Tay­ler: “Se de­be­ría cam­biar la for­ma en que se eli­ge la SCJ”

El in­te­gran­te de la Ins­ti­tu­ción de De­re­chos Hu­ma­nos con­si­de­ró que los pro­yec­tos de los pos­tu­lan­tes de­be­rían ser so­me­ti­dos a un es­cru­ti­nio pú­bli­co.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

An­te el fa­llo de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia (SCJ), que dic­ta­mi­nó que los de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad son pres­crip­ti­bles, sur­ge una nue­va in­te­rro­gan­te: ¿có­mo es el pro­ce­so de se­lec­ción de los miem­bros del má­xi­mo ór­gano del Po­der Ju­di­cial? Mu­chos se­ña­lan que la SCJ de­po­si­ta de­ma­sia­do po­der en ma­nos de sus miem­bros, lo que ha­ce que to­do de­pen­da de los cri­te­rios que es­tos asu­man.

“La­men­ta­ble­men­te te­ne­mos una Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia que es elec­ta en un pro­ce­di­mien­to ex­tre­ma­da­men­te re­ser­va­do, ca­si se­cre­to, del que na­die sa­be na­da, no se sa­be quié­nes son cuan­do es­tán sien­do ele­gi­dos, apa­re­cen nom­bres mis­te­rio­sa­men­te y co­mo úl­ti­mo pa­so hay una ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca ce­rra­da. Des­pués la SCJ tie­ne una dis­cre­cio­na­li­dad to­tal pa­ra ha­cer lo que le plaz­ca. To­do eso ro­dea en una gran sa­cra­li­dad. Pe­ro la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial no ra­di­ca en eso”, de­cla­ró a LA RE­PÚ­BLI­CA Wil­der Tay­ler, in­te­gran­te del con­se­jo di­rec­ti­vo de la Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos y De­fen­so­ría del Pue­blo.

“La Jus­ti­cia es un bra­zo po­lí­ti­co del Es­ta­do, que no es­tá so­me­ti­do al es­cru­ti­nio po­pu­lar. Es un sis­te­ma de éli­te, que tie­ne un gra­do de en­do­ga­mia muy fuer­te: la SCJ ha­ce el con­trol cons­ti­tu­cio­nal de las le­yes pe­ro es el ór­gano ad­mi­nis­tra­ti­vo del po­der. No tie­ne un con­trol ex­terno”, de­cla­ró a LA RE­PÚ­BLI­CA la se­na­do­ra Constanza Mo­rei­ra.

“Uno es­pe­ra que los in­te­gran­tes nue­vos sean in­fluen­cia­dos por la ju­ris­pru­den­cia y que no se ri­jan por cri­te­rios tan con­ser­va­do­res. Creo que ha­bría que ha­cer una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Uno de los as­pec­tos que se de­be­rían mo­di­fi­car es la for­ma en que se eli­jen los in­te­gran­tes de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia”, de­cla­ró a Re­pú­bli­ca Ra­dio, que se emi­te por la­ca­tor­ce10, Daoiz Uriar­te, abo­ga­do e in­te­gran­te de la Ver­tien­te Ar­ti­guis­ta.

Se­gún Uriar­te, en to­dos los paí­ses del mun­do hay una cier­ta par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca “inevi­ta­ble”, pe­ro con­si­de­ró que hay ga­ran­tías que de­ben ser res­guar­da­das por la Cons­ti­tu­ción, co­mo es la con­sul­ta pre­cep­ti­va a los or­ga­nis­mos in­tere­sa­dos de la so­cie­dad tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos con res­pec­to a la in­te­gra­ción de la SCJ, co­mo pue­den ser el Co­le­gio de Abo­ga­dos y la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca. “Si bien a ve­ces se dia­lo­ga in­for­mal­men­te con es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, no es pre­cep­ti­vo ni ne­ce­sa­ria­men­te se to­man en cuen­ta sus con­clu­sio­nes”.

En la mis­ma sin­to­nía, Mo­rei­ra ma­ni­fes­tó que el úni­co con­trol ex­terno es la ve­nia del Se­na­do, pe­ro ex­pli­có que es­to re­quie­re de ma­yo­rías es­pe­cia­les en el Par­la­men­to, lo que le da un gran po­der al Par­ti­do Na­cio­nal y al Co­lo­ra­do. “Los par­ti­dos de la opo­si­ción no han te­ni­do com­pro­mi­so con la cau­sa de los de­re­chos hu­ma­nos y han si­do pre­di­ca­do­res in­can­sa­bles del de­re­cho al ol­vi­do. Ha­go mea cul­pa so­bre la for­ma en que el Fren­te Am­plio ter­mi­na acor­dan­do con el Par­ti­do Na­cio­nal y el Par­ti­do Co­lo­ra­do los nom­bres de la SCJ. Ellos han ve­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te la po­si­bi­li­dad de in­gre­so a la SCJ de jue­ces com­pro­me­ti­dos con es­tas cau­sas. El Fren­te Am­plio, a pe­sar de te­ner las ma­yo­rías par­la­men­ta­rias, ha si­do dé­bil en es­tas ne­go­cia­cio­nes. Por eso su com­po­si­ción siem­pre es­tá ses­ga­da por de­re­cha. No hay neu­tra­li­dad ju­rí­di­ca”.

Por su par­te, Uriar­te se­ña­ló que la de­sig­na­ción de los miem­bros de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia re­quie­re de ma­yo­rías es­pe­cia­les, por lo que mu­chas ve­ces se ne­go­cia pa­ra po­der lle­gar a las mis­mas. “Ha­bría que pre­gun­tar­se si a ve­ces no es me­jor de­jar que, co­mo di­ce en la Cons­ti­tu­ción en el ca­so de que no se lle­gue a los acuer­dos po­lí­ti­cos, en­tre el mi­nis­tro más an­ti­guo”.

An­te es­ta si­tua­ción, Tay­ler afir­mó que es ne­ce­sa­rio que la so­cie­dad pien­se so­bre qué ti­po de jus­ti­cia quie­re. Con­si­de­ró que Uru­guay ne­ce­si­ta una jus­ti­cia en la que los ciu­da­da­nos co­noz­can más a los jue­ces, ya que sus de­ci­sio­nes afec­tan a to­dos los ciu­da­da­nos. Por tan­to, abo­gó por un pro­ce­so de se­lec­ción de ma­gis­tra­dos mu­cho más trans­pa­ren­te y de ma­yor

“El Fren­te Am­plio ha si­do dé­bil en es­tas ne­go­cia­cio­nes; por eso la com­po­si­ción de la SCJ siem­pre es­tá ses­ga­da por de­re­cha. No hay neu­tra­li­dad ju­rí­di­ca”. Se­na­do­ra Constanza Mo­rei­ra

LA FRA­SE “Uno es­pe­ra que los in­te­gran­tes nue­vos sean in­fluen­cia­dos por la ju­ris­pru­den­cia y que no se ri­jan por cri­te­rios tan con­ser­va­do­res”. Daoiz Uriar­te (VA)

par­ti­ci­pa­ción so­cial.

Tan­to Tay­ler co­mo Mo­rei­ra con­si­de­ra­ron que es ne­ce­sa­rio cam­biar el prin­ci­pio de elec­ción de los mi­nis­tros de la SCJ. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do en es­to, in­ten­tan­do vol­ver­lo una Ley, pe­ro no es sen­ci­llo. La idea es al me­nos dar­le pu­bli­ci­dad a es­tos nom­bra­mien­tos, y so­me­ter cu­rrícu­los y pro­yec­tos a un es­cru­ti­nio pú­bli­co que dé mayores ga­ran­tías que los de los acuer­dos po­lí­ti­cos a puer­tas ce­rra­das”, afir­mó Mo­rei­ra. De­cla­ró que pa­ra que el Es­ta­do uru­gua­yo go­ce de una óp­ti­ma in­de­pen­den­cia ju­di­cial, se ne­ce­si­tan pro­ce­sos de dis­cu­sio­nes pre­vios a la de­sig­na­ción por la Asam­blea Ge­ne­ral, trans­pa­ren­tes, en los que se eva­lúe de for­ma res­pon­sa­ble la in­for­ma­ción de los can­di­da­tos.

Por su par­te, Uriar­te re­fle­xio­nó so­bre si es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra de­ba­tir una po­si­ble re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, la cual ha que­da­do en un se­gun­do plano en el de­ba­te pú­bli­co. “Des­de mi pun­to de vis­ta ese es el pro­ble­ma: creo que el Fren­te Am­plio siem­pre va a en­con­trar una ra­zón por la cual va a de­cir que no es el mo­men­to po­lí­ti­co ade­cua­do. Co­mo us­te­des sa­ben, yo he si­do un fir­me par­ti­da­rio de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Es cier­to que hoy los tiem­pos se nos han aco­ta­do, pe­ro creo que de to­das for­mas po­dría­mos pre­sen­tar­la. Creo que nues­tra Cons­ti­tu­ción tie­ne que ser me­jo­ra­da, no por­que ha­ya si­do ma­la sino por­que el mun­do ha cam­bia­do mu­chí­si­mo en es­tos 50 años y te­ne­mos que dar­le una con­sa­gra­ción cons­ti­tu­cio­nal a nues­tros de­re­chos re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te pa­ra no te­ner pro­ble­mas de in­ter­pre­ta­ción co­mo el que se ge­ne­ró en los úl­ti­mos días”.

La Jus­ti­cia co­mo una fuer­za con­tra­de­mo­crá­ti­ca

La se­na­do­ra Constanza Mo­rei­ra ana­li­zó la po­si­ción que ha man­te­ni­do la Jus­ti­cia en re­la­ción a los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. De­cla­ró que las so­lu­cio­nes de re­pa­ra­ción que el Po­der Ju­di­cial ha re­suel­to han si­do par­cia­les y que los jui­cios fue­ron po­cos. “Ni ver­dad, ni jus­ti­cia. Esa es la tris­te mar­ca del Uru­guay con su his­to­ria re­cien­te. La com­pli­ci­dad de al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes im­por­tan­tes en Uru­guay con las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ha­bla mu­cho so­bre nues­tra his­to­ria y so­bre nues­tra cla­se po­lí­ti­ca”.

“La fal­ta de re­so­lu­ción de la jus­ti­cia sig­ni­fi­ca que no hay Jus­ti­cia. Y la exis­ten­cia de jus­ti­cia, es an­te­rior a la de­mo­cra­cia”, de­cla­ró.

Ex­pli­có que la po­bla­ción vo­tó por un pro­gra­ma de go­bierno que en­fa­ti­za­ra el com­pro­mi­so con el es­cla­re­ci­mien­to de los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad.

“Cuan­do la jus­ti­cia se in­ter­po­ne e im­pi­de el cum­pli­mien­to de es­te ob­je­ti­vo, se vuel­ve una fuer­za con­tra­de­mo­crá­ti­ca, que vio­la el prin­ci­pio de la so­be­ra­nía po­pu­lar. Pe­ro co­mo la Jus­ti­cia es par­te de la so­lu­ción y del pro­ble­ma, es­ta­mos en un ca­lle­jón sin sa­li­da. Es­pe­re­mos que con los nue­vos ro­les de la Fis­ca­lía, lo­gre­mos avan­zar”.

Con­si­de­ró que es­te te­ma no só­lo evi­den­cia una fa­len­cia del Es­ta­do de De­re­cho y un dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co, sino una in­jus­ti­cia “fla­gran­te” pa­ra con una so­cie­dad. “Si no se juz­ga el te­rro­ris­mo de Es­ta­do, ¿có­mo pre­ve­ni­mos que no pa­se nun­ca más? No es cual­quier cri­men. Son crí­me­nes gra­ví­si­mos. Co­mo so­cie­dad so­mos du­ros con los nar­co­tra­fi­can­tes, los ra­pi­ñe­ros, los jó­ve­nes, pe­ro ha­ce­mos la vis­ta gor­da con los de­li­tos más gra­ves que co­no­ce­mos. ¿Qué so­cie­dad es és­ta? Si no da­mos otras se­ña­les, es­ta­mos exac­ta­men­te en el te­rri­to­rio de la ba­na­li­dad del mal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.