Una re­vuel­ta de presos po­lí­ti­cos cie­rra la cam­pa­ña en Ve­ne­zue­la

Es­tán en los ca­la­bo­zos del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia; “te­me­mos por nues­tras vi­das”, aler­tan

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - AFP, EFE, REUTERS / CA­RA­CAS

El cie­rre de la cam­pa­ña en Ve­ne­zue­la pa­ra las elec­cio­nes del do­min­go re­fle­jó el caos que fue el pro­ce­so elec­to­ral pro­mo­vi­do por el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro, cues­tio­na­do por la opo­si­ción y bue­na par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

El ac­to de ayer de Ma­du­ro, con la pre­sen­cia es­te­lar de Diego Ar­man­do Ma­ra­do­na, pa­só a un se­gun­do plano por la re­vuel­ta de los presos po­lí­ti­cos en Ca­ra­cas. Los opo­si­to­res presos se atrin­che­ra­ron el miércoles en los ca­la­bo­zos del ser­vi­cio ve­ne­zo­lano de in­te­li­gen­cia, don­de es­tá de­te­ni­do un es­ta­dou­ni­den­se acu­sa­do de es­pio­na­je.

Ne­go­cia­cio­nes con los re­clu­sos per­mi­tie­ron el tras­la­do de 72 “pri­va­dos de li­ber­tad ha­cia di­ver­sos cen­tros de re­clu­sión”, in­for­mó en Twit­ter el fis­cal ge­ne­ral, Ta­rek Wi­lliam Saab. “Es­tán sien­do re­vi­sa­dos por el equi­po mé­di­co”, aña­dió.

Sin em­bar­go, la pro­tes­ta per­sis­tía ayer por se­gun­do día en el edi­fi­cio de El He­li­coi­de, en el oes­te de Ca­ra­cas, don­de se­gún los in­ter­nos y la ONG Fo­ro Pe­nal ha­bía 256 presos, 54 por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, an­tes del tras­la­do de los 72 que no fue­ron iden­ti­fi­ca­das.

El opo­si­tor José Vicente García, de­te­ni­do en el lu­gar, ase­gu­ró en un vi­deo que so­lo tras­la­da­ron a los presos co­mu­nes que así lo qui­sie­ron. “Nos que­da­mos la ma­yo­ría de los presos po­lí­ti­cos (...). Te­me­mos por nues­tra vi­da (...), va­mos a re­sis­tir has­ta el fi­nal, la li­ber­tad de los presos po­lí­ti­cos de­be dar­se”, se­ña­la.

Has­ta aho­ra no se ha ex­pli­ca­do có­mo los de­te­ni­dos man­tie­nen el con­trol de las cel­das, pues ase­gu­ran que su pro­tes­ta es pa­cí­fi­ca y no es­tán ar­ma­dos.

Se­gún una car­ta de los in­ter­nos di­fun­di­da ayer jueves, en el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia (Sebin) hay 10 presos con bo­le­tas de ex­car­ce­la­ción, 43 con ór­de­nes de tras­la­do, tres sin jui­cio y cua­tro me­no­res. En vi­deos y au­dios di­ri­gen­tes opo­si­to­res co­mo el exal­cal­de Daniel Ce­ba­llos o Vill­ca Fernández re­afir­ma­ron que es­tán en con­trol de El He­li­coi­de. Tam­bién se ve a al­gu­nos abrien­do sus cel­das, rom­pien­do con pa­los los fo­cos de los pa­si­llos, mien­tras otros, con su­pues­tas ór­de­nes de ex­car­ce­la­ción en las ma­nos, gri­tan “li­ber­tad”.

En las afue­ras de El He­li­coi­de, Patricia Gu­tié­rrez, es­po­sa de Ce­ba­llos, pi­dió a Ma­du­ro “me­dir muy bien los pa­sos que da” y res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos de los de­te­ni­dos.

En un vi­deo di­fun­di­do en re­des so­cia­les, el es­ta­dou­ni­den­se Jos­hua Holt —mor­món acu­sa­do de po­se­sión de ar­mas de gue­rra y pre­sun­tos pla­nes pa­ra des­es­ta­bi­li­zar a Ma­du­ro— afir­ma es­tar bien. “So­lo quie­ro pe­dir­le una vez más a mi go­bierno, a mi gen­te, a mis se­na­do­res, que por fa­vor no me de­jen so­lo”, cla­mó Holt. “Es­to no es un show”, ha­bía di­cho pre­via­men­te Todd Ro­bin­son, en­car­ga­do de ne­go­cios de Wa­shing­ton en Ca­ra­cas, a la te­le­vi­so­ra Vi­vo­play. El nú­me­ro dos del cha­vis­mo, Dios­da­do Ca­be­llo, lo ha­bía acu­sa­do el miércoles de que­rer mon­tar un es­pec­tácu­lo.

Imá­ge­nes de uno de los opo­si­to­res presos, Gre­gory Sa­na­bria, con el ros­tro hin­cha­do y mo­re­to­nes, se di­vul­ga­ron en in­ter­net. La gol­pi­za —su­pues­ta­men­te por par­te de presos co­mu­nes— ha­bría en­cen­di­do la pro­tes­ta. Fo­ro Pe­nal ci­fra en 338 los “presos po­lí­ti­cos” ve­ne­zo­la­nos.

En un co­mu­ni­ca­do, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na lla­mó a las au­to­ri­da­des a “res­pe­tar la vi­da” de los presos y “bus­car una sa­li­da pa­cí­fi­ca”.

Ma­du­ro no se ha pro­nun­cia­do so­bre la re­vuel­ta de los presos po­lí­ti­cos. La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, Es­ta­dos Uni­dos, la Unión Eu­ro­pea y va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na des­co­no­cen las elec­cio­nes por con­si­de­rar que ca­re­cen de ga­ran­tías. Uru­guay to­da­vía no se ha pro­nun­cia­do, aun­que al­gu­nos sec­to­res del ofi­cia­lis­ta Fren­te Am­plio es­tán abier­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos con el ré­gi­men de Ma­du­ro. ( Ver pá­gi­na A8).

An­te la apa­tía de los ve­ne­zo­la­nos, más preo­cu­pa­dos en bus­car la for­ma de sub­sis­tir en me­dio de una ga­lo­pan­te hi­per­in­fla­ción, la es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ci­nas, y los in­ter­mi­ten­tes ser­vi­cios pú­bli­cos, el ma­yor desafío de los can­di­da­tos es con­ven­cer­los de vo­tar.

El ex go­ber­na­dor cha­vis­ta Hen­ri Fal­cón y el pas­tor evan­gé­li­co Javier Ber­tuc­ci se pre­sen­ta­ron co­mo al­ter­na­ti­va a Ma­du­ro, que se es­pe­ra ga­ne los co­mi­cios con el acei­ta­do apa­ra­to del ofi­cia­lis­mo.

AC­TO DE CIE­RRE. Ma­du­ro, su es­po­sa y Ma­ra­do­na ayer en la úl­ti­ma ac­ti­vi­dad pro­se­li­tis­ta an­tes de las elec­cio­nes del do­min­go.

CÁR­CEL. Po­li­cía mi­li­tar cha­vis­ta fren­te al ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.