Un pre­mio No­bel al­re­de­dor de la muer­te

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - CULTURAL - CARLOS MARÍA DO­MÍN­GUEZ

La muer­te sin ad­je­ti­vos, co­mo evi­den­cia y co­mo pro­ble­ma, lo que ha­ce­mos con ella, lo que ha­ce ella con el hom­bre fue una ob­se­sión de Elias Ca­net­ti ( 19051994), el es­cri­tor búl­ga­ro de Ma­sa y po­der, el dra­ma­tur­go, el en­sa­yis­ta, Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra 1981.

Las dos gue­rras mun­dia­les, la muer­te del pa­dre de­lan­te de Elias cuan­do te­nía sie­te años, y la de la ma­dre en 1937, lo de­ci­die­ron a con­ce­bir un li­bro del que nun­ca es­cri­bió la pri­me­ra lí­nea, pe­ro to­mó cien­tos de apuntes que han si­do par­cia­men­te re­co­gi­dos en el Li­bro de los muer­tos (2010) y El li­bro con­tra la muer­te, que aca­ba de lle­gar a Montevideo. Los tí­tu­los di­fie­ren por el ma­yor vo­lu­men del se­gun­do, aso­cia­do a la an­to­lo­gía ale­ma­na que ade­más de in­cor­po­rar iné­di­tos su­mó frag­men­tos de obras ya pu­bli­ca­das.

Hay que re­cor­dar que Ca­net­ti es­cri­bió en len­gua ale­ma­na, ejer­ció el apunte co­mo un gé­ne­ro li­te­ra­rio, cul­ti­vó el afo­ris­mo, y te­nía la con­vic­ción de que “so­lo en sus frases dis­per­sas y con­tra­dic­to­rias con­si­gue el hom­bre re­co­ger­se, ser un to­do sin per­der lo más im­por­tan­te, re­pe­tir­se, res­pi­rar­se, en­te­rar­se de sus ges­tos, fun­da­men­tar su acento, en­sa­yar sus más­ca­ras, te­mer sus ver­da­des, con­ver­tir sus men­ti­ras en va­por de ver­da­des (…)” No pro­po­ne Ca­net­ti un tra­ta­do ni tie­ne sis­te­ma que ofre­cer a un te­ma abru­ma­dor en la ex­pe­rien­cia de las es­pe­cies. El vo­lu­men in­te­gra reflexiones bre­ves, re­la­tos mí­ti­cos, ocu­rren­cias, pro­vo­ca­cio­nes, au­da­cias ima­gi­na­ti­vas, vi­ñe­tas, ideas com­pri­mi­das por una fuer­te con­cen­tra­ción que bus­ca ex­ci­tar la sen­si­bi­li­dad del lector y con­du­cir­lo por una de­ri­va de po­si­bi­li­da­des es­té­ti­cas que a me­nu­do bor­dean la poe­sía.

Dis­cí­pu­lo de Karl Kraus, no sim­pa­ti­za­ba con las ideas Marx, tam­po­co con las de Freud, y acu­sa­ba a Nietzs­che de ser “un aman­te de­cla­ra­do y tam­bién en­cu­bier­to del ac­to de ma­tar”. Pe­se a ser ju­dío se­fa­ra­dí, las re­li­gio­nes y sus con­sue­los com­pa­re­cen des­de una mi­ra­da com­ple­ta­men­te atea, y se di­ría que en­car­na un exis­ten­cia­lis­mo con­de­na­do a reite­rar su desosie­go y la vo­lun­tad de su­pe­rar­lo.

La con­cep­ción frag­men­ta­ria e inaca­ba­da de la obra en­cuen­tra una afi­ni­dad con El hom­bre sin atri­bu­tos de Mu­sil, y si am­bas lu­cen la des­ar­ti­cu­la­ción de los gé­ne­ros es por­que fue­ron con­ce­bi­das ba­jo el im­pac­to y las consecuencias de la des­truc­ción ma­si­va du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En 1938 Ca­net­ti es­ca­pó mi­la­gro­sa­men­te de la per­se­cu­ción de los ju­díos en Vie­na y se re­fu­gió con su es­po­sa en Lon­dres, sin ter­mi­nar de adap­tar­se ni de en­ten­der­se con el es­pí­ri­tu in­glés. Fue par­ti­cu­lar­men­te crí­ti­co con el poe­ta T. S. Eliot y de­jó un re­tra­to im­pia­do­so de la in­te­lec­tua­li­dad lon­di­nen­se en su li­bro Fies­ta ba­jo las bom­bas. Al­gu­nas de sus dia­tri­bas afloran en es­ta edi­ción de El li­bro con­tra la muer­te, más aten­to, sin em­bar­go, al tra­sie­go y al ab­sur­do de las su­mas de los ca­dá­ve­res, a la muer­te per­so­nal y al tra­to con los muer­tos en sus di­men- sio­nes his­tó­ri­cas, pú­bli­cas y pri­va­das. De he­cho, la vo­lun­tad que ex­pre­sa el tí­tu­lo es un pre­tex­to pa­ra abor­dar los mu­chos án­gu­los des­de los que Ca­net­ti abor­dó el te­ma de la muer­te y otros tó­pi­cos tan­gen­cia­les.

La gue­rra, na­tu­ral­men­te, acom­pa­ña el des­pla­za­mien­to de sus reflexiones. Es­tá con­ven­ci­do de que más allá de cual­quier mo­ti­vo, “se ha­cen por mor de sí mis­mas”, y se de­cla­ra enemi­go acé­rri­mo de cual­quier muer­te o cri­men, pe­ro en los ini­cios de la Gue­rra del Gol­fo no tu­vo re­pa­ros en pe­dir el ase­si­na­to de Sa­dam Hus­sein pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res, mien­tras con­de­na­ba a los ale­ma­nes por inventar y fa­bri­car el te­mi­ble gas sa­rín. Los ar­gu­men­tos con­tra­dic­to­rios, co­mo una irre­den­ta ma­ni­fes­ta­ción de su ge­nio, pue­blan es­te to­mo de­di­ca­do a la muer­te con la agu­de­za y el ar­te del que fue ca­paz, a sa­bien­das de que so­lo po­día gol­pear una y otra vez con­tra un mu­ro, y encarnar, con asom­bro­sa li­ber­tad, to­das las ideas, ar­gu­men­tos y con­flic­tos que ocu­pa­ron su em­pe­ño.

EL LI­BRO CON­TRA LA MUER­TE, de Elias Ca­net­ti. Ga­la­xia Gu­ten­berg, 2017. Bar­ce­lo­na, 387 pá­gi­nas. Dis­tri­bu­ye Océano. CUL­TU­RAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.