Los bu­zos de­trás de la his­to­ria

Los dos hom­bres que ha­lla­ron el fuer­te de Ga­bo­to en So­riano, que da­ta del si­glo XVI

El Pais (Uruguay) - - CIUDADES - DA­NIEL RO­JAS

Los pro­ta­go­nis­tas del des­cu­bri­mien­to del fuer­te de Ga­bo­to en So­riano cuen­tan có­mo se rea­li­za­ron las pri­me­ras in­cur­sio­nes en el río San Sal­va­dor que de­ri­va­ron en uno de los prin­ci­pa­les ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos de los úl­ti­mos tiem­pos: el si­tio del pri­mer asen­ta­mien­to eu­ro­peo de la con­quis­ta, que se ha­bía bus­ca­do sin éxi­to du­ran­te 200 años.

Con­si­de­ran que el “re­la­to ofi­cial” de la Co­mi­sión de Pa­tri­mo­nio les asig­na un mez­quino pa­pel que se re­du­ce al he­cho for­tui­to de ha­ber ha­lla­do el si­tio por un ac­ci­den­te, mien­tras se en­con­tra­ban bus­can­do un cu­chi­llo per­di­do en una pes­que­ría. Los bu­zos Al­fon­so Quián y José Luis Gó­mez, re­la­tan la his­to­ria que abarca va­rios me­ses de tra­ba­jo y más de 180 in­mer­sio­nes, to­do cos­tea­do de sus bol­si­llos. Tam­bién se mos­tra­ron crí­ti­cos res­pec­to a lo rea­li­za­do has­ta aho­ra por las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y de la Co­mi­sión, que no han abier­to se­me­jan­te ha­llaz­go a la co­mu­ni­dad y sin em­bar­go sos­tie­nen que cual­quie­ra que va­ya por río, pue­de ca­mi­nar y has­ta rea­li­zar ex­ca­va­cio­nes en el si­tio his­tó­ri­co don­de no exis­te nin­gu­na me­di­da de pro­tec­ción.

“En­tre agos­to y se­tiem­bre de 2010, voy con unos ami­gos a pescar al San Sal­va­dor y nos me­ti­mos en el arro­yo El Es­pi­ni­llo. No pes­ca­mos na­da has­ta que ve­mos unos sá­ba­los so­bre la su­per­fi­cie. Ahí es cuan­do les

Gó­mez y Quian ex­tra­je­ron ob­je­tos que es­tu­vie­ron per­di­dos 500 años.

di­go: me voy a ti­rar al agua y voy a cap­tu­rar uno de un cu­chi­lla­zo, pe­gán­do­le con el lo­mo del mis­mo. Al se­gun­do in­ten­to, per­dí el cu­chi­llo”, re­cuer­da José Luis Gó­mez. Ese fue el co­mien­zo de la his­to­ria.

A los días co­no­ció a Al­fon­so Quián, bu­zo pro­fe­sio­nal ra­di­ca­do en Vi­lla So­riano, a quien le plan­teó su in­te­rés por re­cu­pe­rar el ob­je­to per­di­do. Quián tra­ba­ja con va­rias em­pre­sas en to­dos los puer­tos del li­to­ral y ade­más co­la­bo­ra con Pre­fec­tu­ra ca­da vez que re­quie­ren de sus ser­vi­cios pa­ra ha­llar per­so­nas des­apa­re­ci­das en el agua, al­go re­cu­rren­te en el ve­rano.

“Le co­men­té de mi in­te­rés de co­no­cer y ex­plo­rar la zo­na en la que per­dí el cu­chi­llo, que ade­más era la zo­na del an­ti­guo mue­lle de la cur­tiem­bre de El Es­pi­ni­llo, por el que ya en 1860 se sa­ca­ba la la­na y los cue­ros que iban a Eu­ro­pa”, co­men­ta Gó­mez, quien ade­más de afi­cio­na­do a los de­por­tes náu­ti­cos es pro­duc­tor ru­ral y lle­gó a ocu­par el car­go de in­ten­den­te de So­riano co­mo su­plen­te de Guillermo Be­soz­zi.

Quián no du­dó en su­mar­se a la aven­tu­ra: “To­da la vi­da tra­ba­jan­do en puer­tos, sé que don­de hu­bo un mue­lle, siem­pre que­dan ele­men­tos”, ano­ta el bu­zo. Al lle­gar a la zo­na, la su­per­fi­cie no de­cía na­da. No ha­bía ves­ti­gios a sim­ple vis­ta. “Es­tu­vi­mos bu­cean­do un mes y sa­ca­mos en to­tal 115 pie­zas, al­gu­nas de las cua­les lle­va­mos al mu­seo La­can Gua­zú (Do­lo­res). Otras las de­ja­mos en el agua, por­que si no se con­ser­van en for­ma ade­cua­da, se de­te­rio­ran rá­pi­da­men­te por en­trar en con­tac­to con oxí­geno”, ex­pli­có Gó­mez.

EL ADE­LAN­TA­DO. Una tar­de cuan­do vol­vían de las ex­pe­di- cio­nes, se en­con­tra­ron con Pao­la Díaz, guía tu­rís­ti­ca del gru­po “Za­ra­ti­na”, quien les con­tó la his­to­ria del ade­lan­ta­do es­pa­ñol Juan Or­tiz de Zá­ra­te, que ha­bía fun­da­do ha­cia 1573 una ciu­dad en las cos­tas del San Sal­va­dor. Se­gún los do­cu­men­tos, en ese lu­gar se ha­bían re­pa­ra­do y cons­trui­do na­ves.

La pa­sión por el bu­ceo y el in­te­rés his­tó­ri­co los lle­vó al nue­vo desafío. Ha­bla­ron con ba­quea­nos del lu­gar, to­ma­ron apun­tes y si­guie­ron ex­plo­ran­do has­ta que un día la pro­fe­so­ra de Geo­gra­fía, Nel­si Ne­grin, se co­mu­ni­có con ellos pa­ra con­tar­les que en la bi­blio­te­ca del li­ceo Cam­pos de Mer­ce­des, ha­bía en­con­tra­do una re­vis­ta del Cen­tro His­tó­ri­co y Geo­grá­fi­co de So­riano, don­de fi­gu­ra­ban al­gu­nos da­tos apor­ta­dos por el pi­lo­to Andrés de Oyar­bi­de de 1801, don­de en teo­ría pu­do ha­ber­se fun­da­do la ciu­dad Za­ra­ti­na. Los in­te­gran­tes del cen­tro hi­cie­ron un di­bu­jo con esos da­tos: era un lu­gar al­to, pro­fun­do y al re­pa­ro de los vien­tos.

“To­ma­da esa re­fe­ren­cia, un día an­cla­mos a 200 me­tros de la desem­bo­ca­du­ra del arro­yo Oli­ve­ra, pe­ro cuan­do es­tá­ba­mos dis­pues­tos a ini­ciar la bús­que­da su­ba­cuá­ti­ca, nos en­con­tra­mos con una me­la­za de ba­rro a es­ca­so me­tro y me­dio de pro­fun­di­dad que im­pe­día cual­quier ti­po de in­mer­sión. Cuan­do nos apres­tá­ba­mos a re­gre­sar al bo­te, sin mu­cha es­pe­ran­za de na­da, José Luis in­sis­te, qui­zás por in­tui­ción. Va­mos so­bre aque­lla pla­yi­ta y la ver­dad que fue muy gran­de nues­tra sor­pre­sa. Yo no que­ría bu­cear más y José Luis vol­vió a in­sis­tir”, ex­pre­só Quián.

EL HA­LLAZ­GO. En esos 6 o 7 me­tros de are­na en­con­tra­ron una in­fi­ni­dad de “ca­cha­rros”. Lue­go de bu­cear apro­xi­ma­da­men­te 100 me­tros aguas arri­ba por el ve­ril, a unos 6 me­tros de pro­fun­di­dad y en una ab­so­lu­ta os­cu­ri­dad, em­pe­za­ron a en­con­trar pie­dras de me­diano y gran por­te, al­go atí­pi­co pa­ra ese tra­mo del río. El he­cho les lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción. “Nos sor­pren­di­mos al en­con­trar pie­dras per­fec­ta­men­te aco­mo­da­das coin­ci­dien­do unas con otras”, re­cuer­da Quián.

En otra in­mer­sión rea­li­za­da el 7 de ene­ro, la sor­pre­sa fue aún más gran­de: “Ha­lla­mos tro­zos de va­si­jas, cin­ce­les de ca­la­fa­teo, ca­bos, cla­vos for­ja­dos y otros ele­men­tos pa­ra la re­pa­ra­ción en ma­de­ra. No to­ca­mos na­da. Fue en­ton­ces que de­ci­di­mos de­jar una pie­dra del las­tre en la zo­na y co­mu­ni­car el ha­llaz­go al pre­fec­to de Nue­va Pal­mi­ra, José Luis Elizondo”, re­cuer­da Gó­mez.

Po­cos días des­pués las au­to­ri­da­des de Pre­fec­tu­ra, del Juz­ga­do y so­bre to­do de Pa­tri­mo­nio se cons­ti­tu­ye­ron en el lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.