Los en­gra­na­jes in­ter­nos de la trans­fe­ren­cia eró­ti­ca: ¿qué pa­sa cuan­do el pa­cien­te se enamo­ra del te­ra­peu­ta?

LOS EN­GRA­NA­JES IN­TER­NOS DE LA TRANS­FE­REN­CIA ERÓ­TI­CA: ¿QUÉ PA­SA CUAN­DO EL PA­CIEN­TE SE ENAMO­RA DEL TE­RA­PEU­TA?

Galería - - Sumario - Pa­tri­cia mán­ta­ras ilus­tra­cio­nes: @paz­sar­to­ri_i­lus­tra­cion

y la ho­ra co­mo si fue­ra una ci­ta; con la mis­ma ex­pec­ta­ti­va y el mis­mo re­vue­lo en el es­tó­ma­go. Ca­da se­sión era una opor­tu­ni­dad se­ma­nal de con­quis­tar­lo, o de lo­grar que se abrie­ra y ad­mi­tie­ra sen­tir por ella un afec­to inusual. El fin de ca­da en­cuen­tro era una nue­va frus­tra­ción, que al ca­bo de unos mi­nu­tos se trans­for­ma­ba en es­pe­ran­za pen­san­do en que ha­bría una nue­va opor­tu­ni­dad ape­nas sie­te días des­pués.

Trans­fe­ren­cia eró­ti­ca, ese es el tér­mino que usan los en­ten­di­dos. Enamo­rar­se del te­ra­peu­ta, ese es el tér­mino que usa­mos los de­más, y es bas­tan­te fre­cuen­te. Las pro­pias cir­cuns­tan­cias en que se ba­sa es­te víncu­lo asi­mé­tri­co, las con­di­cio­nes en que na­ce, el es­ce­na­rio en el que se cul­ti­va y los ro­les tan im­pa­res de sus in­te­gran­tes, ha­cen que se pres­te a con­fu­sio­nes.

Es­pe­ra­ba el día

“La re­la­ción con el te­ra­peu­ta es muy es­pe­cial, se tra­ta de al­guien que te co­no­ce y te es­pe­ra, que te es­cu­cha siem­pre y con mu­cha aten­ción tra­tan­do de com­pren­der­te y ayu­dar­te, en un cli­ma de intimidad”, di­ce la psi­có­lo­ga y psi­co­te­ra­peu­ta Del­fi­na Mi­ller a ga­le­ría so­bre es­te víncu­lo. La fan­ta­sía en el pa­cien­te se ali­men­ta aun más por­que sue­le no sa­ber na­da per­so­nal acer­ca del te­ra­peu­ta, por lo que la ima­gi­na­ción vue­la. Eso y el sa­ber al otro un pros­pec­to im­po­si­ble, se vuel­ven pu­ro com­bus­ti­ble pa­ra el fue­go del enamo­ra­mien­to.

EL SEN­TI­MIEN­TO. Lau­ra ve a Paul to­dos los lu­nes de ma­ña­na. Lle­ga sin dor­mir, con la más­ca­ra de pes­ta­ñas co­rri­da, y le cuen­ta de­ta­lles de la no­che an­te­rior, cuan­do ca­si tie­ne se­xo con un des­co­no­ci­do, sin mos­trar de­ma­sia­do re­mor­di­mien­to por su no­vio, An­drew. Otras ma­ña­nas lle­ga más com­pues­ta, pei­na­da; con su ro­pa de anes­te­sis­ta re­cién sa­li­da del qui­ró­fano y el pe­lo su­je­to; o con un jean y bu­zo hol­ga­do, con as­pec­to re­la­ja­do. Lau­ra le de­cla­ra su amor a Paul, su psi­có­lo­go, abier­ta­men­te. Es una mu­jer apa­ren­te­men­te se­gu­ra y pa­re­ce no sen­tir te­rror de que aquel pue­da ser un pa­so en fal­so, de ex­po­ner­se a que él le re­cuer­de lo inapro­pia­do de su re­ve­la­ción. Lo suel­ta con la im­pu­ni­dad del vul­ne­ra­ble que bus­ca qui­tar­se un pe­so, con la con­fian­za del que no co­no­ce de­ma­sia­dos re­cha­zos. A Paul, es­te hom­bre con años y años de mor­der la pa­ti­lla de los an­teo­jos mien­tras es­cu­cha his­to­rias des­de su si­llón, se le sa­cu­den los prin­ci­pios. Ella es ca­paz

de leer esos mi­cro­se­gun­dos de más que tar­da la res­pues­ta de él, de ver la os­ci­la­ción ca­si im­per­cep­ti­ble, y se con­ven­ce de que es re­cí­pro­co. Su com­por­ta­mien­to em­pie­za a cam­biar de una se­sión a la otra. Al­gu­nos días se mues­tra fuer­te, de­ter­mi­na­da. Otros, más sen­si­ble, des­creí­da, re­sig­na­da, op­ti­mis­ta. An­tes de de­jar el con­sul­to­rio, en al­gún mo­men­to, con al­gu­na pre­gun­ta, Paul de­rri­ba esos per­so­na­jes y Lau­ra vuel­ve a ser Lau­ra. Pe­ro la fa­cha­da vuel­ve a le­van­tar­se pa­ra la se­ma­na si­guien­te.

ES­TO ES FIC­CIÓN. Lau­ra (Me­lis­sa Geor­ge) y Paul (Ga­briel Byr­ne) son dos per­so­na­jes cons­trui­dos por el guio­nis­ta y rea­li­za­dor co­lom­biano Ro­dri­go Gar­cía pa­ra In Treat­ment, la se­rie que HBO es­tre­nó en 2008. Pe­ro es­ta mu­jer, que so­lo sa­be vin­cu­lar­se con los hom­bres a tra­vés del se­xo, y es­te te­ra­peu­ta, que se cues­tio­na su éti­ca pro­fe­sio­nal y has­ta su ma­tri­mo­nio a raíz de los 50 mi­nu­tos se­ma­na­les que com­par­te con ella, es­tán ins­pi­ra­dos en he­chos reales.

El ca­pí­tu­lo que la co­mu­ni­ca­do­ra uru­gua­ya Va­le­ria Tan­co de­di­có en su li­bro Miss Te­ra­pias al enamo­ra­mien­to con el psi­có­lo­go que la aten­dió a sus 21 años se ti­tu­la We Trans­fer. “En lu­gar de apli­car­me a mi cu­ra per­so­nal, me dis­pu­se a mo­ver los ci­mien­tos de mi psi­có­lo­go es­truc­tu­ra­do. Ir pre­sen­ta­ble al psi­có­lo­go no es al­go que me ha­ya ocu­pa­do nun­ca. Por lo ge­ne­ral, voy co­mo es­té. (…) Con El Trans­fer te­nía un mon­tón de cui­da­dos. Ob­via­men­te, me la­va­ba la ca­be­za. Ele­gía la ro­pa que me po­nía te­nien­do en cuen­ta có­mo me que­da­ría es­tan­do sen­ta­da. Pe­ro la par­te más im­por­tan­te es que me ar­mé un per­so­na­je que sos­tu­ve du­ran­te la ma­yo­ría del tiem­po que du­ró mi psi­co­te­ra­pia. Te­nía va­rias aris­tas, pe­ro nin­gún vér­ti­ce pun­tia­gu­do. Era ca­si lo­co, ca­si es­tra­fa­la­rio, ca­si nor­mal, ca­si yo”.

Pa­sa­ron 20 años des­de esa te­ra­pia y Va­le­ria tie­ne cla­ro que fue una ma­la idea em­pe­zar a aten­der­se con él. “Uno eso lo pue­de con­tro­lar, te po­dés dar cuen­ta si te va a in­tere­sar tu te­ra­peu­ta des­de otro lu­gar — con­tó a ga­le­ría. El res­pe­to in­te­lec­tual rá­pi­da­men­te se con­vier­te en otra co­sa, por lo me­nos pa­ra mí”. Hu­bo otro as­pec­to que lle­vó a que las in­ten­cio­nes de Va­le­ria ha­cia El Trans­fer ex­ce­die­ran la psi­co­te­ra­pia: él le di­jo que “no te­nía cla­ro” si que­ría que ella fue­ra su pa­cien­te. Y ahí, en ese sue­lo de in­cer­ti­dum­bre y de sen­tir que ten­dría que vol­ver­se ele­gi­ble pa­ra él, cre­ció el sen­ti­mien­to equi­vo­ca­do. Des­pués, con el pa­so de las se­sio­nes, con­fir­mó su sos­pe­cha, cuan­do el víncu­lo con ese hom­bre que la des­lum­bra­ba in­te­lec­tual­men­te se vol­vió de­ma­sia­do con­fu­so.

El psi­coa­na­lis­ta Jor­ge Ba­fi­co ana­li­zó en su li­bro Res­tos de his­to­rias (2014) un re­la­to del psi­quia­tra, psi­co­te­ra­peu­ta y es­cri­tor Ir­vin Ya­lom. En ese tex­to de fic­ción, una trein­ta­ñe­ra atrac­ti­va, Be­lle, lle­ga por pri­me­ra vez al con­sul­to­rio de su te­ra­peu­ta Sey­mour Trot­ter; ella es­tá ca­sa­da pe­ro sin hi­jos, con una pro­pen­sión a la be­bi­da y un com­por­ta­mien­to se­xual “pe­li­gro­so”. La pa­cien­te, que in­te­rrum­pía sis­te­má­ti­ca­men­te to­das sus te­ra­pias, op­ta por una ac­ti­tud de “mos­tra­ción” — ac­ting out, en la jer­ga de los ana­lis­tas—, una es­pe­cie de per­so­na­je mon­ta­do que ha­ce im­po­si­ble avan­zar en la te­ra­pia: Be­lle “fra­ca­sa­ba en las ta­reas tra­di­cio­na­les de la te­ra­pia: au­to­exa­men y dis­cer­ni­mien­to”, es­cri­be Ba­fi­co, que par­te de esa fic­ción pa­ra re­fle­xio­nar so­bre por qué un ana­lis­ta no de­be res­pon­der a las de­man­das amo­ro­sas de sus pa­cien­tes. “No traía al­go pa­ra ana­li­zar, ya que no le in­tere­sa­ba”. La ta­rea del te­ra­peu­ta en es­tos ca­sos es sa­car al pa­cien­te de ese lu­gar y “re­si­tuar­lo de otro mo­do en re­la­ción con su su­fri­mien­to”, es­cri­be. Pe­ro con Be­lle, la pro­ta­go­nis­ta del re­la­to, era im­po­si­ble.

La trans­fe­ren­cia eró­ti­ca sue­le opo­ner­se co­mo una re­sis­ten­cia al tra­ta­mien­to, ex­pli­ca Mi­ller. “Es una for­ma ne­ga­ti­va de trans­fe­ren­cia y es una for­ma del pa­cien­te de no avan­zar en su tra­ta­mien­to cen­trán­do­se en el atrac­ti­vo que le ge­ne­ra el te­ra­peu­ta co­mo una for­ma de no pro­fun­di­zar en su pro­pia con­flic­ti­va”.

EL DI­LE­MA. In­ten­tan­do co­rrer a Be­lle, su pa­cien­te, del per­so­na­je que ha­bía cons­trui­do, Trot­ter, el te­ra­peu­ta, re­cu­rre a otro abordaje y em­pie­za a ba­sar­se en su “in­tui­ción”, una es­tra­te­gia ries­go­sa que pue­de con­fun­dir al psi­có­lo­go. “Sue­na inocen­te, ¿ver­dad? Pe­ro yo sa­bía, in­clu­si­ve al co­mien­zo, que ha­bía un pe­li­gro la­ten­te. (…) Iba a per­mi­tir una trans­fe­ren­cia po­si­ti­va pa­ra cons­truir so­bre ella una ba­se y com­ba­tir su au­to­des­truc­ción”, es­cri­be el au­tor del re­la­to que ci­ta Ba­fi­co. De al­gu­na ma­ne­ra, el pe­li­gro se pue­de an­ti­ci­par en la ma­yo­ría de lo ca­sos, pe­ro a ve­ces la pul­sión es de­ma­sia­do po­de­ro­sa. “A to­dos nos me­tes en la mis­ma bol­sa, co­mo si to­dos los pa­cien­tes fue­ran igua­les y tu­vie­ran que ser tra­ta­dos igual… ¿Qué es más im­por­tan­te? ¿Obe­de­cer las re­glas? ¿Que­dar­te en la zo­na de co­mo­di­dad de tu si­llón? ¿O ha­cer lo que es me­jor pa­ra tu pa­cien­te...? Me es­tás sal­van­do la vi­da. ¡Y te amo!”, le di­ce Be­lle a Trot­ter. Pa­ra en­ton­ces, ya era tar­de: lo te­nía a su dis­po­si­ción. “Pa­ra el vi­ge­si­mo­se­gun­do mes, sen­tí pá­ni­co. Per­dí to­da com­pos­tu­ra y em­pe­cé a ha­la­gar­la, a em­plear sub­ter­fu­gios, a ro­gar­le.

Le di una con­fe­ren­cia so­bre el amor. ‘Tú di­ces que me amas, pe­ro el amor es una re­la­ción, el amor es preocuparse por el otro, preocuparse por el cre­ci­mien­to y la exis­ten­cia del otro. ¿Te im­por­to yo, aca­so? ¿Te im­por­ta có­mo me sien­to? ¿Pien­sas al­gu­na vez en mi cul­pa, mis te­mo­res, el im­pac­to que tie­ne es­to so­bre el res­pe­to ha­cia mí mis­mo, el sa­ber que he he­cho al­go no éti­co?”, le di­ce él, ya com­ple­ta­men­te per­di­do, trans­gre­di­das to­das sus con­vic­cio­nes.

El víncu­lo en­tre el pa­cien­te y el te­ra­peu­ta tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas y sus re­glas que se de­ben sal­va­guar­dar sin ex­cep­cio­nes. Des­de el psi­coa­ná­li­sis, ad­vier­te Mi­ller, se ha­bla fun­da­men­tal­men­te de abs­ti­nen­cia y neu­tra­li­dad, es de­cir, que el te­ra­peu­ta se de­be de ofre­cer co­mo al­guien cui­da­do­so y aten­to, po­nien­do es­te víncu­lo al ser­vi­cio de la com­pren­sión del pa­cien­te y de sus pro­ble­mas, pe­ro no de­be de tras­pa­sar cier­tos lí­mi­tes y, por su­pues­to, no de­be con­ver­tir­se en un ami­go. “Es muy im­por­tan­te que no dé in­for­ma­ción acer­ca de sí mis­mo, por­que con eso con­di­cio­na y li­mi­ta al pa­cien­te. No de­be ser un con­se­je­ro por­que eso ge­ne­ra de­pen­den­cia, de­bien­do en cam­bio ayu­dar al pa­cien­te a en­con­trar, con sus pro­pias he­rra­mien­tas, las al­ter­na­ti­vas pa­ra me­jo­rar su malestar. Tam­po­co de­be de ser un juez, por­que no es el po­see­dor de la ver­dad”.

Aun­que el di­le­ma éti­co siem­pre es­tá pre­sen­te, to­dos he­mos oí­do de ca­sos en que el pa­cien­te se enamo­ra del te­ra­peu­ta, y es co­rres­pon­di­do. En­ton­ces el víncu­lo, tal y co­mo exis­tía, se cor­ta, pa­ra que co­mien­ce uno nue­vo. Tan­to la li­te­ra­tu­ra co­mo el ci­ne y la te­le­vi­sión han re­tra­ta­do di­fe­ren­tes ver­sio­nes de lo que su­ce­de cuan­do el psi­có­lo­go in­ten­ta di­sua­dir al otro o po­ner fin a la te­ra­pia, y tam­bién cuan­do el víncu­lo se des­di­bu­ja y mu­ta. En el ca­so de In Treat­ment, la fron­te­ra se va mo­vien­do len­ta­men­te, y Paul pa­re­ce no dar­se cuen­ta, o no po­der (o que­rer) ha­cer na­da el res­pec­to. No to­ma nin­gu­na de­ci­sión, de­ja que Lau­ra si­ga avan­zan­do, has­ta que es ella quien di­ce que de­ja­rá la te­ra­pia, y él em­pie­za a pen­sar que tal vez no la vea nun­ca más. En­ton­ces la lla­ma no una, va­rias ve­ces, y le de­ja men­sa­jes en la con­tes­ta­do­ra de su ca­sa (era el año 2008), has­ta que ella fi­nal­men­te lo atien­de y él que­da en ir a ver­la. Por pri­me­ra vez él co­no­ce los es­pa­cios co­ti­dia­nos de Lau­ra. Él, que sa­bía tan­to de ella, no co­no­cía su gus­to por los am­bien­tes am­plios y des­po­ja­dos, y ella, sa­bien­do tan po­co de él, es­ta­ba en cam­bio tan fa­mi­lia­ri­za­da con sus li­bros, con su for­ma de dis­po­ner los ador­nos. Y ahí es­tán am­bos, dis­pues­tos a to­do. Des­pués, él le cuen­ta a Gi­na, su pro­pia te­ra­peu­ta, con la que ha­bla de sus ca­sos y de sus pro­ble­mas, que no pu­do se­guir ade­lan­te.

—Su­frí un ata­que de an­sie­dad, co­mo si fue­ra un ado­les­cen­te. (…) Ni si­quie­ra pu­de tocarla. Es­ta­ba tan cer­ca que sen­tía el ca­lor de su cuer­po. ¿Sa­bes cuán­tas ve­ces lo ima­gi­né?

—Ese ata­que de an­sie­dad no fue al­go al­go ex­terno. Lo cau­sas­te tú. Lo que te con­tu­vo fue lo me­jor de ti. Tus va­lo­res per­so­na­les, pro­fe­sio­na­les y mo­ra­les. De­ci­dis­te evi­tar al­go de lo que sabías que te arre­pen­ti­rías. ¿Crees que las de­ci­sio­nes mo­ra­les se to­man en la au­sen­cia de ten­ta­cio­nes? ¿Que se to­man fá­cil­men­te? Da­te al­go de cré­di­to. La desea­bas tan­to que su­fris­te un ata­que de an­sie­dad pa­ra ale­jar­te de ella. Tú ga­nas­te al fi­nal. Ven­cis­te.

— Gra­cias por tra­tar de con­so­lar­me, Gi­na. Ella pu­do ser el úl­ti­mo amor de mi vi­da... y la de­jé ir. ¿Qué me que­da aho­ra?

EVI­TAR LAS TEN­TA­CIO­NES. Va­le­ria Tan­co, que ha pa­sa­do por el con­sul­to­rio de más de diez te­ra­peu­tas, ya se co­no­ce a sí mis­ma y to­ma cier­tos re­cau­dos. “En al­gu­nos mo­men­tos de mi vi­da he pen­sa­do: ‘Pre­fie­ro ele­gir una te­ra­peu­ta mu­jer por­que es­toy vul­ne­ra­ble des­de el lu­gar emo­cio­nal, pa­ra no mez­clar los tan­tos y no ex­po­ner­me a al­go que no va a apor­tar’”, ad­mi­te. “Aho­ra es­toy yen­do a te­ra­pia con un hom­bre y es to­tal­men­te pro­fe­sio­nal, no se me pa­sa na­da por la ca­be­za, pe­ro cuan­do uno es­tá vul­ne­ra­ble o muy ne­ce­si­ta­do, en­se­gui­da el te­ra­peu­ta to­ma ese lu­gar”. Even­tual­men­te — des­pués de ca­si un año—, la co­mu­ni­ca­do­ra de­jó de aten­der­se con El Trans­fer. Co­no­ció a al­guien que su psi­có­lo­go no apro­ba­ba; no por­que tu­vie­ra sen­ti­mien­tos ha­cia su pa­cien­te, sino por­que esa re­la­ción en par­ti­cu­lar no le pa­re­cía una bue­na idea. “Mi­rá si mi ca­be­za es­ta­ría dis­tor­sio­na­da, que de­jé la te­ra­pia con él por eso. Fue co­mo ele­gir en­tre el te­ra­peu­ta y la re­la­ción”, di­ce, y bro­mea: “Vién­do­lo a la dis­tan­cia, me hu­bie­ra si­do más pro­ve­cho­so se­guir con el te­ra­peu­ta y no em­pe­zar esa re­la­ción”.

Va­le­ria no se sin­ce­ró con él, nun­ca le ha­bló de ese sen­ti­mien­to uni­la­te­ral que cre­cía con las se­sio­nes. Am­bos ju­ga­do­res conocían las re­glas, y nin­guno las que­bran­tó.

“El sa­ber del ana­lis­ta im­pli­ca un lu­gar de po­der y es­te po­der se fun­da en la prohi­bi­ción de ejer­cer­lo. No obs­tan­te, al­gu­nas ve­ces, es­ta prohi­bi­ción pue­de ce­der”, di­ce Ba­fi­co. Y a ve­ces, ce­de. n

Aun­que el di­le­ma éti­co siem­pre es­tá pre­sen­te, to­dos he­mos oí­do de ca­sos en que el pa­cien­te se enamo­ra del te­ra­peu­ta, y es co­rres­pon­di­do. En­ton­ces el víncu­lo, tal y co­mo exis­tía, se cor­ta, pa­ra que co­mien­ce uno nue­vo. Tan­to la li­te­ra­tu­ra co­mo el ci­ne y la te­le­vi­sión han re­tra­ta­do di­fe­ren­tes ver­sio­nes de lo que su­ce­de cuan­do el psi­có­lo­go in­ten­ta di­sua­dir al otro o po­ner fin a la te­ra­pia, y tam­bién cuan­do el víncu­lo se des­di­bu­ja y mu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.