100% de ni­ños con en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas es­tán en Sa­lud Pú­bli­ca

La Fun­da­ción Pé­rez Scre­mi­ni atien­de 2 mil pa­cien­tes por año y ello con­vier­te a Uru­guay en mo­de­lo de aten­ción pa­ra ni­ños con cáncer en La­ti­noa­mé­ri­ca, se­gún el doc­tor Luis Ney Cas­ti­llo.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

La cu­ra del cáncer in­fan­til al­can­za al 80% de los ca­sos que exis­ten en el país, y ello es gra­cias a que el sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca ha in­cor­po­ra­do el 100% de los ni­ños con en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas a tra­ta­mien­tos gra­tui­tos en el Ser­vi­cio He­ma­to-on­co­ló­gi­co del Hos­pi­tal Pe­rei­ra Ros­sell.

Así lo in­for­mó el Dr. Cas­ti­llo, en en­tre­vis­ta con la RE­PÚ­BLI­CA, quien lle­va las rien­das de la Fun­da­ción Pé­rez Scre­mi­ni, en­ti­dad en­car­ga­da de ges­tio­nar el ser­vi­cio y la aten­ción de los ca­sos de cáncer in­fan­til del país.

“Uru­guay es­tá en es­te mo­men­to con la me­jor ta­sa de so­bre­vi­da de to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Hay al­gu­nos paí­ses po­de­ro­sos eco­nó­mi­ca­men­te co­mo Ar­gen­ti­na, Bra­sil y pro­ba­ble­men­te Mé­xi­co que son re­fe­ren­cia por te­ner cen­tros de gran desa­rro­llo en el te­ma, pe­ro co­mo país, Uru­guay es ejem­plo en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca de có­mo ha lo­gra­do, en for­ma glo­bal, brin­dar el ac­ce­so pa­ra aten­der a sus ni­ños”, ex­pre­só Ney Cas­ti­llo.

Las declaraciones del di­rec­tor mé­di­co de la Fun­da­ción Pé­rez Scre­mi­ni -pre­vio a al 15 de fe­bre­ro cuan­do se con­me­mo­ra el Día In­ter­na­cio­nal de la Lu­cha Con­tra el Cáncer In­fan­til- “de­be lle­var­nos a re­fle­xio­nar acer­ca de los de­re­chos que tie­nen los ni­ños con cáncer pa­ra ac­ce­der a tra­ta­mien­tos ade­cua­dos”.

¿En que con­sis­ten los cui­da­dos pa­ra que los ni­ños ten­gan esa pro­ba­bi­li­dad del 80% de vida?

Lo más im­por­tan­te es que he­mos lo­gra­do en la Fun­da­ción que to­dos los chi­cos con en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas ten­gan ac­ce­so a un lu­gar don­de se les ha­ce un diag­nós­ti­co se­gu­ro y por su­pues­to se ac­ce­de al tra­ta­mien­to, a to­das las mo­da­li­da­des po­si­bles sin cos­to. Es el te­ma más im­por­tan­te, la ac­ce­si­bi­li­dad de la po­bla­ción con di­fi­cul­ta­des so­cio-eco­nó­mi­cas, pues la Fun­da­ción se en­car­ga que esas di­fi­cul­ta­des no sean un im­pe­di­men­to pa­ra que es­tos chi­cos re­ci­ban un tra­ta­mien­to. Se les fa­ci­li­ta el trans­por­te des­de sus ca­sas has­ta la Fun­da­ción, cuan­do tie­ne que es­tar la fa­mi­lia pe­río­dos pro­lon­ga­dos fue­ra de la ca­sa tam­bién dis­po­ne­mos de un ho­gar fue­ra del hos­pi­tal pa­ra ellos, es de­cir, to­do aque­llo que po­día ser un in­con­ve­nien­te, hoy esas di­fi­cul­ta­des es­tán cu­bier­tas. Que­re­mos que se sien­tan bien los chi­cos, que la fa­mi­lia se sien­ta apo­ya­da, que ten­ga apo­yo psi­co­ló­gi­co, asistencia so­cial, eso es un so­por­te pa­ra que el ver­da­de­ro tra­ta­mien­to sea efi­cien­te.

¿El in­te­rior del país tam­bién cuen­ta con su­cur­sa­les de la Fun­da­ción?

En el In­te­rior con­ta­mos con Em­ba­ja­das, son 20 dis­tri­bui­das geo­grá­fi­ca­men­te en to­dos los de­par­ta­men­tos, y des­de allí se fa­ci­li­ta el ac­ce­so a Mon­te­vi­deo, se ayu­da a las fa­mi­lias con el cos­to de los pa­sa­jes, ayu­das so­cia­les pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de la vi­vien­da -que el ni­ño ten­ga una me­jor ca­li­dad de vi­da­que no lo afec­te el ca­lor, por ejem­plo. La Fun­da­ción les brin­da más apo­yo a las fa­mi­lias de ba­jos re­cur­sos.

¿Cuál es el ti­po de cáncer más fre­cuen­te en la po­bla­ción in­fan­til del Uru­guay?

En la úl­ti­ma in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas en el Uru­guay se man­tie­ne la leu­ce­mia, es una de ca­da tres en­fer­me­da­des que se diagnostican, in­ci­den­cia que se ha man­te­ni­do en el cur­so de los úl­ti­mos años.

¿Cuán­tos ni­ños se en­cuen­tran re­ci­bien­do asistencia en to­do el país?

No­so­tros te­ne­mos de 120 a 140 ca­sos nue­vos, ca­da año, has­ta la edad de 15 años. El te­ma es que, afor­tu­na­da­men­te, los ni­ños so­bre­vi­ven. En es­te mo­men­to es­ta­mos lle­van­do a ca­bo el se­gui­mien­to a unos 2 mil ni­ños que re­pre­sen­tan un por­cen­ta­je de la po­bla­ción muy im­por­tan­te, y que sobrevive un 80%. Nues­tra me­ta fi­nal no es só­lo po­der­los cu­rar, sino cu­rar­los con los me­nos efec­tos se­cun­da­rios po­si­bles, y que se pue­dan reha­bi­li­tar pa­ra re­in­te­grar­se a la vida de for­ma útil. Por ello, el tra­ba­jo es con­ti­nuo, le da­mos se­gui­mien­to a lar­go pla­zo.

¿Cuá­les son los obs­tácu­los que han de­bi­do su­pe­rar?

El pa­ra­dig­ma del tra­ta­mien­to del cáncer es­tá cam­bian­do ver­ti­gi­no­sa­men­te, se sa­be más de la bio­lo­gía de las en­fer­me­da­des, cuan­do son des­ór­de­nes a ni­vel bio­ló­gi­co o am­bien­ta­les que las pro­mue­ven, y es­tán apa­re­cien­do for­mas de tra­tar­las que son mu­cho más ra­cio­na­les que las clá­si­cas co­mo la qui­mio­te­ra­pia, ci­ru­gía y ra­dio­te­ra­pia. Hoy, con to­do el co­no­ci­mien­to que exis­te, es­tán sur­gien­do gran can­ti­dad de me­di­ca­men­tos que de­sa­for­tu­na­da­men­te son muy cos­to­sos y que se­gu­ra­men­te cons­ti­tu­yen una di­fi­cul­tad im­por­tan­te que te­ne­mos to­dos los paí­ses de me­diano desa­rro­llo pa­ra su ac­ce­so. Es­ta es una gran di­fi­cul­tad que se nos pre­sen­ta a to­dos los que es­ta­mos en es­ta es­pe­cia­li­dad.

¿Có­mo se en­cuen­tra la pro­vi­sión de fár­ma­cos pa­ra la aten­ción del país?

No­so­tros te­ne­mos un sis­te­ma en la fun­da­ción que se ba­sa en dos pi­la­res, pri­me­ro es el apo­yo de ASSE, que es in­con­di­cio­nal y por el cual re­ci­bi­mos un re­cur­so men­sual que cu­bre el 50% de nues­tro pre­su­pues­to, el se­gun­do pilar son las do­na­cio­nes es­pe­cia­les que re­ci­bi­mos de to­da la po­bla­ción. En el apo­yo de ASSE es­tá de­fi­ni­da to­da la me­di­ca­ción on­co­ló­gi­ca des­de ha­ce mu­chos años así que los ni­ños no tie­nen ca­ren­cia de nin­gún me­di­ca­men­to.

¿Có­mo se en­cuen­tra la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra aten­der a los ni­ños y sus fa­mi­lias?

La in­fra­es­truc­tu­ra es pro­ba­ble­men­te in­ta­cha­ble, te­ne­mos unos es­pa­cios muy mo­der­nos no so­lo pa­ra el área de in­ter­na­ción sino áreas de ais­la­mien­tos muy desa­rro­lla­das y dis­po­ne­mos de un la­bo­ra­to­rio he­ma­to­ló­gi­co y uno de bio­lo­gía mo­le­cu­lar muy mo­derno, con un se­cuen­cia­dor ge­né­ti­co de nue­va ge­ne­ra­ción y que per­mi­te per­so­na­li­zar los tra­ta­mien­tos que se ad­mi­nis­tran a ca­da pa­cien­te pa­ra de­tec­tar mu­ta­cio­nes en el ADN de las cé­lu­las tu­mo­ra­les, con el fin de bus­car al­ter­na­ti­vas más per­so­na­li­za­das y dis­mi­nuir la ta­sa de re­caí­das en la po­bla­ción aten­di­da. En es­te sen­ti­do es­ta­mos tra­ba­jan­do con téc­ni­cas muy avan­za­das.

¿Con qué aso­cia la cien­cia la pro­li­fe­ra­ción de ca­sos en en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas?

Lo que es­tá pa­san­do en al­gu­nas áreas de La­ti­noa­mé­ri­ca es que se em­pe­za­ron a diag­nos­ti­car chi­cos que an­tes no se diag­nos­ti­ca­ban, por­que no lle­ga­ban nun­ca a un cen­tro hos­pi­ta­la­rio. No­so­tros te­ne­mos el orgullo de que en nues­tro país el 100% de los ni­ños con en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas ac­ce­de al sis­te­ma de sa­lud. So­la­men­te el 20% de la po­bla­ción mun­dial con cáncer ac­ce­de a un tra­ta­mien­to, es ob­vio que cuan­do em­pie­zan a me­jo­rar los sis­te­mas de sa­lud en cen­tro Amé­ri­ca se co­mien­zan a de­tec­tar ca­sos que an­tes no se de­tec­ta­ban. Uru­guay es­tá en es­te mo­men­to con la me­jor ta­sa de so­bre­vi­da de to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Es ejem­plo de có­mo ha lo­gra­do en for­ma glo­bal el ac­ce­so pa­ra aten­der a sus ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.