ATLE­TA AL DES­NU­DO.

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - NEWS - MI GUEL B ARDESIO .F OTOS :S EBASTIÁN C ÁMA R A

Déborah Ro­drí­guez con­fie­sa que se sien­te sú­per fe­me­ni­na.

La uru­gua­ya más veloz re­cu­pe­ra su for­ma en cuer­po y al­ma des­pués de la ma­yor an­gus­tia de su ca­rre­ra. En Río 2016 que­dó le­jos de sus as­pi­ra­cio­nes y lle­gó en ese mo­men­to a pen­sar en el re­ti­ro de la com­pe­ten­cia, se­gún con­fie­sa aho­ra. La te­ra­pia y una in­vi­ta­ción a en­tre­nar en Es­ta­dos Uni­dos ayu­da­ron a re­com­po­ner su au­to­es­ti­ma y la ca­rre­ra de­por­ti­va. Hoy re­cu­pe­ró el ni­vel y aspira a más pa­ra 2019. De va­ca­cio­nes por un mes en Uru­guay, don­de se per­mi­te co­mer mi­la­ne­sas y dor­mir has­ta me­dio­día, Déborah Ro­drí­guez ha­bla de es­te mo­men­to clave de su vi­da. Di­ce que an­tes que atle­ta, se sien­te mu­jer, ne­gra y fe­me­ni­na, con or­gu­llo de su cuer­po. Tam­bién apun­ta con­tra Pedro Bor­da­berry y ha­bla de amor... ¿Es­tá sol­te­ra? De­bo­rah Ro­drí­guez, 25 años y la atle­ta uru­gua­ya más des­ta­ca­da de los úl­ti­mos tiem­pos, es­tá ter­mi­nan­do sus va­ca­cio­nes. Des­pués de 11 me­ses de en­tre­na­mien­to y com­pe­ten­cias fun­da­men­tal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos don­de es­tá ra­di­ca­da, lle­va un mes en Uru­guay con per­mi­so pa­ra ha­cer to­do lo que quie­ra, me­nos co­rrer. “Pue­do an­dar en bi­ci o ha­cer otro ti­po de en­tre­na­mien­to, pe­ro el ob­je­ti­vo es qui­tar la pre­sión de co­rrer”, ase­gu­ra la atle­ta orien­tal. Si bien no aguan­tó has­ta el fi­nal del pla­zo y a la ter­ce­ra se­ma­na co­men­zó un ré­gi­men de en­tre­na­mien­to le­ve en el país, Déborah Ro­drí­guez se de­di­ca es­tos días a lo que tie­ne li­mi­ta­do en su vi­da de mar­cas y pis­tas. Pa­ra su mes más “se­den­ta­rio” en el año la prio­ri­dad en lo afec­ti­vo es po­ner­se al día con sus víncu­los de fa­mi­lia y ami­gos. Y en lo mun­dano, se de­rri­te con las mi­la­ne­sas ca­se­ras que so­lo aho­ra y aquí pue­de co­mer. Tam­bién dis­fru­ta de dor­mir li­bre­men­te, has­ta que el cuer­po aguan­te. “De no­che sa­lí una o dos ve­ces pe­ro a vi­si­tar a ami­gas. No me atrae ir a un bo­li­che”, di­ce. Ni ha­blar de una co­pa del al­cohol, por más li­cen­cia que ha­ya. Por lo de­más, de­di­ca el tiem­po a sus de­be­res co­mo es­tu­dian­te de las ca­rre­ras que cur­sa pa­ra sol­ven­tar­se un fu­tu­ro post­de­por­te: Co­mu­ni­ca­ción y Mar­ke­ting de­por­ti­vo, am­bas las tran­si­ta en mo­da­li­dad mix­ta en­tre pre­sen­cial y a dis­tan­cia. Ya le que­da po­co. La se­ma­na que vie­ne vuel­ve a su nor­ma­li­dad de Sa­ra­so­ta (Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos): ocho ho­ras de en­tre­na­mien­to de lu­nes a lu­nes y ré­gi­men ali­men­ti­cio es­tric­to.Vie­ne de un año en el que re­cu­pe­ró su ni­vel y aho­ra pre­ten­de ir por más. Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos, Sud­ame­ri­cano y Mun­dial de Ma­yo­res y co­mien­zo de prue­bas de cla­si­fi­ca­ción pa­ra los pró­xi­mos Jue­gos Olím­pi­cos son los desafíos que se aso­man pa­ra ella en 2019. “Es­tar en Uru­guay me re­nue­va las ener­gías”, di­ce la uru­gua­ya más veloz en sus es­pe­cia­li­da­des de 800 me­tros y 400 con va­llas (en ese or­den).

Me cai­go y me le­van­to.

Hu­bo un día en que Déborah Ro­drí­guez no qui­so com­pe­tir más. Se pre­pa­ró cua­tro años pa­ra lo­grar un re­sul­ta­do de fi­na­lis­ta en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río 2016. Sin em­bar­gó, que­dó muy le­jos de sus as­pi­ra­cio­nes. “Co­lap­sé. Hoy pue­do de­cir que la pa­sé muy mal. Me frus­tré to­tal­men­te. Has­ta hoy me due­le y me an­gus­tio cuan­do lo re­cuer­do. Du­dé de con­ti­nuar com­pi­tien­do, pe­ro me di­je que no. Que te­nía que se­guir lu­chan­do por lo que amo”, re­me­mo­ra. En ese en­ton­ces Déborah Ro­drí­guez to­mó dos de­ci­sio­nes que le cam­bia­ron la vi­da: ini­ció una te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca y acep­tó la in­vi­ta­ción de la Aca­de­mia IMG, de Flo­ri­da, pa­ra pro­se­guir con los en­tre­na­mien­tos. “Creo que la de­ci­sión de ir­me fue la me­jor. En Uru­guay no ten­go más pa­ra cre­cer. Pa­sa con to­dos de­por­tis­tas uru­gua­yos de

al­to ni­vel. Ca­va­ni no se­ría Ca­va­ni si no es­tu­vie­se en Pa­rís. Lo mis­mo con Suá­rez en Bar­ce­lo­na. O Emi­li­ano Lasa, El Ton­ga Reyno... to­dos nos te­ne­mos que ir pa­ra re­pre­sen­tar a nues­tro país de me­jor for­ma. Fue una de­ci­sión di­fí­cil pe­ro ne­ce­sa­ria”, opi­na. Des­de oc­tu­bre de 2017, cuan­do lle­gó a IMG, has­ta el mo­men­to el cam­bio ha si­do ro­tun­do.“La di­fe­ren­cia en el en­tre­na­mien­to y la in­fra­es­truc­tu­ra es enor­me. El ni­vel com­pe­ti­ti­vo im­por­ta: en Uru­guay com­pi­to so­la mien­tras que allá, en cual­quier com­pe­ten-

cia, me en­cuen­tro con tres o cua­tro chi­cas que son me­jo­res que yo. Eso te lle­va a exi­gir­te por­que acos­tum­brar­se a ga­nar no es bueno. Uno tie­ne que es­tar en la in­co­mo­di­dad pa­ra me­jo­rar”, di­ce. En cuan­to al “otro en­tre­na­mien­to”, el de una te­ra­pia pa­ra es­tar en­te­ro fren­te el subiba­ja del éxi­to y el fra­ca­so en el de­por­te, di­ce: “Aho­ra mi­ro la ca­rre­ra de otra pers­pec­ti­va. An­tes no dis­fru­ta­ba. Era com­pe­tir, com­pe­tir, com­pe­tir. Hoy pue­do de­cir que mi vi­da cam­bió. Me con­si­de­ro una mu­jer ple­na”.

El cuer­po na­tu­ral.

Des­de sus re­des so­cia­les, Déborah Ro­drí­guez sue­le com­par­tir fo­tos de la ru­ti­na de en­tre­na­mien­to, pe­ro tam­bién imá­ge­nes en la que apa- re­ce po­san­do en bi­ki­ni o una pro­duc­ción de fo­tos “a la ma­ne­ra de una mo­de­lo”. Es­to tam­bién for­ma par­te de su tra­ba­jo de mol­dear una per­so­na­li­dad nue­va, con fo­co en la au­to­es­ti­ma y con un men­sa­je pa­ra trans­mi­tir. “La gen­te tie­ne una con­cep­ción de que las de­por­tis­tas son ma­cho­nas. Mi ca­so es ab­so­lu­ta­men­te con­tra­rio: an­tes de ser atle­ta, soy mu­jer. Cual­quie­ra pue­de ha­cer el de­por­te que desee y man­te­ner in­tac­ta la fe­mi­nei­dad”. Al igual que mu­chas de sus co­le­gas, Déborah Ro­drí­guez se ma­qui­lla an­tes de las com­pe­ten­cias y en sus pre­sen­ta­cio­nes so­cia­les le gus­ta lu­cir a la mo­da. “No es frí­vo­lo es­to. Me pa­re­ce im­por­tan­te por­que de re­pen­te hay pa­dres que pre­fie­ren lle­var a las ni­ñas a de­por­tes “más fe­me­ni­nos”, co­mo dan­za o gim­na­sia ar­tís­ti­ca cuan­do la vo­ca­ción pue­de ser otra, co­mo el atletismo o el fút­bol. Hay que rom­per con esas ba­rre­ras y pre­con­cep­tos”. Cla­ro que un en­tre­na­mien­to in­ten­so de pe­sas, por ejem­plo, “mas­cu­li­ni­za” el cuer­po se­gún los es­tán­da­res cur­vi­lí­neos pa­ra “un cuer­po fe­me­nino”. Pe­ro aún así, Ro­drí­guez y la ma­yo­ría de sus co­le­gas bus­can el equi­li­brio. El si­guien­te pa­so lo ha da­do la atle­ta en es­tas pá­gi­nas: se ani­mó a una pro­duc­ción con mu­cha piel. “De a po­co me he ido sol­tan­do. Tra­ba­jo con mi cuer­po y es­toy se­gu­ro de él. No soy una chi­ca exu­be­ran­te ni quie­ro ser­lo, pe­ro me ani­mo a la sen­sua­li­dad. Me sien­to con­fia­da. Tam­bién es­toy tra­ba­jan­do en mi per­so­na­li­dad y en mi au­to­es­ti­ma. Es im­por­tan­te es­tar se­gu­ra de lo que so­mos. No me aver­güen­za de­cir que soy una mu­jer ne­gra que es­tá or­gu­llo­sa de su cuer­po. La se­gu­ri­dad es fun­da­men­tal por­que es lo que te lle­va a al­can­zar lo que uno quie­re lo­grar. Me pa­re­ce im­por­tan­te es­to hoy cuan­do qui­zás mu­chos ni­ñas o ado­les­cen­tes vi­ven si­tua­cio­nes de bull­ying o vio­len­cia en las re­des so­cia­les”.

—¿Pa­ra c uan­do fi­na­lic e tu c arre­ra en el atletismo , has pen­sa­do en al­gu­na c iru­gía es­té­tic a? Qui­zás el im­plan­te de seno s c omo al­gu­nas c o le­gas...

—No. No lo he pen­sa­do. Es ver­dad que el de­por­te lle­va a que ten­ga­mos me­nos cur­vas, pe­ro yo soy fe­liz así. Pien­so que el cuer­po ce­de des­pués de de­jar la ac­ti­vi­dad in­ten­sa y al per­der ma­sa mus­cu­lar, pro­ba­ble­men­te to­do vuel­va a su lu­gar. Me tie­ne sin cui­da­do eso. No pien­so cam­biar na­da.

La po­lé­mi­ca con Bor­da­berry.

En abril pa­sa­do, el se­na­dor co­lo­ra­do car­gó con­tra el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y men­cio­nó a Déborah Ro­drí­guez co­mo una es­pe­cie de “ño­qui” de esa car­te­ra, al se­ña­lar que ten­dría in­gre­sos por el pro­gra­ma Pe­lo ta al me­dio a la es­pe­ran­za, que in­clu­ye ac­ti­vi­da­des y jor­na­das con ni­ños y ado­les­cen­tes de con­tex­to crí­ti­co, cuan­do la atle­ta re­si­de en Es­ta­dos Uni­dos. “Es ads­crip­ta del se­ñor mi­nis­tro, es­tá con­tra­ta­da y le pa­gan por mes. Pe­ro vi­ve en Mia­mi”, dis­pa­ró Pedro Bor­da­berry en una in­ter­pe­la­ción a Eduar­do Bo­no­mi. En su mo­men­to, Ro­drí­guez se lla­mó a si­len­cio. Aho­ra res­pon­de. “Me pa­re­ce la­men­ta­ble que

“Di­jo co­sas que no eran ver­dad. Me pa­re­ció ne­fas­to lo que hi­zo”, res­pon­de a Pedro Bor­da­berry.

una per­so­na vin­cu­la­da a la po­lí­ti­ca com­pro­me­ta la ca­rre­ra de una per­so­na que lo que ha­ce es re­pre­sen­tar al país. Di­jo co­sas que no eran ver­dad. Me pa­re­ció ne­fas­to lo que hi­zo es­te se­ñor in­nom­bra­ble”, apun­ta. Acla­ra que si bien in­te­gra el pro­gra­ma del Mi­nis­te­rio no re­ci­be re­mu­ne­ra­ción cuan­do se en­cuen­tra fue­ra de fron­te­ras. “Por ese pro­gra­ma, ma­ña­na ten­go una ac­ti­vi­dad con 80 ni­ños de Ca­sa­va­lle. Voy y les ha­blo de mi ex­pe­rien­cia per­so­nal. Yo era una ni­ña que no te­nía na­da, qui­zás co­mo ellos y tra­to de dar­les mo­ti­va­ción pa­ra que no sea la de­lin­cuen­cia una op­ción en sus vi­das”, ase­gu­ra. Y re­pi­te: “En el con­tra­to es­tá es­ta­ble­ci­do que en el país ha­go las ac­ti­vi­da­des y no co­bro cuan­do no es­toy”, di­ce. Su “sa­la­rio” en un mes ac­ti­vo as­cien­de a los 21.000 pe­sos lí­qui­dos. La po­lé­mi­ca la to­ma co­mo un ca­so más de los ries­gos de ser una de­por­tis­ta ex­pues­ta a la mi­ra­da pú­bli­ca. “Cuan­do uno es­tá ex­pues­to hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra lo bueno y tam­bién pa­ra lo ma­lo. Hay que se­guir ade­lan­te y tra­ba­jar de for­ma si­len­cio­sa”. El amor pen­dien­te. Déborah Ro­drí­guez vie­ne una de re­la­ción amo­ro­sa muy in­ten­sa pe­ro ter­mi­nó en los úl­ti­mos me­ses. “Aho­ra es­toy so­la y con­cen­tra­da en lo que ten­go que ha­cer. Me gus­ta­ría es­tar en pa­re­ja pe­ro me­jor so­la que mal acom­pa­ña­da, ¿no?”, se pre­gun­ta. Al no sa­lir de no­che y des­car­tar a las re­des so­cia­les pa­ra fi­nes amo­ro­sos, las po­si­bi­li­da­des de en­cuen­tro no pa­re­cen mu­chas, pe­ro ella lo vi­ve con na­tu­ra­li­dad. Po­dría ser un de­por­tis­ta o cual­quier otro hom­bre. No tie­ne es­te­reo­ti­pos pe­ro una la lis­ta de re­qui­si­tos po­dría re­su­mir­se así: “Es di­fí­cil en­con­trar a al­guien que se adap­te a la vi­da que ten­go: a los via­jes, los en­tre­na­mien­tos in­ten­sos, que ma­ne­je los ce­los y que real­men­te sea un hom­bre se­gu­ro. Que me quie­ra y me res­pe­te co­mo per­so­na y atle­ta. Lle­ga­rá cuan­do sea el mo­men­to”.

PRO­DUC­CIÓN FO­TO­GRÁ­FI­CA. De­bo­rah Ro­drí­guez po­só en to­pless pa­ra Sebastián Cá­ma­ra (@se­bas­tian.ca­me­ra) en el es­tu­dio Ahi­va! (@ahi­va_­fo­to­gra­fía). El ma­ke up fue de Jan­dri­na Izau­rral­de (@jan­dri.izau­rral­de).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.