Bachelet y el le­ga­do con el que quie­re pa­sar a la his­to­ria

El pró­xi­mo do­min­go los tras­an­di­nos van a las ur­nas pa­ra ele­gir nue­vo pre­si­den­te.

La Republica (Uruguay) - - MUNDO -

En la recta fi­nal de su se­gun­do man­da­to, la pre­si­den­ta Mi­che­lle Bachelet, se mues­tra or­gu­llo­sa de su le­ga­do de re­for­mas pa­ra mo­der­ni­zar a Chi­le, con­ser­va­dor y desigual.

Con un res­pal­do de 23% en las en­cues­tas, es­ta hi­ja de un ge­ne­ral muer­to por tor­tu­ras del ré­gi­men de Au­gus­to Pi­no­chet (1973-1990), lle­gó al po­der ha­ce cua­tro años con la pro­me­sa de lle­var a ca­bo una trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca del país más prós­pe­ro de la re­gión, que to­da­vía no aca­ba de sa­cu­dir­se el le­ga­do de la dic­ta­du­ra mi­li­tar.

Su se­gun­do man­da­to se vio pron­to las­tra­do por un es­cán­da­lo de co­rrup­ción que en­vol­vió a su hi­jo y a su nue­ra, que hi­zo del 2015 su ‘an­nus ho­rri­bi­lis’, per­dien­do su gran cau­dal de po­pu­la­ri­dad, que no ha lo­gra­do re­cu­pe­rar. Aun­que es­te epi­so­dio la de­jó muy to­ca­da aními­ca­men­te, la lí­der so­cia­lis­ta, que he­re­dó de su pa­dre la dis­ci­pli­na y el sen­ti­do del de­ber, ha lo­gra­do lle­var a ca­bo bue­na par­te del pro­gra­ma con el que fue ele­gi­da con el 62% de los vo­tos. Pa­ra unos, no ha ido su­fi­cien­te­men­te le­jos. Otros creen que la apli­ca­ción de la “re­tro­ex­ca­va­do­ra”, co­mo al­gu­nos til­da­ron sus re­for­mas más em­ble­má­ti­cas, ha si­do la cau­sa del po­bre desem­pe­ño de la eco­no­mía chi­le­na, que ha­brá cre­ci­do en torno a 1,8% du­ran­te su pe­rio­do.

Re­for­ma la­bo­ral, tri­bu­ta­ria y edu­ca­ción, que pre­ten­de, es­ta úl­ti­ma, lle­var la gra­tui­dad a los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios al me­nos pa­ra el 70% de los alum­nos con ba­jos re­cur­sos pa­ra el pró­xi­mo año, son sus re­for­mas es­tre­lla. Obli­ga­da por la ca­lle, ha en­via­do al Par­la­men­to un pro­yec­to de re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes, he­re­da­do de la dic­ta­du­ra, que ha de­ja­do des­con­ten­tos a ca­si to­dos. Bachelet ha con­ver­ti­do a Chi­le en un mo­de­lo del uso de ener­gías lim­pias, en par­ti­cu­lar las no con­ven­cio­na­les co­mo so­lar y eó­li­ca, que es­tá aba­ra­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te la fac­tu­ra del con­su­mi­dor. Ha cam­bia­do el sis­te­ma elec­to­ral, la fi­nan­cia­ción de par­ti­dos, la re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra y la ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, en­tre otras mo­di­fi­ca­cio­nes. Pe­ro la úl­ti­ma re­pre­sen­tan­te de una épo­ca do­ra­da pa­ra la mu­jer en el po­der en Amé­ri­ca La­ti­na tam­bién qui­so ha­cer un cam­bio so­cial y lo­gró apro­bar, no sin di­fi­cul­ta­des, el aborto te­ra­péu­ti­co, per­mi­tió la unión de he­cho de pa­re­jas del mis­mo se­xo, y en trá­mi­te se encuentra una ley del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio.

En cam­bio, pa­ra el pró­xi­mo Par­la­men­to que­da­rá la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, que da­ta de la épo­ca de la dic­ta­du­ra, ni lo­gró me­jo­rar el pau­pé­rri­mo ser­vi­cio pú­bli­co de sa­lud que uti­li­za la ma­yo­ría de los chi­le­nos. “He­mos he­cho mu­cho más que (Se­bas­tián) Pi­ñe­ra en ca­da una de las áreas”, di­jo Bachelet re­cien­te­men­te, en alu­sión a su pre­de­ce­sor, que en­ca­be­za las en­cues­tas pa­ra to­mar el tes­ti­go el 11 de mar­zo del pró­xi­mo año en La Mo­ne­da. Pi­ñe­ra ha pro­me­ti­do que re­vi­sa­rá mu­chas de es­tas re­for­mas si lle­ga al po­der de nue­vo.

Ba­lan­ce no es­tá ce­rra­do

La re­cien­te inau­gu­ra­ción de una lí­nea de me­tro en San­tia­go, que be­ne­fi­cia­rá a más de un mi­llón de per­so­nas, así co­mo la con­clu­sión

de im­por­tan­tes in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra des­con­ges­tio­nar el trá­fi­co en la ca­pi­tal, de seis mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, sin du­da pue­den con­tri­buir a cam­biar la per­cep­ción del le­ga­do de la cuar­ta mu­jer más po­de­ro­sa del mun­do, se­gún For­bes. Du­ran­te su man­da­to le to­có li­diar con la caí­da del pre­cio del co­bre, el pul­món de la eco­no­mía chi­le­na, a cau­sa de la ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía chi­na, su prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, pe­ro el op­ti­mis­mo se apo­de­ra de las pre­vi­sio­nes pa­ra el pró­xi­mo año.

El po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, Re­né Ja­ra, cree que su va­lo­ra­ción cre­ce­rá en los úl­ti­mos me­ses de go­bierno, una vez que se de­fi­na quién se­rá su su­ce­sor.

“Los cam­bios tan drás­ti­cos pa­ra co­rre­gir las fa­len­cias del mo­de­lo de de­sa­rro­llo se em­pie­zan a ver aho­ra”, ase­gu­ra. Ca­ris­má­ti­ca, víc­ti­ma de tor­tu­ras y exi­lia­da en Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na, a la pre­si­den­ta chi­le­na no le ha tem­bla­do el pul­so pa­ra des­ha­cer­se de los crí­ti­cos en sus go­bier­nos. Pro­fun­da­men­te des­con­fia­da, se­gún los que la co­no­cen, la con­vi­ven­cia no ha si­do fá­cil con el res­to de los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría, un con­glo­me­ra­do de par­ti­dos que van des­de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na al Par­ti­do Co­mu­nis­ta.

Por pri­me­ra vez la Nue­va Ma­yo­ría, he­re­de­ra de la Con­cer­ta­ción que hi­zo po­si­ble la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y el mi­la­gro eco­nó­mi­co chi­leno des­de el re­gre­so de la de­mo­cra­cia en 1990, se pre­sen­ta di­vi­di­da con dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cial del do­min­go. Pe­ro, al igual que ocu­rre en otros paí­ses, la iz­quier­da chi­le­na es­tá en re­tro­ce­so y fuer­te­men­te frag­men­ta­da. Só­lo 16% de los ciu­da­da­nos se de­cla­ra de iz­quier­da -nue­ve pun­tos por­cen­tua­les me­nos que ha­ce cua­tro años- pe­se a que seis de los ocho can­di­da­tos a la elec­ción pre­si­den­cial son de cen­tro-iz­quier­da.

BACHELET. Bus­có en su go­bierno el mo­der­ni­zar Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.