa­dre, que es­ta­ba en Me­lo y com­par­tió con él to­do lo que es­ta­ba vien­do des­de aquel lu­gar que tan­tas ve­ces se ha­bía ima­gi­na­do. “Él sa­be mu­cho aun­que nun­ca ha pi­sa­do Pa­rís, y por te­lé­fono me con­ta­ba to­do lo que yo es­ta­ba mi­ran­do des­de ahí”. Cree Ca­ro­li­na que fue en los mo­men­tos de ma­yor fe­li­ci­dad cuan­do se sin­tió más so­la. Pe­ro no era una so­le­dad que le pe­sa­ra, sino esa que de­ja la sen­sa­ción de que­rer com­par­tir un ins­tan­te tan especial con al­guien más.

De esa ex­pe­rien­cia, di­ce, apren­dió mu­chí­si­mo. “Apren­dí que si uno real­men­te quie­re, pe­se a lo tri­lla­do de esa fra­se, se pue­de. Apren­dí tam­bién que via­jar so­lo im­pli­ca en­con­trar­se con uno mis­mo de una ma­ne­ra que pue­de ser real­men­te muy do­lo­ro­sa, pe­ro tam­bién ex­tre­ma­da­men­te sa­na­do­ra y pro­fun­da. Apren­dí a pre­gun­tar. Apren­dí a ha­cer ami­gos de una noche. Pue­de que una de las pa­la­bras que de­fi­na es­ta ex­pe­rien­cia de via­jar so­lo es apren­di­za­je, des­de el pun­to de vis­ta más neu­rál­gi­co de la ex­pre­sión”.

DI­REC­TO DES­DE PE­RÚ. La pri­me­ra vez que Frank Tipiani ( fo­to prin­ci­pal) via­jó so­lo fue por tra­ba­jo. Iba a ir a Punta Cana a co­no­cer un ho­tel con un gru­po pe­ro al fi­nal se le re­tra­só una se­ma­na y ter­mi­nó por ir so­lo. “Al prin­ci­pio pen­sé que iba a ir con otro gru­po pe­ro no fue así. Es­tu­ve so­lo los cin­co días en el Ca­ri­be, in­clu­yen­do una es­ca­la en Pa­na­má por tres ho­ras... fue in­creí­ble”, di­ce.

Des­de en­ton­ces, los via­jes en so­li­ta­rio se trans­for­ma­ron en una ex­pe­rien­cia que Frank (de Pe­rú, 40 años) re­pi­te ca­da vez que pue­de. Es que pa­ra al­guien que trans­for­mó a los via­jes en su for­ma de vi­da ( tie­ne un blog, In­fo­des­tino, en el que cuen­ta sus ex­pe­rien­cias por el mun­do), los ins­tan­tes pa­ra po­der en­con­trar­se con­si­go mis­mo en un lu­gar le­jano, son ins­tan­cias idea­les pa­ra “re­fle­xio­nar so­bre la vi­da, so­bre lo que hi­cis­te, ha­ces y ha­rás”.

Ade­más, di­ce, via­jar so­lo es una ins­tan­cia en la que no se de­pen­de de la opi­nión de na­die más, un mo­men­to pa­ra ha­cer lo que uno real­men­te sien­ta opor­tuno, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes y ha­cer­se res­pon­sa­ble de ellas.

—¿Nun­ca te sen­tis­te so­lo?

— No, pa­ra na­da. Has­ta el mo­men­to,

FRANK TIPIANI: “EL PRI­MER PA­SO ES ANI­MAR­SE A HA­CER­LO”.

GABRIELA VAZ: “SI VAS SO­LO, EL OB­JE­TI­VO ES EL VIA­JE EN SÍ MIS­MO”

en to­dos los des­ti­nos don­de he via­ja­do so­lo siem­pre hi­ce nue­vos ami­gos. O por lo me­nos, la gen­te te ha­ce sen­tir co­mo en ca­sa. Pe­ro lo más in­creí­ble es que tú vas a bus­car es­tar so­lo la ma­yor par­te del tiem­po.

Pa­ra él, el pri­mer pa­so pa­ra ha­cer un via­je en so­li­ta­rio es sim­ple­men­te ani­mar­se. “Es una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias que van a te­ner, el en­cuen­tro con uno mis­mo es co­mo una te­ra­pia pa­ra la vi­da y cuan­do la ex­pe­ri­men­tas vas a que­rer ha­cer­lo va­rias ve­ces. Lue­go tienes que re­cor­dar que na­da es per­fec­to, a ve­ces exis­ten in­con­ve­nien­tes y es­ta­rás so­lo pa­ra en­fren­tar­los”. Des­pués, di­ce Frank, co­mo un úl­ti­mo con­se­jo: “¡Di­viér­te­te!”.

SED DE AVEN­TU­RA. Eli­gió Ate­nas por­que su ma­má tra­ba­ja con grie­gos. Siem­pre ha­bía que­ri­do vi­vir la ex­pe­rien­cia de es­tar un tiem­po afuera y so­la. Así que a los 21 años ha­bló con una ami­ga grie­ga de su ma­dre, hi­zo las va­li­jas y se fue tres me­ses a vi­vir en Ate­nas. En el via­je, Lau­ra Mar­tí­nez cum­plió 22 años. Hoy tie­ne 23 y di­ce que cree que en ese tiem­po le­jos y so­la apren­dió mu­cho. “Pe­ro so­bre to­do apren­dí que no hay lu­gar co­mo el ho­gar. Es her­mo­so es­tar le­jos y hay al­go de la dis­tan­cia que te ayu­da a ver con más cla­ri­dad quién sos, quié­nes son las per­so­nas que te ro­dean, por qué te ro­deás de esa gen­te, por qué ele­gis­te lo que ele­gis­te. Pe­ro apren­dí que la ca­sa de uno es la ca­sa de uno y que na­da pue­de cam­biar o sus­ti­tuir eso”, di­ce Lau­ra, que es ac­triz y a que pe­sar de to­do el año que vie­ne se va a vi­vir a Ale­ma­nia por un año.

Es que, aun­que sa­be que vol­ver a Uru­guay es siem­pre el des­tino se­gu­ro, tam­bién sa­be que a ve­ces la dis­tan­cia ha­ce bien. “Via­jar so­lo es una aven­tu­ra que si la que­rés vi­vir es por­que te­nés que vi­vir­la y so­lo te va a dar co­sas bue­nas”.

En Ate­nas, don­de vi­vió en un apar­ta­men­to va­cío que es­ta­ba en el mis­mo edi­fi­cio que el de la ami­ga de su fa­mi­lia, se sin­tió so­la. In­clu­so se sin­tió so­la en más mo­men­tos de los que se sin­tió acom­pa­ña­da. “Lo su­frí a eso, pe­ro creo que ne­ce­si­té tam­bién un po­co de esa so­le­dad, un po­co de mi­rar­me a mí mis­ma y en­ten­der mis ne­ce­si­da­des, de en­ten­der real­men­te lo que quie­ro, de so­lu­cio­nar mis pro­pios pro­ble­mas o abrir reflexiones nue­vas”. Es­tu­vo bueno, agre­ga, es­tar le­jos y dar­se cuen­ta de que en reali­dad ha­bían mo­ti­vos pa­ra vol­ver a Uru­guay. “Fue un apren­di­za­je”.

PRO­BAR SUER­TE CON UNA MO­CHI­LA. Mat­hías Romero (24) se fue de Uru­guay sien­do co­ci­ne­ro y vol­vió con­ver­ti­do en mú­si­co, ma­la­ba­ris­ta y ta­tua­dor. No es que se ha­ya ido pen­san­do en apren­der nue­vas co­sas, pe­ro el ca­mino lo lle­vó a eso .

De­ci­dió ir­se de via­je so­lo por­que no se en­con­tra­ba a gus­to con su vi­da en el país. “No me sen­tía con un mo­ti­vo de vi­da en la ciu­dad, mi so­le­dad me con­su­mía”. Tra­ba­jó en un res­tau­ran­te del Chuy pa­ra jun­tar plata y apren­der por­tu­gués, se com­pró una mo­chi­la y se fue pa­ra Flo­ria­nó­po­lis. Allí so­bre­vi­vió co­mo pu­do has­ta que co­no­ció los ma­la­ba­res. “Fue in­creí­ble, te­nía di­ver­sión y plata al mis­mo tiem­po”. Ade­más de Bra­sil, re­co­rrió Ar­gen­ti­na, Chi­le, Pe­rú, Bo­li­via y Pa­ra­guay. Fue allí jus­ta­men­te don­de apren­dió a ha­cer ta­tua­jes. “Siem­pre me gus­tó di­bu­jar así que em­pe­cé a di­bu­jar de nue­vo pe­ro en la piel”. Lau­ra tie­ne 23 años, vi­vió tres me­ses en Gre­cia y el año que vie­ne se va un año a Ale­ma­nia.

Si hay al­go que apren­dió en el tiem­po en el que re­co­rrió el con­ti­nen­te so­lo, fue a nun­ca es­tar so­lo. “Via­jan­do me en­con­tra­ba con per­so­nas in­tere­san­tes to­dos los días. Gen­te que me ayu­da­ba (...) En al­gún mo­men­to te po­dés sen­tir so­lo pe­ro siem­pre hay al­gu­na ami­ga o ami­go mo­chi­le­ro dis­pues­to a es­cu­char­te y acon­se­jar­te”. Apren­dió, tam­bién, que se pue­de so­bre­vi­vir en cual­quier la­do, que so­lo se tra­ta de adap­tar­se y en­con­trar la for­ma de po­der co­no­cer, via­jar y vi­vir. “Ade­más del ta­tua­je, es­tu­ve en una con­ven­ción de cir­co don­de hi­ce un mon­tón de ta­lle­res de to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des, to­das muy bue­nas y sa­lu­da­bles”. Si tie­ne que dar un con­se­jo, Mat­hías di­ce que hay que con­fiar en sí mis­mo, “con­fiar en que con­se­gui­rás to­do lo que quie­ras ese día”.

VIA­JE­RA CONS­TAN­TE. Gabriela Vaz (38) cree que el di­ne­ro me­jor in­ver­ti­do es el que se in­vier­te en via­jar. Cree, tam­bién, que no hay que que­dar­se sin via­jar por no en­con­trar a un alia­do pa­ra ha­cer­lo. Y esa fue su fi­lo­so­fía pa­ra ha­ber ido so­la a Cór­do­ba, a Li­ma y Cuz­co, a Co­lom­bia, a Cu­ba, a Nue­va York, Bos­ton, Was­hing­ton y Miami.

Pe­ro su re­la­ción con los via­jes en so­li­ta­rio co­mien­za an­tes, mu­cho an­tes de ser una tu­ris­ta. A los 22, des­pués de ter­mi­nar la fa­cul­tad y en me­dio de la cri­sis del 2002, de­ci­dió ir­se so­la a co­no­cer Es­pa­ña. “Mi vie­ja ha­bía vi­vi­do unos años allá, así que te­nía­mos al­gu­nas co­ne­xio­nes. Te­nía plata pa­ra el pa­sa­je y pen­sa­ba que po­día ir, la­bu­rar me­dio de lo que fue­ra y ver qué on­da, pe­ro siem­pre tu­ve la idea de vol­ver”. Se que­dó en Mar­be­lla por seis me­ses tra­ba­jan­do de lo que con­si­guie­ra (fue mo­za, ven­dió co­sas en una fe­ria y fue “tar­je­te­ra” de un bo­li­che). Y, le­jos de sen­tir­se so­la o te­ner mie­do, el ser tan chi­ca le ju­gó a fa­vor ya que mu­cha gen­te se po­nía a dis­po­si­ción pa­ra ayu­dar­la. “Esa ex­pe­rien­cia pa­ra mí fue bue­ní­si­ma. An­tes de vol­ver­me fui a co­no­cer Ma­drid, pe­ro no me mo­ví mu­cho más, es­ta­ba muy ata­da con que to­do el mun­do me de­cía que la si­tua­ción acá es­ta­ba ho­rri­ble en­ton­ces no que­ría gas­tar de más”.

Pa­ra Gabriela, via­jar so­la o via­jar acom­pa­ña­da son dos ex­pe­rien­cias di­fe­ren­tes. “Si vas so­lo, el ob­je­ti­vo es el via­je en sí mis­mo, si vas con al­guien, el ob­je­ti­vo es com­par­tir la ex­pe­rien­cia con la per­so­na que te acom­pa­ña”. Di­ce que nin­gu­na es me­jor que la otra, que am­bas ins­tan­cias apor­tan co­sas di­fe­ren­tes. “Cuan­do via­jás so­lo se te abre un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que si es­tás con al­guien más no las te­nés. Por ejem­plo, co­no­cer más gen­te”.

LA NOCHE MÁS TRIS­TE. Era un sá­ba­do a la noche de 2016 en Chica­go. Ma­nuel Bo­ta­na, que en­ton­ces te­nía 20 años, fue a ver un show a The Se­cond City, la es­cue­la por la que ha­bía de­ci­di­do de­jar Uru­guay por cua­tro me­ses pa­ra for­mar­se en co­me­dia, im­pro­vi­sa­ción y es­cri­tu­ra. Cuan­do sa­lió del es­pec­tácu­lo, se fue a los sa­lo­nes de la ins­ti­tu­ción ( abier­ta las 24 ho­ras), se pre­pa­ró un ca­fé, pren­dió una computadora y qui­so es­cri­bir. Y es­cri­bió. Sa­lió y se fue a na­dar al club que es­ta­ba al la­do de su apar­ta­men­to y que tam­bién es­ta­ba abier­to du­ran­te la noche. Qui­so bus­car un lu­gar pa­ra co­mer y to­mar una cer­ve­za. Y, aun­que en­con­tró don­de com­prar­se una ham­bur­gue­sa, no le pu­die­ron ven­der al­cohol. Ma­nuel aún era me­nor en Es­ta­dos Uni­dos.

Dos años des­pués, se acuer­da de esa noche co­mo una de las más tris­tes de su vi­da. Re­cién ha­bía lle­ga­do a Chica­go. Es­ta­ba so­lo y le­jos un sá­ba­do sin sa­ber muy bien qué ha­cer, sin te­ner a na­die con quién ha­blar. “En esa es­cue­la es­tu­dia­ron to­dos mis ído­los, co­mo Ti­na Fey, Ste­ve Mar­tin y to­da esa gen­te y em­pe­cé a ave­ri­guar có­mo po­día ha­cer pa­ra ir a es­tu­diar ahí. Aho­rré y me fui cua­tro me­ses so­lo por­que na­die más que­ría ir”, di­ce. “Aho­ra que lo pien­so, si bien me fui por­que que­ría ir a esa es­cue­la, creo que tam­bién ne­ce­si­ta­ba via­jar so­lo en ese mo­men­to y no lo sa­bía”. Cree, Ma­nuel, que era im­por­tan­te pa­sar por ese tiem­po de so­le­dad en ese mo­men­to, que se da cuen­ta aho­ra de que tie­ne un con­flic­to con el es­tar so­lo y que esos cua­tro me­ses le sir­vie­ron pa­ra en­ten­der que pue­de “dis­fru­tar de es­tar” con él mis­mo. Y pue­de ser fe­liz de esa ma­ne­ra.

Des­pués del pri­mer tiem­po, des­pués de sen­tir­se so­lo y no sa­ber muy bien qué ha­cer, se adap­tó a la ciu­dad, a su apar­ta­men­to, a la es­cue­la y a su vi­da “pri­mer mun­dis­ta”. El re­gre­so a Uru­guay (por­que se le ter­mi­na­ba el pla­zo de su vi­sa) fue otro te­ma. “Lo más fuer­te pa­ra mí fue de­cir: ‘¿Aho­ra có­mo se vuel­ve a es­tu­diar des­pués de ha­ber pa­sa­do por es­ta ex­pe­rien­cia que me par­tió tan­to la ca­be­za?”. Re­gre­só y dos años des­pués se vol­vió a ir. Es­ta vez fue­ron dos me­ses. Y es­tar le­jos no im­pli­có sen­tir­se so­lo.

LAU­RA MAR­TÍ­NEZ SE FUE TRES ME­SES SO­LA A VI­VIR EN GRE­CIA

“APREN­DÍ QUE EL HO­GAR NO SE PUE­DE CAM­BIAR NI SUS­TI­TUIR”, DI­CE

Ex­pe­ri­men­tar.

Via­je­ros. Gabriela Vaz, Mat­hías Romero, Ma­nuel Bo­ta­na y Ca­ro­li­na Te­che­ra. To­dos vi­vie­ron la ex­pe­rien­cia de via­jar so­los y to­dos coin­ci­den en que fue (es) una ins­tan­cia pro­duc­ti­va y de apren­di­za­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.