Lar­ga his­to­ria de ten­sión de pre­si­den­tes y pren­sa

Oba­ma ata­có a Fox y Ni­xon ve­dó al dia­rio que le hi­zo di­mi­tir

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - EFE /

La ex­pul­sión del co­rres­pon­sal de la CNN en la Ca­sa Blan­ca Jim Acos­ta tras un ten­so ti­ra y aflo­ja con el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ha sa­cu­di­do a la ma­yo­ría de los me­dios na­cio­na­les en un ca­so que se su­ma, en­tre los más drás­ti­cos, al his­to­rial de des­en­cuen­tros en­tre el po­der y la pren­sa del país.

El Ser­vi­cio Se­cre­to re­ti­ró la acre­di­ta­ción a Acos­ta des­pués de que el pe­rio­dis­ta pro­ta­go­ni­za­ra un in­có­mo­do ri­fi­rra­fe con Trump en el que el re­por­te­ro for­ce­jeó con una be­ca­ria de la Ca­sa Blan­ca por re­te­ner el mi­cró­fono mien­tras el pre­si­den­te lo ca­li­fi­ca­ba de “mal­edu­ca­do” y “per­so­na te­rri­ble”.

En la his­to­ria hay nu­me­ro­sos en­fren­ta­mien­tos. Ba­rack Oba­ma (2009-2017), ase­gu­ró en sep­tiem­bre pa­sa­do en un mi­tin que du­ran­te su man­da­to nun­ca “ve­tó” a nin­gún pe­rio­dis­ta ni lla­mó “enemi­go del pue­blo”a los me­dios. Aun­que Oba­ma no min­tió en sus pa­la­bras ol­vi­dó que su directora de Co­mu­ni­ca­cio­nes, Ani­ta Dunn, di­jo en su día en de­cla­ra­cio­nes al dia­rio The New York Ti­mes que “tra­ta­rían a Fox News co­mo un opo­nen­te” y no “le­gi­ti­ma­rían” la ca­de­na con­ser­va­do­ra “co­mo or­ga­ni­za­ción de no­ti­cias”, re­cor­dó el por­tal de ve­ri­fi­ca­ción de da­tos “Fact­check.org”.

En otra en­tre­vis­ta con la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne, Oba­ma ca­li­fi­có el tra­ba­jo de ese ca­nal de “pe­rio­dis­mo ama­ri­llis­ta” con un pun­to de vis­ta “des­truc­ti­vo pa­ra el desa­rro­llo fu­tu­ro de EE.UU.”.

Pe­ro el mo­men­to más ten­so en­tre la Ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma y Fox News se pro­du­jo en 2010 cuan­do, tras las fil­tra­cio­nes de in­for­ma­ción se­cre­ta so­bre Co­rea del Nor­te, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia re­co­pi­ló el re­gis­tro te­le­fó­ni­co y de co­rreo elec­tró­ni­co del pe­rio­dis­ta Ja­mes Ro­sen. El FBI ase­gu­ró que ha­bía prue­bas de que el pe­rio­dis­ta ha­bía in­frin­gi­do la ley y jus­ti­fi­có tan­to es­ta in­ves­ti­ga­ción co­mo la que se reali­zó a dos edi­to­res de la agen­cia As­so­cia­ted Press (AP).

AP y diarios co­mo The New York Ti­mes y The Was­hing­ton Post cri­ti­ca­ron pú­bli­ca­men­te las ac­cio­nes em­pren­di­das.

En 2001 y ba­jo el man­da­to de Geor­ge W. Bush (2001-2009), se sus­pen­dió un pa­se de pren­sa por 90 días. Tru­de Feld­man en­tró en la ofi­ci­na del se­cre­ta­rio de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca, que se en­con­tra­ba au­sen­te, y de­jó una no­ta en un ca­jón. Cuan­do un fun­cio­na­rio le in­di­có que el se­cre­ta­rio tam­po­co te­nía in­ten­ción de acu­dir al des­pa­cho al día si­guien­te, Feld­man re­gre­só, abrió el ca­jón y re­ti­ró el men­sa­je. La ac­ción fue gra­ba­da por las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad y su­pu­so su ex­pul­sión in­me­dia­ta du­ran­te tres me­ses, re­cor­dó la re­vis­ta de asun­tos in­ter­na­cio­na­les Fo­reign Po­licy.

Uno de los ca­pí­tu­lo más com­pli­ca­dos fue el vi­vi­do por Ri­chard Ni­xon (1969-1974) du­ran­te las fil­tra­cio­nes pu­bli­ca­das por The Was­hing­ton Post so­bre el “ca­so Wa­ter­ga­te”, que lle­va­ron a su di­mi­sión, la úni­ca en la his­to­ria de EE.UU.

AP di­fun­dió en aquel tiem­po una gra­ba­ción en la que Ni­xon ame­na­za­ba a su se­cre­ta­rio de pren­sa si de­ja­ba ac­ce­der a al­gún pe­rio­dis­ta de The Was­hing­ton Post: “Que que­de cla­ro que des­de aho­ra nin­gún re­por­te­ro del Post es­ta­rá en la Ca­sa Blan­ca. ¿Es­tá cla­ro? (...) Es una or­den to­tal y si es ne­ce­sa­rio te des­pe­di­ré”, ame­dren­tó Ni­xon.

DIFÍCIL. El pre­si­den­te Do­nald Trump res­pon­de Jim Acos­ta, de los de “per­so­na ho­rri­ble” por la­bor pe­rio­dís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.