Re­to­man investigaciones so­bre uso mé­di­co de LSD

Tras prohi­bir­la en 1971, vuel­ven a es­tu­diar la dro­ga en la­bo­ra­to­rios

El Pais (Uruguay) - - VIVIR -

uno rea­li­za­do por Pe­ter Gas­ser, un psi­quia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta de la pe­que­ña ciu­dad sui­za de So­leu­re.

El ob­je­ti­vo de esa in­ves­ti­ga­ción, lle­va­da a ca­bo con 12 pa­cien­tes, es en­ten­der có­mo pue­de el LSD ayu­dar a los pa­cien­tes a so­bre­lle­var su an­sie­dad des­pués de que se les ha­ya diag­nos­ti­ca­do un cáncer en es­ta­do avan­za­do.

El es­tu­dio, fi­nan­cia­do por la Aso­cia­ción Mul­ti­dis­ci­pli­na­ria de Es­tu­dios Psi­co­dé­li­cos de Ca­li­for­nia (MAPS, por sus si­glas en in­glés), se en­cuen­tra en la se­gun­da fa­se, la que com­prue­ba la efi­ca­cia de las sus­tan­cias pro­ba­das en los en­sa­yos clí­ni­cos.

“To­do es­to aca­ba de em­pe­zar, pe­ro es po­si­ble que el LSD pue­da re­gre­sar en for­ma de un me­di­ca­men­to”, con­si­de­ra Man­gold.

LOS INI­CIOS. El LSD, acró­ni­mo del tér­mino ale­mán Ly­serg­säu­re­diethy­la­mid (die­ti­la­mi­da de áci­do li­sér­gi­co), na­ció du­ran­te ex­pe­rien­cias con el cor­ne­zue­lo, un hon­go que ata­ca las es­pi­gas del cen­teno y que el la­bo­ra­to­rio sui­zo San­doz uti­li­za­ba en aque­lla épo­ca pa­ra fa­bri­car un fár­ma­co con­tra la mi­gra­ña.

Mien­tras ma­ni­pu­la­ba uno de los al­ca­loi­des pre­sen­tes en el cor­ne­zue­lo pa­ra des­cu­brir sus pro­pie­da­des, el doc­tor Hof­mann ex­pe­ri­men­tó una sen­sa­ción ex­tra­ña. Pa­ra sa­lir de du­das, in­gi­rió una gran do­sis de la sus­tan­cia y tuvo fuer­tes alu­ci­na­cio­nes.

Art­hur Stoll, el je­fe de in­ves­ti­ga­ción de San­doz, le pro­pu­so en­ton­ces a su hi­jo —psi­quia­tra en Zú­rich— que pro­ba­ra la sus­tan­cia con sus pa­cien­tes, an­tes de que el la­bo­ra­to­rio de­ci­die­ra dis­tri­buir­la a ma­yor es­ca­la con fi­nes ex­pe­ri­men­ta­les.

Al fi­nal de los años 1960, las au­to­ri­da­des em­pe­za­ron a prohi­bir el LSD, in­clu­so en Sui­za, en 1968. El doc­tor Hof­mann de­ci­dió en­ton­ces es­cri­bir un li­bro pa­ra de­fen­der su in­ven­to.

El pros­pec­to en­tre­ga­do en los años 1950 a los mé­di­cos que desea­ban in­ge­rir LSD ex­pli­ca­ba que la sus­tan­cia pro­vo­ca­ba una es­pe­cie de psi­co­sis ar­ti­fi­cial y pa­sa­je­ra, que po­día per­mi­tir­les en­ten­der me­jor los pen­sa­mien­tos de sus en­fer­mos. Y res­pec­to a sus pa­cien­tes, ese tra­ta­mien­to mi­la­gro­so iba a per­mi­tir ate­nuar la an­sie­dad y las neu­ro­sis ob­se­si­vas. Pe­ro el LSD salió del ám­bi­to mé­di­co y se pro­pa­gó en los círcu­los ar­tís­ti­cos y li­te­ra­rios, ba­jo la in­fluen­cia de per­so­na­li­da­des co­mo el pro­fe­sor de psi­co­lo­gía Timothy Leary, des­pe­di­do de su pues­to en Har­vard por ha­ber com­par­ti­do la dro­ga con es­tu­dian­tes, y del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Ken Ke­sey, el au­tor de “Al­guien vo­ló so­bre el ni­do del cu­co”. En sus ar­chi­vos, la Ra­dio­te­le­vi­sión Sui­za (RTS) en­con­tró un re­por­ta­je de 1966 en el que tres vo­lun­ta­rios pro­ba­ban LSD an­te la cá­ma­ra pa­ra mos­trar los efec­tos de la sus­tan­cia. Se sen­tía “co­mo en un acuario”, con­tó al mé­di­co y al equi­po de te­le­vi­sión uno de los vo­lun­ta­rios. “Los veía co­mo si fue­ran al­gas”, aña­dió, di­cien­do que la dro­ga “ha­bía li­be­ra­do su crea­ti­vi­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.