Edu­ca­do­res aler­tan por ni­ños de ocho años usa­dos pa­ra de­lin­quir

La Igle­sia Ca­tó­li­ca en­cien­de una alar­ma por la cre­cien­te in­fan­ti­li­za­ción de la vio­len­cia

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - PAU­LA BARQUET

Por­tan ar­mas des­de los ocho años y son usa­dos por los adul­tos co­mo “mu­las” o pa­ra cus­to­diar bo­cas de pas­ta ba­se. En los re­creos jue­gan a ar­mar me­tra­lle­tas con blo­ques del ti­po Le­go y siem­pre quie­ren ser los la­dro­nes en el po­li­la­dron. Se es­con­den si sien­ten el rui­do de un ca­ño de es­ca­pe y, fru­to de la acu­mu­la­ción de alla­na­mien­tos, en­fren­ta­mien­tos y ope­ra­ti­vos en sus ba­rrios, hu­yen cuan­do ven po­li­cías.

Esa es la per­cep­ción de edu­ca­do­res, psi­có­lo­gos y tra­ba­ja­do­res so­cia­les que li­de­ran obras de edu­ca­ción ca­tó­li­ca en con­tex­tos de po­bre­za. Sos­tie­nen que la vio­len­cia tie­ne ca­da vez más ca­ra de ni­ño y se sien­ten des­bor­da­dos an­te es­ta reali­dad, por­que sus pro­yec­tos ter­mi­nan fun­cio­nan­do co­mo la Ce­ni­cien­ta: acom­pa­ñan mien­tras du­ran, pe­ro cuan­do aca­ban el ni­ño vuel­ve a su reali­dad. La psi­có­lo­ga Mó­ni­ca Do­mín­guez, que tra­ba­ja en el co­le­gio Ban­neux de Mar­co­ni, ad­vier­te que esa “di­so­cia­ción” po­dría afec­tar gra­ve­men­te la cons­truc­ción de la per­so­na­li­dad de es­tos ni­ños.

En un en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Edu­ca­ción Ca­tó­li­ca (Au­dec) se pu­so so­bre la me­sa la ne­ce­si­dad de re­pen­sar el mo­de­lo de in­ter­ven­ción pa­ra lo­grar un im­pac­to real. Des­de el go­bierno ce­le­bra­ron la ini­cia­ti­va.

Sen­ta­do ba­jo la som­bra de un ale­ro, ale­ja­do del bu­lli­cio, Ma­teo Mén­dez pien­sa. Sin es­fuer­zo se abs­trae del reg­gea­ton, los gri­tos di­ver­ti­dos de los ni­ños, el co­rre­teo y las ri­sas, y pien­sa: “Hay fran­jas de la so­cie­dad que es­tán co­mo de­te­ni­das en el tiem­po. No re­ci­bie­ron el im­pac­to”. Una ara­ñi­ta se le me­te en el pe­lo ca­no­so, otra se le pa­sea por el bu­zo, pe­ro él ni se in­mu­ta. Cla­va la mi­ra­da en un pun­to le­jano, se que­da ca­lla­do unos se­gun­dos y suel­ta: “¿Es­ta­mos ofre­cien­do lo que ellos ne­ce­si­tan?”.

Es miér­co­les, son las 12 del me­dio­día y en Min­ga, el pro­yec­to que di­ri­ge el pa­dre Ma­teo en Las Pie­dras, es ho­ra de al­mor­zar. La mú­si­ca se de­tie­ne, los edu­ca­do­res lla­man a los ni­ños y to­dos en­tran al gal­pón en un si­len­cio inusi­ta­do. Des­de ha­ce un año, tres ve­ces por se­ma­na, unos 60 ni­ños en edad es­co­lar van a ju­gar, co­mer y re­ci­bir apo­yo pe­da­gó­gi­co al lu­gar que so­lía es­tar re­ser­va­do pa­ra sus her­ma­nos ma­yo­res. Min­ga ya no es so­lo pa­ra ado­les­cen­tes, pe­ro el mo­ti­vo no es pa­ra fes­te­jo. Más bien es una ur­gen­cia, una cru­za­da: me­ter­se en sus vi­das lo an­tes po­si­ble.

“No­so­tros em­pe­za­mos con chi­qui­li­nes de 14 años, pe­ro hoy es­ta­mos co­men­zan­do a tra­ba­jar con chi­qui­li­nes de nue­ve. Por­que ya el de ocho por­ta ar­ma. Al­gu­nos ha­cen de mu­li­tas. En­ton­ces te­ne­mos que re­tro­traer­nos ca­da vez más, ca­paz que has­ta el vien­tre ma­terno, o an­tes. Y ver las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res: có­mo han si­do, có­mo han vi­vi­do, lo que han te­ni­do, lo que les ha fal­ta­do. Por­que a ve­ces uno se pre­gun­ta: ¿qué sen­ti­do tie­ne la vi­da? Ma­ña­na, tar­de y no­che, es un desafío pa­ra ellos en­con­trar una ra­zón. No pi­die­ron ve­nir, los pa­rie­ron, los tra­je­ron, y ahí los de­ja­ron. Van en­tre­ve­rán­do­se, en­tre­mez­clán­do­se en­tre las lu­chas co­ti­dia­nas...”, re­fle­xio­na.

Esos “gu­ri­ses que an­da­ban me­dio suel­tos” se in­te­gra­ron al pro­yec­to, pri­me­ro una vez por se­ma­na, y co­mo vie­ron que les gus­ta­ba au­men­ta­ron a tres. Lue­go los edu­ca­do­res em­pe­za­ron a vi­si­tar las es­cue­las

Hoy, el ni­ño de ocho ya por­ta ar­ma. En­ton­ces te­ne­mos que re­tro­traer­nos ca­da vez más” Ma­teo Mén­dez, sa­cer­do­te sa­le­siano, di­rec­tor de Min­ga.

Ar­man me­tra­lle­tas con blo­ques de Le­go. En el jue­go re­pro­du­cen sus mie­dos” Mó­ni­ca Do­mín­guez, psi­có­lo­ga en el co­le­gio Ban­neux.

Los ni­ños se usan co­mo par­te del sis­te­ma de aler­ta y se­gu­ri­dad en las bo­cas” Adrián Arias, tra­ba­ja­dor so­cial y sub­di­rec­tor de Au­dec.

y vie­ron que las maes­tras no­ta­ban “cam­bios en la con­duc­ta” de los ni­ños de Min­ga. En los más chi­cos la me­di­da es­tá en el cen­tro edu­ca­ti­vo, afir­ma el cu­ra sa­le­siano cu­ya es­pe­cia­li­dad siem­pre fue­ron los ado­les­cen­tes y por eso lle­gó a di­ri­gir el Ins­ti­tu­to Téc­ni­co de Reha­bi­li­ta­ción Ju­ve­nil (hoy Ini­sa) en­tre 2008 y 2009.

Di­ce Mén­dez: “Cree­mos que en el co­ra­zón de ca­da uno de es­tos gu­ri­ses hay una bra­sa cu­bier­ta de ce­ni­za por el tiem­po, el su­fri­mien­to y el do­lor. Que de­be ve­nir un ai­re nue­vo, lleno ener­gía, que sea ca­paz de so­plar y dar vi­da nue­va­men­te a esa bra­si­ta que es­tá allí. Y co­mien­ce un fue­gui­to a te­ner vi­da, a te­ner fuer­za, que em­pie­ce a co­nec­tar­se con­si­go mis­mo. Ya no es

el es­tú­pi­do, el ta­ra­do, el mon­gó­li­co, el no ser­vís pa­ra na­da, qué ha­cés acá, te pa­sás dur­mien­do y no ha­cés na­da, sos un va­go, an­dá a sa­lir por ahí a bus­car al­go de co­mer pa­ra tus her­ma­nos.

El sa­lir a bus­car al­go pa­ra el her­mano se pue­de in­ter­pre­tar de mu­chas ma­ne­ras cuan­do se lo di­cen al chi­co... y cuan­do se lo di­cen a la chi­ca. ¿Qué ha­ce­mos cuan­do hay una ni­ña de ocho, nue­ve años vio­la­da por su pro­pia ma­dre? ¿Qué ha­cés cuan­do una ma­dre es co­no­ce­do­ra de to­da es­ta si­tua­ción, y no pue­de ha­cer na­da por­que si no, se que­dan sin el sus­ten­to ali­men­ti­cio que trae es­te di­ne­ro mal ha­bi­do?”.

Su cru­za­da con los chi­qui­tos con­sis­te en dar­les ele­men­tos pa­ra que pue­dan de­cir “yo me crié en es­te ba­rrio, pe­ro hay co­sas de las que me ten­go que ale­jar”. Se bus­ca ge­ne­rar un am­bien­te sano, un es­pa­cio di­fe­ren­te. “No es­tá bueno que trai­gan el ba­rrio acá adentro. Que­re­mos que ven­gan a en­con­trar­se, que sa­nen los víncu­los rotos”, ex­pli­ca.

Y ad­vier­te: no es tan com­pli­ca­do. Que­rer­los es bá­si­co (lo de­cía Don Bos­co) y la fór­mu­la pa­re­ce ser “oí­do y co­ra­zón”, aun­que di­cha com­bi­na­ción no los exi­me del fra­ca­so: en Min­ga tam­bién tie­nen sus muer­tos, sus pre­sos, sus al­mas per­di­das. Cuen­ta Mén­dez que en Las Pie­dras hay un ado­les­cen­te que ca­da vez que lo ve le pi­de dis­cul­pas por no ha­ber res­pon­di­do a “to­das las opor­tu­ni­da­des” que le die­ron. En su ca­sa ven­den pas­ta ba­se y él no lo­gra za­far del con­su­mo. “No te­ne­mos to­das las res­pues­tas”, con­clu­ye el sa­cer­do­te.

Ha­ce dos se­ma­nas, unas 80 per­so­nas per­te­ne­cien­tes a pro­yec­tos de edu­ca­ción ca­tó­li­ca no for­mal —cen­tros CAIF, clu­bes de ni­ños, clu­bes ju­ve­ni­les, cen­tros de for­ma­ción de jó­ve­nes, ho­ga­res 24 ho­ras— se reunie­ron en el Ins­ti­tu­to Sa­le­siano de For­ma­ción pa­ra rea­li­zar el pri­mer “Proe­du­car so­cio­edu­ca­ti­vo”, or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Edu­ca­ción Ca­tó­li­ca (Au­dec). Al en­cuen­tro le lla­ma­ron “In­fan­ti­li­za­ción de las vio­len­cias”.

Por­que así co­mo Ma­teo Mén­dez en­ten­dió ne­ce­sa­rio co­rrer la edad de ini­cio de sus pro­pues­tas, mu­chos más per­ci­ben que al­go cam­bió; que la de­lin­cuen­cia no es igual, que los pro­ble­mas no son los mis­mos que 20 o 30 años atrás, y que qui­zá sea tiem­po de cam­biar las pro­pues­tas. En dos días, por unas ochos ho­ras, edu­ca­do­res, psi­có­lo­gos, tra­ba­ja­do­res so­cia­les y de­le­ga­dos del go­bierno ex­pu­sie­ron sus mi­ra­das con un sen­tir co­mún: el pro­ble­ma es gra­ve, y lo es­tán co­rrien­do de atrás.

LA CE­NI­CIEN­TA. Mó­ni­ca Do­mín­guez re­co­rre el co­le­gio ca­tó­li­co Ban­neux, la úni­ca ins­ti­tu­ción que ofre­ce pri­ma­ria en el ba­rrio Mar­co­ni. Ha­ce 20 años que tra­ba­ja co­mo psi­có­lo­ga allí. Va vi­si­tan­do los dis­tin­tos ni­ve­les y cuan­do lle­ga al sec­tor de los ni­ños de cua­tro años, uno la re­ci­be dis­pa­ran­do una me­tra­lle­ta he­cha de blo­ques del ti­po Le­go. En el re­creo los ve ju­gar al po­li­la­dron y to­dos quie­ren ser la­dro­nes. Uno le di­ce a otro: “con­tra la pa­red, te voy a re­vi­sar”. Más allá otro gri­ta “mar­chá pa’ la po­li­cía”. Al ra­to, una maes-

El pro­yec­to Min­ga, del pa­dre Ma­teo, de­jó de ser so­lo pa­ra ado­les­cen­tes. Sos­tie­nen que hay que ac­tuar an­tes.

tra intenta po­ner lí­mi­tes y un alumno la acu­sa: “te bri­lla la pla­ca”.

El Mar­co­ni cam­bió pa­ra siem­pre el 27 de ma­yo de 2016. Ha­bía an­te­ce­den­tes de vio­len­cia, pe­ro nun­ca co­mo lo de ese vier­nes. El cru­ce en­tre la Po­li­cía y dos hom­bres que su­pues­ta­men­te ha­bían ro­ba­do una mo­to ter­mi­nó en ti­ro­teo y muer­te de uno de ellos, que te­nía 16 años. Unas 100 per­so­nas enar­de­ci­das cor­ta­ron Apa­ri­cio Sa­ra­via, que­ma­ron llan­tas, ata­ca­ron un óm­ni­bus, gol­pea­ron y ro­ba­ron a sus pa­sa­je­ros, ca­si le cor­tan un de­do al con­duc­tor pa­ra ro­bar­le la alian­za, pren­die­ron fue­go el vehícu­lo. El mé­di­co de una emer­gen­cia mó­vil tam­bién fue agre­di­do y ter­mi­nó per­dien­do un oí­do.

Ese día, co­mo ca­da vez que hay una muer­te, un alla­na­mien­to o un en­fren­ta­mien­to, mu­chos pa­dres fue­ron a bus­car a sus hi­jos al co­le­gio con la ra­ra cer­te­za de que es­ta­rían más se­gu­ros con ellos. Pe­ro hu­bo ni­ños que que­da­ron a me­dio ca­mino, atra­pa­dos por la ba­taho­la, ro­dea­dos de fu­ria y muer­te. Los que se que­da­ron den­tro de Ban­neux ca­si no se en­te­ra­ron de lo que pa­sa­ba afue­ra, res­ca­ta Do­mín­guez. Los lle­va­ron a un sa­lón, les pu­sie­ron mú­si­ca fuer­te y les pa­sa­ron una pe­lí­cu­la.

Des­pués de aque­lla ma­ña­na fa­tí­di­ca se ins­ta­ló una me­sa en­tre la so­cie­dad ci­vil y

Hay una “di­so­cia­ción gra­ve” en­tre lo que vi­ven den­tro de los pro­yec­tos edu­ca­ti­vos y lo que su­ce­de en sus ca­sas.

De­ce­nas de edu­ca­do­res se reunie­ron a pen­sar so­bre la in­fan­ti­li­za­ción de la vio­len­cia y có­mo en­fren­tar­la.

re­pre­sen­tan­tes del go­bierno, que si­gue fun­cio­nan­do men­sual­men­te has­ta hoy. Se ha he­cho de to­do pa­ra re­vi­vir el sen­tir co­mu­ni­ta­rio (has­ta un cam­pa­men­to in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, que tu­vo lu­gar en Co­lo­nia ha­ce dos me­ses). En Ban­neux in­ten­ta­ron trans­mi­tir que aque­llas eran so­lo 100 per­so­nas, cuan­do so­lo en el co­le­gio hay más de 400 alum­nos y 50 fun­cio­na­rios. “So­mos cua­tro ve­ces más, ellos no nos re­pre­sen­tan co­mo ba­rrio”, les di­je­ron.

Pe­ro el da­ño ya es­ta­ba he­cho y era pro­fun­do. Des­de en­ton­ces, y agra­va­do por los ope­ra­ti­vos de sa­tu­ra­ción po­li­cial, em­pe­za­ron a ver­se re­per­cu­sio­nes en las fa­mi­lias. Ni­ños que ya no se sien­ten se­gu­ros en sus ca­mas, ni­ños que ven un po­li­cía y co­rren, ni­ños que es­cu­chan un ca­ño de es­ca­pe y se es­con­den de­ba­jo de la me­sa, ni­ños que de­ja­ron de ir a cla­se.

“Me pre­gun­to qué es­truc­tu­ras men­ta­les ge­ne­ra­mos”, suel­ta Do­mín­guez ca­si en un so­llo­zo. “Se ge­ne­ra una di­so­cia­ción gra­ve en sa­lud men­tal. Afue­ra pa­sa es­to, pe­ro del por­tón pa­ra adentro de­bo te­ner otra ma­ne­ra de vin­cu­lar­me. Que­rien­do o no, los es­ta­mos di­so­cian­do. Y eso es gra­ve a ni­vel de la cons­truc­ción de per­so­na­li­dad”, ad­vier­te la psi­có­lo­ga.

Unos mi­nu­tos des­pués, en la puer­ta del co­le­gio es­ta­cio­nan óm­ni­bus con alum­nos que es­tán lle­gan­do de cam­pa­men­to. Los es­pe­ran las ma­dres, al­gún pa­dre, al­gún her­mano. Los ni­ños lle­gan ra­dian­tes, ca­da uno con su mo­chi­la y su so­bre de dor­mir. Vie­nen acom­pa­ña­dos de ani­ma­do­res, ca­si to­dos exa­lum­nos de allí. En me­dio de ese en­trar y sa­lir de gen­te, in­gre­san a pie y con un tí­mi­do “bue­nas tar­des” tres po­li­cías. Al­guien ex­pli­ca que “en al­gún la­do” tie­nen que co­mer, ir al ba­ño, de­jar sus co­sas. Su pre­sen­cia allí es un re­cor­da­to­rio de la reali­dad.

Pa­ra Adrián Arias, sub­di­rec­tor de Au­dec y en­car­ga­do de edu­ca­ción no for­mal, la di­so­cia­ción que des­cri­be Do­mín­guez es un pro­ble­ma ha­bi­tual en los pro­yec­tos ca­tó­li­cos en los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos, al que le gus­ta lla­mar “fe­nó­meno Ce­ni­cien­ta”. “Mien­tras du­ra, acom­pa­ña, pe­ro a las 12 la ca­rro­za se con­vier­te en ca­la­ba­za y los ca­ba­llos en ra­to­nes”, di­ce. El ni­ño vuel­ve a su ca­sa y, mu­chas ve­ces, a la vio­len­cia. “La pre­gun­ta es: ¿có­mo lo­grar un acom­pa­ña­mien­to más sos­te­ni­do?”.

Do­mín­guez y su com­pa­ñe­ra, la tra­ba­ja­do­ra so­cial Fa­bia­na Cés­pe­des, sue­len ha­cer­se otra pre­gun­ta. “Aten­de­mos a 400 ni­ños. El ba­rrio se los co­me. ¿No ser­vi­mos pa­ra na­da?”. La res­pues­ta que las man­tie­ne en pie pro­vie­ne de la directora del co­le­gio, María Je­sús Bes­tei­ro: “No hay me­di­da de qué pa­sa­ría si no es­tu­vié­ra­mos”.

VO­CA­CIÓN DE SU­MAR. El 14 de mar­zo de es­te año, Fran­co, de 12 años, ju­ga­ba con su pri­mo en la pla­za Ca­sa­va­lle cuan­do una ba­la le im­pac­tó en el me­dio del pe­cho. Más tar­de se sa­bría que el dis­pa­ro ha­bía si­do fru­to del cho­que en­tre cla­nes fa­mi­lia­res de nar­co­tra­fi­can­tes que se dispu­tan el con­trol te­rri­to­rial de la zo­na.

Fran­co se sal­vó pe­ro esa fue, se­gún Arias, la go­ta que de­rra­mó el va­so. Des­de Au­dec se con­vo­có a una reunión con los pro­yec­tos ca­tó­li­cos del en­torno. Fue el 21 de mar­zo en el co­le­gio Ban­neux y asis­tie­ron 23 per­so­nas. Du­ró to­da la ma­ña­na. Re­cuer­da Arias: “Ese día cons­ta­ta­mos la uti­li­za­ción de los más chi­cos en de­li­tos, so­bre to­do del nar­co­trá­fi­co, co­mo res­pon­sa­bles de tras­la­dos de dro­gas y ar­mas. Los ni­ños se usan co­mo par­te del sis­te­ma de se­gu­ri­dad y aler­ta de las bo­cas”.

De las anéc­do­tas y vi­sio­nes de ca­da uno sur­gió tam­bién la na­tu­ra­li­za­ción del nar­co­trá­fi­co co­mo for­ma de vi­da. “Diez o 15 años atrás, las fa­mi­lias so­ña­ban con que el baby fútbol les die­ra un Suá­rez. Hoy el nar­co­trá­fi­co se ins­ta­la co­mo mo­de­lo vá­li­do pa­ra sa­lir de po­bre”, di­ce el edu­ca­dor, que tra­ba­ja en pro­yec­tos en Ca­sa­va­lle, Ce­rri­to y Las Acacias. A su vez, se pu­so so­bre la me­sa “el es­trés y el do­lor en el al­ma” que ge­ne­ran las si­tua­cio­nes de vio­len­cia co­ti­dia­na que ro­dean a los ni­ños: ti­ro­teos, per­so­nas muer­tas en la ca­lle, he­li­cóp­te­ros, alla­na­mien­tos. “Los que vi­vi­mos en otros con­tex­tos cree­mos que son co­sas de otro país, pe­ro no. ¿Vis­te

Ciu­dad de Dios? A ve­ces es muy pa­re­ci­do”. Aque­lla reunión con­clu­yó con la ne­ce­si­dad de re­ci­bir más ca­pa­ci­ta­ción, cui­dar más a los equi­pos (si bien va­lien­tes, ca­da vez más te­me­ro­sos an­te la es­ca­la­da de vio­len­cia), y re­pli­car y apro­ve­char otras ex­pe­rien­cias de la Igle­sia.

Ese fue el ger­men que dio na­ci­mien­to al Proe­du­car del 26 y 27 de oc­tu­bre. Tras va­rios con­tac­tos a ni­vel mun­dial, re­sol­vie­ron in­vi­tar a Ariel Ávi­la, de la or­ga­ni­za­ción co­lom­bia­na Edu­ca­paz. Ávi­la les ha­bló de la reali­dad del cri­men or­ga­ni­za­do hoy en Amé­ri­ca La­ti­na, con­tó su ex­pe­rien­cia en ba­rrios po­bres de Bo­go­tá, y les dio al­gu­nas pis­tas que los asis­ten­tes ano­ta­ron en sus li­bre­tas: tra­ba­jar con las ma­dres (mu­chos re­co­no­cie­ron que hay un de­be en es­te sen­ti­do), pro­mo­ver en los ni­ños y ado­les­cen­tes la crea­ción de pro­yec­tos de vi­da que “com­pi­tan” con la “se­duc­to­ra” vi­da de­lic­ti­va, y ge­ne­rar un cli­ma so­cio­edu­ca­ti­vo que ha­ga de es­tos pro­yec­tos lu­ga­res de aco­gi­da.

La jor­na­da ter­mi­nó con la sen­sa­ción de alar­ma ins­ta­la­da, y a la vez cier­to ali­vio por la cer­te­za de for­mar par­te de una red de con­ten­ción. En Au­dec to­da­vía re­co­gen los ecos del en­cuen­tro, pe­ro tie­nen cla­ro que su vo­ca­ción es apor­tar, su­mar, y for­ta­le­cer su in­ci­den­cia, “so­bre to­do en aque­llos lu­ga­res don­de el Es­ta­do es­tá vien­do su ca­pa­ci­dad des­bor­da­da”.

En la Te­le­tón de es­te año se lle­va­ron a ca­bo más de 80 ac­ti­vi­da­des en to­do el país, tra­ba­ja­ron cer­ca de 1.000 vo­lun­ta­rios y par­ti­ci­pa­ron más de 80 co­mu­ni­ca­do­res y ar­tis­tas.

Ma­teo Mén­dez, sa­cer­do­te.

PA­SEO. En la ca­lle Apa­ri­cio Sa­ra­via, alum­nos del Ban­neux re­tor­nan del cam­pa­men­to. Pa­ra fi­nan­ciar­lo ven­die­ron ri­fas y co­mi­da.

LOS ÚNI­COS. El co­le­gio Ban­neux es la úni­ca pri­ma­ria en el Mar­co­ni. Las fa­mi­lias pa­gan una cuo­ta sim­bó­li­ca de $ 900 al mes.

MÁS TEM­PRANO. El pro­yec­to Min­ga, en Las Pie­dras, agre­gó un es­pa­cio pa­ra ni­ños en edad es­co­lar pa­ra ac­tuar lo an­tes po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.