Otros tiem­pos, otros po­li­ti­cos

Lo con­fie­so, soy no­stál­gi­co de otro Uru­guay po­lí­ti­co, de otros de­ba­tes, en la pren­sa, en el par­la­men­to, en los ca­fés, en las asam­bleas estu­dian­ti­les y sin­di­ca­les. En to­dos la­dos. Me crie en ese am­bien­te y mu­chas ve­ces lo ex­traño, so­bre to­do por­que se perf

La Gente d'Italia - - DA PRIMA PAGINA - POR ESTEBAN VALENTI

No voy a uti­li­zar nom­bres, no es lo im­por­tan­te, lo que ne­ce­si­to de­cir de­sde el fon­do de mi al­ma, de mi estó­ma­go y de mi ca­be­za es que la po­lí­ti­ca en este país, en lo fun­da­men­tal es una la­bor no­ble, ba­sa­da en las re­glas uni­ver­sa­les de la lu­cha por el po­der, de for­ma ex­plí­ci­ta y abier­ta y don­de se cul­ti­va­ba in­ten­sa­men­te la esgri­ma in­te­lec­tual.

In­clu­so la otra...

La vi­da aca­dé­mi­ca, los in­te­lec­tua­les y los ar­ti­stas te­nían múl­ti­ples pun­tos de con­tac­to con la po­lí­ti­ca y no era una ca­sua­li­dad, sur­gía na­tu­ral­men­te por­que el de­ba­te ideo­ló­gi­co esta­ba in­te­gra­do al in­ter­cam­bio esté­ti­co a la ela­bo­ra­ción cien­tí­fi­ca y en par­ti­cu­lar en las cien­cias so­cia­les y na­tu­ral­men­te al pe­rio­di­smo.

Pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca ha­bía que estu­diar, apren­der, con­vi­vir, en­tre­cru­zar ideas y proyec­tos, de lo con­tra­rio no se en­tien­de la can­ti­dad de leyes de si­gnos di­fe­ren­tes y com­ple­jos que se apro­ba­ban en las le­gi­sla­tu­ras.

Ob­via­men­te to­do tie­ne su hi­sto­ria y no siem­pre fue una hi­sto­ria pa­cí­fi­ca, mu­chas ve­ces la san­gre lle­gó al río. Mu­chas ve­ces y pro­fu­sa­men­te. De­sde las guer­ras ci­vi­les, los due­los, la guer­ril­la y la con­tra­guer­ril­la, que aun­que tu­vo una com­po­nen­te re­gio­nal e in­te­ra­me­ri­ca­na, con pro­ta­go­ni­smos ex­ter­nos, de los EE.UU y de Bra­sil, en de­fi­ni­ti­va la pa­ga­mos los uru­guayos con una cruel dic­ta­du­ra que opri­mió a la in­men­sa mayo­ría de sus ha­bi­tan­tes.

La po­lí­ti­ca apa­sio­na­ba, no so­lo ni prin­ci­pal­men­te por las ex­tre­mas ten­sio­nes que de­sa­ta­ba, si­no por­que se de­sar­rol­la­ba en un al­to ni­vel de exi­gen­cia in­te­lec­tual y po­pu­lar, si­mul­tá­nea­men­te. Sa­ber, co­no­cer, estu­diar, ha­blar bien y escri­bir me­jor, no de­bía ale­jar a los po­lí­ti­cos de sus ba­ses, de sus vo­tan­tes en to­do el ter­ri­to­rio na­cio­nal, de los clu­bes, los co­mi­tés, los ba­stio­nes, las gi­ras y ha­sta de las fa­mi­lias, que re­pre­sen­ta­ban un en­tra­ma­do fun­da­men­tal en ciu­da­des, pue­blos y en el cam­po. Cuan­do me asu­sto de mi escep­ti­ci­smo so­bre el ni­vel de la po­lí­ti­ca ac­tual en Uru­guay, me re­con­for­to fá­cil: via­jo. Mal de mu­chos con­sue­lo de ton­tos.

Lo con­fie­so, a pe­sar de to­do, se­gui­mos estan­do me­jor que en el bar­rio y que en paí­ses le­ja­nos que die­ron cá­te­dra, en Eu­ro­pa por ejem­plo. La frac­tu­ra en­tre la in­te­lec­tua­li­dad en Eu­ro­pa y en los Esta­dos Uni­dos y la po­lí­ti­ca es un abi­smo cre­cien­do.

¿Qué ha­cía di­fe­ren­te aquel­los de­ba­tes de los ac­tua­les? La can­ti­dad de ideas y de co­ne­xio­nes que se esta­ble­cían, las re­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les, el mar­co con­cep­tual que se con­struía y la su­ma era un di­scur­so de ra­zo­nes y de ar­gu­men­tos po­de­ro­sos. Aho­ra pa­re­ce que al fi­nal, lo úni­co que va­le es si al­go es con­sti­tu­cio­nal o no y si se pue­de sa­car­le fi­lo a al­gu­na ile­ga­li­dad y so­bre to­do espe­cu­lar so­bre los can­di­da­tos. Ade­más es una po­lí­ti­ca de esló­ga­nes, de de­fi­ni­cio­nes ba­stan­te su­per­fi­cia­les, ju­ga­das a de­jar una mar­ca en la opi­nión pú­bli­ca, aun­que sea efí­me­ra.

Y so­bre to­do el te­ma ob­se­si­vo es la pla­ta, cuán­to cue­stan las co­sas. El di­ne­ro siem­pre fue una re­fe­ren­cia obli­ga­da en el ar­te o el de­sa­stre de go­ber­nar o de ela­bo­rar pro­gra­mas y pro­pue­stas, pe­ro to­do de­pen­de del mar­co, del ho­ri­zon­te que uno se pro­po­ne, de los ca­mi­nos y los ca­mi­nan­tes que los tran­si­tan y se con­vo­can.

Mu­chos espe­cia­li­stas o no en po­lí­ti­ca y co­mu­ni­ca­ción, ha­rán re­fe­ren­cia a que ha cam­bia­do el pú­bli­co, que la gen­te, el co­mún de los ciu­da­da­nos no con­su­me más su­ti­le­zas y por lo tan­to se ju­sti­fi­can los bru­lo­tes. No es cier­to y ade­más es el vie­jo e ina­go­ta­ble cuen­to del hue­vo y la gal­li­na. Si no­so­tros que ha­ce­mos po­lí­ti­ca y pe­rio­di­smo­nos aco­stum­bra­mos a con­su­mir y a pro­du­cir ba­na­li­da­des, cha­tu­ras, ideas pa­sa­je­ras y sin el mayor su­sten­to, ima­gi­na­ción y au­da­cia, nue­stros oyen­tes, lec­to­res y con­ciu­da­da­nos con­su­mi­rán esa pa­pil­la. Y no­so­tros nos vol­ve­re­mos to­da­vía más to­le­ran­tes con la cha­tu­ra.

Me con­gra­tu­lé con la ai­ra­da reac­ción de to­dos los par­ti­dos en se­rio, an­te la idea de se­lec­cio­nar a los can­di­da­tos a in­ten­den­tes a tra­vés de con­sul­to­ras em­pre­sa­ria­les espe­cia­li­za­das en ele­gir per­so­nal. Era lo que fal­ta­ba pa­ra pre­ci­pi­tar­nos en la ba­na­li­dad y el ri­dí­cu­lo y la re­spue­sta fue la que cor­re­spon­día, go­ber­nar no es ma­ne­jar una em­pre­sa, es mu­cho más com­ple­jo y exi­gen­te en to­do sen­ti­do.

En ge­ne­ral los "téc­ni­cos" go­ber­nan­do un país o un de­par­ta­men­to, pri­me­ro de­jan de ser téc­ni­cos y lue­go co­mien­zan a ser un de­sa­stre. En pri­mer lu­gar un de­sa­stre cul­tu­ral.

La po­lí­ti­ca ha si­do siem­pre, aún en sus mo­men­tos más oscu­ros y trá­gi­cos una ex­pre­sión cul­tu­ral, ideo­ló­gi­ca y no una téc­ni­ca, ni un co­n­jun­to de re­ce­tas de ge­stión. Ni­co­ló-Ma­chia­ve­lo es re­spe­ta­do, ado­ra­do y odia­do por­que se atre­vió a de­snu­dar los re­sor­tes pro­fun­dos de la po­lí­ti­ca y el uso del po­der que ha­bían esta­do ocul­tos de­trás de la igno­ran­cia, de los pro­pios go­ber­nan­tes y de la in­cul­tu­ra de las so­cie­da­des me­die­va­les, du­ran­te si­glos. No por ca­sua­li­dad fue el fi­ló­so­fo po­lí­ti­co del re­na­ci­mien­to, en la ciu­dad de los Mé­di­ci, Flo­ren­cia, la cu­na del re­na­ci­mien­to.

Que se ha­ya de­sar­rol­la­do y am­plia­do el cam­po de ac­ción de la cien­cia po­lí­ti­ca y en ge­ne­ral de las cien­cias so­cia­les, le­jos de ami­no­rar, amor­ti­guar el pro­ble­ma lo agra­va. ¿Qué se­ría de un fút­bol con ex­ce­len­tes di­rec­to­res téc­ni­cos y co­men­ta­ri­stas y ma­los ju­ga­do­res?

Los uru­guayos te­ne­mos de­re­cho a ser no­stál­gi­cos, te­ne­mos en nue­stro pa­sa­do épo­cas de esplen­dor, no so­lo edi­li­cio, ar­tí­sti­co, cul­tu­ral, eco­nó­mi­co, le­gi­sla­ti­vo, si­no tam­bién po­lí­ti­co. To­do lo de­más no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin una ri­gu­ro­sa, apa­sio­na­da, pro­fun­da y cul­ta po­lí­ti­ca. Y eso se re­fle­ja en las en­cue­stas "En Uru­guay, so­lo uno de ca­da cua­tro ciu­da­da­nos con­fía al­go o mu­cho en los par­ti­dos po­lí­ti­cos, ci­fra que lo ubi­ca co­mo el país de la re­gión con más con­fian­za en los par­ti­dos po­lí­ti­cos, se­gún el La­ti­no­ba­ró­me­tro". Mi ma­dre, co­mo esta­rán los otros.

"Se­gún la aca­de­mia, el­lo re­spon­de a una me­z­cla de aspec­tos coyun­tu­ra­les (cor­ru­p­ción) y un fe­nó­me­no mun­dial en que los par­ti­dos pa­re­cen pen­sa­dos "pa­ra una so­cie­dad que ya no exi­ste". Si que­re­mos con­so­lar­nos, esta­mos me­jor que la mayo­ría de los paí­ses de la re­gión. Pe­ro pa­ra dar un nue­vo y po­ten­te sal­to ha­cia el de­sar­rol­lo, con mayor ju­sti­cia so­cial, más de­mo­cra­cia y com­pro­mi­so ciu­da­da­no de la gen­te, y for­mas más avan­za­das de re­la­cio­na­mien­to en­tre no­so­tros ha­cen fal­ta otro ni­vel de po­lí­ti­cos.

Newspapers in Italian

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.