EL JU­GA­DOR

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL -

que que­rían sa­car la vi­sa ca­na­dien­se y se que­da­ron en Uru­guay —co­mo su­ce­dió con va­rios sua­zi­lan­de­ses—; e in­mi­gran­tes de to­do ti­po de, al me­nos, 35 na­cio­na­li­da­des.

EL OL­VI­DA­DO. Es el úni­co con­ti­nen­te que tie­ne te­rri­to­rio en el orien­te y el oc­ci­den­te, en el nor­te y en el sur. Es el lu­gar des­de don­de, se­gún la teo­ría, pro­vie­ne el ser hu­mano. Lle­va el nom­bre con el que los grie­gos lla­ma­ban a las per­so­nas cá­li­das en su tra­to: “aph­ri­ko”. Y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es la zo­na con la que el res­to del mun­do ha man­te­ni­do re­la­cio­nes más frías y más dis­tan­tes.

Mien­tras el mun­do, o bue­na par­te de él, en­ve­je­ce, Áfri­ca pa­re­ce la fuen­te de la ju­ven­tud. Eso ex­pli­ca, se­gún los de­mó­gra­fos, que des­de allí par­ti­rán bue­na par­te de los flu­jos mi­gra­to­rios de los pró­xi­mos años. Tam­bién ha­cia Uru­guay.

Ima­gi­ne que el mun­do es un cua­dra­do que se com­po­ne de pie­zas en­cas­tra­das. Aho­ra pien­se que ca­da pie­za re­pre­sen­ta a la can­ti­dad de po­bla­do­res de ca­da país y lle­va el co­lor del con­ti­nen­te que re­pre­sen­ta. Hoy ese cua­dra­do es­tá te­ñi­do, so­bre to­do, de los co­lo­res de Asia, y tie­nen pe­so Eu­ro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te. Pe­ro a me­di­da que pa­sen los años, ese cua­dra­do se te­ñi­rá, ca­da vez más, del co­lor afri­cano. Más de la mi­tad de los na­ci­mien­tos que va­yan a su­ce­der an­tes de 2050 se­rán allí.

El hi­jo de Ste­ve Jo­sé na­ció en Uru­guay, ha­ce cin­co años. Es

afri­ca­nos so­li­ci­ta­ron el re­fu­gio en Uru­guay en lo que va del año. Los úl­ti­mos tres han in­gre­sa­do es­te mes des­de Bra­sil, vie­nen de Gam­bia y Se­ne­gal.

otra de las ra­zo­nes que atan a es­te la­te­ral iz­quier­do a que­dar­se en el país. Pe­ro hay al­go, di­ce, que tie­ne que ver con el amor que le to­mó a es­ta tie­rra. “Sien­to que lue­go de apren­der el idio­ma, es­ta se trans­for­mó en mi se­gun­da ca­sa”.

Eso sí: al­gu­nas no­ches, cuan­do la nos­tal­gia lo apre­mia, Ste­ve Jo­sé se jun­ta con otros afri­ca­nos y se de­ja lle­var por el rit­mo del afro­beat —el jazz afri­cano que se po­pu­la­ri­zó en los 70. “La ma­yo­ría de los afri­ca­nos que ha­bía co­no­ci­do al prin­ci­pio eran ju­ga­do­res de fút­bol, pe­ro aho­ra hay de to­do”.

El au­ge del comercio con el “con­ti­nen­te ne­gro” ex­pli­ca el au­men­to de la in­mi­gra­ción, di­jo Ja­vier Vo­lon­té, au­tor de El Fu­tu­ro es Áfri­ca. Uru­guay cua­dri­pli­có, en diez años, el va­lor de la ven­ta de bie­nes. La aper­tu­ra de los ne­go­cios tra­jo em­pre­sa­rios, em­plea­dos pa­ra aque­llas in­ver­sio­nes que ha­cen los em­pre­sa­rios, y “po­li­zo­nes que lle­gan en los bar­cos que aho­ra ha­cen tra­yec­tos de puer­to a puer­to”.

Más de la mi­tad de los 18 afri­ca­nos que so­li­ci­ta­ron el re­fu­gio en Uru­guay es­te año, han lle­ga­do es­con­di­dos en los bar­cos. La ma­yo­ría pro­ve­nían de la Áfri­ca Sub­saha­ria­na.

De esa zo­na del con­ti­nen­te lle­gan tam­bién va­rios so­li­ci­tan­tes de vi­sas pa­ra ter­ce­ros países. De la re­gión nor­te, ará­bi­ga, sue­len ve­nir por ne­go­cios y de Su­dá­fri­ca acuden los de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo. Hay de to­do.

La ci­fra 18

El la­te­ral iz­quier­do Ste­ve Jo­sé Hill­man, quien de­bu­tó en Fénix e hi­zo su úl­ti­ma tem­po­ra­da en Sa­lus, su­po en­fren­tar ju­ga­das ries­go­sas tam­bién fue­ra de la can­cha. Cuan­do via­ja­ba en óm­ni­bus, re­cuer­da, ha­bía quie­nes no se que­rían sen­tar jun­to a él por su co­lor de piel. “Es­to no ha­bla de un país racista, pe­ro sí me he sen­ti­do dis­cri­mi­na­do”. Pe­se a lo per­tur­ba­dor del he­cho, sien­te que “lo más di­fí­cil” que afron­tó en Uru­guay fue apren­der el idio­ma. Y aho­ra que lo do­mi­na a la per­fec­ción, no quie­re mo­ver­se de acá: “Es­ta es mi se­gun­da ca­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.