Mue­re uno de los úl­ti­mos ban­que­ros

En sus úl­ti­mos años vi­si­ta­ba Pun­ta del Es­te.

La Republica (Uruguay) - - MUNDO -

Da­vid Roc­ke­fe­ller, po­de­ro­so ban­que­ro, fi­lán­tro­po y úl­ti­mo nie­to de John Roc­ke­fe­ller, fun­da­dor de una de las más po­de­ro­sas di­nas­tías es­ta­dou­ni­den­ses, mu­rió el lu­nes a los 101 años.

Roc­ke­fe­ller fa­lle­ció el lu­nes de ma­ña­na "tran­qui­la­men­te du­ran­te su sue­ño" des­pués de su­frir un ata­que car­día­co en su re­si­den­cia de Po­can­ti­co Hills, fren­te al Hud­son Ri­ver, en el nor­te de Nue­va York, se­ña­ló su por­ta­voz Fra­ser Sei­tel en un co­mu­ni­ca­do. Es­ta re­si­den­cia, ve­ci­na de la an­ti­gua ca­sa de su her­mano Nel­son, vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ba­jo el go­bierno de Ge­rald Ford, era uno de los cua­tro ho­ga­res del mul­ti­mi­llo­na­rio, cu­ya for­tu­na fue es­ti­ma­da en 3.300 mi­llo­nes de dó­la­res en la úl­ti­ma cla­si­fi­ca­ción de la re­vis­ta For­bes pu­bli­ca­da ayer. El ban­que­ro por ex­ce­len­cia del si­glo XX, ha­bía vi­si­ta­do re­cien­te­men­te Pun­ta del Es­te y se ha­bía reuni­do en 2015 con el por en­ton­ces pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca.

Na­ci­do el 12 de ju­nio de 1915, Da­vid Roc­ke­fe­ller di­ri­gió du­ran­te cer­ca de 35 años, has­ta 1980, el Cha­se Man­hat­tan Bank, que se con­vir­tió lue­go en el JP Mor­gan Cha­se.

Gran via­je­ro, se reunió con más de 200 je­fes de Estado en cer­ca de 100 paí­ses, se­gún su bio­gra­fía ofi­cial. Cha­se fue el pri­mer ban­co en abrir ofi­ci­nas en Ru­sia y lue­go en Chi­na con­ti­nen­tal.

Da­vid Roc­ke­fe­ller era una de las fi­gu­ras más co­no­ci­das del mun­do de ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­ses. De­fen­día la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de las em­pre­sas e im­pul­só al Cha­se Bank a desem­pe­ñar un pa­pel im­por­tan­te pa­ra ayu­dar a la ciu­dad de Nue­va York a sa­lir de la cri­sis fis­cal que la arrui­nó en los años 70.

Dos pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses, el de­mó­cra­ta Jimmy Car­ter y el re­pu­bli­cano Ri­chard Ni­xon le pro­pu­sie­ron ser se­cre­ta­rio del Te­so­ro, re­cor­dó el lu­nes el dia­rio Ne­wYor­kTi­mes.

Las dos ve­ces de­cli­nó la ofer­ta. Siguiendo los pa­sos de su abue­lo John, fun­da­dor de la com­pa­ñía pe­tro­le­ra Stan­dard Oil, y lue­go de su pa­dre, tam­bién lla­ma­do John, Da­vid Roc­ke­fe­ller fue tam­bién un gran fi­lán­tro­po.

Exa­lumno de Har­vard, do­nó unos 25 mi­llo­nes a la fa­mo­sa uni­ver­si­dad en 1994. En 2005, pa­ra su cum­plea­ños nú­me­ro 90, pro­me­tió 5 mi­llo­nes de dó­la­res por año al Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York (MoMA).

Pe­ro se com­pro­me­tió a des­em­bol­sar su­mas aún más im­por­tan­tes tras su muer­te al MoMA, a la Uni­ver­si­dad Roc­ke­fe­ller que lle­va su nom­bre y a Har­vard -unos 100 mi­llo­nes de dó­la­res a ca­da uno-, se­gún la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da In­si­de Phi­lanth­ropy. "Per­ma­ne­ció ac­ti­vo has­ta úl­ti­mo mi­nu­to", sub­ra­yó Sei­tel, que tra­ba­ja­ba con él des­de 1970. "Vi­vía ca­da día al má­xi­mo", aña­dió.

Con su es­po­sa Mar­ga­ret, fa­lle­ci­da en 1996, Da­vid Roc­ke­fe­ller tu­vo seis hi­jos, 10 nie­tos y 10 bis­nie­tos.

Pe­ro nin­guno de sus des­cen­dien­tes "ha al­can­za­do ni qui­zás as­pi­ra­do a te­ner su es­ta­tu­ra", sub­ra­yó el Ne­wYor­kTi­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.