RE­LA­TOS DES­DE MIA­MI.

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - NEWS -

Ale­jan­dro Figueredo y su pri­mer año vi­vien­do en EE.UU.

Ya pa­só un año des­de que Ale­jan­dro Figueredo ar­mó las va­li­jas y par­tió ha­cia Es­ta­dos Uni­dos sin pa­sa­je de vuelta. El con­duc­tor se mu­dó jun­to a su fa­mi­lia a Mia­mi y rehi­zo su vi­da en bus­ca de nue­vos ho­ri­zon­tes pro­fe­sio­na­les. De­jó atrás Te­le­mun­do y Desayunos In­for­ma­les y hoy es uno de los pe­rio­dis­tas es­tre­lla de Gol Tv, don­de le po­ne voz al re­la­to en es­pa­ñol de las prin­ci­pa­les li­gas. To­ma más ma­te aho­ra que en Uru­guay, pe­ro co­me me­nos asa­do. Tie­ne más tiem­po pa­ra ir al gim­na­sio, a la pla­ya y rea­li­zar ac­ti­vi­da­des en fa­mi­lia.Y en me­dio del ver­ti­gi­no­so año, se dio el gus­to de via­jar a Ru­sia pa­ra for­mar par­te de las trans­mi­sio­nes deTe­le­do­ce en el Mun­dial.“Fue co­mo vol­ver a ca­sa”, ex­pre­sa. El re­la­to de su nue­va vi­da. —ami­ga de la fa­mi­lia des­de ha­ce to­dos los días por lo que ca­da jor­na­da años—, Leo Ton­na que me abrió las es di­fe­ren­te. Pon­go el des­per­ta­dor a las puer­tas de su ca­sa y se con­vir­tió en un 6:30 pa­ra acom­pa­ñar a Jo­se­fi­na du­ra­na­mi­go, pe­ro an­te to­do Die­go Ta­ba­res te el desa­yuno por­que es la pri­me­ra con quien hi­ci­mos una gran amis­tad que sa­le de ca­sa rum­bo a cla­ses. Y a du­ran­te mis pri­me­ros tres me­ses en los par­tir de ahí de­pen­de del ho­ra­rio de que vi­vi­mos jun­tos. Fue im­por­tan­te tra­ba­jo que me to­que. Pe­ro me es­toy pa­ra los dos te­ner ese so­por­te por­que dan­do gus­tos que en Uru­guay eran él tam­bién es­ta­ba com­ple­tan­do sus priim­pen­sa­dos; por ejem­plo al­mor­zar me­ros pa­sos por acá. siem­pre en ca­sa, te­ner tiem­po pa­ra ir al gim­na­sio me­tó­di­ca­men­te y has­ta po­der es­ca­par­me a la pla­ya aun­que sea un ra­ti­to.

—¿Cuál es el ba­lan­ce que ha­cés de es­te año vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos?

—Muy bueno en lí­neas ge­ne­ra­les. Pa­ra al­gu­nas co­sas un año pue­de pa­re­cer mu­cho, pe­ro pa­ra otras es po­co tiem­po. Tan­to a ni­vel per­so­nal co­mo fa­mi­liar ha­bía va­rios ob­je­ti­vos a al­can­zar. Al­gu­nos ya pu­die­ron lo­grar­se y otros si­guen pen­dien­tes. Es una eta­pa de per­ma­nen­te cre­ci­mien­to y adap­ta­ción.

—¿Có­mo es la zo­na en la que vi­vís?

—Una zo­na muy tran­qui­la, cer­ca de la cos­ta y con to­do ti­po de ser­vi­cios a mano. Era im­por­tan­te con­se­guir un lu­gar có­mo­do pa­ra to­dos te­nien­do en cuen­ta tan­to el tra­ba­jo co­mo el lu­gar de es­tu­dio de las chi­cas.

—¿Qué fue lo que se te hi­zo más di­fí­cil de tu lle­ga­da a Mia­mi?

—Sin du­das la se­pa­ra­ción de los afec­tos. Los pri­me­ros cua­tro me­ses im­pli­ca­ron una se­pa­ra­ción de mi fa­mi­lia y no fue sen­ci­llo. Si bien te­nía­mos cla­ro que era lo me­jor pa­ra to­dos por­que era fun­da­men­tal que las chi­cas ter­mi­na­ran el ci­clo lec­ti­vo en Uru­guay, fue to­do un desafío. Fue du­ro, pe­ro su­pi­mos sa­lir ade­lan­te. Y hu­bo al­gu­nos mo­men­tos par­ti­cu­lar­men­te di­fí­ci­les: per­der­me el cum­plea­ños de 18 de Cla­ra, pa­sar las fies­tas le­jos de ca­sa, pe­ro so­bre to­do te­ner que vi­vir a la dis­tan­cia un que­bran­to de sa­lud que tu­vo mi ma­dre. Asi­mis­mo, con­té con una gran mano en Mia­mi de va­rias per­so­nas que hi­cie­ron to­do más sim­ple: Ju­lio So­nino siem­pre es­tu­vo a la or­den pa­ra lo pro­fe­sio­nal y lo per­so­nal, Pao­la Sa­ra­le­gui

—¿Qué te sor­pren­dió de la vi­da co­ti­dia­na en Es­ta­dos Uni­dos?

—Lo tem­prano que se le­van­tan (ri­sas). En reali­dad hay cos­tum­bres bien dis­tin­tas y eso que teó­ri­ca­men­te es­ta­mos en la ciu­dad me­nos “es­ta­dou­ni­den­se” de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro si hay un lu­gar don­de se mar­can las di­fe­ren­cias ese es la ca­lle. Y ahí a la ho­ra del or­den y el res­pe­to nos ga­nan por go­lea­da: oír un bo­ci­na­zo es co­sa ra­ra...

—¿Có­mo es tu ru­ti­na en Mia­mi des­de que te des­per­tás has­ta que ter­mi­nás el día?

—Es bas­tan­te fle­xi­ble. No ten­go una ru­ti­na de tra­ba­jo que se re­pi­ta

—Con el pa­so de los me­ses, ¿ca­da día ex­tra­ñás más o te acos­tum­brás más?

—Yo siem­pre su­pe que me iba a adap­tar rá­pi­da­men­te. A Ma­ría (Bat­ta­glino, su es­po­sa) le pa­sa­ba lo mis­mo; es­ta­ba se­gu­rí­si­ma de que iba a sen­tir­se có­mo­da, pe­ro era una in­cóg­ni­ta sa­ber có­mo iban a reac­cio­nar nues­tras hi­jas y la ver­dad es que es­ta­mos fe­li­ces por­que vi­mos una gran evo­lu­ción en es­tos me­ses. Pa­ra ellas fue fun­da­men­tal po­der em­pe­zar a prac­ti­car de­por­te en­se­gui­da por­que a par­tir de ahí na­cie­ron sus víncu­los so­cia­les. Y en el ca­so de Fi­ni, que era la que más ex­tra­ña­ba, cuan­do arran­ca­ron las cla­ses to­do fue más fá­cil.

—¿Qué cos­tum­bre uru­gua­ya prac­ti­cás allá y cuál re­sig­nas­te?

—To­mo más ma­te aho­ra del que to­ma­ba en Uru­guay. Lo que re­sig­né es la pa­rri­lla. Acá se usa mu­cho la “BBQ” a gas o eléc­tri­ca, pe­ro yo amo las bra­sas de le­ña.

“To­mo más ma­te aho­ra que cuan­do vi­vía en Uru­guay”, re­ve­la Figueredo so­bre su nue­va vi­da en Es­ta­dos Uni­dos.

—¿Ya te­nés un in­glés per­fec­to?

—No, pe­ro me de­fien­do!

—¿Cuál es la ima­gen que tie-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.