La his­to­ria de una fu­ga pro­ta­go­ni­za­da por mu­je­res

Josefina Li­ci­tra y la fu­ga de Ca­bil­do

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - VIR­GI­NIA MAR­TÍ­NEZ

En el con­jun­to de li­bros so­bre la cár­cel po­lí­ti­ca en Uru­guay 38 es­tre­llas, La ma­yor fu­ga de una cár­cel de mu­je­res de la his­to­ria, de la pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na Josefina Li­ci­tra ten­drá un lu­gar si no pio­ne­ro, ori­gi­nal. Ra­zo­nes no le fal­tan por­que na­rra una his­to­ria ex­tra­or­di­na­ria: la fu­ga de 38 gue­rri­lle­ras por un tú­nel ex­ca­va­do des­de el ex­te­rior de Ca­bil­do, una cár­cel ad­mi­nis­tra­da por mon­jas, en el me­dio de Montevideo.

En la ma­yo­ría de la abun­dan­te li­te­ra­tu­ra so­bre el MLN-Tu­pa­ma­ros el pro­ta­go­nis­mo es de los hom­bres y es­ta, en cam­bio, es una his­to­ria de mu­je­res. Ade­más, Li­ci­tra re­fie­re asun­tos de los que ha­bi­tual­men­te no se ha­bla en los li­bros del gé­ne­ro, por ejem­plo la po­si­ción sub­al­ter­na de las mi­li­tan­tes en el MLN, al que per­te­ne­cían ca­si to­das las fu­ga­das, y la se­xua­li­dad –más pre­ci­sa­men­te la ho­mo­se­xua­li­dad- en las or­ga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras y en­tre las pre­sas po­lí­ti­cas.

En las en­tre­vis­tas que ha da­do, la au­to­ra sub­ra­ya que su in­te­rés por la his­to­ria na­ció jus­ta­men­te de que se tra­ta­ba de un epi­so­dio en el que las mu­je­res es­ta­ban en el cen­tro. Bus­có in­for­ma­ción del epi­so­dio en in­ter­net y so­lo en­con­tró va­cío. Ella, en par­te, lo ex­pli­ca por­que dos me­ses des­pués de la “Ope­ra­ción Es­tre­lla” ocu­rrió la ma­si­va fu­ga de pre­sos de la cár­cel de Punta Ca­rre­tas co­no­ci­da co­mo “El Abu­so”. Su im­pac­to no so­lo opa­có el más mo­des­to de Ca­bil­do sino que con­ven­ció al pre­si­den­te Pa­che­co Are­co de con­fiar­le a las Fuer­zas Ar­ma­das, a tra­vés de las lla­ma­das Fuer­zas Con­jun­tas, la di­rec­ción de la lu­cha an­ti­sub­ver­si­va. La au­to­ra sos­tie­ne que el ol­vi­do no obe­de­ció so­lo a ra­zo­nes cir­cuns­tan­cia­les. El si­len­cio so­bre la fu­ga le re­ve­ló una con­di­ción his­tó­ri­ca: “su­ce­dió en un tiem­po en el que las mu­je­res eran vis­tas, in­clu­so en los mo­vi­mien­tos de iz­quier­da, con un pris­ma que las lle­va­ba al re­dil de las ‘pe­que­ñas co­sas’”. Co­mo ejem­plo de ello es­tán las Ac­tas Tu­pa­ma­ras que re­fuer­zan en la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca el rol su­bor­di­na­do que la so­cie­dad asig­nó a las mu­je­res: eran bue­nas co­mo co­rreo, pa­ra dar apa­rien­cia de nor­ma­li­dad y co­ber­tu­ra a un lo­cal, en la re­la­ción con el ve­cin­da­rio y co­mo sos­tén afec­ti­vo de los mi­li­tan­tes va­ro­nes. Y aun­que el do­cu­men­to les re­co­no­ce su ca­pa­ci­dad mi­li­tar (“la mu­jer sue­le ser un buen sol­da­do”) de he­cho les ne­gó la de di­ri­gen­tes.

RE­LA­TO CO­RAL. El tex­to de Li­ci­tra se dis­tin­gue por una efi­cien­te com­bi­na­ción del sus­pen­so pro­pio del re­la­to po­li­cial con una gran sen­si­bi­li­dad y ta­len­to pa­ra re­gis­trar la ri­que­za y va­rie­dad de las his­to­rias de vi­da que re­co­ge. Es una obra co­ral en la que pa­ra re­tra­tar a sus per­so­na­jes a la au­to­ra le im­por­ta tan­to la tra­yec­to­ria mi­li­tan­te co­mo la per­so­nal. Las que se van a fu­gar son jó­ve­nes que se unie­ron a la lu­cha ar­ma­da, que co­no­cen las pri­va­cio­nes de la vi­da en la clan­des­ti­ni­dad, que par­ti­ci­pa­ron en ac­cio­nes mi­li­ta­res; tam­bién son mu­je­res con amo­res in­ten­sos y con­tra­ria­dos, que tie­nen hi­jos (o han de­ci­di­do no te­ner­los) y al­gu­nas ya son viu­das de mi­li­tan­tes caí­dos en en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía.

Ca­bil­do con­cen­tra­ba a los prin­ci­pa­les cua­dros fe­me­ni­nos de la or­ga­ni­za­ción: Gra­cie­la Jorge, su­ma­da a la mi­li­tan­cia es­tu­dian­til des­de Pay­san­dú, muy cer­ca­na a Raúl Sen­dic; Ali­cia Rey Morales, res­pe­ta­da mi­li­tan­te ( Li­ci­tra la­men­ta no ha­ber po­di­do en­tre­vis­tar­la) quien un año des­pués de la fu­ga se ple­gó al pac­to que su ma­ri­do, Héctor Amo­dio Pérez, hi­zo con los mi­li­ta­res y se es­fu­mó pa­ra siem­pre; las ge­me­las To­po­lansky (la au­to­ra sien­te una fran­ca sim­pa­tía por María Elia, “la Par­da”, co­mo la lla­man sus com­pa­ñe­ros, uno de los per­so­na­jes más des­ta­ca­dos del re­la­to). Tam­bién es­ta­ba Mirt­ha Fer­nán­dez, viu­da re­cien­te de Fer­nán Pu­cu­rull, muer­to de un ba­la­zo en el cue­llo cuan­do huía de una ra­to­ne­ra, y Yes­sie Mac­chi, quien ya se ha­bía fu­ga­do una vez de Ca­bil­do y vol­vió a ser de la par­ti­da. Por fue­ra del gru­po de tu­pa­ma­ras pe­ro uni­das a ellas, las anar­quis­tas. Una jo­ven Elena Quin­te­ros eli­ge no fu­gar­se pa­ra no pa­sar a la clan­des­ti­ni­dad (“yo quie­ro vol­ver a la ac­ti­vi­dad sin­di­cal”, ar­gu­men­ta) y una aún más jo­ven Amé­ri­ca García, tam­po­co se va por el tú­nel. Ma­dre con 20 años, es­pe­ra­ba a su se- gun­do hi­jo, una ni­ña que na­ció y mu­rió po­co des­pués en el Hos­pi­ta­lMi­li­tar, en un con­fu­so ac­to de ma­la prác­ti­ca.

El in­te­rés de Li­ci­tra por el mun­do de las mu­je­res no se cir­cuns­cri­be a las pre­sas, tam­bién se de­tie­ne en las car­ce­le­ras. Se­res gri­ses y de edad in­de­fi­ni­da (“To­das las mon­jas te­nían esa cua­li­dad: pa­re­cían flo­tar en una bru­ma de tiem­po, co­mo si la au­sen­cia de pe­ca­do las hu­bie­ra arro­ja­do a un de­ve­nir se­co de to­do, tam­bién de ma­te­ria”). La cár­cel que mues­tra 38 es­tre­llas tie­ne una fuer­te mar­ca de gé­ne­ro: co­mo si qui­sie­ran de­mos­trar­le a las pre­sas que en el pe­ca­do se lle­va la pe­ni­ten­cia, las car­ce­le­ras obli­gan a es­tas jó­ve­nes re­bel­des que se sa­lie­ron del ho­gar a cum­plir con to­dos los ri­tos y cli­chés fe­me­ni­nos: de­ben ves­tir po­lle­ra, guar­dar si­len­cio y ha­cer la­bo­res. Tie­nen prohi­bi­do fu­mar, to­mar ma­te y es­cu­char la ra­dio.

FOR­TA­LE­ZA Y DE­BI­LI­DAD. El he­cho de que el “Ope­ra­ti­vo Es­tre­lla” no ha­ya si­do un epi­so­dio tran­si­ta­do por la li­te­ra­tu­ra tes­ti­mo­nial (a ex­cep­ción del li­bro His­to­ria de 13 Pa­lo­mas y 38 es­tre­llas que Gra­cie­la Jorge pu­bli­có en 1994 y tu­vo cir­cu­la­ción re­du­ci­da), ni por el ci­ne, be­ne­fi­ció a Li­ci­tra por­que co­mo ella apun­ta sus en­tre­vis­ta­das ofre­cie­ron una na­rra­ción lle­na de ma­ti­ces, con­tra­dic­cio­nes y com­ple­men­ta­cio­nes, con­di­ción que pier­den los tes­ti­mo­nios, cris­ta­li­zán­do­se, a fuer­za de re­pe­tir­se. La au­to­ra ob­tie­ne tes­ti­mo­nios fran­cos que se atre­ven a una mi­ra­da au­to­crí­ti­ca con un asun­to ta­bú en la his­to­ria de las pre­sas po­lí­ti­cas: el em­ba­ra­zo en la cár­cel de Yes­sie Mac­chi, pro­duc­to de la re­la­ción fu­gaz y clan­des­ti­na con un com­pa­ñe­ro de cau­ti­ve­rio, te­ma que ya ha­bía si­do tra­ba­ja­do en otro li­bro pio­ne­ro, Las rehe­nas, no­ta­ble tra­ba­jo de Ma­ri­sa Ruiz y Ra­fael San­se­vie­ro (Fin de Si­glo, 2012).

Don­de 38 es­tre­llas ex­hi­be li­ge­re­zas es en la in­for­ma­ción so­bre he­chos y per­so­na­jes del país y la épo­ca. Los ejem­plos son nu­me­ro­sos: el fun­da­dor del Fren­te Am­plio apa­re­ce co­mo Leo­nel Se­reg­ni; los tra­ba­ja­do­res azu­ca­re­ros de Be­lla Unión, los “pe­lu­dos”, son campesinos ex­plo­ta­dos por em­pre­sas ex­tran­je­ras, en­tre otros erro­res, que con se­gu­ri­dad se hu­bie­ran evi­ta­do, con una do­cu­men­ta­ción y ve­ri­fi­ca­ción de da­tos más ri­gu­ro­sa. A su vez Li­ci­tra se ex­pi­de so­bre la fi­gu­ra de Dan Mi­trio­ne con­si­de­rán­do­lo ape­nas un po­li­cía con­tro­ver­sial so­bre cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad en el adies­tra­mien­to pa­ra la tor­tu­ra ad­mi­te al me­nos dos ver­sio­nes, las que la con­fir­man y las que la nie­gan. Al fi­nal la au­to­ra con­clu­ye: “La par­ti­ci­pa­ción de Mi­trio­ne en tor­tu­ras en Amé­ri­ca La­ti­na to­da­vía no fue do­cu­men­ta­da”.

Aun así la ca­li­dad del re­la­to se im­po­ne a sus de­bi­li­da­des.

38 ES­TRE­LLAS, LA MA­YOR FU­GA DE UNA CÁR­CEL DE MU­JE­RES DE LA HIS­TO­RIA, de Josefina Li­ci­tra. Seix Ba­rral, 2018. Montevideo, 190 págs. Dis­tri­bu­ye Pla­ne­ta.

A PE­SAR DE LOS ERRO­RES, LA CA­LI­DAD DEL RE­LA­TO SE IM­PO­NE A SUS DE­BI­LI­DA­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.