“Te­ne­mos una vie­ja deu­da con la po­bla­ción del in­te­rior”

El se­na­dor Mu­ji­ca ho­me­na­jeó a las maes­tras ru­ra­les lue­go de re­ci­bir la vi­si­ta de una edu­ca­do­ra de 102 años. “La edu­ca­ción ru­ral cumple el pa­pel del ver­da­de­ro pul­món de equi­da­des en la so­cie­dad uru­gua­ya”, ex­pre­só.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA - Mé­li­da Bri­ce­ño

Par­si­mo­nio­so y elo­cuen­te sa­lió“Pe­pe”a aten­der una gra­ta vi­si­ta que le aca­ba de lle­gar, a su cha­cra de Rin­cón del Ce­rro, el do­min­go pa­sa­do, una maes­tra ru­ral de 102 años de edad. La ve­te­ra­na de la edu­ca­ción cumple el sue­ño de co­no­cer­lo, se po­nen có­mo­dos y dia­lo­gan de aque­llos años de trans­for­ma­ción es­co­lar, de los cam­bios que tra­jo con­si­go la mo­der­ni­dad y de una ge­ne­ra­ción que “cum­plió un pro­ce­so enor­me en Uru­guay, por­que las maes­tras ru­ra­les for­ta­le­cie­ron la cul­tu­ra y el co­no­ci­mien­to del país”, sos­tie­ne el se­na­dor.

Ase­gu­ra “Pe­pe” que “las maes­tras ru­ra­les iban más allá de la es­cue­la, fue­ron pun­to de re­fe­ren­cia de las fa­mi­lias, aun­que la po­bla­ción es­tric­ta­men­te ru­ral ha­ya dis­mi­nui­do, ha­ya su­fri­do los em­ba­tes de la mo­der­ni­dad, en mi hu­mil­de opinión con­si­de­ro que la edu­ca­ción ru­ral cumple un pa­pel del ver­da­de­ro pul­món de equi­da­des en la so­cie­dad uru­gua­ya”.

A raíz de es­ta vi­si­ta, Mu­ji­ca tam­bién re­fle­xio­na sobre los pro­gre­sos que que­dan pen­dien­tes pa­ra la edu­ca­ción en el cam­po, pues sos­tie­ne que “aun­que se fun­dó una gran uni­ver­si­dad pú­bli­ca, acon­te­ci­mien­to de un pe­so so­cial im­por­tan­te, que creó va­rias se­des re­gio­na­les en al­gu­nos pun­tos, pe­ro que a la lar­ga fal­tan mu­chos. Aún te­ne­mos una vie­ja deu­da con la po­bla­ción del In­te­rior, la que de­be cum­plir­se en al­gún mo­men­to”.

Es­te com­pro­mi­so que sien­te Mu­ji­ca es­tá vin­cu­la­do con el arrai­go al cam­po y se ve afec­ta­do por eso que él de­no­mi­na “el pro­ble­ma de la gran ur­be fren­te al In­te­rior. En esos años se hi­cie­ron mu­chos sa­cri­fi­cios pa­ra que los hi­jos es­tu­dia­ran, mu- chos los en­via­ban a la ca­pi­tal, no era la ma­yo­ría, pe­ro se for­ma­ban y no vol­vían más al pue­blo”. “Pe­ro más allá de eso, -re­la­ta el se­na­dor- pien­so que el maes­tro ru­ral si­gue sien­do una pie­za esen­cial en la con­for­ma­ción del país, es­ta se­ño­ra que me vi­si­tó, sim­bo­li­za una fi­gu­ra im­por­tan­te, fue maes­tra en Mi­nas, exac­ta­men­te en un pa­ra­je lla­ma­do El Sol­da­do (La­va­lle­ja), a ella y a to­das las que con­tri­bu­yen ca­da día a la for­ma­ción en los cam­pos les ha­go un re­co­no­ci­mien­to por­que cum­plen la fun­ción de dar cul­tu­ra a las fa­mi­lias.Y ese es un gran apor­te al país”.

Los pue­blos del in­te­rior es­tán col­ma­dos de gran­des his­to­rias sobre es­cue­las cen­te­na­rias que se­gún re­la­ta “Pe­pe”, con fre­cuen­cia lo in­vi­tan a ce­le­brar los 100 años de fun­da­ción.“Me lla­man pa­ra que los acom­pa­ñe en los aniver­sa­rios y yo con mu­cho gus­to voy, me pa­re­ce in­creí­ble que sean tan­tos años y allí es­tán, si­guen de pie aten­dien­do ni­ños, edu­can­do pa­ra el pro­gre­so. Por­que mu­chos di­cen que Uru­guay es un país cam­pe­sino, y no es así, Uru­guay es hi­jo de la ga­na­de­ría ex­ten­si­va”.

To­do el ím­pe­tu, la for­ma­ción la­bo­rio­sa que hoy se ejer­ce des­de los cam­pos, la pa­sión por la­brar la tie­rra, na­ce des­de la bue­na vo­lun­tad y la for­ma­ción de las maes­tras ru­ra­les, cu­ya vi­gen­cia edu­ca­ti­va si­gue la­ten­te des­de los po­bla­dos del in­te­rior del Uru­guay y co­mo di­ce el se­na­dor Jo­sé Mu­ji­ca,“es el ver­da­de­ro pul­món de equi­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.