RAMPLENSE DE AL­MA.

CAR­LOS OREIRO, PA­DRE DE NA­TA­LIA ASUME CO­MO GE­REN­TE GE­NE­RAL

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - NEWS -

El pa­dre de Na­ta­lia Oreiro es el pre­si­den­te de Ram­pla.

Inex­pli­ca­ble. Así ca­li­fi­ca Car­los Oreiro (69 años y pa­dre de Na­ta­lia) el sen­ti­mien­to por Ram­pla. El em­pre­sa­rio aca­ba de asu­mir co­mo ge­ren­te ge­ne­ral del club pi­ca­pie­dra al que es­tán vin­cu­la­dos la ma­yo­ría de los re­cuer­dos gra­tos de su in­fan­cia y ju­ven­tud. Na­ci­do y cria­do en el Ce­rro, su pa­dre fue quien le trans­mi­tió el amor por la ca­mi­se­ta ver­de y ro­ja.“Yo me crié en el Es­ta­dio Olím­pi­co”. Si bien era bueno pa­ra el fút­bol (se­gún di­cen) nun­ca ju­gó pa­ra el club de sus amo­res por­que en su fa­mi­lia la prioridad era el tra­ba­jo. Hoy, ca­si re­ti­ra­do de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, pue­de de­di­car tiem­po y ener­gías en la ta­rea de ha­cer cre­cer a Ram­pla. So­bre la ca­rre­ra de su hi­ja, de­cla­ra or­gu­llo y re­cuer­da los di­fí­ci­les co­mien­zos en Bue­nos Ai­res.

Car­los Oreiro, de 69 años, em­pre­sa­rio y pa­dre de Na­ta­lia Oreiro, aca­ba de asu­mir co­mo ge­ren­te ge­ne­ral de Ram­pla. Na­ci­do y cria­do en la Vi­lla del Ce­rro, los me­jo­res re­cuer­dos de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia re­fie­re al club pi­ca­pie­dra, equi­po del que es hin­cha des­de que tie­ne memoria y por tra­di­ción fa­mi­liar.

“Hay gen­te que de re­pen­te no lo en­tien­de. Pe­ro yo me pon­go a ha­blar de Ram­pla y me emociono. Me quie­bro”, ase­gu­ra.

Car­los Oreiro nun­ca ju­gó pa­ra los co­lo­res ver­de y ro­jo. Si bien quie­nes lo vie­ron en can­cha en sus años mo­zos dan tes­ti­mo­nio de sus con­di­cio­nes co­mo me­dio­cam­pis­ta, su pa­dre con­si­de­ra­ba que “el fút­bol era pa­ra los va­gos”.“So­lo me hu­bie­ra de­ja­do de­di­car­me al fút­bol si es­tu­dia­ba y con­se­guía un tra­ba­jo que me per­mi­tie­se con los ho­ra­rios en­tre­nar e ir a los par­ti­dos.Y no se dio”, re­me­mo­ra.

En la ac­tua­li­dad, cuan­do es­tá prác­ti­ca­men­te re­ti­ra­do de su ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, re­ci­bió y acep­tó la pro­pues­ta del pre­si­den­te de Ram­pla Ig­na­cio Du­rán pa­ra su­mar­lo co­mo ge­ren­te.

“Se tra­ta de con­ti­nuar con al­gu­nos li­nea­mien­tos ya en cur­so y tam­bién de ge­ne­rar nue­vas ideas”, ase­gu­ra Oreiro so­bre su fla­man­te fun­ción.

En men­te tie­ne mu­chos desafíos: tra­ba­jar en mar­ke­ting, re­mo­de­lar la se­de so­cial, apun­ta­lar obras pa­ra la pis­ci­na y ha­cer cre­cer el pa­drón so­cial, que hoy as­cien­de a unos 1.000 so­cios.

Emo­ción con­te­ni­da. Car­los Oreiro no pu­do ir al Es­ta­dio Cen­te­na­rio el fin de se­ma­na pa­sa­do cuan­do Ram­pla se im­pu­so an­te Pe­ña­rol por 1 a 0. No se lo per­mi­tió su ca­pa­ci­dad de su­fri­mien­to.

“Es­to es al­go que los hin­chas pa­sio­na­les en­ten­de­rán.Vivo los par­ti­dos con mu­cha in­ten­si­dad, me sube la pre­sión y a cier­to edad, ten­go que cui­dar­me”, cuen­ta.

Así que el do­min­go op­tó por una for­ma muy per­so­nal de se­guir el par­ti­do.“Pren­dí el te­le­vi­sor y mi­ré los pri­me­ros mi­nu­tos. Cuan­do ya es­ta­ba me­dio an­sio­so, apa­gué. Fui y vi­ne en mi ca­sa, tra­tan­do de des­pe­jar la men­te. Lue­go pren­dí la ra­dio y tras unos mi­nu­tos, apa­gué de nue­vo. En el en­tre­tiem­po me en­te­ré de que íba­mos ga­nan­do 1 a 0. Cuan­do em­pe­zó el se­gun­do tiem­po, pren­dí la TV y apa­gué otra vez. In­ter­ca­lé así ra­dio y TV en va­rios tra­mos y fi­nal­men­te, vi los úl­ti­mos mi­nu­tos. Pe­ro su­frí. No sé si hu­bie­ra to­le­ra­do un gol de Pe­ña­rol. Por suer­te no se dio”, re­la­ta.

So­bre el de­ba­te pos­te­rior res­pec­to al jue­go uti­li­ta­rio de Ram­pla, sin mu­chos lu­ci­mien­tos, opi­na:“No ju­ga­mos bien. Pe­ro Ram­pla nun­ca fue un club de ju­gar lin­do, co­mo pue­de pa­sar en otros equi­pos, co­mo Wan­de­rers o Da­nu­bio. Lo nues­tro es otra co­sa”, ase­gu­ra.

Con­se­jos de pa­dre. Car­los Oreiro vi­ve hoy en Punta Gor­da, pe­ro vol­ve­ría en­can­ta­do al Ce­rro. “De­cir que a mi es­po­sa no la aga­rro pa­ra vol­ver, pe­ro a Ce­rro lo sien­to mi lu­gar en el mun­do”.

Sus hi­jas Adria­na y Na­ta­lia vi­vie­ron po­co en la Vi­lla por­que cuan­do eran ni­ñas la fa­mi­lia de­ci­dió por mo­ti­vos la­bo­ra­les tras­la­dar­se al Par­que Po­sa­das.

A los 17 años, lue­go de al­gu­nas pu­bli­ci­da­des y pa­pe­les en Uru­guay Na­ta­lia de­ci­dió que “su lu­gar en el mun­do” se­ría en prin­ci­pio Bue­nos Ai­res. “Fue­ron tiem­pos di­fí­ci­les. Asu­mi­mos un ries­go y la acom­pa­ña­mos. Ella es­ta­ba con­ven­ci­da. Al prin­ci­pio vi­vía con una doc­to­ra a la que le al­qui­la­mos una ha­bi­ta­ción en Pa­ler­mo. De a po­co fue cre­cien­do a fuer­za de con­vic­ción hi­zo una ca­rre­ra for­mi­da­ble. Yo le de­cía que por más di­fí­cil que pa­re­cía, si ella per­se­ve­ra­ba y real­men­te era su sue­ño, lo iba a lo­grar. Hoy es­ta­mos or­gu­llo­sos de la ca­rre­ra que for­jó”, ase­gu­ra.

“Nun­ca se ca­rac­te­ri­zó Ram­pla por el jue­go lin­do. Lo nues­tro es y era otra co­sa”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.