Flu­jo y re­flu­jo

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

Los paí­ses os­ci­lan en la bús­que­da de sus ca­mi­nos de desa­rro­llo. En la eco­no­mía esa os­ci­la­ción se pro­du­ce en­tre dos im­pul­sos: el de cre­ci­mien­to y el de dis­tri­bu­ción. En las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas ese flu­jo y re­flu­jo se im­ple­men­ta vo­tan­do. Eso quie­re de­cir que, un mis­mo país, pue­de dar­se a sí mis­mo go­bier­nos de una ten­den­cia o de otra se­gún los tiem­pos y las cir­cuns­tan­cias.

Exis­ten co­no­ci­dos cuer­pos teó­ri­cos que de­fien­den uno u otro de los im­pul­sos —el cre­ci­mien­to o la dis­tri­bu­ción— co­mo op­ción de­fi­ni­ti­va y ex­clu­yen­te. Una de esas co­rrien­tes sos­tie­ne que el cre­ci­mien­to pro­vie­ne y cre­ce des­de que de­jen a la eco­no­mía fun­cio­nar por sí so­la, sin in­tro­mi­sio­nes del Es­ta­do y ese cre­ci­mien­to go­tea (sic) pa­ra aba­jo be­ne­fi­cian­do a to­da la pi­rá­mi­de so­cial. La otra co­rrien­te teó­ri­ca em­pie­za por re­cha­zar una so­cie­dad en for­ma pi­ra­midal y pro­pen­de a la igual­dad me­dian­te una eco­no­mía di­ri­gi­da y pla­ni­fi­ca­da por el Es­ta­do, con per­ma­nen­te in­ter­ven­ción de es­te en to­dos los ru­bros pa­ra ase­gu­rar la igual­dad. Sin ir a los ex­tre­mos de co­mu­nis­mo o mer­ca­do puro hay for­mas in­ter­me­dias o mix­tas, de ma­yor o me­nor in­ter­ven­ción del Es­ta­do que se jue­gan en el gra­do de pre­sión fis­cal, di­ri­gis­mo, po­lí­ti­cas so­cia­les, etc.

El ciu­da­dano más o me­nos ins­trui­do es­tá al co­rrien­te de esas teo­rías pe­ro sa­be que no son las dis­cu­sio­nes teó­ri­cas el ele­men­to que de­fi­ne unas elec­cio­nes. Las os­ci­la­cio­nes en el seno de las so­cie­da­des se pro­du­cen cuan­do se ge­ne­ra en ellas un har­taz­go, un sen­ti­mien­to de ¡bas­ta! Ese sen­ti­mien­to es lo que em­pu­ja a una so­cie­dad al re­flu­jo de aban­do­nar un ti­po de es­que­ma po­lí­ti­co y pa­sar­se al otro. Lo ha­ce sin trai­cio­nar­se a sí mis­ma (la so­cie­dad) por­que ac­túa al uní­sono con su reali­dad del mo­men­to: se ha har­ta­do (o de­sen­ga­ña­do) de uno de los ex­tre­mos de ese flu­jo y re­flu­jo (que ella mis­ma pro­du­jo o acep­tó).

Lo que es­tá ocu­rrien­do es­tos años en to­do el con­ti­nen­te es un re­flu­jo, una su­ce­sión de ¡bas­ta!, na­ci­dos de har­taz­go. Hirsch­man di­ce que hay dos for­mas bá­si­cas de reac­ción an­te el es­ta­do de la si­tua­ción: con los pies o con la voz. Con los pies es­tán reac­cio­nan­do los mi­les que in­te­gran la trá­gi­ca ca­ra­va­na que ca­mi­na ha­cia el Nor­te por Cen­troa­mé­ri­ca o los que ba­jan ha­cia el Sur des­de Ve­ne­zue­la. Con la voz (y el vo­to) se reac­cio­na en otros paí­ses.

En nues­tro país los Au­to­con­vo­ca­dos han he­cho una con­tri­bu­ción que se va­lo­ra po­co; re­co­gie­ron y pro­cla­ma­ron un ¡bas­ta! Sa­bia­men­te se

Las os­ci­la­cio­nes en el seno de las so­cie­da­des se pro­du­cen cuan­do se ge­ne­ra en ellas un har­taz­go.

man­tu­vie­ron fue­ra de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Yo soy de­fen­sor de los par­ti­dos, pe­ro es­tos tie­nen una ne­ce­sa­ria ta­rea de se­lec­ción del per­so­nal de go­bierno (can­di­da­tos) de la que quie­ren es­tar sa­bia­men­te au­sen­tes los Au­to­con­vo­ca­dos. Ellos se han vol­ca­do, ca­si ins­tin­ti­va­men­te, a re­co­ger y ex­pre­sar un ¡bas­ta!, re­fe­ri­do a un mo­do de con­ce­bir el Es­ta­do y las re­la­cio­nes en la so­cie­dad. El im­pul­so por cam­biar en esos dos as­pec­tos es­tá au­tén­ti­ca­men­te pre­sen­te en la so­cie­dad uru­gua­ya: es por eso que los Au­to­con­vo­ca­dos ha te­ni­do tan­to eco y, a la vez, han des­per­ta­do tan­to re­cha­zo en el go­bierno y en el Fren­te Am­plio. Los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, por su par­te, han in­ter­pre­ta­do co­rrec­ta­men­te el fe­nó­meno y no tra­ta­ron de coop­tar­los o mez­clar las co­sas.

En el flu­jo y re­flu­jo en que las so­cie­da­des van bus­can­do equi­li­brios en­tre cre­ci­mien­to y dis­tri­bu­ción es­ta­mos hoy —el con­ti­nen­te y el Uru­guay— pro­cla­man­do un ¡bas­ta!, y apun­tan­do ha­cia el otro po­lo de atrac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.