La par­ril­la­da ar­gen­ti­na, crea­ción de ita­lia­nos

DOCUMENTAL SOBRE INFLUENCIA DE IMMIGRANTES ITA­LIA­NO EN AMÉRICA

La Gente d'Italia - - DA PRIMA PAGINA -

SAN

SE­BA­STIAN, - El in­ven­to de los in­mi­gran­tes ita­lia­nos de la par­ril­la pa­ra co­ci­nar el asa­do en Ar­gen­ti­na y la au­tén­ti­ca for­ma de co­ci­nar el ra­men ja­po­nés (fi­deos en cal­do) se mue­stran en do­cu­men­ta­les que par­ti­ci­pan en la sec­ción Cu­li­na­ry Zi­ne­ma del fe­sti­val de San Se­ba­stián. "Nue­stra for­ma ac­tual de co­ci­nar el asa­do la tra­je­ron los ita­lia­nos", cuen­ta a AN­SA la ar­gen­ti­na Mer­ce­des Cór­do­va, di­rec­to­ra de "E il ci­bo va".

"An­tes no se asa­ba a la par­ril­la. El asa­do era en la esta­ca y lo ha­cían los gau­chos de tra­ve­sías. Los criol­los no co­mían asa­do.

Los ita­lia­nos hi­cie­ron la par­ril­la, pues se adap­ta­ba más a la vi­da ur­ba­na", ex­pli­ca.

La par­ril­la es un en­re­ja­do de me­tal, don­de se de­po­si­ta la car­ne y por de­ba­jo ar­den las bra­sas ge­ne­ral­men­te de leña, que co­ci­nan las car­nes.

Los in­mi­gran­tes ita­lia­nos tam­bién fue­ron los que in­sta­la­ron los huer­tos en América, tal co­mo se pue­de ver en el documental, que ha­bla de las in­fluen­cias que esta diá­spo­ra tu­vo en los si­glos XIX y XX en el nue­vo con­ti­nen­te. "Con la pa­sta al ini­cio hu­bo mu­cho re­cha­zo", apun­ta Cór­do­va, que ex­pli­ca que "co­men­zó a triun­far en Esta­dos Uni­dos so­lo de­spués de la se­gun­da guer­ra mun­dial al ser un pla­to muy ba­ra­to".

En­señar la au­tén­ti­ca for­ma de có­mo co­ci­nar el ra­men ja­po­nés es lo que ha­ce Ko­ki Shi­ge­no en la cin­ta "Ra­men heads", don­de se de­scu­bre que el se­cre­to está en el cal­do y sus más de 20 ho­ras que tar­da en ha­cer­se.

El pro­ta­go­ni­sta es el cal­do pe­ro acom­paña­do del re­sto de in­gre­dien­tes pues "he vi­sto gen­te que pien­sa que lo prin­ci­pal es el cal­do y se de­ja los fi­deos", cuen­ta a AN­SA.

"Fue­ra de Ja­pón se pien­sa que el ra­men siem­pre lle­va car­ne de cer­do, pe­ro tam­bién exi­sten otros po­si­bles sa­bo­res co­mo la so­ja o la pa­sta de mi­so, pi­can­te o no. Es igual que an­ti­gua­men­te los ja­po­ne­ses pen­sa­ban que los spa­ghet­ti so­lo eran a la bo­lo­gne­se", aña­de.

Otra ma­la co­stum­bre que se tie­ne fue­ra con este pla­to es que "en Ja­pón el ra­men se co­me ca­lien­te, en cuan­to te lo sir­ven, mien­tras que en el ex­tra­n­je­ro la gen­te se po­ne a ha­blar y se lo aca­ban to­man­do frío. Es al­go tan gra­ve pa­ra no­so­tros co­mo no to­mar la pa­sta al den­te".

El ra­men fue in­tro­du­ci­do por los chi­nos ha­ce cien años en Ja­pón, don­de ha­sta en­ton­ces so­lo se co­mían pro­duc­tos de mar y ar­roz. Los ja­po­ne­ses lo adap­ta­ron y le aña­die­ron sal­sa de so­ja. De­sde ha­ce un tiem­po lo que está triun­fan­do en Ja­pón es la pa­sta ita­lia­na, se­gún cuen­ta Shi­ge­no, quien ase­gu­ra que "las mu­je­res ja­po­ne­sas pre­fie­ren la pa­sta que el ra­men ja­po­nés".

Ade­más, ca­da vez se co­ci­nan en Ja­pón más va­rie­da­des de pa­sta, y en­tre el­las las pre­fe­ri­das son la bo­lo­gne­se y la car­bo­na­ra.

Newspapers in Italian

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.