Cer­can ca­sa del “Bu­ñue­lo” a la es­pe­ra de fa­llo de la SCJ

Acu­sa­do de li­de­rar ban­da de nar­cos en San Carlos re­ci­be pen­sión del BPS

El Pais (Uruguay) - - CIUDADES - P. MEL­GAR / M. GALLARDO

Un os­ten­si­ble ope­ra­ti­vo po­li­cial se des­ple­gó ano­che en torno a la vi­vien­da del “Bu­ñue­lo”, se­ña­la­do co­mo ca­be­ci­lla de una de las tres ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes que ope­ran en el ba­rrio Rodríguez Ba­rrios de San Carlos, quien se li­bró de la pri­sión gra­cias a un re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra el nue­vo Có­di­go de Pro­ce­so Pe­nal.

La fis­cal Patricia Rodríguez ha­bía pe­di­do 120 días de pri­sión pre­ven­ti­va con­tra el “Bu­ñue­lo”, de­te­ni­do por la Po­li­cía de Mal­do­na­do tras una se­rie de alla­na­mien­tos en el ba­rrio ca­ro­lino, pa­ra “evi­tar el en­tor­pe­ci­mien­to de in­ves­ti­ga­ción” da­do que “el impu­tado pue­de obs­ta­cu­li­zar­la me­dian­te la des­truc­ción, mo­di­fi­ca­ción, ocul­ta­ción o fal­si­fi­ca­ción de ele­men­tos pro­ba­to­rios”.

La fis­ca­lía di­vul­gó ayer detalles de su ac­tua­ción y de las evi­den­cias reu­ni­das pa­ra so­li­ci­tar la pri­sión pre­ven­ti­va del su­je­to, y en­tre ellos hay al­gu­nos he­chos que lla­man la aten­ción.

Por ejem­plo, que el “Bu­ñue­lo” co­bra una pen­sión del BPS.

Ca­da mes, el Es­ta­do uru­gua­yo le pa­ga $ 10.000 a es­te hom­bre de 29 años al que la Po­li­cía atri­bu­ye va­rios de­li­tos gra­ves en la ciu­dad de San Carlos.

Dos de sus her­ma­nos fue­ron ase­si­na­dos en el marco del en­fren­ta­mien­to que se re­gis­tra en­tre las ban­das de nar­cos en los úl­ti­mos me­ses. Uno de ellos fue ul­ti­ma­do en un es­ta­ble­ci­mien­to car­ce­la­rio.

Cuan­do, tras ser arres­ta­do, le pre­gun­ta­ron qué ha­cía pa­ra vi­vir, el “Bu­ñue­lo” res­pon­dió que cria­ba chan­chos y ha­cía chan­gas con un ca­rro ti­ra­do por ca­ba­llos. Sin em­bar­go, los po­li­cías que el lu­nes alla­na­ron su ca­sa no en­con­tra­ron ca­rros ni ca­ba­llos. Tam­po­co ha­bía car­te­les que pro­mo­cio­na­ran sus ser­vi­cios. Eso sí, ha­bía tres au­to­mó­vi­les en la puer­ta de su ca­sa.

Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial se­ña­la­ron que la flo­ta de vehícu­los con que cuen­ta el hom­bre tie­ne un va­lor su­pe­rior a los US$ 100.000. “Ese ca­pi­tal no se con­si­gue ha­cien­do fle­tes ni crian­do chan­chos”, di­jo un ofi­cial de la Po­li­cía.

En cam­bio, se en­con­tra­ron es­tu­pe­fa­cien­tes es­con­di­dos en po­zos muy cer­ca de la ca­sa. Ha­bía di­ver­sas can­ti­da­des de co­caí­na, ma­rihua­na y pas­ta ba­se. Tam­bién ha­bía di­ne­ro en efec­ti- vo. To­do es­ta­ba es­con­di­do y en­te­rra­do. En uno de los po­zos se en­con­tró un bo­llón grande con 448 do­sis de co­caí­na. La in­ves­ti­ga­ción pu­do es­ta­ble­cer que el hom­bre ven­día a $ 500 el gra­mo de co­caí­na, a $ 50 la “pie­dri­ta” de ma­rihua­na y a $ 100 la do­sis de “mer­ca co­ci­na­da”, se­gún in­di­có la fis­cal Patricia Rodríguez.

En su pe­di­do de for­ma­li­za­ción, des­ta­có que “nos en­fren­ta­mos a un pro­ce­so que in­ves­ti­ga as­pec­tos de­li­ca­dos y sen­si­bles que tie­nen lu­gar en una ciu­dad pe­que­ña”. Re­cor­dó que fue ne­ce­sa­rio con­tar con “tes­ti­gos de iden­ti­dad re­ser­va­da, al exis­tir un cons­ta­ta­do pe­li­gro gra­ve” pa­ra ellos.

RE­CUR­SO. El “Bu­ñue­lo” cuen­ta con la de­fen­sa de dos abo­ga­das: Gabriela Gómez y Ana Au­dif­fred. Am­bas pre­sen­ta­ron el martes un re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra va­rios ar­tícu­los del nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal (CPP). El re­cur­so de­ter­mi­nó que el juez Vi­tal Rodríguez or­de­na­ra la sus­pen­sión del pro­ce­so y la in­me­dia­ta li­be­ra­ción del impu­tado.

Aho­ra la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia se en­cuen­tra ana­li­zan­do el re­cur­so. Es el oc­ta­vo ca­so de es­te ti­po que tie­ne a es­tu­dio la cor­po­ra­ción. Cua­tro re­cur­sos fue­ron pre­sen­ta­dos en los úl­ti­mos me­ses de 2017 (uno de ellos fue des­es­ti­ma­do) y otros cua­tro en lo que va del 2018.

No hay un pla­zo es­ta­ble­ci­do pa­ra re­sol­ver. De acuer­do con las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, la Su­pre­ma Cor­te se to­ma seis me­ses en pro­me­dio pa­ra es­tu­diar ca­da pe­di­do.

Hay ex­cep­cio­nes. La Cor­te se ex­pi­dió con ra­pi­dez en re­la­ción con un cri­men en Pay­san­dú ocu­rri­do el día 27 de no­viem­bre de 2017, cuan­do un ado­les­cen­te ma­tó a pu­ña­la­das a un jo­ven de 21 años. El día 29 se pre­sen­tó el re­cur­so, que li­be­ró al res­pon­sa­ble del ho­mi­ci­dio, y sie­te días des­pués lle­gó la res­pues­ta de la SCJ, en con­tra del re­cur­so.

El “Bu­ñue­lo”, pe­se a no te­ner nin­gu­na res­tric­ción por or­den ju­di­cial, se en­cuen­tra en su ca­sa y no sa­lió de ella des­de el mis­mo mo­men­to en que fue li­be­ra­do en la au­dien­cia de re­fe­ren­cia del pa­sa­do martes.

“Ni si­quie­ra tie­ne un ce­lu­lar por­que la Po­li­cía to­da­vía no se lo de­vol­vió”, di­jo su abo­ga­da Gabriela Gómez.

PRUE­BAS “PLAN­TA­DAS”. Se­gún la abo­ga­da, las prue­bas pre­sen­ta­das en su con­tra “fue­ron plan­ta­das, no por la Po­li­cía, sino por al­guien que quie­re per­ju­di­car a su clien­te”.

Gómez des­ta­có que des­de el en­car­ce­la­mien­to de otros dos su­je­tos acu­sa­dos de li­de­rar ban­das de nar­cos, “la tran­qui­li­dad vol­vió al ba­rrio Rodríguez Ba­rrios”.

Los dos su­je­tos en­car­ce­la­dos ase­gu­ran que tie­nen cuen­tas pa­ra fac­tu­rar­le al “Bu­ñue­lo”. Uno de ellos cree que él es el res­pon­sa­ble del ase­si­na­to de un la­de­ro, co­no­ci­do con el alias de el “Ca­rre­ti­lla”, quien fue ase­si­na­do de sie­te dis­pa­ros por per­so­nas que pre­sun­ta­men­te res­pon­den al “Bu­ñue­lo”.

Abo­ga­da de­fen­so­ra del “Bu­ñue­lo” di­ce que “plan­ta­ron” las prue­bas en su con­tra

OPE­RA­TI­VO. Pa­tru­lle­ros, mo­tos y hom­bres pie a tie­rra de la Po­li­cía se des­ple­ga­ron ano­che en el en­torno de la vi­vien­da del impu­tado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.