“Va­mos a cons­truir una nue­va fuer­za po­lí­ti­ca de fu­tu­ro”

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - PA­BLO S. FER­NÁN­DEZ

—¿Dón­de se ve el 1° de mar­zo de 2020? —Va­mos a tra­tar de es­tar en la Pre­si­den­cia. Esa es la apues­ta que te­ne­mos co­mo par­ti­do y co­mo coa­li­ción. Es de­cir, pe­lear por el go­bierno, ya sea yo o quien le to­que ga­nar de esa coa­li­ción. Se va a te­ner que ar­mar un acuer­do po­lí­ti­co, por­que no va a ha­ber ma­yo­rías par­ti­da­rias.

—¿A qué coa­li­ción ha­ce re­fe­ren­cia? Por­que us­ted es­tá tra­ba­jan­do en dos ideas.

—Cla­ro. Una es el acuer­do que es­ta­mos desa­rro­llan­do con la gen­te de Es­te­ban Va­len­ti, Fernando Ama­do, José Fran­zi­ni Batlle y oja­lá al­gu­nos gru­po más. Pe­ro hay otra coa­li­ción que es la ne­ce­sa­ria pa­ra go­ber­nar: un acuer­do de va­rios par­ti­dos que se­rá cla­ve en una ins­tan­cia de ba­lo­ta­je.

—¿Por qué to­mó la de­ci­sión de sa­lir a con­for­mar al­go por en­ci­ma del Par­ti­do In­de­pen­dien­te?

—El Par­ti­do In­de­pen­dien­te ha cre­ci­do, ma­du­ró y se ins­ta­ló más fuerte en la vi­da po­lí­ti­ca. No­so­tros sen­ti­mos que es ne­ce­sa­rio su­mar. Por­que re­co­no­ce­mos que hay gen­te que pien­sa igual o muy pa­re­ci­do a no­so­tros en otras tien­das po­lí­ti­cas. Uno de los pro­ble­mas po­lí­ti­cos que ha te­ni­do el país es la in­ca­pa­ci­dad de lo­grar que los que pen­sa­mos igual vo­te­mos jun­tos. Es una vie­ja asig­na­tu­ra pen­dien­te. Es una apues­ta de fon­do. No elec­to­ra­lis­ta y por eso es­ta­mos pen­san­do pro­pues­tas, ideas, y por su­pues­to la fór­mu­la elec­to­ral. Va­mos a cons­truir una nue­va fuer­za po­lí­ti­ca de fu­tu­ro.

—¿Pe­ro la gen­te va a vo­tar al Par­ti­do In­de­pen­dien­te o es a al­go nue­vo? —No, va a vo­tar el acuer­do po­lí­ti­co que va a te­ner un nom­bre. Aún no lo te­ne­mos de­fi­ni­do. Co­mo le­ma usa­re­mos el del Par­ti­do In­de­pen­dien­te, que es el que te­ne­mos dis­po­ni­ble. Ca­da co­rrien­te va a man­te­ner su iden­ti­dad y su es­pe­ci­fi­ci­dad. El Par­ti­do In­de­pen­dien­te des­de lo ju­rí­di­co lo que va a au­to­ri­zar es a dis­tin­tas op­cio­nes den­tro de es­te acuer­do. Que­re­mos que la fór­mu­la tam­bién re­fle­je es­ta nue­vo pre­sen­ta­ción.

—El co­men­ta­rio en el am­bien­te es que Sel­va An­dreo­li va a ser su com­pa­ñe­ra de fór­mu­la.

—Pue­de ser. No es­tá re­suel­to es­to. Es un asun­to que hay que ter­mi­nar de de­fi­nir. Sel­va An­dreo­li tie­ne cua­li­da­des que van más allá de ser mu­jer. No es­toy de acuer­do con ele­gir a la fór­mu­la por el he­cho de ser mu­jer. Creo que tie­ne que te­ner mé­ri­tos, y Sel­va, si fue­se el ca­so, los tie­ne. —¿En qué lu­gar del es­pec­tro po­lí­ti­co se ubi­ca­rá es­ta nue­va fuer­za po­lí­ti­ca?

—En el mis­mo lu­gar don­de es­ta­mos. Un lu­gar de iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca, de cen­tro iz­quier­da de pro­gre­sis­mo li­be­ral, so­cial­de­mó­cra­tas. Es un pun­to de con­fluen­cia con wil­so­nis­tas, batllis­tas, y se­reg­nis­tas. Allí nos sen­ti­mos có­mo­dos. Si mi­ra­mos pa­ra atrás siem­pre es­tu­vi­mos por ese lu­gar: en el pri­mer Nue­vo Es­pa­cio, en el se­gun­do Nue­vo Es­pa­cio, y aho­ra en el Par­ti­do In­de­pen­dien­te y en es­te re­agru­pa­mien­to ma­yor. Las iden­ti­da­des se van a man­te­ner. Va a ha­ber lis­tas se­pa­ra­das. Pe­ro no es un acuer­do ce­rra­do de cú­pu­las. Por­que te­ne­mos que crear un gran cau­ce al­ter­na­ti­vo an­te un Fren­te Am­plio ago­ta­do, que ya no da pa­ra más y que tie­ne que ir­se al ban­co de su­plen­tes, y en­trar otros par­ti­dos.

—¿La con­fron­ta­ción se­rá con el Fren­te Am­plio o tam­bién con blan­cos y co­lo­ra­dos, con quie­nes pien­san for­mar una coa­li­ción lue­go?

—Por su­pues­to con el Fren­te por­que es un go­bierno que ya no da pa­ra más. Tu­vo 15 años, hu­bo apor­tes, no se pue­de des­ca­li­fi­car los lo­gros. Pe­ro ya es­tá ago­ta­do. Acá hay un te­ma cen­tral. El Fren­te lle­gó de la mano de acu­sar a blan­cos y co­lo­ra­dos de ma­ne­jos irre­gu­la­res. Di­je­ron que iban a ser dis­tin­tos. La ciu­da­da­nía es­tá des­creí­da y de­cep­cio­na­da del Fren­te. Co­rre­mos el ries­go que se de­cep­cio­nen de to­do el sis­te­ma po­lí­ti­co. Y que nos di­ga: “Mi­ren son to­dos igua­les”. La nues­tra es una nue­va pro­pues­ta po­lí­ti­ca de es­pe­ran­za. La gen­te di­ce que el FA clau­di­có y la prue­ba del nue­ve es no sancionar a un co­rrup­to. Pe­ro tam­po­co le tie­nen mu­cha con­fian­za al re­torno a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Por­que in­clu­so en las in­ten­den­cias han sur­gi­do al­gu­nos fo­cos (de irre­gu­la­ri­da­des) aho­ra.

—¿Y có­mo se cui­da esa fina lí­nea de con­fron­tar con blan­cos y co­lo­ra­dos con quie- nes lue­go pre­ten­de for­mar una coa­li­ción? —Es una com­pe­ten­cia dis­tin­ta. Com­pe­ti­mos pa­ra de­mos­trar an­te la ciu­da­da­nía quién es me­jor pa­ra go­ber­nar en un cam­bio. Con no­so­tros las po­lí­ti­cas so­cia­les son una prio­ri­dad, pe­ro no co­mo las ha­ce el FA. Fra­ca­sa­ron en su con­cep­to pro­mo­cio­nal, se vol­vie­ron asis­ten­cia­lis­tas. La edu­ca­ción se ha con­ver­ti­do en una fuen­te de de­sigual­dad. ¡Qué pa­ra­do­ja! En un go­bierno del Fren­te la edu­ca­ción re­pro­du­ce de­sigual­dad. Lo que hay que ha­cer es re­cons­truir la in­te­gra­ción so­cial. Eso tie­ne tres pa­tas: po­lí­ti­cas so­cia­les, edu­ca­ción, y po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad.

—¿Có­mo ve el fe­nó­meno de los out­si­ders en la po­lí­ti­ca?

—En es­tos tiem­pos cuan­do la gen­te em­pie­za a des­creer de la po­lí­ti­ca y a va­lo­rar mal a los par­ti­dos, es ló­gi­co que se ge­ne­ren opor­tu­ni­da­des de gen­te que vie­ne de afue­ra. Ese es su va­lor. Por otro la­do hay un cli­ma mun­dial que ayu­da. El ca­so Trump, Bol­so­na­ro aho­ra. En ge­ne­ral siem­pre he te­ni­do una opi­nión crí­ti­ca y des­con­fia­da del out­si­der. Me pa­re­ce que ven­de es­pe­ji­tos, no to­dos ne­ce­sa­ria­men­te. Hay gen­te va­lio­sa. —Bien, pe­ro ha­ble­mos de los que hay en Uru­guay. ¿Qué le pa­re­ce Ed­gar­do No­vick que de­bu­ta a ni­vel na­cio­nal?

—Es­tá de­rra­pan­do fuerte.

—¿Y se ve en un go­bierno de coa­li­ción con él?

—No te­ne­mos coin­ci­den­cias. Si me to­ca ser mano (mo­ver pri­me­ro) ob­via­men­te voy a po­ner un con­jun­to de de­fi­ni­cio­nes pro­gra­má­ti­cas que son la ba­se pa­ra un go­bierno de coa­li­ción. Si no me to­ca ese rol y ten­go que con­ver­sar en un fu­tu­ro con un nue­vo pre­si­den­te, usa­ré el mis­mo cri­te­rio: ayu­da­ré si las pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas que se plan­tean re­co­gen cues­tio­nes que pa­ra no­so­tros son vi­ta­les. —¿Dón­de no tran­sa el Par­ti­do In­de­pen­dien­te?

—En el re­cor­te de las po­lí­ti­cas so­cia­les. Sí en una re­for­mu­la­ción. No tran­sa­mos en la ne­ce­si­dad de aper­tu­ra al mun­do, en la ne­ce­si­dad de la re­for­ma de la edu­ca­ción. No tran­sa­mos en es­ta­ble­cer cam­bios en ma­te­ria de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que im­pli­quen una re­cu­pe­ra­ción de la com­pe­ti­ti­vi­dad.

—En esa lis­ta no es­tá lo que hoy es la preo­cu­pa­ción nu­me­ro uno de la gen­te: la se­gu­ri­dad. Allí la opo­si­ción tie­ne plan­teos que en cier­tos ca­sos se chocan. —Im­por­tan­tí­si­mo. No va­mos a apo­yar una ló­gi­ca de que la re­so­lu­ción del pro­ble­ma de la inseguridad se arre­gla con so­lo ma­yor ener­gía re­pre­si­va. Que hay que ha­cer­lo. Pe­ro no se re­suel­ve… No se arre­gla so­lo con re­pre­sión, se arre­gla con un cam­bio de la dis­tri­bu­ción de la Po­li­cía en el te­rri­to­rio.

—El Fren­te Am­plio no lo­gró im­pul­sar la re­for­ma edu­ca­ti­va con­tan­do con la sim­pa­tía po­lí­ti­ca de los sin­di­ca­tos. ¿Lo cree po­si­ble des­de la opo­si­ción?

—El pró­xi­mo go­bierno tie­ne que es­tar dis­pues­to a com­prar­se al­gu­nos líos. Y sig­ni­fi­ca en­fren­tar a los ac­to­res que pre­ten­dan tran­car. Hay que en­fren­tar la re­sis­ten­cia. Pri­me­ro con­ven­cer a los do­cen­tes que el cam­bio es pa­ra bien de ellos. Que es ab­so­lu­ta­men­te ver­dad. Los do­cen­tes, los di­ri­gen­te sin­di­ca­les son otra co­sa. Los do­cen­tes sa­ben que hay una ne­ce­si­dad de re­for­ma edu­ca­ti­va.

—Ana­lis­tas ad­vier­ten que el pró­xi­mo go­bierno de­be­rá ha­cer un ajus­te, ¿coin­ci­de? —El pró­xi­mo man­da­to se va a en­con­trar con un pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co com­pli­ca­do. Eso im­pli­ca­rá ha­cer dis­tin­tos ti­pos de me­di­das que bus­quen re­equi­li­brar la si­tua­ción del Es­ta­do. Eso im­pli­ca no men­tir­le a la gen­te y te­ner un én­fa­sis pues­to en el re­cor­te del gas­to. Hay mu­cho pa­ra re­cor­tar, no ten­go la me­nor du­da. Y allí en­tran co­sas co­mo la de An­cap, don­de pier­de 15 mi­llo­nes de dó­la­res al año por te­ner las plan­tas de ce­men­to. Que se ges­tio­nen por pri­va­dos. ¿Des­de cuán­do la pro­duc­ción de ce­men­to es es­tra­té­gi­ca pa­ra el país?

—En es­ta res­pues­ta in­clu­ye dos de los con­cep­tos que son los que el Fren­te Am­plio le se­ña­la a la opo­si­ción: que quie­ren ga­nar pa­ra re­cor­tar y pri­va­ti­zar.

—Sí. El re­cor­te del gas­to es in­dis­pen­sa­ble. Se fue a las nu­bes. Y la prue­ba de que es­tá to­tal­men­te des­con­tro­la­do es que el go­bierno ac­tual se pa­sa ha­cien­do ajus­tes y no lo­gró ba­jar el dé­fi­cit. Hay que pa­rar la mano y em­pe­zar un pro­ce­so de reaco­mo­da­ción que no im­pli­ca re­cor­tar po­lí­ti­cas so­cia­les, sí car­gos de con­fian­za. Hay que ha­cer al Es­ta­do efi­cien­te y eso no im­pli­ca bo­rrar los avan­ces que se ge­ne­ra­ron en es­tos años.

—En elec­cio­nes pa­sa­das de­sen­can­ta­dos con blan­cos y co­lo­ra­dos, y mo­les­tos con el Fren­te re­cu­rrían a su par­ti­do. Pe­ro aho­ra ten­drá a co­lo­ra­dos y fren­tis­tas.

—Sí. Gen­te que sien­te que sus vie­jos par­ti­dos ya no son una op­ción de cam­bio. Son los clá­si­cos de­sen­can­ta­dos, crí­ti­cos con sus vie­jas es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas y bus­can im­pul­sar una al­ter­na­ti­va nue­va.

—¿Y no pue­den ser vis­tos co­mo trai­do­res? —Siem­pre, cuan­do un par­ti­do, un sec­tor o di­ri­gen­te se va de al­gún lu­gar, hay gen­te que lo con­si­de­ra una trai­ción. Es una reac­ción en­ten­di­ble afec­ti­va­men­te. Pe­ro lo que hay acá es una de­fi­ni­ción… Lo de Va­len­ti se ve des­de ha­ce mu­cho en la ne­ce­si­dad de un cam­bio im­por­tan­te en las pos­tu­ras del Fren­te y no le die­ron “pe­lo­ta” en na­da. En el ca­so de Ama­do tam­bién. Vie­ne con una pré­di­ca des­de ha­ce tiem­po don­de su con­cep­ción del batllis­mo no es­tá en el Par­ti­do Co­lo­ra­do y Fran­zi­ni Batlle lo mis­mo. Es­te acuer­do lo que ha­ce es po­ten­ciar la ca­pa­ci­dad de re­ci­bir gen­te de­sen­can­ta­da que abre la es­pe­ran­za a cam­biar.

—¿Cuál va a ser nue­vo men­sa­je del lan­za­mien­to de la cam­pa­ña?

—Que se pue­de cam­biar el país y que se pue­de cam­biar el go­bierno. Y que es­te país lo ne­ce­si­ta pa­ra sa­lir ade­lan­te. Sen­ti­mos que la gen­te es­ta de­frau­da­da y no es­pe­ra más del go­bierno. Hay que cor­tar con el “no se pue­de” y ofre­cer una op­ción de cam­bio.

He te­ni­do una opi­nión crí­ti­ca y des­con­fia­da del out­si­der. No­vick es­tá de­rra­pan­do fuerte”.

El pró­xi­mo go­bierno tie­ne que es­tar dis­pues­to a com­prar­se al­gu­nos líos y en­fren­tar tran­ca­zos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.