No­so­tros y los hé­roes

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

La pa­la­bra hé­roe pro­vie­ne del grie­go an­ti­guo he­ros y pue­de ser aplicada tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res. El con­cep­to apa­re­ció por pri­me­ra vez en Gre­cia y fue in­tro­du­ci­do por Pín­da­ro, que dis­tin­gue en­tre dio­ses, hé­roes y hom­bres. Cuan­do era ni­ño, mis hé­roes eran los de las re­vis­tas de his­to­rie­tas que leía con frui­ción des­pués de ha­cer los de­be­res es­co­la­res. Es­ta­ban tam­bién los que veía en la pan­ta­lla del ci­ne Lu­te­cia, que por lo ge­ne­ral iban a ca­ba­llo y con un Colt 45 en la ca­na­na. Por su­pues­to, sa­bía quie­nes eran los hé­roes de la pa­tria, pe­ro me pa­re­cían me­nos reales que Red Ry­der o Su­per­man. Es de­cir, la no­ción de hé­roe era al­go vin­cu­la­do a la fan­ta­sía, pe­ro ale­ja­do de la reali­dad y por su­pues­to de la His­to­ria con ma­yús­cu­las.

Me animo a de­cir que en­ton­ces, cuan­do no co­no­cía la sen­ten­cia de Ber­tolt Brecht —“des­gra­cia­do el país que ne­ce­si­ta hé­roes”— no te­nía ne­ce­si­dad al­gu­na de ellos y so­lo los con­ce­bía co­mo ha­bi­tan­tes de la fic­ción. Es­ta evo­ca­ción per­so­nal vie­ne a cuen­to pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la cre­cien­te ne­ce­si­dad de hé­roes que nos guíen, nos jus­ti­fi­quen co­mo co­lec­ti­vo y, de ser po­si­ble, nos res­ca­ten. Y ese fe­nó­meno se es­tá pro­du­cien­do en to­do el mun­do.

“El cul­to a los hé­roes es más fuer­te allí don­de es me­nor el res­pe­to por la li­ber­tad hu­ma­na”, es­cri­bió el fi­ló­so­fo Her­bert Spen­cer pa­ra de­cir, des­de otro lu­gar, lo mis­mo que afir­mó Brecht. Los ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos en re­la­ción a es­ta sen­ten­cia abun­dan. Pe­se a que Spen­cer mu­rió en 1903, con su re­fle­xión an­ti­ci­pó el cul­to a la per­so­na­li­dad de Jo­sé Sta­lin o Be­ni­to Mus­so­li­ni. Ne­ce­si­tar hé­roes es dis­mi­nuir las po­si­bi­li­da­des del ciu­da­dano co­mún y atri­buir­le a se­res ex­cep­cio­na­les la obli­ga­ción de im­pul­sar cam­bios, re­sol­ver cri­sis, li­de­rar cru­za­das o apar­tar­nos de to­do mal.

El ba­ta­ca­zo que aca­ba de dar Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil —más allá del aná­li­sis po­lí­ti­co que me­re­ce— se sin­te­ti­za tam­bién en una pie­za pu­bli­ci­ta­ria de la cam­pa­ña que mues­tra un gi­gan­te he­cho de la ro­ca de un mo­rro, me­ta­mor­fo­seán­do­se y cre­cien­do co­mo un ti­tán mi­ne­ral que se le­van­ta pa­ra sal­var a la na­ción cual hé­roe po­de­ro­so y pro­vi­den­cial. El es­lo­gan del spot es “un gi­gan­te dor­mi­do que des­pier­ta”. La le­tra de la mú­si­ca que acom­pa­ña, es un rap que can­ta al hé­roe. La ima­gen fi­nal mues­tra al gi­gan­te de pie que ma­ra­vi­lla a los bra­si­le­ños. Jun­to a él, Bol­so­na­ro cru­za­do por la ban­da pre­si­den­cial. La trans­po­si­ción sim­bó­li­ca es ob­via. Es bueno re­cor­dar que el hé­roe an­te­rior de Bra­sil fue Lula, hoy en­car­ce­la­do por co­rrup­ción y vien­do có­mo un fas­cis­ta de ma­nual se que­da con sus vo­tos.

No­so­tros tam­bién ne­ce­si­ta­mos hé­roes. Bas­ta ver el tra­ta­mien­to que han re­ci­bi­do el con­duc­tor y los ju­ga­do­res de la se­lec­ción uruguaya es­tos úl­ti­mos años. Son so­la­men­te fut­bo­lis­tas, exi­to­sos sí y cracks sin du­da, pe­ro lo que ha­cen es­tá pre­vis­to en el jue­go y for­ma par­te de lo que se es­pe­ra de ellos y sus ta­len­tos. Son pro­fe­sio­na­les muy bien pa­gos y su desempeño me­re­ce mu­chas ve­ces el aplau­so y qui­zá las lá­gri­mas del hin­cha agra­de­ci­do, pe­ro no son hé­roes —ni quie­ren ser­lo— pe­se a que la pren­sa y la opi­nión pú­bli­ca sue­len tra­tar­los co­mo ta­les. De la mis­ma manera, el maes­tro Ta­bá­rez no ne­ce­si­ta una es­ta­tua en la ex­pla­na­da mu­ni­ci­pal co­mo al­gún exal­ta­do pro­pu­so. Es un pro­fe­sio­nal se­rio y un lí­der au­tén­ti­co, pe­ro no un hé­roe. Y eso él lo tie­ne muy cla­ro, por eso no le in­tere­sa que lo cu­bran de bron­ce.

“Un hé­roe es un in­di­vi­duo co­mún que en­cuen­tra fuer­za pa­ra per­se­ve­rar y so­por­tar a pe­sar de los obs­tácu­los.” Sin con­tar que eso lo ha­ce el co­mún de la gen­te to­dos los días, es­to lo di­jo Ch­ris­top­her Ree­ve, el ac­tor que en­car­nó a Su­per­man en el ci­ne y que­dó cua­dra­plé­ji­co lue­go de un ac­ci­den­te de equi­ta­ción. Qué pa­ra­do­ja ha­ber si­do el hom­bre de ace­ro que yo leía en las his­to­rie­tas, el hé­roe con su­per­po­de­res en la fic­ción, y en la vi­da real ter­mi­nar pa­ra­lí­ti­co.

La di­vi­sa que Ree­ve sos­tu­vo fue la que, sin pro­po­nér­se­lo, le­van­ta­ron los so­bre­vi­vien­tes de los An­des, en es­pe­cial Fer­nan­do Pa­rra­do y Ro­ber­to Ca­nes­sa. Su he­roi­ci­dad no fue bus­ca­da sino im­pues­ta por las cir­cuns­tan­cias. Eso de­mues­tra que un hé­roe no na­ce, se ha­ce. El ci­neas­ta Emir Kus­tu­ri­ca qui­so ha­cer­lo con su to­da­vía no es­tre­na­do film so­bre Jo­sé Mu­ji­ca, co­mo evi­den­ció el tí­tu­lo ori­gi­nal de la pe­lí­cu­la: “El úl­ti­mo hé­roe”, que des­pués cam­bió por “Pe­pe, una vi­da su­pre­ma”. La es­tra­te­gia es cla­ra: la gen­te ne­ce­si­ta de hé­roes y cuan­do no los tie­ne los me­dios y un re­la­to in­tere­sa­do los in­ven­tan. Por eso la no­ción de lo que es real­men­te he­roi­co se de­va­lúa de for­ma per­ma­nen­te.

Se­gún Pe­dro Sa­li­nas, crí­ti­co de la Ge­ne­ra­ción del 27, el hé­roe fue su­ce­si­va­men­te: el in­mor­tal, o hé­roe del mi­to. Des­pués el gue­rre­ro, hé­roe de la epo­pe­ya o el can­tar de ges­ta me­die­val. Lue­go, el ser ex­cel­so o hé­roe idea­li­za­do de las no­ve­las sen­ti­men­ta­les del re­na­ci­mien­to y el ro­man­ti­cis­mo. Por fin, un hom­bre co­rrien­te, el hé­roe de cla­se me­dia o bur­gue­sa de la no­ve­la rea­lis­ta y na­tu­ra­lis­ta del si­glo XIX.

Aho­ra la pos­mo­der­ni­dad, tan ig­no­ra­da en es­ta co­mar­ca co­mo es­ce­na­rio de lo que nos pa­sa, ha im­pues­to que los pre­sun­tos hé­roes actuales ten­gan siem­pre un sos­tén me­diá­ti­co y por lo ge­ne­ral una con­di­ción pe­des­tre y po­pu­lar. Pe­ro no es cul­pa de ellos. La ma­sa los idea­li­za por un re­fle­jo ido­lá­tri­co y la ne­ce­si­dad de en­con­trar en su ac­cio­nar un des­te­llo de sal­va­ción pa­ra to­do.

La ne­ce­si­dad de hé­roes que pa­de­ce­mos es la prue­ba del des­am­pa­ro que en mu­chos te­mas de­ci­si­vos vi­ve nues­tra so­cie­dad. El fin de las ideo­lo­gías, la ma­ni­pu­la­ción de mu­chos re­la­tos y la co­rrup­ción a la lar­ga han pro­du­ci­do un va­cío de li­de­raz­gos que desem­bo­ca en fe­nó­me­nos co­mo Trump o Bol­so­na­ro. Por eso hay que cui­dar­se mu­cho de los fal­sos hé­roes y de los me­sías pro­vi­den­cia­les.

La ne­ce­si­dad de hé­roes es la prue­ba del des­am­pa­ro que en mu­chos te­mas de­ci­si­vos vi­ve nues­tra so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.