De­re­cho o des­ca­la­bro

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

Un día los mar­gi­na­dos van a ser ma­yo­ría: ¿có­mo va­mos a con­te­ner­los?”. “El Es­ta­do dis­mi­nui­rá su poder an­te or­ga­ni­za­cio­nes pan­di­lle­ras que vi­van de los de­más, co­bran­do pea­je pa­ra to­do”. “El Es­ta­do se ve­rá su­pe­ra­do, la gen­te de poder eco­nó­mi­co crea­rá su pro­pia se­gu­ri­dad privada con ba­rrios ce­rra­dos y el Es­ta­do dis­mi­nui­rá su poder an­te or­ga­ni­za­cio­nes pan­di­lle­ras”.

Es­to y más di­jo, sin pe­los en la len­gua, el di­rec­tor na­cio­nal de Po­li­cía Ma­rio La­ye­ra.

Es­tre­me­ce la con­fe­sión del fra­ca­so pro­fe­ri­da por el má­xi­mo je­rar­ca de la Po­li­cía, en es­ta eta­pa de inamo­vi­li­dad po­lí­ti­ca del bi­no­mio Bo­no­mi­váz­quez.

Es­tre­me­ce ins­ti­tu­cio­nal­men­te, por­que si un gru­po so­cial se ha­ce más fuer­te que el Es­ta­do, por de­fi­ni­ción se con­vier­te en el Es­ta­do mis­mo. Y esa ver­dad les ha­brá so­na­do es­pe­ran­za­do­ra a cier­tos sec­to­res afi­nes al go­bierno, pe­ro si el gru­po so­cial que as­cien­de es­tá in­te­gra­do por ma­fio­sos, ¡adiós de­re­chos y adiós li­ber­tad!

No se tra­ta de un ries­go abs­trac­to o even­tual. Se con­ju­ga en un in­di­ca­ti­vo con­cre­to, con­mo­ve­dor y hu­mano. So­bre to­do hu­mano, ya que las fron­te­ras en­tre la ley y el de­li­to es­tán en la Cons­ti­tu­ción y la fi­lo­so­fía —cla­ro que sí—, pe­ro don­de real­men­te se sien­ten y se su­fren es en ca­da fa­mi­lia víc­ti­ma de un ro­bo, una ra­pi­ña o un due­lo, o en ca­da per­so­na que en­fren­ta la de­gra­da­ción de los hi­jos que se ha­cen dro­ga­dic­tos y ter­mi­nan enredados en­tre el mal­vi­vir y el es­tiér­col.

En ese or­den, de­ten­gá­mo­nos en la so­li­da­ri­dad mo­ral que me­re­ce ese Je­fe de Po­li­cía de Ce­rro Lar­go, a quien no co­no­ce­mos per­so­nal­men­te pe­ro nos me­re­ce res­pe­to y pie­dad, pues le ha tocado vi­vir el Ba­rran­ca Aba­jo de Florencio Sán­chez sin más for­tu­na pa­ra de­fen­der que la lim­pi­dez del nom­bre y el car­go, mien­tras su­fre el des­ga­rrón de la hi­ja pre­sa por en­tre­ve­rar­se con un ra­pi­ña­dor. Pe­ro en­se­gui­da que nos de­te­ne­mos en es­ta cla­se de do­lo­res ín­ti­mos, la evi­den­cia nos gri­ta: ¡¿Aca­so no es ese el cua­dro que en el Uru­guay se pro­pa­ga hoy peor que la ma­ra­bun­ta?!

Y no es só­lo eso. Al avan­ce de la de­lin­cuen­cia in­de­le­ble­men­te de­nun­cia­do por el di­rec­tor na­cio­nal de Po­li­cía, le agre­ga­mos en es­tos me­ses la aven­tu­ra in­sa­na de ha­ber pues­to en mar­cha un Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal que en su le­tra fue un in­jer­to in­sul­tan­te pa­ra la cul­tu­ra ju­rí­di­ca, no­ble­men­te la­ti­na, en que nos cria­mos; y que en seis me­ses de vi­gen­cia pro­bó, co­mo en un la­bo­ra­to­rio, to­dos los ma­les que le pro­nos­ti­ca­ron los lú­ci­dos que se opu­sie­ron a su pro­mul­ga­ción.

A ello agre­ga­mos que es­tá en cri­sis la ma­ne­ra de sen­tir y ra­zo­nar el De­re­cho, no só­lo a ve­ces en los tri­bu­na­les sino mu­cho más ve­ces afue­ra de ellos. Y si no, ¿por qué ha­cen fal­ta ca­da vez más juz­ga­dos de Vio­len­cia Do­més­ti­ca? En un país don­de los jue­ces pe­na­les no pue­den con­tro­lar la ver­dad o fal­se­dad de los he­chos que se tran­san en­tre los fis­ca­les y los de­fen­so­res — por­que el nue­vo Có­di­go de­ro­gó el se­ño­río pro­ce­sal del Poder Ju­di­cial—, la Jus­ti­cia de Fa­mi­lia no da abas­to con las agre­sio­nes, los ries­gos y la quie­bra de los sen­ti­mien­tos.

Así las co­sas, no es cues­tión de so­lo se­guir par­chan­do el Có­di­go que ya na­ció con re­ta­zos y ci­ca­tri­ces, ni de con­ti­nuar ex­pan­dien­do el apa­ra­to ju­di­cial que se con­su­me en te­mas de Vio­len­cia Do­més­ti­ca mien­tras re­tro­ce­de su im­pe­rio y se apa­gan las ga­ran­tías de la Ju­di­ca­tu­ra en lo que es pro­pia­men­te pe­nal. Es ho­ra de dar­se cuen­ta: des­ca­la­bro es pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio al De­re­cho.

Si un gru­po so­cial se ha­ce más fuer­te que el Es­ta­do, se con­vier­te en el Es­ta­do mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.