“To­do lo que se pa­rez­ca a la vi­da real es más com­pli­ca­do, por­que so­mos to­dos ex­per­tos”

Galería - - Columna: Nobleza Obliga - Patricia mán­ta­ras

la úl­ti­ma pa­la­bra, la car­te­le­ra de ci­ne es­ta­ría mos­tran­do en es­te mo­men­to una co­me­dia llamada El abis­mo. “Era un tí­tu­lo ca­tas­tró­fi­co, pe­ro lo ti­ré por­que (cuan­do te se­pa­rás) es­tás co­mo en un abis­mo”, ex­pli­có en tono de bro­ma, aun­que cuan­do lo pro­pu­so en el gru­po de What­sapp — que tam­bién in­te­gra­ban Mer­ce­des Mo­rán y el di­rec­tor Juan Ve­ra— es­ta­ba con­ven­ci­do de que era un acier­to. “In­sis­tí mu­cho. Al fi­nal me de­cían: sí, ya vie­ne la en­fer­me­ra”. El amor me­nos pen­sa­do: con ese tí­tu­lo se es­tre­nó en Mon­te­vi­deo (tam­bién en San Se­bas­tián y Bue­nos Ai­res) la ope­ra pri­ma de Ve­ra, que pro­ta­go­ni­zan Da­rín y Mo­rán, una dupla que en pa­la­bras del ac­tor se en­tien­de tan bien “co­mo Mes­si y Suárez”.

El guio­nis­ta de 2+2 y Ma­má se fue de via­je se ini­ció co­mo di­rec­tor con es­ta co­me­dia so­bre un ma­tri­mo­nio que ron­da los 50 años y de­ci­de se­pa­rar­se y vol­ver a vi­vir la sol­te­ría y la con­quis­ta, con pi­cos de adre­na­li­na e in­ten­tos fa­lli­dos in­clui­dos.

Da­rín es Mar­cos, un se­ñor que — se­gún el pro­pio ac­tor—, “se pa­re­ce a mu­chos otros se­ño­res que atra­vie­san una eta­pa de su vi­da si­mi­lar, y que pro­ba­ble­men­te se ha­gan pre­gun­tas muy pa­re­ci­das”. Con es­ta pe­lí­cu­la, que pue­de de­fi­nir­se co­mo una co­me­dia ro­mán­ti­ca, con diá­lo­gos que apun­tan (y acier­tan) al sen­ti­do del hu­mor de la ma­yo­ría de los es­pec­ta­do­res ma­yo­res de 40, el ac­tor inau­gu­ró la pro­duc­to­ra Ken­ya Films que em­pren­dió jun­to a su hi­jo, el Chino Da­rín.

Re­cién lle­ga­do del Fes­ti­val de San Se­bas­tián, que abrió con es­ta pe­lí­cu­la, Da­rín es­tu­vo en Mon­te­vi­deo jun­to a Ve­ra pa­ra pre­sen­tar El amor me­nos pen­sa­do, una de las dos pe­lí­cu­las (la otra es To­dos lo sa­ben, del ira­ní ga­na­dor del Os­car Asg­har Far­ha­di) que lo tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­ta y con­vi­ven en los ci­nes. El amor… des­plie­ga un elen­co de lujo, en el que tam­bién bri­llan, des­de pa­pe­les más pe­que­ños, Nor­man Bris­ki, Clau­dia La­pa­có, Chi­co No­va­rro, Juan Mi­nu­jín y Andrea Pie­tra. De es­ta his­to­ria de amor ha­bló con y tam­bién del víncu­lo con sus hi­jos, de las su­ti­le­zas que di­fe­ren­cian a las co­me­dias “ele­gan­tes” de las otras, y de qué pe­lí­cu­la re­cien­te lo des­lum­bró.

Si Da­rín hu­bie­ra te­ni­do

En prin­ci­pio nos gus­tó mu­cho el guion, el ni­vel de los diá­lo­gos, que son ve­ro­sí­mi­les; la co­me­dia se es­ca­pa a ve­ces de la ve­ro­si­mi­li­tud y ahí es don­de creo yo co­me­te un error. En es­te ca­so me gus­tó el ba­lan­ce de los diá­lo­gos y, más allá de es­tar apo­ya­do en si­tua­cio­nes que pue­den ser to­ma­das co­mo dra­má­ti­cas o trau­má­ti­cas, no­ta­mos que el hu­mor se des­pren­día con na­tu­ra­li­dad y no em­pu­ja­do, por un la­do. Y, por otro la­do, la de­ci­sión de par­ti­ci­par par­tió de la in­vi­ta­ción de Pa­ta­go­nik, que nos pa­re­ció pru­den­te y ade­cua­da. Se jun­ta­ron una se­rie de fac­to­res que eran muy ama­bles co­mo pa­ra atre­ver­nos a dar ese pa­so.

Sí, to­dos lo consumimos cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, por­que nues­tra edu­ca­ción ha si­do apo­ya­da en mu­chos ca­sos so­bre la co­me­dia y la co­me­dia ro­mán­ti­ca. Ahí es don­de, pre­ci­sa­men­te por ese ejer­ci­cio, de­tec­ta­mos cuán­do una co­sa es­tá bien he­cha y cuán­do es­tá em­pu­ja­da. Cuán­do es una co­me­dia ama­ble y ele­gan­te, y cuán­do es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te apo­ya­da en una sucesión de gags, que es otro te­ma y que es­tá bien que sea así, por­que in­clu­so hay mu­chas que es­tán muy bien he­chas y que lo agra­de­ce­mos. Pe­ro ahí es don­de se pro­du­ce una con­fu­sión, y po­si­ble­men­te por esa con­fu­sión o ese bo­rro­neo de la fron­te­ra en­tre un es­ti­lo de co­me­dia y el otro, es que se de­ba el he­cho de que no go­ce de tan­to pres­ti­gio la co­me­dia, lo cual es muy in­jus­to, por­que creo que es lo más di­fí­cil de ha­cer.

Sí, en reali­dad ha­cer reír pue­de ser fá­cil; po­de­mos ape­lar a he­rra­mien­tas o a tác­ti­cas que sean muy efec­ti­vas pe­ro no muy re­co­men­da­bles. En cam­bio, con­tar­te una his­to­ria en don­de más que ha­cer­te reír te arran­que una son­ri­sa, re­co­noz­cas la au­ten­ti­ci­dad de la si­tua­ción, eso es más di­fí­cil, por­que es muy com­ple­jo. To­do lo que se pa­rez­ca a la vi­da real siem­pre es mu­cho más com­pli­ca­do, por­que en eso so­mos

ría, ga­le-

¿Qué te­nía de es­pe­cial es­ta pe­lí­cu­la pa­ra que de­ci­die­ra que fue­ra la pri­me­ra de su pro­duc­to­ra, Ken­ya Films?

Las co­me­dias ro­mán­ti­cas, co­mo es­ta, sue­len ser un gé­ne­ro sub­va­lo­ra­do por la crí­ti­ca. ¿Qué víncu­lo tie­ne con el gé­ne­ro? ¿Lo con­su­me? ¿Por lo di­fí­cil que es ha­cer reír?

to­dos ex­per­tos, la co­no­ce­mos de memoria.

En su fa­mi­lia lo acu­san de ser un “acu­mu­la­dor se­rial”, de “jun­tar por­que­rías y co­sas que es­tán im­preg­na­das de un va­lor más emo­cio­nal que prác­ti­co y ma­te­rial”. Ya no in­ten­ta de­fen­der­se, di­ce, por­que “la ver­dad es que siem­pre tie­nen ra­zón”. Su de­bi­li­dad son las miniaturas, cual­quier co­sa que re­pro­duz­ca a es­ca­la al­go que sue­le te­ner di­men­sio­nes más gran­des. Las con­ser­va has­ta que hay “una especie de ra­zia” en su ca­sa que lo ha­ce des­pren­der­se de gran par­te de es­tos ob­je­tos inú­ti­les que ha ido ate­so­ran­do.

Esa ten­den­cia a acu­mu­lar se vuel­ve te­rri­ble­men­te pro­ble­má­ti­ca cuan­do una pa­re­ja se se­pa­ra y to­ca di­vi­dir y em­ba­lar o des­ha­cer­se de los bie­nes. “En ese sen­ti­do las mu­je­res son un mi­llón de ve­ces más in­te­li­gen­tes que no­so­tros. Es co­mo si hu­bie­ran he­cho un cur­so ace­le­ra­do de des­pren­di­mien­to y no­so­tros no. Mi vie­jo siem­pre de­cía que uno ten­dría que an­dar muy li­ge­ro de equi­pa­je por­que to­do eso son anclas, son co­sas que te van ti­ran­do pa­ra aba­jo, y yo creo que Juan ( Ve­ra) y (Daniel) Cú­pa­ro (co­guio­nis­ta) ha­cen una especie de ve­la­do o sa­tí­ri­co ho­me­na­je a lo que es el des­pren­di­mien­to de las co­sas ma­te­ria­les; lo co­lo­can a

El ni­do va­cío.

Mar­cos en una po­si­ción fren­te a es­to y a Ana (Mo­rán) de­fi­ni­ti­va­men­te en la ve­re­da opues­ta, y creo que eso no so­lo es gra­cio­so, es in­te­li­gen­te y pro­fun­do tam­bién”.

Sí, lo que pa­sa es que cuan­do uno di­ce “ni­do va­cío” es cuan­do de­fi­ni­ti­va­men­te que­da va­cío. En el ca­so de mi mu­jer y mío, nues­tros hi­jos han si­do lo su­fi­cien­te­men­te ama­bles y amo­ro­sos co­mo pa­ra no ha­cér­nos­lo sen­tir en for­ma tan pre­ci­pi­ta­da y abrup­ta. Se fue dan­do en for­ma más epi­só­di­ca, de a po­co, y co­mo ade­más creo que nues­tra ca­sa es un lu­gar al que les gus­ta vol­ver, lo ha­cen con mu­cha frecuencia, entonces ca­si que no se no­ta. Pe­ro sí, a mí me cues­ta un po­co más, yo soy un po­co más gil en ese sen­ti­do. Mi mu­jer es mu­chí­si­mo más pio­la y me ha di­cho co­sas co­mo “bueno, tran­qui­lo, asu­mi­lo, la ne­na no duer­me en ca­sa, tie­ne su pro­pia ca­sa” (ri­sas). Por­que ca­da vez que lle­go y me di­ce: “Pa, me voy”. Le di­go: “¿A dón­de vas?”. “A mi ca­sa, ¿a dón­de voy a ir?”. Des­pués se con­vir­tió en una bro­ma, a ve­ces se lo di­go a pro­pó­si­to, por­que me gus­ta su reac­ción. Pe­ro ellos fue­ron muy ama­bles en ese sen­ti­do, nun­ca nos lo hi­cie­ron sen­tir así co­mo un aban- dono, fue una co­sa más pau­la­ti­na y amo­ro­sa.

Él ha he­cho su ca­mino por otro la­do. Aho­ra nues­tros ca­mi­nos tien­den a te­ner al­gu­nos pun­tos en co­mún a par­tir de la pro­duc­to­ra, pe­ro nor­mal­men­te es­ta­mos tra­ba­jan­do en la­ti­tu­des dis­tin­tas y eso es pro­ba­ble­men­te lo que ha­ce que me sor­pren­da un po­co a ve­ces de su evo­lu­ción, de su cre­ci­mien­to, de sus de­ci­sio­nes. Ha­ce unas elec­cio­nes pa­ra mi gus­to muy equi­li­bra­das e in­te­li­gen­tes, y va­lien­tes. Eso me pro­du­ce mu­cha ad­mi­ra­ción, por­que no es­toy al tan­to de cuál es su ca­ja de he­rra­mien­tas. Lo que lo veo es, co­mo los es­pec­ta­do­res, crecer y evo­lu­cio­nar. No es­toy al tan­to del día a día; ha­bla­mos mu­cho, dis­cu­ti­mos, in­ter­cam­bia­mos. Aho­ra que sur­gió lo de la pro­duc­to­ra es­ta­mos un po­co más en­sal­za­dos, pe­ro des­de otro án­gu­lo. No lo ana­li­za­mos tan­to co­mo ac­to­res sino con la res­pon­sa­bi­li­dad de desa­rro­llar un pro­yec­to.

No. Él tie­ne un tem­pe­ra­men­to muy for­ma­do, por de­cir­lo de una for­ma pru­den­te. Su tem­pe­ra­men­to, ca­rác­ter, sus con­vic­cio­nes, son muy fé­rreas y no me hu­bie­ra atre­vi­do nun­ca

El pun­ta­pié de la his­to­ria es tam­bién un te­ma bas­tan­te co­ti­diano, que es el ni­do va­cío. ¿Ya le to­có vi­vir­lo en car­ne pro­pia?

Ha­blan­do del víncu­lo con los hi­jos, ¿có­mo es pa­ra us­ted que su hi­jo, el Chino, si­ga su mis­mo ca­mino? ¿No le ha da­do nin­gún con­se­jo?

a ba­jar­le lí­nea y de­cir­le qué sí y qué no. Cla­ra­men­te, des­de el prin­ci­pio me di cuen­ta de que él ha­bía de­ci­di­do to­mar un ca­mino pro­pio, y eso es lo loa­ble, por­que ni si­quie­ra uti­li­zó el ape­lli­do en co­mún pa­ra abrir puer­tas. El ti­po hi­zo to­dos los cas­tings que te­nía que ha­cer, fue re­bo­ta­do de mi­les, fue acep­ta­do por sus pro­pias con­di­cio­nes y su ca­pa­ci­dad, y eso es por lo que yo sien­to un gran or­gu­llo. Por su­pues­to que cuan­do era más chi­co, ha­ce, po­ne­le, 10 años, cuan­do arrancó a con­tar­me es­ta idea de que que­ría de­di­car­se a la ac­tua­ción, des­pués de ha­ber es­tu­dia­do y pa­sa­do por ta­lle­res y de­más, tu­vi­mos al­gu­nas char­las, co­mo su­ce­de en to­da fa­mi­lia, o de so­bre­me­sa, pe­ro in­ter­cam­bian­do pa­re­ce­res, na­da más. Yo nun­ca me con­si­de­ré muy ca­pa­ci­ta­do pa­ra dar con­se­jos por­que soy bas­tan­te caó­ti­co y siem­pre es­toy cam­bian­do de pa­re­cer.

Sí, siem­pre es­toy en mo­vi­mien­to, no me que­do muy en­quis­ta­do en co­sas por­que creo que el mun­do es­tá en mo­vi­mien­to per­ma­nen­te. Es­ta­mos obli­ga­dos a re­vi­sar nues­tras pro­pias creen­cias, por­que una co­sa es te­ner una con­vic­ción fé­rrea, y otra co­sa es que eso se con­vier­ta en una especie de quis­te, de de­cir de acá no me mue­vo y quie­ro que el mun­do se ajus­te a lo que yo creo. Me pa­re­ce que lo que hay que ha­cer es al re­vés, tra­tar de re­in­ter­pre­tar qué es lo que es­tá ocu­rrien­do, có­mo se mue­ve el mun­do, ha­cia qué la­do, de qué for- ma. Entonces es di­fí­cil dar con­se­jos. Ade­más, las ex­pe­rien­cias de uno di­fí­cil­men­te las pue­da apli­car otro, por­que los con­tex­tos cam­bian, la co­yun­tu­ra es dis­tin­ta. Es com­pli­ca­do.

LA PA­RE­JA. Cuan­do las res­pues­tas son pre­vi­si­bles y habilitan a se­guir por el mis­mo ca­mino de siem­pre, hay que ha­cer­se las pre­gun­tas co­rrec­tas. Esas que tie­ne co­mo con­tra­par­ti­da una pa­la­bra in­có­mo­da. Y cuan­do esas ideas u otros pen­sa­mien­tos cues­tio­nan, pue­den ser los que ter­mi­nen sa­cu­dien­do los ci­mien­tos de una re­la­ción apa­ren­te­men­te só­li­da.

Me pa­re­ce que to­das las di­la­cio­nes hu­ma­nas son in­tere­san­tes, por­que un po­co nos ha­blan de lo que nos ha ocu­rri­do, y en otros ca­sos nos ha­blan de lo que po­si­ble­men­te nos pue­da ocu­rrir en el fu­tu­ro. Co­mo to­do es­tá en mo­vi­mien­to, no es­tá mal en­te­rar­se de las po­si­bi­li­da­des, hay cier­to atrac­ti­vo de ver lo que po­dría pa­sar. So­bre to­do en el ca­so de es­ta pa­re­ja, que si bien es cier­to que es una pa­re­ja gran­de, adul­ta, es to­da­vía una pa­re­ja ac­ti­va; no ha­bla­mos de an­cia­ni­dad, que es otro te­ma. Entonces me pa­re­ce que muy pro­ba­ble­men­te ha­ya mu­cha gen­te que se pue­da iden­ti­fi­car con la zo­na en la que ocu­rren es­tas pre­gun­tas in­ter­nas, más allá de que las reac­cio­nes pue­dan ser dis­tin­tas y ca­da ca­so es ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­to.

Vi una pe­lí­cu­la que me im­pac­tó mu­chí­si­mo en Can­nes, que se lla­ma Cold War, Gue­rra fría, de un po­la­co (Pa­weł Paw­li­kows­ki). Me en­te­ré el otro día por ca­sua­li­dad que es una de las pe­lí­cu­las que van a bus­car un Os­car, y si es así me pa­re­ce que es una gran can­di­da­ta, por­que es una jo­ya, una obra maes­tra. Con la ac­tua­ción de una mu­jer, una ac­triz in­creí­ble, que no re­cuer­do exac­ta­men­te el nom­bre pe­ro lo po­dés goo­glear (Joan­na Ku­lig). Es des­co­mu­nal, im­pac­tan­te. No en­tien­do có­mo to­da­vía no le han da­do to­dos los pre­mios que es­tán dan­do, co­mo tam­po­co en­tien­do có­mo no se los die­ron a Mer­ce­des Mo­rán en San Se­bas­tián. Lle­vó cua­tro pe­lí­cu­las, qui­sie­ra sa­ber cuán­tas ac­tri­ces es­tán en cua­tro pe­lí­cu­las a la vez. n

¿Es una ca­rac­te­rís­ti­ca tu­ya?

La pe­lí­cu­la ha­bla un po­co de esos cam­bios que ex­pe­ri­men­tan las per­so­nas con los años, que mu­chas ve­ces lle­van a que los miem­bros de una mis­ma pa­re­ja crez­can en di­rec­cio­nes dis­tin­tas y sur­jan las pre­gun­tas. En es­te ca­so le to­ca a una pa­re­ja de 50 años, y de al­gu­na ma­ne­ra la pe­lí­cu­la vie­ne a lle­nar un va­cío, por­que no hay mu­chas que re­tra­ten los con­flic­tos del amor a esa edad…

¿Qué pe­lí­cu­las que ha­ya vis­to en el úl­ti­mo tiem­po re­co­mien­da? ¿O a qué ci­neas­ta o ac­tor cree que hay que pres­tar­le aten­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.