Óscar Tabárez: “No hay par­ti­do más mo­ti­van­te que ju­gar contra Bra­sil”

El DT eva­luó la tras­cen­den­cia del clásico, pa­ra el que se­rá ne­ce­sa­ria “nues­tra má­xi­ma con­cen­tra­ción”.

La Republica (Uruguay) - - TRIBUNA -

Ape­gán­do­se a su cos­tum­bre, el Maes­tro Tabárez brin­dó una con­fe­ren­cia de pren­sa en que no de­jó te­ma sin abor­dar. El par­ti­do que se vie­ne y su im­por­tan­cia, la au­sen­cia de Luis Suá­rez, la ma­ne­ra de fre­nar a Ney­mar y las vir­tu­des de La Ce­les­te fue­ron al­gu­nos de los tó­pi­cos a que se re­fi­rió.

Di­jo que, pa­ra ven­cer a Bra­sil, “Se ne­ce­si­ta nues­tra má­xi­ma con­cen­tra­ción. Te­ne­mos cla­ros que es­to es por pun­tos, y que so­lo si se con­si­guen los su­fi­cien­tes po­de­mos cla­si­fi­car al Mun­dial.

Sa­be­mos que, res­pec­to a otras Eli­mi­na­to­rias, es­ta­mos me­jor po­si­cio­na­dos. Pe­ro eso no da nin­gu­na ga­ran­tía del re­sul­ta­do fi­nal. Fal­tan seis partidos, y los nues­tros son di­fí­ci­les. En las Eli­mi­na­to­rias, la pa­ri­dad es el de­no­mi­na­dor co­mún. No hay que sub­es­ti­mar a na­die ni de­cir, ‘si ga­na­mos, va­mos a quer­dar así o asá’”.

“Un par­ti­do his­tó­ri­co”

So­bre la tras­cen­den­cia de un jue­go en que cho­ca­rán dos co­lo­sos del fút­bol mun­dial, se­ña­ló: “Pa­ra no­so­tros in­di­vi­dual­men­te es el par­ti­do de la fe­cha. Los me­dios lo pue­den ca­li­fi­car así. Yo no soy pe­rio­dis­ta, pe­ro es un par­ti­do his­tó­ri­co, eso es­tá cla­ro. Los dos paí­ses, pe­ro fun­da­men­tal­men­te Bra­sil, han hecho un in­men­so apor­te al fút­bol su­da­me­ri­cano y mun­dial”.

Con­ti­nuó:“Pa­ra no­so­tros es un par­ti­do en el que, por ese as­pec­to de tin­te his­tó­ri­co y por­que es un equi­po que vie­ne de seis triun­fos con­se­cu­ti­vos mos­tran­do un gran fút­bol me­dian­te una for­ma muy de­fi­ni­da de ju­gar, te­ne­mos que sa­lir con una ac­ti­tud acor­de a la im­por­tan­cia del par­ti­do. La es­pe­ran- za de ga­nar par­te de ahí”.

“Te­ne­mos que de­fen­der bien, ata­car bien y apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des. No­so­tros en ca­sa ga­na­mos to­dos los partidos, pe­ro no nos fi­ja­mos mu­cho en eso. Las es­ta­dís­ti­cas se hi­cie­ron pa­ra rom­per­se al­gu­na vez. Pa­ra no­so­tros no hay par­ti­do más mo­ti­van­te que es­te. Por la ca­li­dad del ri­val y por lo que sig­ni­fi­ca su­mar pun­tos y se­guir es­ca­lan­do en la ta­bla de po­si­cio­nes. Den­tro del re­gla­men­to va­mos a ir con to­do”, agre­gó.

So­bre la se­quía de triun­fos an­te Bra­sil, di­jo: “Lo que no hay que ha­cer es dar una sen­sa­ción pre­via al par­ti­do de que hay una ten­den­cia y no se va a rom­per. ¿Quién iba a de­cir que Ale­ma­nia en el Mun­dial le iba a ha­cer siete a Bra­sil?Yo nun­ca lo pen­sé”.

¿Có­mo se pa­ra a“Ney”? Con­sul­ta­do so­bre el mo­do de fre­nar al crack bra­si­le­ro, ma­ni­fes­tó:“Si tu­vie­ra la fór­mu­la no la di­ría, pe­ro re­co­noz­co que no la ten­go. Y por lo que veo ca­da vez que jue­ga Ney­mar, ni los de­más ju­ga­do­res ni en­tre­na­do­res del mun­do la han en­con­tra­do”.

Pro­si­guió: “Creo que hay que co­no­cer­lo, estudiar lo que ha­ce, cuáles son sus há­bi­tos. To­dos los ju­ga­do­res los tie­nen, aún los me­jo­res.Tra­ta­re­mos de mar­car­lo, aun­que no sa­be­mos si ten­dre­mos éxi­to. Hay que ha­cer un tra­ba­jo co­lec­ti­vo, y eso se apli­ca no so­lo a Ney­mar, sino a to­dos los gran­des ju­ga­do­res que tie­ne Bra­sil.Te­ne­mos que ocu­par­nos de to­do eso. De los tres vo­lan­tes cen­tra­les, que no so­lo mar­can y re­cu­pe­ran la pe­lo­ta, sino que lle­gan al gol.

Por la po­si­ción que jue­gan Ney­mar y Wi­llian, es im­po­si­ble que no se den ac­cio­nes de una contra uno. Hay que ver qué apo­yos le da­mos. El par­ti­do se va a de­fi­nir el día que se jue­gue, y no por una pla­ni­fi­ca­ción en lo que se ha­ga pre­via­men­te”.

La au­sen­cia de Suá­rez

“Si ju­ga­ra ha­bría que bus­car una for­ma dis­tin­ta de ju­gar a la que se bus­ca en es­te mo­men­to pa­ra en­fren­tar a Bra­sil. Puede ser que cuan­do es­té Luis el equi­po ca­rez­ca de al­gu­nas co­sas en cuan­to al equi­li­brio de­fen­si­vo. Es un ju­ga­dor con el que hay que arries­gar, por­que ade­más ha da­do mues­tras de que esa apues­ta da di­vi­den­dos”, di­jo al pre­gun­tár­se­le so­bre la fal­ta de la má­xi­ma fi­gu­ra de La Ce­les­te.

Lue­go, aña­dió: “Pe­ro no cam­bia el plan­tea­mien­to res­pec­to al úl­ti­mo par­ti­do. Siem­pre nos fi­ja­mos mu­cho en el po­ten­cial del ri­val. No tan­to des­de el pun­to de vis­ta de la in­di­vi­dua­li­dad, sino por có­mo jue­ga Bra­sil cuan­do ata­ca, có­mo co­mien­zan sus ata­ques, en po­der de quién es­tá la pe­lo­ta cuan­do em­pie­zan los ata­ques. No pre­ten­do sor­pren­der ni na­da; so­lo in­ten­tar li­mi­tar al ri­val en las vir­tu­des que tie­ne y bus­car una for­ma­ción que le pue­da ge­ne­rar pro­ble­mas de­fen­si­vos cuan­do es­te­mos en po­se­sión de la pe­lo­ta”.

Fuer­tes de la ca­be­za

Por úl­ti­mo, y al mo­men­to de men­cio­nar al­gu­nas vir­tu­des de Uru­guay, de­cla­ró: “Es un par­ti­do de fút­bol, pe­ro hay co­sas en las que nos sen­ti­mos fuer­tes, co­mo ser un gru­po psi­co­ló­gi­ca­men­te fuer­te. He­mos da­do prue­ba de ello con­si­guien­do co­sas cuan­do pa­re­cía que es­ta­ba to­do per­di­do o un quin­to pues­to cuan­do pa­re­cía que es­tá­ba­mos eli­mi­na­dos.

Eso ha for­ma­do a es­te gru­po y mu­chos fut­bo­lis­tas vie­nen con esa his­to­ria. Hay tres o cua­tro que están des­de que em­pe­zó el ci­clo nues­tro. Aun­que ni se nos pa­se por la ca­be­za de­cir que so­mos su­pe­rio­res a Bra­sil ni a na­die, sa­be­mos que te­ne­mos al­gu­na for­ta­le­za que te­ne­mos que ha­cer aflo­rar en el mo­men­to del par­ti­do, dán­do­le prio­ri­dad a lo fut­bo­lís­ti­co. To­do lo de­más es un res­pal­do pa­ra lo fut­bo­lís­ti­co”.

Bar­ce­lo­na, Atlético de Ma­drid, to­dos los equi­pos de éli­te, te dan to­do, menos la po­si­bi­li­dad de ju­gar un Mun­dial de fút­bol. Eso te lo da de­fen­der a tu país y los mu­cha­chos lo sa­ben”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.