“La te­le­vi­sión te lle­na de tics y vi­cios”

El re­cor­da­do ac­tor de te­le­no­ve­las ana­li­zó los nue­vos “có­di­gos” de la pan­ta­lla chica.

La Republica (Uruguay) - - QUÉ VIDA! -

El ac­tor ar­gen­tino “Pe­pe” Mon­je re­gre­só a la pan­ta­lla lue­go de va­rios años de im­pas­se. Ahora, se po­ne en la piel de Ge­rar­do en la se­rie “Hei­di, bien­ve­ni­da a ca­sa”, que se ve por la se­ñal de ca­ble Nic­ke­lon­deon.

Al ca­bo de seis años de au­sen­cia en la te­le­vi­sión del Río de la Pla­ta, el ac­tor Jo­sé Ma­ría “Pe­pe” Mon­je re­gre­só a la te­le­vi­sión con la ti­ra in­fan­to-juvenil, don­de com­par­te un elen­co de jó­ve­nes ta­len­tos par­tí­ci­pes de un gran cam­bio ge­ne­ra­cio­nal den­tro del mun­do de la ac­tua­ción, afir­mó el ac­tor.

“Hu­bo un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal muy abrup­to de Mariano Mar­tí­nez a es­tos chi­cos que no sé en qué mo­men­to se dio pe­ro por suer­te es­toy in­ser­to en es­to”, ex­pre­só“Pe­pe”du­ran­te una en­tre­vis­ta con Té­lam.

“Hei­di, bien­ve­ni­da a ca­sa”, que pro­ta­go­ni­za Chia­ra Francia Cit­te­rio jun­to a Mercedes Lam­bre, Vic­to­rio D’Ales­san­dro y Vic­to­ria Ra­mos, de­vuel­ve a Mon­je a la fic­ción en la piel de Ge­rar­do, un pa­dre de fa­mi­lia que re­pre­sen­ta al mun­do real den­tro de “to­do ese uni­ver­so fan­tás­ti­co que puede lle­gar a te­ner Hei­di y el res­to de los per­so­na­jes”, des­cri­bió.

“El mun­do en el que hay que co­mer to­dos los días, en el que la gen­te tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des y obli­ga­cio­nes, en el que los chi­cos tie­nen que estudiar y no estar, co­mo él en­tien­de, ju­gan­do un ab­sur­do con pe­rros y ca­bras”, ma­ni­fes­tó so­bre es­te per­so­na­je que apa­re­ce des­pués de su participación en la se­rie “Tiem­pos de pen­sar”y su pro­ta­gó­ni­co en la pri­me­ra tem­po­ra­da de “Los Úni­cos”, am­bos pro­yec­tos de 2011.

Sin em­bar­go y más allá de las de­cla­ra­cio­nes que cir­cu­la­ron so­bre su inac­ti­vi­dad en la te­le­vi­sión, Mon­je re­cal­có: “nun­ca me ha­bía re­ti­ra­do de la ac­tua­ción en reali­dad. De­cían que yo so­lo me de­di­ca­ba al cuer­po de bom­be­ros cuan­do en reali­dad se tra­ta de un vo­lun­ta­ria­do y to­dos tra­ba­ja­mos de otra co­sa”.

“Evi­den­te­men­te di un pa­so al cos­ta­do por­que to­do el mun­do en­ten­dió que yo no es­ta­ba tra­ba­jan­do más. No só­lo no tra­ba­jé en fic­ción sino que tam­po­co hi­ce tea­tro. Des­pués de dos o tres años vol­ví al es­ce­na­rio con el uni­per­so­nal ‘El Pa­to­va’ y apa­re­ció la pro­pues­ta de ‘Hei­di’”.

Té­lam: Ade­más de vol­ver a la pan­ta­lla tam­bién re­gre­sa­rá en ma­yo a las ta­blas de la mano de Bran­do­ni con “Jus­to en lo me­jor de mi vi­da”; ¿qué le ofre­ce la te­le­vi­sión y qué el tea­tro?

Pe­pe Mon­je: La te­le­vi­sión te lle­na de tics y vi­cios que el tea­tro te qui­ta por­que uno cree a ve­ces que ha­ce un po­co más de ofi­cio en la te­le­vi­sión por­que tie­ne más vue­lo que lo que puede lle­gar a te­ner el tea­tro pe­ro la pre­pa­ra­ción es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y el pú­bli­co tam­bién. Te­nés mu­chos más re­cur­sos en la te­le­vi­sión pa­ra po­der re­sol­ver cues­tio­nes ar­tís­ti­cas y es más con­des­cen­dien­te el es­pec­ta­dor por­que va cre­cien­do a me­di­da que va cre­cien­do el per­so­na­je y en­tien­de la his­to­ria co­mo la en­tien­de el per­so­na­je, no en­tien­de la fic­ción de en­tra­da, y ese pro­ce­so te da tiem­po a vos pa­ra po­der re­afir­mar tu per­so­na­je.

T: En es­ta vuel­ta a la te­le­vi­sión; ¿cuál es su ex­pec­ta­ti­va?

JM: Lo que me in­tere­sa co­mo ac­tor es po­der sa­ber que exis­te una se­gun­da y ter­ce­ra tem­po­ra­da de “Hei­di” y que a uno lo in­vi­ten, por­que sa­bés que tu tra­ba­jo va a estar en dis­tin­tas par­tes del mun­do y, en lo personal, me re­sul­ta pro­duc­ti­vo e in­tere­san­te. Hay ga­nas de vol­ver a re­cu­pe­rar lo que te­nía­mos, de re­in­ser­tar­nos y de que ha­ya más po­si­bi­li­da­des pa­ra las pró­xi­mas tem­po­ra­das y pa­ra po­der ga­nar mer­ca­do.

T: ¿Có­mo ve el pa­no­ra­ma de la fic­ción na­cio­nal?

PM: El es­pec­ta­dor ar­gen­tino va a te­ner que ayu­dar­nos y mu­cho por­que si no­so­tros es­pe­ra­mos que el res­to del mun­do le dé lu­gar a la fic­ción na­cio­nal, es­ta­mos com­pli­ca­dos. El es­pec­ta­dor es el úni­co que va a te­ner la po­si­bi­li­dad de vol­ver a ni­ve­lar­nos pa­ra vol­ver a ser com­pe­ten­cia tras el gol­pe del año pa­sa­do que fue muy fuer­te. En­tien­do que ya no se puede ado­le­cer más, que hay que su­pe­rar el cam­bio y que te­ne­mos que estar en la me­di­da de las po­si­bi­li­da­des. Hay gen­te que va a te­ner que de­fen­der cier­tos lu­ga­res pe­ro otros va­mos a te­ner que ade­lan­tar­nos.

T: ¿Hay al­go que en­vi­diar­le a las pro­duc­cio­nes ex­tran­je­ras?

PM: Es una au­to­crí­ti­ca que hay que ha­cer en al­gún mo­men­to, si ve­ni­mos con los mis­mos mol­des ha­ce años. La te­le­vi­sión mo­di­fi­có la es­té­ti­ca cuan­do vino Pol-ka y cam­bió el eje. Hu­bo un mo­vi­mien­to de los ac­to­res y la fic­ción que pa­só a te­ner otra vi­da y que se es­tan­có un po­co.

El es­pec­ta­dor se dur­mió, doña Ro­sa se mu­rió ha­ce mu­chos años o vi­ró a las fic­cio­nes ex­tran­je­ras, que ya no son co­mo las pri­me­ras que eran más lo­ca­lis­tas... Hoy son pro­duc­cio­nes ma­si­vas que to­can to­do pe­ro no to­can na­da, están pa­ra ven­der­se y la gen­te a ve­ces quie­re eso.

Pe­ro lo que ne­ce­si­ta el pú­bli­co es sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do y si con los ar­tis­tas que tie­nen no se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos no van a ir a bus­car­los, no­so­tros te­ne­mos que re­pre­sen­tar­los, te­ne­mos que estar un pa­so más ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.