EL

El Pais (Uruguay) - - QUÉ PASA - PAU­LA BARQUET

Fue co­mo un lla­ma­do di­vino. Mien­tras mu­chos se es­can­da­li­za­ban, va­rios se bur­la­ban y unos cuan­tos se pre­gun­ta­ban “¿qué es to­da es­ta lo­cu­ra con la que aho­ra sa­le No­vick?”, otros sin­tie­ron que les es­ta­ban ha­blan­do a ellos, que les cal­za­ba co­mo un tra­je a me­di­da, que era la pro­pues­ta que ha­cía tiem­po es­ta­ban es­pe­ran­do. En al­gún mo­men­to en­tre fi­nes de oc­tu­bre de 2017 y prin­ci­pios de enero de es­te año, cer­ca de 930 per­so­nas abrie­ron la pá­gi­na web crea­da pa­ra pos­tu­lar­se a “in­ten­den­te de la gen­te” e in­gre­sa­ron sus da­tos. Du­ran­te los úl­ti­mos ocho me­ses pa­sa­ron por un pro­ce­so si­len­cio­so de va­rias eta­pas que aho­ra es­tá lle­gan­do a su fin. A par­tir de no­viem­bre y du­ran­te el año que vie­ne, Ed­gar­do No­vick y su prin­ci­pal ase­sor, Ja­vier de Hae­do, es­ta­rán pre­sen­tan­do en so­cie­dad a los 19 ele­gi­dos.

Mar­ce­lo co­no­cía a No­vick por un ami­go en co­mún. Cuan­do se en­te­ró de la idea, se sor­pren­dió “co­mo to­dos” —de he­cho, cree que muy po­cos lo en­ten­die­ron— pe­ro pen­só: “Es­to me in­tere­sa”. Pa­ra él, mé­di­co de 44 años, na­ci­do en La­va­lle­ja pe­ro ins­ta­la­do en Ri­ve­ra ha­ce 11 años, con ex­pe­rien­cia en car­gos de di­rec­ción en el sis­te­ma mu­tual y do­cen­cia en la Uni­ver­si­dad, el lla­ma­do fue una opor­tu­ni­dad de me­ter­se en un uni­ver­so que le in­tere­sa­ba pe­ro al que sen­tía inac­ce­si­ble. “En Ri­ve­ra, un de­par­ta­men­to co­lo­ra­do, con un Par­ti­do Na­cio­nal fuer­te y un Fren­te Am­plio re­la­ti­va­men­te fuer­te, ¿có­mo pue­de te­ner éxi­to al­guien de afue­ra?”, se pre­gun­ta­ba. “Po­nien­do pla­ta so­la­men­te”, se res­pon­día. Es­ta vez se le abría otro ca­mino.

Así co­mo Mar­ce­lo, que se re­be­la an­te la idea de que “en po­lí­ti­ca ten­gas que tra­ba­jar 50 años pa­ra lle­gar a al­go”, Car­los ha­bla de es­ta pro­pues­ta co­mo una chan­ce de “arran­car sin con­ta­mi­nar­se” de los “li­nea­mien­tos rí­gi­dos” de un par­ti­do tra­di­cio­nal. “No me con­si­de­ro po­lí­ti­co. Por ahí me sen­tí iden­ti­fi­ca­do con No­vick, que en­tra­ba a la po­lí­ti­ca sin ser po­lí­ti­co”.

A Car­los, un in­ge­nie­ro que ape­nas pa­sa los 30 pe­ro ya tie­ne su pro­pio ne­go­cio en Mer­ce­des, de don­de es oriun­do, y que se ha for­ma­do en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, siem­pre le gus­tó la ges­tión, pe­ro no la ideo­lo­gía. No le in­tere­sa es­pe­cial­men­te el Par­ti­do de la Gen­te, lo que quie­re es ser in­ten­den­te. Por­que ha oí­do los nom­bres que an­dan cir­cu­lan­do co­mo po­si­bles can­di­da­tos pa­ra So­riano y no le gus­ta nin­guno. Por­que es­tá se­gu­ro de que el go­bierno de su de­par­ta­men­to, al que le re­co­no­ce va­rios lo­gros so­bre to­do en lo re­la­ti­vo a los es­pa­cios pú­bli­cos, es­tá lleno de “in­efi­cien­cias” que se sien­te ca­paz de su­pe­rar. Así que cuan­do vio el lla­ma­do en las re­des en­se­gui­da se anotó. No le di­jo a ca­si na­die por­que aún no sa­be si es el ga­na­dor. Es­tá se­gu­ro de que la ma­yo­ría de sus co­no­ci­dos le van a de­cir “es­tás lo­co”, pe­ro con­fía en que al­gu­nos le di­rán “qué bueno”.

Y Mau­re­ne se en­te­ró por la te­le. Pa­ró lo que es­ta­ba ha­cien­do y pres­tó aten­ción a la pro­pa­gan­da, un vi­deo en el que el em­pre­sa­rio ca­mi­na por un cam­po di­cien­do “sin Ed­gar­do No­vick

“Yo es­to lo to­mo co­mo que le doy opor­tu­ni­da­des a gen­te que no tuvo, gen­te co­mún que quie­re ayu­dar. No de­ja de ser pa­re­ci­do a lo que me pa­só a mí”.

MEN­SA­JE. No­vick lle­va me­ses in­ten­tan­do ha­cer­se co­no­ci­do fue­ra de la ca­pi­tal y ha­blan­do de la im­por­tan­cia de la ges­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.