ROXANNE MA­CHÍN.

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - SUMARIO - PRO­DUC­CIÓN: JOR­GE CRUZ. VES­TI­DOS: NI­CO­LÁS OSANO. LO­CA­CIÓN: SUI­TE PRE­SI­DEN­CIAL DE EN­JOY PUN­TA DEL ES­TE.

La mo­de­lo ca­na­dien­se que des­em­bar­có en Uru­guay ha­ce tres años y cau­ti­va en las pa­sa­ra­las orien­ta­les.

“Co­men­cé co­mo mo­de­lo sin pro­po­nér­me­lo pe­ro es al­go que dis­fru­to y quie­ro se­guir cre­cien­do”

De pa­dres uru­gua­yos, Roxanne Ma­chín (19 años) na­ció y se crío en la ciu­dad ca­na­dien­se de Que­bec. Ha­ce tres años lle­gó a Uru­guay en com­pa­ñía de su ma­dre y si bien la adap­ta­ción ini­cial no fue sen­ci­lla, hoy se sien­te “ex­tre­ma­da­men­te fe­liz” en el país. Con una al­tu­ra de 1,75, mo­ro­cha y de ras­gos de­li­ca­dos, la jo­ven co­men­zó en el mun­do de la pa­sa­re­la ha­ce dos años. Unas ami­gas la mo­ti­va­ron a que se pre­sen­ta­ra a un cer­ta­men de be­lle­za y ter­mi­nó ga­nan­do la co­ro­na, al igual que otras más. Hoy tie­ne tra­ba­jos to­das las se­ma­nas, sea en des­fi­les co­mo en pro­duc­ción. Al mis­mo tiem­po, es­tá ter­mi­nan­do el li­ceo con el ob­je­ti­vo de es­tu­diar Comunicación y tam­bién se for­ma co­mo aza­fa­ta. Co­no­cé su his­to­ria.

—Lle­gas­te ha­ce tres años a Uru­guay, ¿cúal ha si­do la prin­ci­pal di­fi­cul­tad pa­ra adap­tar­te?

—Creo que el idio­ma. En­tien­do per­fec­to el es­pa­ñol aun­que mi acen­to a ve­ces di­fi­cul­ta la comunicación. Pe­ro hoy en día, siem­pre ter­mino ha­cién­do­me en­ten­der. —¿Có­mo se die­ron tus co­mien­zos co­mo mo­de­lo?

—Un po­co de ca­sua­li­dad y sin pro­po­nér­me­lo. Ha­ce dos años, unas ami­gas uru­gua­yas que es­tán vin­cu­la­das al mo­de­la­je me mo­ti­va­ron pa­ra que me pre­sen­ta­ra al cer­ta­men de be­lle­za Miss Río de la Pla­ta en Pun­ta del Es­te. Pa­ra mí sor­pre­sa, lo ter­mi­né ga­nan­do y lo mis­mo su­ce­dió con otros dos cer­tá­me­nes esa tem­po­ra­da. Así co­men­zó to­do. Aho­ra me orien­té más ha­cia la pa­sa­re­la y a pro­duc­cio­nes. Des­fi­lé pa­ra Ága­ta Ruiz de la Pra­da, par­ti­ci­pé du­ran­te to­do el año de un ci­clo de des­fi­les en En­joy Pun­ta del Es­te y aho­ra es­tu­ve en Mo­week. —Al mis­mo tiem­po es­tás es­tu­dian­do...

—Sí. Es­toy ter­mi­nan­do el li­ceo en la orien­ta­ción de­re­cho y ten­go in­ten­cio­nes de em­pe­zar el año que vie­ne la ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria en Comunicación. Qui­zás con la orien­ta­ción de pu­bli­ci­dad. Tam­bién es­toy ha­cien­do un cur­so de aza­fa­ta. Me pa­so el día es­tu­dian­do por­que me gus­ta mu­cho y en es­tos mo­men­tos el es­tu­dio es mi prio­ri­dad. —¿Có­mo te ima­gi­nás el fu­tu­ro de tu ca­rre­ra co­mo mo­de­lo?

—Por el mo­men­to no me plan­teo ir­me del país, co­mo a lo me­jor es­tán pen­san­do otras co­le­gas. Pien­so que to­da­vía no le he sa­ca­do el má­xi­mo pro­yec­to a lo que pue­de dar el mer­ca­do uru­gua­yo. Es­toy cre­cien­do acá y con mu­chas ga­nas de se­guir me­jo-

ran­do en los des­fi­les y pro­duc­cio­nes. A lo me­jor cuan­do ter­mi­ne mis es­tu­dios, po­dría ser ir­me al ex­te­rior, con al­gún pro­yec­to tem­po­ral. —¿Qué es lo que más ex­tra­ñas de Ca­na­dá?

—Una par­te de mi fa­mi­lia que que­dó allá. Mi pa­dre y mis her­ma­nos si­guen vi­vien­do en Que­bec. Si no fue­ra por esa si­tua­ción, yo soy ex­tre­ma­da­men­te fe­liz en Uru­guay. Lo sien­to mi ca­sa. —¿Siem­pre fue así o en los co­mien­zos era más di­fí­cil?

—Me cos­tó el pro­ce­so ini­cial por­que lle­gué en una eta­pa de mi vi­da, con 16 años, en la que ne­ce­si­ta­ba mu­cho de mis ami­gos. La dis­tan­cia con ellos me do­lía, pe­ro de a po­co me fui in­te­gran­do a nue­vos nú­cleos de ami­gos. Des­pués del año em­pe­cé a dis­fru­tar de Uru­guay. Hoy ten­go mu­chos ami­gos y me sien­to una uru­gua­ya más. —¿Es­tás pa­re­ja?

—Tu­ve una re­la­ción pe­ro en es­te mo­men­to no ten­go pa­re­ja. No es­toy muy in­tere­sa­da en te­ner­la tam­po­co. El amor de mi vi­da es un pe­rri­to. —¿No es­tás abier­ta al amor?

—No es una cues­tión de aper­tu­ra. No lo bus­co. Si se da, que se dé. Yo si­go mi ca­mino y no me plan­teo la pa­re­ja co­mo con­di­ción o ne­ce­si­dad pa­ra se­guir. Voy muy bien así. —¿Cuá­les son los orí­ge­nes del chi­vi­to ca­na­dien­se?

—(Ri­sas) Ni idea. Es ra­ro ese pla­to, por­que en Ca­na­dá no exis­te. Lo que me di­je­ron es que de­ri­va del lo­mi­to ca­na­dien­se. Pe­ro es un in­ven­to 100% uru­gua­yo y es muy ri­co, por cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.