Li­ver­pool ce­só a Sa­ra­le­gui tras po­lé­mi­cos tuits de ca­ra al jue­go an­te Na­cio­nal

El entrenador ha­bía chi­ca­nea­do a Na­cio­nal, lo que su­ma­do a los ma­los re­sul­ta­dos lo sa­có del car­go.

La Republica (Uruguay) - - TRIBUNA -

Co­mo si los ma­los re­sul­ta­dos co­se­cha­dos en el Tor­neo Aper­tu­ra no hu­bie­ran bas­ta­do pa­ra po­ner en aprie­tos a Mario Sa­ra­le­gui, él mis­mo se en­car­gó de en­ca­mi­nar­se ha­cia la sa­li­da. Ano­che, y tras una jor­na­da en que el entrenador ar­tí­guen­se ha­bía estado en me­dio de la po­lé­mi­ca por un nue­vo tuit contra Na­cio­nal, Jo­sé Luis Pal­ma de­ci­dió ce­sar­lo.

“Li­ver­pool FC co­mu­ni­ca que, a tra­vés de su Pre­si­den­te, fue ce­sa­do el Entrenador Mario Sa­ra­le­gui”, in­for­mó la ins­ti­tu­ción ne­gria­zul me­dian­te sus re­des so­cia­les ofi­cia­les. Va­le acla­rar que du­ran­te la ma­ña­na de la vís­pe­ra se ha­bía pro­du­ci­do una reunión tras la que se ha­bía de­ci­di­do res­pal­dar la con­ti­nui­dad de Sa­ra­le­gui, pe­ro que ho­ras más tar­de se ha­ya pa­ra­do, por vo­lun­tad pro­pia, en el ojo de la tor­men­ta, fue de­ma­sia­do pa­ra el má­xi­mo je­rar­ca de Li­ver­pool.

Ya em­pie­zan a ba­ra­jar­se can­di­da­tos pa­ra re­em­pla­zar­lo. Ro­sa­rio Mar­tí­nez, quien ha­ce un tiem­po se to­mó un des­can­so al ir­se de Fé­nix, es uno de los can­di­da­tos pa­ra adue­ñar­se del pues­to.

To­dos ca­lien­tes

Du­ran­te la tar­de de ayer, una fra­se es­cri­ta por Mario Sa­ra­le­gui en Twitter desató una olea­da de co­men­ta­rios, tan­to en las re­des so­cia­les co­mo en los di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. “¿Qué se pen­sa­ron, que iba a re­nun­ciar pa­ra no ju­gar contra us­te­des? El do­min­go so­mos la mi­tad mas uno hin­chan­do por Li­ver­pool, va ba­la”, fue el po­lé­mi­co men­sa­je que ge­ne­ró el ma­les­tar de la gen­te de Na­cio­nal y Li­ver­pool.

Los ne­gria­zu­les, tan­to sus hin­chas co­mo di­ri­gen­tes, que­da­ron vo­lan­do de ca­len­tu­ra. Por un la­do, por­que Sa­ra­le­gui vol­vía a ex­po­ner­se in­ne­ce­sa­ria­men­te. Pe­ro, prin­ci­pal­men­te, por­que el ar­tí­guen­se vol­vía a prio­ri­zar su con­di­ción de hin­cha de Pe­ña­rol que de entrenador de Li­ver­pool.

Po­co le im­por­tó a Jo­sé Luis Pal­ma te­ner que des­em­bol­sar un im­por­tan­te mon­to pa­ra res­cin­dir el con­tra­to -en el acuer­do hecho en­tre las par­tes fi­gu­ra­ba una su­ma ma­yor a la ha­bi­tual, pues Li­ver­pool que­ría te­ner la se­gu­ri­dad de re­ci­bir al­gún be­ne­fi­cio si Pe­ña­rol se lo lle­va­ba con con­tra­to vi­gen­te-; pe­só más la ne­ce­si­dad de evi­tar pro­ble­mas in­ne­ce­sa­rios.

La co­sa tam­po­co pa­só des­aper­ci­bi­da en Na­cio­nal. Jo­sé Ló­pez Ru­bio di­jo en Sport 890: “Lo con­si­de­ro la­men­ta­ble. Hoy es­ta­mos tra­tan­do de erra­di­car la vio­len­cia, y él se de­di­ca a pro­vo­car. Con el pa­so del tiem­po, tra­to de en­con­trar­le el por­qué. Es un hom­bre con for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria. No creo que lo ha­ya hecho en ca­lien­te, me pa­re­ce que es pre­me­di­ta­do. Me pue­do equi­vo­car, pe­ro pien­so que es ab­so­lu­ta­men­te pre­me­di­ta­do”.

“Es una es­tra­te­gia. To­dos sa­be­mos que el club de sus amo­res en Pe­ña­rol, que eli­gió a Leo Ra­mos y no a él. Qui­zás crea que es­ta es la ma­ne­ra de lle­nar al club. Le es­tá erran­do al ca­mino y tran­si­tan­do un ca­mino muy pe­li­gro­so”, agre­gó. “Es una pro­vo­ca­ción y hay gen­te muy sen­si­ble. Oja­lá no pa­se na­da y que el par­ti­do trans­cu­rra en paz”, fi­na­li­zó.

No fue la pri­me­ra vez

“Ro­sa­rio Mar­tí­nez se equi­vo­ca.Yo no pe­dí el control por Fé­nix... pe­dí y pi­do pa­ra to­dos los partidos. Bue­na nota... Oja­lá le ga­ne a Na­cio­mal”, ha­bía es­cri­to ha­ce un tiem­po, cuan­do ge­ne­ró po­lé­mi­ca por pe­dir que se reali­cen prue­bas an­ti­do­pa­je a to­dos los ju­ga­do­res, lo que ge­ne­ró la reac­ción de su cal­vo co­le­ga.

An­te la mon­ta­ña de res­pues­tas que re­ci­bió de hin­chas mo­les­tos, di­jo: “Ok, fue un error de ti­peo: na­cio­nal. No me pi­dan que lo pon­ga con ma­yús­cu­la”. Di­cha res­pues­ta, que in­cluía una nue­va chi­ca­na, no fue la úl­ti­ma, pues vien­do que la bo­la se­guía cre­cien­do, di­jo: “Qué po­co sen­ti­do del hu­mor tie­nen los hin­chas de NA­CIO­NAL… no se enojen, nos ve­mos la úl­ti­ma fe­cha en la can­chi­ta”.

Ni que decirse tie­ne que, en aquel en­fren­ta­mien­to (que ade­más ter­mi­nó desem­pe­ñan­do un pa­pel im­por­tan­te en el tor­neo, pues la vic­to­ria de Li­ver­pool ma­tó las po­si­bi­li­da­des de Na­cio­nal en el tor­neo) gri­tó un gol de Pe­ña­rol que le ase­gu­ra­ba el tí­tu­lo, desatan­do una olea­da de in­sul­tos.

Co­mo se ve, lo que hi­zo ayer no fue al­go nue­vo pa­ra Mario Sa­ra­le­gui. Su in­ten­ción de zam­bu­llir­se en el “fol­clo­re” ter­mi­nó cos­tán­do­le más ca­ro de lo que es­pe­ra­ba.

¿Qué se pen­sa­ron, que iba a re­nun­ciar pa­ra no ju­gar contra us­te­des? El do­min­go so­mos la mi­tad más uno hin­chan­do por Li­ver­pool, va ba­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.