Qué cam­bia y qué no

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

TO­MÁS LINN

Ame­di­da que se acer­can las elec­cio­nes y an­te las sor­pre­sas que es­tá mos­tran­do la re­gión, sur­gen al­gu­nas pre­gun­tas ne­ce­sa­rias: ¿Cuál se­rá el tono de la cam­pa­ña? ¿Se re­pli­ca­rá lo ocu­rri­do en Bra­sil? No han sur­gi­do “bol­so­na­ros” en Uru­guay, es ver­dad, pe­ro nu­me­ro­sos uru­gua­yos ce­le­bra­ron co­mo pro­pio el triun­fo del bra­si­le­ño cu­yo dis­cur­so mues­tra, por de­cir lo me­nos, es­ca­sa con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca.

La pri­me­ra se­ñal la dio Luis La­ca­lle Pou al lan­zar su cam­pa­ña. Acla­ró que no ha­brá re­fun­da­ción, que más que cam­bio de­bía ha­ber “evo­lu­ción”, que lo bien he­cho por an­te­rio­res go­bier­nos no se mo­di­fi­ca­ría, pe­ro sí se ha­rían trans­for­ma­cio­nes cru­cia­les don­de fue­ran ne­ce­sa­rias.

El men­sa­je des­co­lo­có al pú­bli­co que se ali­men­ta de los enar­de­ci­dos in­ter­cam­bios en las re­des: es­pe­ra­ba al­go ra­di­cal. Tan­to es así que al­gu­nos lí­de­res ri­va­les, tra­di­cio­nal­men­te mo­de­ra­dos, en­du­re­cie­ron su pro­pia re­tó­ri­ca pa­ra con­se­guir el apo­yo de ese elec­to­ra­do.

Es po­si­ble que la pa­la­bra “evo­lu­ción” sue­ne ra­ra; tam­bién es ver­dad que el tér­mino “cam­bio” fue to­ma­do co­mo con­sig­na por de­ma­sia­dos pre­can­di­da­tos en al­go que ya sue­na de­ma­sia­do re­pe­ti­ti­vo.

La idea, sin em­bar­go, apun­ta a más. Se re­fie­re a que en una de­mo­cra­cia la al­ter­nan­cia de par­ti­dos en el go­bierno im­pli­ca ha­cer trans­for­ma­cio­nes, pe­ro no re­fun­dar la na­ción. Una de­mo­cra­cia cam­bia en la con­ti­nui­dad ins­ti­tu­cio­nal, in­no­va en la per­ma­nen­cia.

Cuan­do en 2004 ga­nó el Fren­te Am­plio, en co­lum­nas es­cri­tas en esa épo­ca ad­ver­tí so­bre el pe­li­gro de pre­ten­der re­fun­dar la na­ción, co­mo pro­po­nían al­gu­nos sec­to­res (no to­dos) de la iz­quier­da.

Si quien ga­na las pró­xi­mas elec­cio­nes pien­sa en una re­fun­da­ción na­cio­nal, vol­ve­ré a es­cri­bir las mis­mas ad­ver­ten­cias.

Sin du­da hay asun­tos ur­gen­tes que un fu­tu­ro nue­vo go­bierno de­be­rá en­ca­rar: la se­gu­ri­dad, la edu­ca­ción y una eco­no­mía que es­ti­mu­le a la pro­duc­ti­vi­dad y per­mi­ta a mu­cha gen­te sa­lir de su si­tua­ción de po­bre­za. El ex­ce­so de re­gu­la­ción es­ta­tal as­fi­xia al agro, a la in­dus­tria y al co­mer­cio y eso de­be­rá co­rre­gir­se. Ha­brá que re­en­fo­car, ade­más, la po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Pe­ro en es­tos años el país vi­vió trans­for­ma­cio­nes en un te­rreno que sue­lo lla­mar “so­cio-mo­ral” pues ata­ñen a pau­tas de vi­da. No ha­brá mar­cha atrás en lo re­fe­ri­do al ma­tri­mo­nio gay, al abor­to y a cier­ta li­be­ra­li­za­ción en el con­su­mo de ma­rihua­na. Es­tos cam­bios, muy re­sis­ti­dos por una ge­ne­ra­ción ma­yor de po­lí­ti­cos, van más allá de lo par­ti­da­rio y re­fle­jan una nue­va ma­ne­ra que tie­ne la so­cie­dad de ver­se a sí mis­ma.

A es­ta al­tu­ra se­ría ab­sur­do im­pe­dir que dos hom­bres o dos mu­je­res quie­ran ca­sar­se en­tre sí. ¿Quié­nes son los de­más pa­ra prohi­bir­lo? Res­pec­to al abor­to (un asun­to ge­nui­na­men­te con­tro­ver­ti­do y de­li­ca­do) se in­ten­tó con­vo­car a un re­fe­rén­dum pa­ra de­ro­gar la ley y so­lo nue­ve por cien­to de los ciu­da­da­nos ad­hi­rió a ese lla­ma­do. ¿Quie­re de­cir aca­so que el 91 por cien­to res­tan­te ale­gre­men­te aprue­ba el abor­to? Se­gu­ra­men­te mu­chas pos­tu­ras se re­fle­jen en ese nú­me­ro tan al­to y en­tre los que op­ta­ron por de­jar la ley, ha­ya quie­nes no es­tán de acuer­do con el abor­to pe­ro tam­po­co quie­ran pe­na­li­zar a quien lo prac­ti­que, tal vez por ra­zo­nes de com­pa­sión, com­pren­sión o to­le­ran­cia.

La re­gu­la­da co­mer­cia­li­za­ción

EN­FO­QUES

ANA RI­BEI­RO

En una de­mo­cra­cia, la al­ter­nan­cia de los par­ti­dos en el po­der im­pli­ca trans­for­ma­cio­nes, pe­ro no re­fun­dar la na­ción.

de la ma­rihua­na es la me­di­da más dis­cu­ti­da, de­bi­do a su des­pro­li­ja ela­bo­ra­ción y con­fu­sa apli­ca­ción. La ley ne­ce­si­ta­rá ajus­tes y me­jo­ras; pe­ro abier­tas las com­puer­tas de cier­ta li­be­ra­li­za­ción es difícil ima­gi­nar que ellas se pue­dan ce­rrar. Más cuan­do el mun­do en­te­ro se pre­gun­ta si una li­be­ra­li­za­ción no es me­jor so­lu­ción que una cos­to­sa, vio­len­ta e in­efi­caz gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co.

Esas le­yes apro­ba­das en tiem­pos fren­tis­tas res­pon­den a su ideo­lo­gía, pe­ro tam­bién a cam­bios que vi­vió la so­cie­dad más allá de los go­bier­nos.

Es­to no sig­ni­fi­ca ava­lar la agre­si­va re­tó­ri­ca de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que ba­jo la ban­de­ra de la de­fen­sa de de­re­chos que sí de­ben ser res­pe­ta­dos, obli­gan a re­co­no­cer­los, so­lo en la for­ma y el len­gua­je que ellos im­po­nen por con­si­de­rar­lo co­mo el úni­co vá­li­do.

El sec­tor de La­ca­lle Pou pa­re­ce ha­ber en­ten­di­do que en 12 años la so­cie­dad cam­bió y una ge­ne­ra­ción que era jo­ven en 2004 hoy in­ten­ta ocu­par su lu­gar con otra vi­sión de la reali­dad. Por lo tan­to, es ra­zo­na­ble plan­tear­se qué co­sas sí de­ben ser cam­bia­das y qué co­sas no.

Su pro­pues­ta sa­cu­dió el ta­ble­ro po­lí­ti­co. Mu­chos di­ri­gen­tes, en­va­len­to­na­dos por el len­gua­je ra­di­ca­li­za­do de las re­des (a ve­ces lin­dan­tes en lo ener­gú­meno), creen que ese es­pa­cio re­cla­ma otro ti­po de lí­der y se ven en ese rol.

An­te la cre­cien­te po­si­bi­li­dad de una al­ter­nan­cia, pa­re­ce cla­ro que los cam­bios de­be­rán ha­cer­se con al­tu­ra, pre­ci­sión y res­pon­sa­bi­li­dad. Es lo que co­rres­pon­de a un buen po­lí­ti­co. La du­da es si eso quie­ren los vo­tan­tes que se har­ta­ron del FA: si quie­ren un cam­bio ra­di­cal o, por el con­tra­rio, se ali­nean con es­ta te­sis. Y así co­mo en 2004 hu­bo que ad­ver­tir res­pec­to a los pe­li­gro­sos pu­jos re­fun­da­cio­na­les de al­gu­nos gru­pos fren­tis­tas, hoy ha­brá que es­tar aler­tas a si­mi­lar pre­ten­sión de al­gu­nos gru­pos opo­si­to­res. La con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca exi­ge otra co­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.