Quie­re “eli­mi­nar al guar­da” y no to­ma Uber por “so­li­da­ri­dad” con el ta­xi

Galería - - Mirador / Internacional -

¿En qué les me­jo­ró la ca­li­dad de vi­da a los mon­te­vi­dea­nos?

Uno siem­pre di­ce que fal­ta, pe­ro creo que el te­ma lim­pie­za ha me­jo­ra­do. El dra­ma es la gen­te que la sa­ca pa­ra afue­ra o po­ne co­sas vo­lu­mi­no­sas fue­ra de los con­te­ne­do­res. Pe­ro es­ta­mos en ni­ve­les his­tó­ri­cos, nun­ca al­can­za­dos, de can­ti­dad de ve­ces que pa­sa el ca­mión por con­te­ne­dor. Con el Sis­te­ma de Ges­tión de Mo­vi­li­dad se ha avan­za­do mu­cho en el trán­si­to y se han dis­mi­nui­do mu­chí­si­mo los ac­ci­den­tes, que era el ob­je­ti­vo. No so­lo se ha me­jo­ra­do la fa­ci­li­dad del trán­si­to, un 15 o 20% de tiem­po pro­me­dio aho­rra­do, yo ha­blo de las vi­das y le­sio­nes per­ma­nen­tes.

¿Qué otra co­sa des­ta­ca, te­nien­do en cuen­ta que la in­ten­den­cia tu­vo su­pe­rá­vit?

Los es­pa­cios pú­bli­cos. Un pro­ble­ma gra­ví­si­mo y que en par­te ahí es­tá el ger­men de la in­se­gu­ri­dad, es la ex­clu­sión so­cial. Hay gen­te a la que iba a ver­la ha­ce diez años y te­nía te­cho de cha­pa o car­tón, aber­tu­ras con bol­sas de ny­lon ta­pan­do, y tra­ba­ja­ba una per­so­na cuan­do ha­bía cua­tro o cin­co en edad de tra­ba­jo. Aho­ra vas y tra­ba­jan tres, hi­cie­ron una plan­cha­da o al­go más es­ta­ble. Ya las aber­tu­ras son de PVC. Mon­te­vi­deo en la dé­ca­da de los 80, 90 y prin­ci­pios del 2000 tu­vo un em­po­bre­ci­mien­to en mu­chí­si­mos sec­to­res de la po­bla­ción que ter­mi­na­ron no pu­dien­do vi­vir en lu­ga­res con­so­li­da­dos de la ciu­dad, que hoy es­tán me­dio va­cíos. Mu­cha gen­te ins­ta­ló el rancho don­de po­día. Ahí es im­po­si­ble ha­cer ca­lles por­que son ba­rria­les. Ahí hay gen­te que tie­ne in­gre­sos que es­tán afue­ra de la po­bre­za; sin em­bar­go, los bo­ti­jas cuan­do van a la es­cue­la y llue­ve se tie­nen que po­ner bol­sas de ny­lon en las pa­tas. Y no en­tran, por las ca­rac­te­rís­ti­cas de las pseu­do­ca­lles, la Po­li­cía, Bom­be­ros, am­bu­lan­cias y ta­xis. Eso tam­bién es una for­ma de ex­clu­sión. Tam­bién se ha da­do prio­ri­dad en el realo­ja­mien­to a los que vi­ven en te­rre­nos con­ta­mi­na­dos con plom­be­mia o mer­cu­rio, que da­ñan a los bo­ti­jas, o a quie­nes es­ta­ban en te­rre­nos inun­da­bles. Tam­bién es­tá la apues­ta a la cul­tu­ra. El pa­pel en las 24 po­li­clí­ni­cas. Siem­pre al que es­tá más le­jos del pun­to de par­ti­da hay que ayu­dar­lo un po­co más. Si mi­rás el ma­pa de Mon­te­vi­deo, 600, 700 mi­llo­nes de dó­la­res es mu­cha pla­ta. Hay que jun­tar va­rios pe­río­dos pa­ra jun­tar esa in­ver­sión en Mon­te­vi­deo.

¿Qué ha­ce la in­ten­den­cia pa­ra com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad?

La prio­ri­dad se la da­mos cuan­do el Mi­nis­te­rio del In­te­rior nos di­ce. Tu­vi­mos mu­cho que ver en (la de­mo­li­ción del com­ple­jo) Los Pa­lo­ma­res, fui­mos el prin­ci­pal apo­yo tan­to pa­ra el es­tu­dio de tu­bercu­losis co­mo la ma­qui­na­ria pa­ra de­rrum­bar las ca­sas.

Mu­chos se que­jan del es­ta­do de las ve­re­das. ¿Qué res­pon­de?

Hi­ci­mos al­go que nos pa­re­ció más in­te­li­gen­te: em­pe­zar a po­ner seis mi­llo­nes de pe­sos pa­ra ca­da mu­ni­ci­pio y 20 y pi­co pa­ra la in­ten­den­cia. Las ca­lles son de los mu­ni­ci­pios; las ave­ni­das, de la in­ten­den­cia. Pu­si­mos una su­ma pa­ra que se in­ti­me, en al­gu­nos ca­sos la in­ten­den­cia y en otro los mu­ni­ci­pios. Se le co­bra en tres cuo­tas de la con­tri­bu­ción y eso va en un fon­do pa­ra re­tro­ali­men­tar­lo. Las ca­lles las eli­gió ca­da al­cal­de, sé que 21 de Se­tiem­bre se em­pe­zó a ha­cer, San Jo­sé, to­do Grecia. Cuan­do el fon­do sea más gran­de se va a po­der ha­cer más.

¿Por qué cues­ta tan­to me­jo­rar el trans­por­te pú­bli­co?

El trans­por­te es­tá en las peo­res cri­sis de su his­to­ria. La pla­ta no cre­ce de un ár­bol. Se ven­dían 300 mi­llo­nes de bo­le­tos y ha­ce cua­tro años que ese nú­me­ro vie­ne ca­yen­do. Se es­tán ven­dien­do 250 mi­llo­nes de bo­le­tos. Ha­ce más de un año y me­dio que no mo­ve­mos el pre­cio del bo­le­to con tar­je­ta, lo ba­ja­mos. La in­ten­den­cia hi­zo un es­fuer­zo por ob­je­ti­vos: lim­pie­za, rui­dos, nor­ma­li­zar ven­de­do­res, em­pe­zar a con­tro­lar cum­pli­mien­to de ho­ra­rios. En el pre­cio del bo­le­to se ha he­cho un es­fuer­zo muy gran­de en­tre la In­ten­den­cia, los tra­ba­ja­do­res y las em­pre­sas. La in­ten­den­cia es­te año va a ce­rrar con un au­men­to del sub­si­dio. Bas­ta. Pun­to. Es­ta­mos en un pro­ce­so de cam­bio. Fui­mos muy cri­ti­ca­dos, la tar­je­ta STM la usa más del 70%. Pe­ro apun­ta a po­der eli­mi­nar al guar­da y po­der achi­car los cos­tos y por lo tan­to evi­tar que el sis­te­ma co­lap­se. El pro­yec­to 18, del que ya em­pe­za­mos a ha­cer al­go, per­mi­te re­du­cir la can­ti­dad de óm­ni­bus pa­ra des­ti­nar­los a lí­neas lo­ca­les. El mon­te­vi­deano quie­re que el óm­ni­bus lo lle­ve de la puer­ta a la puer­ta de don­de va. Eso no exis­te en nin­gu­na par­te del mun­do.

¿To­mó Uber al­gu­na vez?

En Uru­guay, no. Por so­li­da­ri­dad con el ta­xi. En el ex­te­rior sí, por­que otra gen­te me ha lle­va­do. No ten­go na­da con­tra Uber, ne­go­cia­mos, nos cos­tó. Pe­ro el ta­xi es un ser­vi­cio pú­bli­co, tie­ne una ta­ri­fa co­no­ci­da que es la mis­ma du­ran­te el día y co­no­ci­da en la no­che, no de­pen­de de que ha­ya más o me­nos ta­xis y un día de pa­ro te co­bra tres ve­ces más. Tie­ne obli­ga­ción de ir a to­dos la­dos, tie­ne obli­ga­ción de te­ner un ser­vi­cio mí­ni­mo. Lo es­ta­mos con­tro­lan­do.

Tam­bién de­be­rían te­ner la obli­ga­ción de te­ner cam­bio.

Sí, tam­bién. Yo opino que qui­zá en el ta­xi ter­mi­ne des­apa­re­cien­do con el tiem­po el pa­go con­ta­do. Yo to­mo ta­xi. En mi fa­mi­lia hay gen­te que to­ma Uber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.