AN­FI­TRIO­NA DE ORO.

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - NEWS -

Vic­to­ria Ro­drí­guez es una de las con­duc­to­ras de los Iris.

Vic­to­ria Ro­drí­guez hi­zo his­to­ria el año pa­sa­do. Se con­vir­tió en la se­gun­da mu­jer en re­ci­bir el Iris de Oro, el má­xi­mo pre­mio del es­pec­tácu­lo uru­gua­yo. An­tes de ella, so­la­men­te lo ha­bía con­se­gui­do Chi­na Zo­rri­lla. Es­te año ofi­cia­rá de maes­tra de ce­re­mo­nias en la fies­ta jun­to a otros des­ta­ca­dos co­mu­ni­ca­do­res. A una semana del even­to, se des­po­ja de su rol de mo­de­ra­do­ra de Es­ta Bo­ca es Mía y se me­te en el de­ba­te pa­ra una en­tre­vis­ta con Sá­ba­do Show. Se pre­gun­ta dón­de es­tán los re­sul­ta­dos de la jus­ti­cia so­cial que pro­me­tió el Fren­te Am­plio, cri­ti­ca al nue­vo mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta y la­men­ta que laTe­le­tón no se ha­ya re­no­va­do.“Ten­go un gan­glio in­fla­ma­do. Es­toy se­gu­ra de que son pa­la­bras ato­ra­das”, di­ce. Aquí las de­ja sa­lir.

—Vas a ser una de las con­duc­to­ras de los Pre­mios Iris el pró­xi­mo sá­ba­do, ¿qué im­por­tan­cia le das a es­te ti­po de even­tos?

—Son ins­tan­cias muy sim­pá­ti­cas, más allá de si uno ga­na o no. Los Iris se han ins­ta­la­do co­mo “los pre­mios” y es la úni­ca oca­sión de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a la que to­dos con­cu­rri­mos. La aso­cia­ción con En­joy Pun­ta del Es­te tam­bién le da un mar­co súper atrac­ti­vo, me en­can­ta ver que la ga­la ad­quie­re ca­da vez ma­yor re­le­van­cia. ¡Ca­si que nos cree­mos que es­ta­mos en la ce­re­mo­nia de los Os­cars rio­pla­ten­ses! (Ri­sas). To­dos nos ha­ce­mos el fa­vor de creer­nos que es nues­tra gran no­che. Des­pués ca­da uno le da la tras­cen­den­cia per­so­nal al he­cho de ga­nar o es­tar no­mi­na­do.

—¿Cuán­ta tras­cen­den­cia le dis­te a re­ci­bir el Iris de Oro el año pa­sa­do?

—Re­ci­bir el Iris de Oro fue muy im­pac­tan­te. Uno lo aso­cia a una dis­tin­ción su­pe­rior, vin­cu­la­da a to­da una tra­yec­to­ria más que a un mo­men­to pun­tual de la ca­rre­ra. Nun­ca me ima­gi­né que me iba a to­car. Pe­ro tam­bién por los años que lle­vo en es­to sé que los pre­mios no son ga­ran­tía de na­da. Si uno cree que ga­nar un pre­mio ase­gu­ra per­ma­nen­cia la­bo­ral o res­pe­to in­dis­cu­ti­do del pú­bli­co o de co­le­gas va muer­to.Yo lo to­mo co­mo un lin­do mi­mo al al­ma y un men­sa­je de “vas bien, nos gus­ta tu tra­ba­jo”.

—En el mo­men­to que re­ci­bis­te el Iris des­li­zas­te una crí­ti­ca a la pre­mia­ción y plan­teas­te que allí hay mu­cho ta­len­to “in­vi­si­bi­li­za­do”. ¿A qué te re­fe­rías?

—A que ha­bría que pres­tar más aten­ción a otra gen­te pa­ra que el pre­mio fue­se más de­mo­crá­ti­co. En el ca­so de las con­duc­to­ras, por ejem­plo, siem­pre es­ta­mos las mis­mas. Se des­ta­can cier­tas fi­gu­ras por­que por al­gu­nas ra­zo­nes sue­len te­ner ma­yor vi­si­bi­li­dad en los me­dios, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te que tra­ba­jen me­jor. En ese sen­ti­do me ale­gré de ver ca­ras nue­vas es­te año en al­gu­nas ca­te­go­rías.

—Es­ta Bo­ca es Mía es­tá cer­ca de su dé­ci­ma tem­po­ra­da, ¿có­mo es tu lec­tu­ra so­bre el pro­ce­so que atra­ve­só el pro­gra­ma con el co­rrer de los años?

—Arran­ca­mos de­ba­tien­do “zuc­chi­ni sí o zuc­chi­ni no” y des­pués se trans­for­mó en un pro­gra­ma de te­mas so­cia­les. Hoy es un ci­clo de ac­tua­li­dad y un ver­da­de­ro tra­ba­jo de equi­po. Los pa­ne­lis­tas jue­gan un rol fun­da­men­tal. Pe­ro tam­bién hay pie­zas que son cla­ve en la pro­duc­ción: Ta­nia Mel­gar, Die­go Tra­vie­so y Gui­ller­mo Amo­ro­so. Ca­da uno apor­ta lo su­yo y he­mos ido cre­cien­do jun­tos. Cla­ro que en es­tos años nun­ca fal­ta­ron las pu­jas in­ter­nas por la elec­ción de te­mas, pa­ne­lis­tas y otras cues­tio­nes por­que no siem­pre los in­tere­ses de quien con­du­ce coin­ci­den con los de la pro­duc­ción y con los de la em­pre­sa. Com­pa­gi­nar los in­tere­ses mu­chas ve­ces es di­fí­cil. Me he aga­rra­do la ca­be­za

cuan­do se re­pe­tían te­má­ti­cas que hu­bie­se pre­fe­ri­do no re­pe­tir, o cuan­do pre­fe­ría mar­car agen­da en lu­gar de se­guir la agen­da. Tam­bién me cos­tó en su mo­men­to que se pu­die­ra con­for­mar un pa­nel más equi­li­bra­do en­tre gen­te de iz­quier­da y de de­re­cha. Pe­ro ahí va­mos, siem­pre aten­tos a tra­tar de me­jo­rar.

—¿Ex­tra­ñás a al­gún pa­ne­lis­ta en par­ti­cu­lar?

—Ex­tra­ño mu­cho alTur­co Ab­da­la y a Eleonora Na­vat­ta.

—¿Siem­pre has he­cho lo que te­nías ga­nas de ha­cer en los me­dios?

—Si uno es un em­plea­do de un me­dio de co­mu­ni­ca­ción no siem­pre tie­ne la suer­te de po­der de­ci­dir lo que quie­re ha­cer. Por en­ci­ma de uno es­tán los in­tere­ses co­mer­cia­les de la em­pre­sa y las ten­den­cias del mer­ca­do. Sen­tir que uno ha­ce lo que real­men­te quie­re ha­cer es un pri­vi­le­gio. Yo tu­ve esa sen­sa­ción en mu­chos mo­men­tos de mi ca­rre­ra. Hoy tam­bién lo sien­to así.

—En tu ca­rre­ra pa­sas­te de ser la con­duc­to­ra de pro­gra­mas li­via­nos a la re­fe­ren­te del ci­clo de de­ba­tes de ma­yor per­ma­nen­cia en te­le­vi­sión. ¿Có­mo eva­luás esa trans­for­ma­ción a la dis­tan­cia?

—Es un te­ma de de­ci­sio­nes y de ti­ming cuan­do uno pien­sa en ha­cer una ca­rre­ra. Cons­truir un per­fil for­ma par­te de esa ecua­ción en­tre las de­ci­sio­nes y las opor­tu­ni­da­des. Apos­té a sa­lir de un per­fil li­viano y su­per­fi­cial pa­ra me­ter­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.