AR­TE ABIER­TO.

La di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción cul­tu­ral Vi­vian Ho­nigs­berg ex­pli­ca los ob­je­ti­vos del cen­tro y una se­rie de ac­ti­vi­da­des in­no­va­do­ras

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - NEWS -

En­tre­vis­ta a la en­car­ga­da del Mu­seo Gur­vich.

El Mu­seo Gur­vich re­ci­bi­rá el mes de se­tiem­bre con la aper­tu­ra de un ci­clo de ta­lle­res pa­ra jó­ve­nes.“Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra lo­grar ese cam­bio y po­der ser un mu­seo más tec­no­ló­gi­co, pe­ro no por el per­fil de en­tre­te­ni­mien­to y de vi­si­ta fu­gaz, sino pa­ra cap­tar su aten­ción a tra­vés de la tec­no­lo­gía pe­ro bus­can­do siem­pre los mis­mo ob­je­ti­vos, que per­du­ren en el tiem­po y que vuel­van al mu­seo otra vez”, di­ce su di­rec­to­ra en re­fe­ren­cia al desafío de atraer a los nue­vas ge­ne­ra­cio­nes co­mo pú­bli­co del Mu­seo. La di­rec­to­ra Vi­vian Ho­nigs­berg tam­bién ade­lan­ta las pró­xi­mas mues­tras que se vie­nen en el Gur­vich pa­ra los pró­xi­mos me­ses y sus desafíos per­so­na­les al fren­te de la ins­ti­tu­ción.

Vi­vian Ho­nigs­berg ejer­ce la di­rec­ción del Mu­seo Gur­vich des­de mar­zo del año pa­sa­do. Con la idea de “acer­car la obra del ar­tis­ta a to­dos”, la di­rec­to­ra en­ca­be­za una se­rie de ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das en es­pe­cial al pú­bli­co jo­ven.

“Tra­ba­jo mu­cho pe­ro con pla­cer, me gus­ta lo que ha­go, mien­tras sea así si­go ade­lan­te con el Mu­seo. Gur­vich me atra­pó a mí tam­bién”, ase­gu­ra en en­tre­vis­ta con Sá­ba­do Show.

—¿Có­mo de­fi­ni­rías los ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les del Mu­seo Gur­vich en la ac­tua­li­dad en tan­to ins­ti­tu­ción cul­tu­ral?

—Son mu­chos los ob­je­ti­vos, el pri­mor­dial es el de di­fun­dir y pro­mo­ver la obra y va­lo­res de Jo­sé Gur­vich. En ese sen­ti­do se po­dría de­cir que se des­pren­den otros ob­je­ti­vos li­ga­dos a su fi­gu­ra por­que cuan­do con­vo­ca­mos a los ni­ños y jó­ve­nes es par­te de la mis­ma idea, o sea la de edu­car y fa­ci­li­tar el ac­ce­so de la po­bla­ción a los pro­duc­tos cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cos ge­ne­ra­dos a tra­vés del Mu­seo, tan­to puer­tas aden­tro co­mo afue­ra. Tam­bién lo es la in­ves­ti­ga­ción, con­ser­va­ción y re­cu­pe­ra­ción de con­te­ni­dos vin­cu­la­dos a la obra del ar­tis­ta, así co­mo man­te­ner una agen­da ac­tua­li­za­da y di­ná­mi­ca que per­mi­ta cap­tar in­tere­ses y po­bla­cio­nes di­ver­sas.

—¿Que for­ta­le­zas y desafíos po­drías iden­ti­fi­car en torno al Mu­seo? —

Sin du­da la ma­yor for­ta­le­za es el ar­tis­ta que re­pre­sen­ta­mos. Te­ne­mos un her­mo­so mu­seo, creo que los uru­gua­yos que sa­len del Gur­vich se sien­ten muy or­gu­llo­sos del ar­tis­ta que te­ne­mos pe­ro tam­bién de la ca­li­dad mu­seís­ti­ca. Por otro la­do el equi­po de tra­ba­jo es in­creí­ble, pa­re­cie­ra que el es­pí­ri­tu de Gur­vich es­tu­vie­ra pre­sen­te en ca­da uno de ellos. Tra­ba­jan con mu­cha pa­sión y de­di­ca­ción, ade­más se tra­ba­ja en equi­po per­ma­nen­te­men­te y si hay al­go que Gur­vich bus­ca­ba siem­pre era la co­mu­ni­dad, el gru­po, la per­te­nen­cia a un lu­gar jun­to a otros. Son va­rios los desafíos tam­bién, siem­pre lo es el po­der man­te­ner es­te ni­vel de mu­seo, por­que no al­can­za con ha­cer­lo, hay que sos­te­ner­lo en el tiem­po y acer­car ca­da vez más gen­te a la obra del ar­tis­ta. Y de es­to se des­pren­de el desafío de acer­car a los jó­ve­nes…no es ta­rea fá­cil, por eso es­ta­mos en eso…

—¿Cuá­les pien­sas que pue­den ser los as­pec­tos fun­da­men­ta­les pa­ra que la ges­tión ins­ti­tu­cio­nal sea de ca­li­dad? —

Ser exi­gen­te con el pro­yec­to que se tie­ne, siem­pre es im­por­tan­te bus­car la ex­ce­len­cia. Cla­ro que en Uru­guay y más tra­tán­do­se de cul­tu­ra, el as­pec­to eco­nó­mi­co siem­pre es di­fí­cil. Sin em­bar­go, soy tes­ti­go en el mu­seo de que con po­cos re­cur­sos y un equi­po com­pro­me­ti­do y con ga­nas de ha­cer las co­sas bien, se pue­de

lo­grar un mu­seo de ca­li­dad. La pro­pues­ta cul­tu­ral es fun­da­men­tal, no so­lo en lo que res­pec­ta a las mues­tras re­la­ti­vas a Gur­vich sino a otros ar­tis­tas. Ha­ce po­co rea­li­za­mos una ex­po­si­ción de ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos en diá­lo­go con el maes­tro, con el fin de mos­trar un an­tes y un aho­ra en in­ter­ac­ción di­ná­mi­ca, fue muy in­tere­san­te. Tam­bién lo es el man­te­ner la tien­da, re­no­van­do la pro­pues­ta de los ar­te­sa­nos lo­ca­les que rea­li­zan tra­ba­jos ins­pi­ra­dos en Gur­vich, los ca­tá­lo­gos y li­bros co­mo el que es­ta­mos por edi­tar so­bre el Mu­seo (que cons­ta­rá de unas 400 pá­gi­nas), en­tre otros. —¿Qué pien­sas del víncu­lo en­tre los jó­ve­nes y el ar­te en Uru­guay? —Creo que el víncu­lo es más dé­bil pe­ro si hay al­go que de­be­mos sa­ber y en­ten­der es que hay que adap­tar­se a los có­di­gos que ellos ma­ne­jan pa­ra po­der for­ta­le­cer ese víncu­lo y lo­grar su aten­ción. Le tec­no­lo­gía es par­te de esa adap­ta­ción. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra lo­grar ese cam­bio y po­der ser un mu­seo más tec­no­ló­gi­co, pe­ro no por el per­fil de en­tre­te­ni­mien­to y de vi­si­ta fu­gaz, sino pa­ra cap­tar su aten­ción a tra­vés de la tec­no­lo­gía pe­ro bus­can­do siem­pre los mis­mo ob­je­ti­vos, que per­du­ren en el tiem­po y que vuel­van al mu­seo otra vez. —¿En qué me­di­da se con­tem­pla un es­pa­cio de­fi­ni­do pa­ra ellos en la agen­da de los mu­seos?

—Jus­ta­men­te el 1ero. de sep­tiem­bre em­pie­zan dos nue­vos ta­lle­res pa­ra ellos, His­to­rie­tas en el Gur­vich, que es un ta­ller de crea­ción y pro­duc­ción de re­la­tos grá­fi­cos a par­tir de la obra del ar­tis­ta. Es­te ta­ller es­ta­rá a car­go de Ni­co­lás Ro­dri­guez Jue­le. Es­tá di­ri­gi­do a ado­les­cen­tes de en­tre 13 y 18 años. El otro se lla­ma “Jó­ve­nes Es­cri­to­res” es un ta­ller de he­rra­mien­tas y crea­ción pa­ra la ini­cia­ción a la es­cri­tu­ra. A car­go de Daniel Ro­vi­ra Al­hers. Pa­ra ado­les­cen­tes en­tre 13 y 18 años. Am­bos se­rán los sá­ba­dos y pue­den ins­cri­bir­se a pren­sa.mu­seo-

gur­vich@gmail.com —¿Qué ac­ti­vi­da­des y ex­po­si­cio­nes se vie­nen pró­xi­ma­men­te?

—La pró­xi­ma ex­po­si­ción se­rá “Los maes­tros se vi­si­tan” y se inau­gu­ra­rá el 14 de se­tiem­bre con en­tra­da li­bre. Tres ar­tis­tas, tres mu­seos, tres ex­po­si­cio­nes si­mul­tá­neas. Se tra­ta de una pro­pues­ta mu­seo­grá­fi­ca que in­vo­lu­cra una tri­ple cir­cu­la­ción de con­te­ni­dos en una mis­ma ru­ta de co­no­ci­mien­to y en el apro­ve­cha­mien­to má­xi­mo de los bie­nes pa­tri­mo­nia­les. Las tres ex­po­si­cio­nes se dan al uní­sono y ofre­cen ma­te­rial, en obras y do­cu­men­tos, en su ma­yo­ría iné­di­tos: los di­bu­jos ori­gi­na­les de Joaquín Torres García pa­ra su li­bro La Ciu­dad sin nom­bre, así co­mo otros tes­ti­mo­nios ex­clu­si­vos que re­ve­lan la im­por­tan­cia de la ciu­dad en su pro-

duc­ción “vi­si­tan” al Mu­seo Gur­vich. Por su par­te, los di­bu­jos que Jo­sé Gur­vich rea­li­za­ra en Nue­va York, Mon­te­vi­deo y en dis­tin­tos via­jes por ciu­da­des eu­ro­peas con­for­man, con sus par­ti­cu­la­res di­ná­mi­cas mo­der­nas, Rit­mos de ciu­dad, dan­do nom­bre a la mues­tra que se ofre­ce­rá en el Mu­seo Fi­ga­ri. A la vez, los bo­ce­tos que Pe­dro Fi­ga­ri y su hi­jo Juan Car­los idea­ron pen­san­do en ob­je­tos y mo­bi­lia­rio de uso co­ti­diano pa­ra la ur­be y el cam­po uru­gua­yo “vi­si­tan” al Mu­seo Torres García con la mues­tra Há­bi­tat y uto­pía. —¿Qué lí­neas de acer­ca­mien­to y co­la­bo­ra­ción exis­ten pa­ra vin­cu­lar­se con el Gur­vich?

—La ma­ne­ra de ayu­dar al mu­seo es acer­cán­do­se, siem­pre las puer­tas es­ta­rán abier­tas. El mu­seo es una Fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro y to­do el tra­ba­jo que ha­ce­mos es pa­ra po­der sos­te­ner el an­da­mia­je que im­pli­ca abrir el mu­seo to­dos los días y lo­grar la ca­li­dad de la que ha­bla­ba al prin­ci­pio. La bús­que­da de spon­sors es fun­da­men­tal y con Maria Noel Camacho la coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del Mu­seo de­ci­mos siem­pre que te­ne­mos suer­te de tra­ba­jar pa­ra es­te mu­seo, ya que pue­de ser que no siem­pre con­si­ga­mos el apo­yo que bus­ca­mos pe­ro las puer­tas a Gur­vich siem­pre se las abren. Por otro la­do, los so­cios del mu­seo son par­te fun­da­men­tal, ayu­dan mu­cho a que es­te pro­yec­to pue­da ser real y siem­pre es­ta­mos tra­tan­do de co­rres­pon­der co­mo es de­bi­do, me­jo­rar los be­ne­fi­cios de ser so­cio del mu­seo es un te­ma re­cu­rren­te. Jus­ta­men­te den­tro de po­co ten­dre­mos no­ve­da­des al res­pec­to so­bre nue­vos be­ne­fi­cios con la idea de ha­cer una cam­pa­ña fuer­te de cap­ta­ción de so­cios. —¿Des­de cuán­do ejer­ces la di­rec­ción y cuá­les crees que han si­do y son los prin­ci­pa­les desafíos de tu ges­tión?

—Em­pe­cé a tra­ba­jar el 1ero de Mar­zo del 2017, ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co pe­ro fue mu­cho lo que se hi­zo y lo que se pro­yec­ta ha­cer. Ac­tual­men­te es­ta­mos desa­rro­llan­do la cam­pa­ña “Gur­vich: Iden­ti­dad y di­na­mis­mo”, con el ob­je­ti­vo de con­ti­nuar afian­zan­do la ima­gen y esen­cia del Mu­seo, y de acer­car la obra del ar­tis­ta a to­dos. Tra­ba­jo mu­cho pe­ro con pla­cer, me gus­ta lo que ha­go, mien­tras sea así si­go ade­lan­te con el Mu­seo. Gur­vich me atra­pó a mí tam­bién.

“La ma­yor for­ta­le­za es el ar­tis­ta que re­pre­sen­ta­mos”, ase­gu­raVi­vian Ho­nigs­berg.

Vi­vian Ho­nigs­berg ejer­ce la di­rec­ción del Mu­seo Gur­vich des­de mar­zo de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.