Ideas e ideo­lo­gía

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

JOR­GE GRÜNBERG

El pro­gre­so en el si­glo XXI se ba­sa en el co­no­ci­mien­to y por con­si­guien­te en las ideas. En una so­cie­dad di­ná­mi­ca y crea­ti­va las ideas flu­yen li­bre­men­te e in­ter­ac­túan vi­go­ro­sa­men­te en in­ter­cam­bios de los cua­les sur­gen nue­vas ideas que pue­den desem­bo­car en nue­vo co­no­ci­mien­to.

Las per­so­nas ar­ti­cu­lan sus ideas, creen­cias y va­lo­res en ideo­lo­gías.

Cuan­do las ideo­lo­gías son ar­ti­cu­la­cio­nes cohe­ren­tes y fle­xi­bles de esas ideas, creen­cias y va­lo­res pue­den pro­por­cio­nar es­truc­tu­ras útiles al diá­lo­go so­cial. Pe­ro cuan­do las ideo­lo­gías se vuel­ven sis­te­mas de pre­jui­cios en lu­gar de creen­cias y de dog­mas en lu­gar de opi­nio­nes, la so­cie­dad se frag­men­ta en tri­bus que so­lo se es­cu­chan en­tre sí en cá­ma­ras de eco, un fe­nó­meno am­pli­fi­ca­do por las re­des so­cia­les. En es­tas con­di­cio­nes el in­ter­cam­bio de ideas dis­mi­nu­ye, las in­ter­ac­cio­nes en­tre ideas se de­bi­li­tan y no se ge­ne­ra pen­sa­mien­to nue­vo ni in­no­va­cio­nes. Cuan­do las ideo­lo­gías y los dog­mas pre­do­mi­nan so­bre las ideas, los in­ter­cam­bios se ba­san en la com­pe­ten­cia en­tre vi­sio­nes in­com­pa­ti­bles a ex­pen­sas de la co­la­bo­ra­ción y la di­ver­si­dad.

Las ideas son li­be­ra­do­ras, las ideo­lo­gías mu­chas ve­ces ins­tru­men­tos de do­mi­na­ción. Las tor­men­tas de ideas ayu­dan a crear, las “tor­men­tas ideo­ló­gi­cas” (pa­ra­fra­sean­do a Isaiah Ber­lin) han pro­pi­cia­do his­tó­ri­ca­men­te la des­truc­ción. Las ideas nos lle­van a in­ves­ti­gar y apren­der de la evi­den­cia. Las ideo­lo­gías nos lle­van a bus­car evi­den­cia que prue­be (o pa­rez­ca pro­bar) lo que ya (cree­mos que) sa­be­mos. En el pri­mer ca­so for­ma­mos jui­cios, en el se­gun­do ali­men­ta­mos pre­jui­cios.

El equi­li­brio en­tre ideas e ideo­lo­gía es cru­cial pa­ra nues­tro fu­tu­ro. Pa­ra ser un país prós­pe­ro, ten­dre­mos que cam­biar mu­chas ve­ces y muy rá­pi­do nues­tras for­mas de pro­duc­ción y pro­pi­ciar la ge­ne­ra­ción cons­tan­te de nue­vas ideas que pue­dan lle­var a nue­vo co­no­ci­mien­to. Si nues­tras ideo­lo­gías pre­do­mi­nan so­bre nues­tras ideas no po­dre­mos al­can­zar el di­na­mis­mo y la fle­xi­bi­li­dad in­te­lec­tual pa­ra rein­ven­tar­nos co­mo una so­cie­dad crea­ti­va e in­no­va­do­ra.

Es­te no es un de­ba­te teó­ri­co. Co­rea del Nor­te y Ve­ne­zue­la son países do­mi­na­dos por la ideo­lo­gía. Chi­na o Viet­nam, cu­yos re­gí­me­nes com­par­ten la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca de los an­te­rio­res, de­li­mi­tan la su­pre­ma­cía de sus ideo­lo­gías pa­ra per­mi­tir la apa­ri­ción de nue­vas ideas. Los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta.

El equi­li­brio en­tre ideas e ideo­lo­gía es frá­gil en nues­tro país. Exis­ten ejem­plos alen­ta­do­res co­mo la de­mo­cra­ti­za­ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción de la cien­cia y tec­no­lo­gía que lle­va ade­lan­te la Agen­cia Na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción y la In­no­va­ción o la crea­ción de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca. En am­bos ca­sos las ideas que las im­pul­sa­ron se im­pu­sie­ron a ba­rre­ras ideo­ló­gi­cas his­tó­ri­cas que con­si­de­ra­ban axio­má­ti­co que la in­ves­ti­ga­ción de­bía ser so­la­men­te es­ta­tal o que de­bía exis­tir una so­la uni­ver­si­dad pú­bli­ca.

Pe­ro tam­bién exis­ten ejem­plos des­alen­ta­do­res. Ha­ce dos años un pe­que­ño gru­po de le­gis­la­do­res redujo las do­na­cio­nes a las uni­ver­si­da­des pri­va­das. Esa ini­cia­ti­va fue pu­ra­men­te ideo­ló­gi­ca, no buscaba ni ob­tu­vo be­ne­fi­cios pa­ra na­die, pe­ro de­ce­nas de alum­nos po­bres, es­pe­cial­men­te del in­te­rior del país, que­da­ron im­pe­di­dos de es­tu­diar su vo­ca­ción (la uni­ver­si­dad pú­bli­ca ló­gi­ca­men­te no dic­ta to­das las ca­rre­ras que exis­ten). La idea de que la edu­ca­ción li­be­ra de la po­bre­za es va­lo­ra­da por los pro­po­nen­tes co­mo me­nos im­por­tan­te que su ideo­lo­gía. Los in­di­vi­duos re­sul­ta­ron me­nos im­por­tan­tes que los dog­mas. Ca­da año se acu­mu­lan más de es­tos jó­ve­nes po­bres ex­clui­dos de la edu­ca­ción su­pe­rior por mo­ti­vos que no co­no­cen y a quie­nes no se les con­sul­tó si es­ta­ban de acuer­do en sa­cri­fi­car su fu­tu­ro pa­ra pre­ser­var la “pu­re­za ideo­ló­gi­ca”.

La em­pre­sa Fac­tum pu­bli­có una en­cues­ta so­bre ima­gen de uni­ver­si­da­des en ma­yo de 2018. La uni­ver­si­dad con me­jor ima­gen en­tre los vo­tan­tes del par­ti­do de go­bierno es una, pe­ro en­tre los vo­tan­tes de la opo­si­ción es otra. Las uni­ver­si­da­des se dis­tin­guen por la ca­li­dad de su en­se­ñan­za e in­ves­ti­ga­ción, la efi­cien­cia de su ges­tión, su ac­ce­si­bi­li­dad o su in­fra­es­truc­tu­ra, en­tre otros fac­to­res. Ca­da per­so­na po­drá va­lo­rar más unos as­pec­tos que otros, pe­ro que la opi­nión de las per­so­nas so­bre las uni­ver­si­da­des de­pen­da de su afi­lia­ción po­lí­ti­ca advierte de la su­pre­ma­cía de la ideo­lo­gía so­bre el jui­cio crí­ti­co.

La Uni­ver­si­dad de la Edu­ca­ción es uno de los ca­sos más tras­cen­den­tes en don­de las ba­rre­ras ideo­ló­gi­cas im­pi­den cam­bios cru­cia­les. Exis­te un con­sen­so na­cio­nal so­bre la im­por­tan­cia de me­jo­rar la for­ma­ción do­cen­te y un am­plio apo­yo par­la­men­ta­rio a la idea de crear una ins­ti­tu­ción uni­ver­si­ta­ria a ta­les efec­tos. Sin em­bar­go su rea­li­za­ción no es po­si­ble por­que sus pro­po­nen­tes otor­gan un va­lor su­pe­rior al cum­pli­mien­to de un man­da­to ideo­ló­gi­co (el co­go­bierno co­mo for­ma de or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va) que al pro­yec­to en sí mis­mo. Pre­fie­ren no crear la Uni­ver­si­dad de la Edu­ca­ción que crear­la.

El pun­to en dis­cu­sión no es si esa for­ma de or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va es la más efec­ti­va pa­ra el Uru­guay del si­glo XXI, el pun­to es que la su­pre­ma­cía ideo­ló­gi­ca pre­do­mi­na so­bre la idea sus­tan­ti­va en per­jui­cio del bien co­mún. Es­tos son los im­pul­sos que de­be con­tro­lar una so­cie­dad que de­be evo­lu­cio­nar cons­tan­te­men­te.

Isaiah Ber­lin nos ad­vir­tió ha­ce dé­ca­das que la no­ción de que a to­das las pre­gun­tas exis­te so­lo una res­pues­ta ver­da­de­ra des­va­lo­ri­za la in­te­li­gen­cia, res­trin­ge la li­ber­tad y en de­fi­ni­ti­va es pe­li­gro­sa. Es bueno que lo ten­ga­mos en cuen­ta.

EN­FO­QUES

HU­GO BU­REL

Las tor­men­tas de ideas ayu­dan a crear, las “tor­men­tas ideo­ló­gi­cas” han pro­pi­cia­do his­tó­ri­ca­men­te la des­truc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.