MO­DE­LO DES­DE PERÚ.

SANDRA ZA­MO­RA, PERUANA QUE HA­CE CA­RRE­RA CO­MO MO­DE­LO EN URU­GUAY

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - SUMARIO - MI GUEL B A R D E S IO F O T O S: EDUAR­DO L UCA S

Sandra Za­mo­ra lle­gó a Uru­guay ha­ce tres años. Es tra­ba­ja­do­ra do­més­ti­ca pe­ro tam­bién ha­ce sus pri­me­ras ar­mas en la pasarela y en la dan­za.

In­mi­gran­te peruana, tra­ba­ja­do­ra do­més­ti­ca y tam­bién mo­de­lo y bai­la­ri­na. Sandra Za­mo­ra se abre pa­so en su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca des­de ha­ce tres años cuan­do lle­gó a Mon­te­vi­deo en bus­ca de un me­jor fu­tu­ro la­bo­ral, pe­ro so­bre to­do es­pi­ri­tual. Ac­tual­men­te, si­gue desem­pe­ñan­do tra­ba­jo do­més­ti­co en una re­si­den­cia de Ca­rras­co pe­ro la jo­ven peruana de 21 años pro­yec­ta de­jar esa ocu­pa­ción por otra que le otor­gue más tiem­po y de­di­ca­ción a su pasión por la dan­za, la mú­si­ca y el mo­de­la­je. Es­tu­dia pasarela, dan­za ára­be, po­le dan­ce, piano y vio­lín. “Nun­ca me sen­tí dis­cri­mi­na­da”, ase­gu­ra la jo­ven de be­lle­za an­di­na y ful­mi­nan­te mi­ra­da de ojos ver­des.

Ha­ce tres años, Sandra Za­mo­ra de­ci­dió hacer un cam­bio ra­di­cal en su vi­da. De­sen­can­ta­da de su pa­re­ja de en­ton­ces, dis­tan­cia­da de sus pa­dres y en me­dio de un am­bien­te que re­cuer­da có­mo “tó­xi­co”, su re­bel­día la lle­vó le­jos. De Li­ma a Mon­te­vi­deo. Aquí lle­gó con 18 años y fue re­ci­bi­da por un tío su­yo que le dio te­cho pa­ra acli­mar­se en las pri­me­ras se­ma­nas en un nue­vo país.

“No me fui por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos. Que­ría li­ber­tad. Que­ría co­men­zar una vi­da des­de ce­ro”, ase­gu­ra Za­mo­ra, hoy con 21 años y con los pri­me­ros pa­sos da­dos en el mun­do de la mo­da y la dan­za en Uru­guay.

La pri­me­ra se­ma­na de es­ta­día fue la más di­fí­cil. Es­tu­vo prác­ti­ca­men­te en­ce­rra­da en la ca­sa, de­bi­do a que no co­no­cía na­da de es­ta pe­ni­lla­nu­ra on­du­la­da, con cli­ma de­ma­sia­do frío en in­vierno. Ni los nom­bres de las ca­lles, las lí­neas de óm­ni­bus o el va­lor de las mo­ne­das.

De a po­co fue mo­vién­do­se con la orien­ta­ción del GPS y al mes, ob­tu­vo tra­ba­jo co­mo do­més­ti­ca en una ca­sa de Ca­rras­co y por re­co­men­da­ción de la es­po­sa de su tío, tam­bién do­més­ti­ca.

Sandra Za­mo­ra con­ti­núa has­ta hoy en esa fun­ción. Pe­ro en el me­dio, sus in­cli­na­cio­nes ar­tís­ti­cas la han lle­va­do a for­mar­se en va­rias dis­ci­pli­nas: es­tu­dia en la Es­cue­la de Mo­de­los de Bet­hel Spa, in­te­gró cur­sos de piano y vio­lon­che­lo y fue par­te de va­rias aca­de­mias de bai­le. Su pasión y es­pe­cia­li­dad es la dan­za ára­be, pe­ro tam­bién se for­ma en sal­sa, po­le dan­ce, ba­cha­ta y rit­mos de la In­dia.

Pa­ra el año pró­xi­mo, pro­yec­ta con- se­guir un tra­ba­jo con me­nor car­ga ho­ra­ria que le per­mi­ta desa­rro­llar su ve­ta ar­tís­ti­ca. “Uru­guay es un país se­gu­ro y tran­qui­lo. Es­tá abier­to a los in­mi­gran­tes. Más allá de al­gún ca­so pun­tual, me he sen­ti­do muy bien re­ci­bi­da aquí”, di­ce la jo­ven mo­de­lo.

El úni­co pro­ble­ma se le pre­sen­tó con el amor. Si bien ini­ció al­gu­nos víncu­los de pa­re­ja, “la in­se­gu­ri­dad mas­cu­li­na del uru­gua­yo” ha­ce que ter­mi­nen abrup­ta­men­te las re­la­cio­nes.

“Son muy fluc­tuan­tes los uru­gua­yos. Un día di­cen “sí” y al otro “no”. Los pe­rua­nos son más de­ci­di­dos, pe­ro tienen otro pro­ble­ma peor: son muy ma­chis­tas”, con­si­de­ra.

—¿Có­mo na­ció tu in­cli­na­ción por lo ar­tís­ti­co?

—Des­de siem­pre. En Perú fui a aca­de­mias de bai­le y tam­bién tra­ba­jé co­mo pro­mo­to­ra. Pe­ro acá re­sur­gie­ron to­das mis in­quie­tu­des. Si bien mi tra­ba­jo no me per­mi­te te­ner mu­cha li­ber­tad de ho­ra­rios, he lo­gra­do hacer va­rios cur­sos. Lo pri­me­ro que hi­ce fue apren­der piano y vio­lon­che­lo, que son mis ins­tru­men­tos pre­fe­ri­dos. Si­go apren­dien­do, aun­que es di­fí­cil con una de­di­ca­ción tan li­mi­ta­da. Tam­bién es­tu­dio dan­za ára­be e in­te­gro el elen­co de una aca­de­mia.

—Tam­bién has in­cur­sio­na­do en el mo­de­la­je...

—Es ver­dad. Em­pe­cé el año pa­sa­do ha­cien­do un book de fo­tos y lue­go in­gre­sé en la es­cue­la de mo­de­los de Bet­hel Spa, di­ri­gi­da por Sil­via Holly. Me gus­ta mu­cho y he es­ta­do muy ac­ti­va. Me en­can­ta hacer fo­tos en un per­fil con sen­sua­li­dad, pe­ro con me­di­da. No me sien­to cómoda mos­tran­do

de más. Con to­do, a tra­vés de las re­des he re­ci­bi­do ca­da pro­pues­ta... muy sos­pe­cho­sas. Per­so­nas que ma­ni­fies­tan su in­te­rés en hacer fo­tos, pe­ro fi­jan co­mo lo­ca­ción su ca­sa y a las dos de la ma­ña­na. Por suer­te, siem­pre me doy cuen­ta a tiem­po. Ten­go un ra­dar.

—¿Qué es lo que te atrae de la vi­da en Uru­guay?

—Me en­can­ta la tran­qui­li­dad, el or­den. Es un país lin­do, or­de­na­do. La ciu­dad y el trans­por­te es­tán pla­ni­fi­ca­dos y es muy se­gu­ro, en com­pa­ra­ción con Perú.

—Ese no es el pen­sa­mien­to de mu­chos uru­gua­yos, lo ha­brás es­cu­cha­do...

—Sí, es ver­dad. Pe­ro a mi jui­cio cuan­do lle­gué acá en­con­tré una tran­qui­li­dad úni­ca. Li­ma, don­de yo vi­vía, es una ciu­dad muy mo­vi­da y caó­ti­ca. El trans­por­te pú­bli­co, por ejem­plo, es un desas­tre. Los óm­ni­bus pa­ran don­de quie­ren, tienen de­mo­ras as­tro­nó­mi­cas, el trán­si­to es un desas­tre. Los uru­gua­yos se que­jan pe­ro si van a mi país, se que­rrían mo­rir.

—Y en cuan­to a lo la­bo­ral, ¿qué di­fe­ren­cias en­con­trás?

—Tam­bién. Más allá de que no fue lo de­ter­mi­nan­te pa­ra ir­me, la vi­da allá no me per­mi­tía cre­cer, tra­ba­jar y pa­gar­me un lu­gar don­de vi­vir. No es co­mo acá, que hay ho­ras li­bres y días de des­can­so. Las le­yes la­bo­ra­les allá son inexis­ten­tes pa­ra mu­chos.

—En al­gu­nas opor­tu­ni­da­des se ha de­nun­cia­do mal­tra­to ha­cia per­so­nas que son in­mi­gran­tes y tra­ba­jan en el ser­vi­cio do­més­ti­co, ¿te ha pa­sa­do o has co­no­ci­do ca­sos así?

—No. Yo lle­vo tres años en la mis­ma ca­sa y es­toy muy bien. Tu­ve un per­can­ce de sa­lud, con ata­ques de pá­ni­co, y es­toy con li­cen­cia mé­di­ca. El tra­ba­jo pue­de ser du­ro por la de­di­ca­ción que im­pli­ca, pe­ro no por el mal­tra­to. Nun­ca lo vi­ví, ni lo per­mi­ti­ría.

—¿Cuá­les son tus pro­yec­tos?

—Quie­ro de­jar el tra­ba­jo por uno que me per­mi­ta más tiem­po pa­ra es­tu­diar, hacer otras co­sas. En eso es­toy por­que en es­te mo­men­to me sir­ve eco­nó­mi­ca­men­te lo que gano, pe­ro no sien­to que crez­ca co­mo per­so­na. No me mo­ti­va pa­ra cre­cer.

—¿Di­rías que Uru­guay es un país abier­to con los in­mi­gran­tes? ¿Te has sen­ti­do dis­cri­mi­na­da en al­gún mo­men­to?

—Es un país abier­to. Me sien­to bien aquí. Sí me he en­con­tra­do con per­so­nas que me ti­ran ma­la on­da o que se bur­lan, pe­ro fue­ron los me­nos y sim­ple­men­te me ale­jé de esas per­so­nas. Cuan­do lle­gué y es­ta­ba bus­can­do tra­ba­jo me di cuen­ta de que al­gu­nas per­so­nas se que­rían apro­ve­char de mi des­co­no­ci­mien­to de las le­yes la­bo­ra­les, por ejem­plo, y me ofre­cían con­di­cio­nes de tra­ba­jo ile­ga­les pe­ro fue­ron so­lo in­ten­tos. Es­toy fe­liz aquí. Vol­ve­ría a ele­gir a es­te país.

“Nun­ca me sen­tí dis­cri­mi­na­da por ser in­mi­gran­te, aun­que han in­ten­ta­do apro­ve­char­se”

—¿Ha­rás los trá­mi­tes pa­ra la ciu­da­da­nía uru­gua­ya?

—Sí, por aho­ra soy so­la­men­te re­si­den­te. Pa­ra ser ciu­da­da­na, ten­go que es­tar más tiem­po en el país, a me­nos que me ca­se...

—¿Y eso qué tal? ¿hay pla­nes?

—No, no es­toy so­la. Me­jor so­la que mal acom­pa­ña­da. Aquí tu­ve ma­las experiencias... es co­mo que no me gus­tan las per­so­nas in­ma­du­ras e in­se­gu­ras. Que du­dan o un día di­cen una co­sa y lue­go otra. Hu­yo de ese ti­po de per­so­nas.

—¿Los hom­bres uru­gua­yos son más in­se­gu­ros que los pe­rua­nos?

—Sí. Tienen me­nos per­so­na­li­dad y de­ci­sión, pe­ro los pe­rua­nos tienen un pro­ble­ma mu­cho peor: son ma­chis­tas.

—¿Pro­bas­te el ma­te?

—Me en­can­ta. To­mo ma­te to­dos los días.

—¿Hi­cis­te ami­gos en Uru­guay?

—Sí, bas­tan­tes. En el am­bien­te ar­tís­ti­co del bai­le, so­bre to­do. Con las mo­de­los no tan­to. Son un po­co más com­pe­ti­ti­vas y tam­po­co tu­ve la po­si­bi­li­dad de co­no­cer a mu­chas de ellas.

—¿Qué ex­tra­ñás de Perú?

—Mis fa­mi­lia­res es­tán to­dos allá. Mi pa­dre era di­rec­tor de un li­ceo y aho­ra es­tá ju­bi­la­do. Nos re­en­con­tra­mos es­te año que fui a vi­si­tar­los. Pa­sa­mos muy bien, pe­ro no vol­ve­ría. Me en­can­ta ir de vi­si­ta so­la­men­te.

—¿Qué di­cen tus pa­dres de tu nue­va vi­da en Uru­guay?

—Mi pa­dres ya no opi­nan de mi vi­da. Al los 15 me fui de mi ca­sa y a los 18 via­jé a Uru­guay. No me gus­ta­ba vi­vir ba­jo sus re­glas, de un ho­gar muy ma­chis­ta. Hoy me­jo­ra­mos la re­la­ción en la dis­tan­cia.

Sandra Za­mo­ra dis­fru­ta de la fo­to­gra­fía de mo­da. Pre­fie­re el equi­li­brio en­tre sen­sua­li­dad y “mos­trar de más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.