Pre­gun­tas sin res­pues­ta

Galería - - Entrevista A Juan Vera, Director De -

El amor me­nos pen­sa­do es la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Juan Ve­ra —ge­ren­te ar­tís­ti­co de la pro­duc­to­ra Pa­ta­go­nik— co­mo di­rec­tor, aun­que sus ini­cios co­mo guio­nis­ta se re­mon­tan a 2010 con Igua­li­ta a mí (con Adrián Suar), y co­mo pro­duc­tor eje­cu­ti­vo al año 2001, con El hi­jo de la no­via (con Da­rín, Nor­ma Alean­dro y Héc­tor Al­te­rio). De pa­so por Mon­te­vi­deo pa­ra pre­sen­tar su ope­ra pri­ma, con­ver­só con

Su­pon­go que es­tá en el área de mis preo­cu­pa­cio­nes y las pre­gun­tas que yo me ha­go en mi vi­da, y que se ha­ce cual­quier per­so­na de más de 40 y de más de 50 que tie­ne una re­la­ción de más de cin­co años o diez. ¿Qué pa­sa con el de­seo, con la pa­sión, con el enamo­ra­mien­to, con el en­can­ta­mien­to? ¿De qué es­tá he­cha esa re­la­ción? ¿Qué es el amor? ¿Qué se ha­ce con el de­seo, có­mo se sos­tie­ne, có­mo se rein­ven­ta? ¿Có­mo es el víncu­lo de pa­re­ja, de qué es­tá he­cho? Así que di­je: me voy a ha­cer las pre­gun­tas vol­ca­das a un guion. No ten­go las res­pues­tas, pe­ro sí ten­go las pre­gun­tas. Me pa­re­ce que los per­so­na­jes se ha­cen pre­gun­tas pa­ra tra­tar un po­co de des­ar­mar el ar­te­fac­to ma­tri­mo­nio. No sé si lo pue­den ar­mar de vuel­ta, pe­ro por lo me­nos que­da un po­co ahí di­se­mi­na­do, y al­gu­nas co­sas que­dan a la luz, qui­zás pa­ra ob­ser­var­las. Ob­via­men­te, ha­bía una idea lú­di­ca. Cuan­do em­pe­cé la pe­lí­cu­la sa­bía que que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre un ma­tri­mo­nio que se lle­va bien, que se quie­re, que se desea to­da­vía, que se divierten jun­tos, pe­ro aun así…

No sé si fal­ta al­go, no es que le fal­te al­go a la pa­re­ja, le fal­ta al­go a ca­da uno de ellos. Que­ría en­trar en ese lu­gar no de que hay un con­flic­to, un en­ga­ño, o de que real­men­te no te quie­ro más, me abu­rrís, que vas a res­tau­ran­tes y ves a dos co­mien­do que no se ha­blan en to­da la no­che. No, yo que­ría ir a una pa­re­ja que em­pa­ti­za. Va a que­dar en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, pe­ro pa­ra mí el ma­tri­mo­nio es una tram­pa que nos he­mos in­ven­ta­do, que es bue­ní­si­ma pa­ra al­gu­nas co­sas y pa­ra otras no es­tá tan bue­na, por­que te obli­ga a con­ven­cio­nes ne­ce­sa­rias, im­pres­cin­di­bles pa­ra que eso fun­cio­ne, pe­ro no hay ca­bi­da pa­ra la in­di­vi­dua­li­dad. Entonces, se se­pa­ran de co­mún acuer­do: se quie­ren, te das cuen­ta de que es­tán bien en­tre ellos, y no es que son vie­ji­tos con bas­tón; tie­nen im­pul­sos, hay de­seo, son atrac­ti­vos to­da­vía pa­ra sa­lir al mun­do y ver nue­vas co­sas. ¿Qué es­tán man­te­nien­do?

“Ca­da vez que me sor­pren­do po­nien­do una bo­ca tris­te; ca­da vez que en mi al­ma hay un no­viem­bre hú­me­do y llu­vio­so; ca­da vez que me en­cuen­tro pa­rán­do­me sin que­rer an­te las tien­das de ataú­des, y, es­pe­cial­men­te, ca­da vez que la hi­po­con­dría me do­mi­na de tal mo­do que ha­ce fal­ta un re­cio prin­ci­pio mo­ral pa­ra im­pe­dir­me sa­lir a la ca­lle con to­da de­li­be­ra­ción a de­rri­bar me­tó­di­ca­men­te el sombrero a los tran­seún­tes, entonces, en­tien­do que es más que ho­ra de ha­cer­me a la mar tan pron­to co­mo pue­da”. Así em­pie­za la pe­lí­cu­la, con una voz en off de Ri­car­do Da­rín le­yen­do el pri­mer pá­rra­fo de Moby Dick.

La pe­lí­cu­la no em­pe­za­ba así; es­ta­ba Ri­car­do en una pla­za, es­pe­ran­do, y le con­ta­ba su his­to­ria a al­guien que es­ta­ba sen­ta­do ahí. Pe­ro no me con­ven­cía ese co­mien­zo, y en la pre­pro­duc­ción una ma­ña­na me des­per­té, “Ca­da vez que…”, el co­mien­zo de Moby Dick. Des­pués desa­yu­né, me fui a la ofi­ci­na, tra­ba­jé, me se­guía dan­do vuel­tas y lo fui a bus­car. Lo leí y di­je: cla­ro, es es­to. Si lo es­cu­chás con aten­ción y des­pués ves la pe­lí­cu­la, en el fon­do lo que pa­sa, que nos pa­sa a dia­rio, creo que a to­dos, es que hay ve­ces que te­nés una ne­ce­si­dad de sa­lir de la rutina, de lo co­ti­diano, del lu­gar co­no­ci­do, có­mo­do, aun­que es­té bien to­do eso. To­do eso es­tá con­te­ni­do ahí. Des­pués él di­ce: “Es­to es lo que nos pa­só, no es que no la que­ría, que no la ama­ba”; te­nía ga­nas de vi­vir al­go él, de sa­lir al mun­do un po­co, a res­pi­rar, a re­gu­lar la cir­cu­la­ción. Lo de Moby Dick apa­re­ció y ade­más me re­sol­vió otro te­ma, por­que el guion ha­bla­ba de un ob­je­to que te­nían col­ga­do que no po­dían sa­car y yo no sa­bía qué era, y cuan­do re­sol­ví lo de Moby Dick di­je: tie­ne que ser un ar­pón.

Yo que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la po­pu­lar… el tér­mino po­pu­lar es com­pli­ca­do. No que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la her­mé­ti­ca, in­te­lec­tua­lo­sa. Que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la di­ver­ti­da, pe­ro tam­po­co que­ría sub­es­ti­mar a los es­pec­ta­do­res; es­tá apun­ta­da a una pe­lí­cu­la pa­ra que es­cu­ches, pa­ra que pres­tes aten­ción. Me in­tere­sa­ba que los per­so­na­jes fue­ran in­te­li­gen­tes, lo­cua­ces, in­ge­nio­sos. El te­ma del tiem­po en la pe­lí­cu­la lla­ma la aten­ción, pa­ra bien o pa­ra mal, por­que pa­ra una co­me­dia tie­ne una ex­ten­sion qui­zás inusual, pe­ro yo sien­to que es una pe­lí­cu­la en la que te­nés que sen­tir el tiem­po de al­gu­na ma­ne­ra, y me pa­re­ce que lo­gra su co­me­ti­do. No que­ría apu­rar nin­gu­na es­ce­na ni ir a los pri­me­ros pla­nos, que­ría que la pe­lí­cu­la flu­ye­ra en un tiem­po na­tu­ral, que sin­tie­ras que los per­so­na­jes es­tán vi­vien­do en la pe­lí­cu­la, y creo que eso en mu­chas es­ce­nas es­tá lo­gra­do. De he­cho, mu­chos me pre­gun­ta­ron si los diá­lo­gos eran im­pro­vi­sa­dos, los tex­tos es­ta­ban es­cri­tos así. Eso tie­ne que ver tam­bién con la ca­li­dad de los ac­to­res y con có­mo es­tá fil­ma­da la pe­lí­cu­la. n

ga­le­ría.

¿Fue­ron sus pro­pias in­quie­tu­des o ca­sos cer­ca­nos los que lo mo­ti­va­ron a es­cri­bir y di­ri­gir es­ta pe­lí­cu­la so­bre la bús­que­da del amor en­tre per­so­nas de 40 o de 50 años? Les fal­ta al­go…

¿Por qué eli­gió arran­car así la pe­lí­cu­la, con una ci­ta de Moby Dick apli­ca­da al amor?

La pe­lí­cu­la apues­ta mu­cho a los diá­lo­gos, con es­ce­nas lar­gas. ¿En al­gún mo­men­to le preo­cu­pó que eso ex­clu­ye­ra a un pú­bli­co acos­tum­bra­do a otro rit­mo?

por los 18 años, mi pri­me­ra idea fue re­fle­jar el as­pec­to so­cial de la re­vis­ta, a mi en­ten­der, lo más re­co­no­ci­ble de Pa­ra eso ela­bo­ré un pa­trón, con va­rias per­so­nas, co­mo una ma­sa, don­de era po­si­ble re­co­no­cer di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des. Mien­tras pa­sa­ban los días y avan­za­ba el pro­ce­so, me in­tere­só plan­tear una si­tua­ción don­de los in­di­vi­duos no fue­ran re­co­no­ci­bles, co­mo pre­sen­cias in­de­fi­ni­das. Y tam­bién bus­qué rom­per la pers­pec­ti­va.

Al ele­gir la pa­le­ta de co­lo­res me ba­sé en una ilus­tra­ción vie­ja de mi li­bre­ta de bo­ce­tos. Más tar­de sur­gió la idea de usar el do­ra­do co­mo sím­bo­lo de festejo. Me in­tere­sa­ba in­cluir cier­tos ele­men­tos en la tapa, co­mo plan­tas, mue­bles ex­tra­ños, pla­tos de co­mi­da irre­co­no­ci­ble y un pe­rro, pa­ra mez­clar­los y lo­grar un re­sul­ta­do ele­gan­te. Ha­ce al­gu­nos me­ses que no ilus­tro con re­gu­la­ri­dad. Es­tu­ve más abo­ca­do en mi es­tu­dio a pro­yec­tos de iden­ti­dad o ti­po­gra­fía. Cuan­do lle­gó la po­si­bi­li­dad de ilus­trar la tapa de la re­vis­ta, no lo pen­sé dos ve­ces. Te­nía ga­nas de di­bu­jar.

In­ten­té re­sol­ver el desafío lo más rá­pi­do po­si­ble, pe­ro dis­fru­tan­do el pro­ce­so. En el es­tu­dio va­lo­ra­mos y da­mos lu­gar a erro­res e im­pre­vis­tos. Cree­mos que apor­tan fres­cu­ra y sin­ce­ri­dad. Ca­si siem­pre se aso­cia tra­ba­jo bien he­cho con ma­yor de­di­ca­ción de tiem­po, pe­ro no siem­pre es así. n

Pa­ra di­se­ñar la tapa aniver­sa­rio

ga­le­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.