Ox­fam: sím­bo­lo de la im­pu­ni­dad de las ONG en Es­ta­dos dé­bi­les

Sus trabajadores re­ci­ben pa­gos en dó­la­res en paí­ses muy po­bres.

La Republica (Uruguay) - - MUNDO -

l es­cán­da­lo que sa­cu­dió a la

bri­tá­ni­ca Ox­fam tras las re­ve­la­cio­nes de or­gías con pros­ti­tu­tas en Hai­tí des­ta­ca la re­la­ti­va im­pu­ni­dad de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes en Es­ta­dos dé­bi­les y con sus ha­bi­tan­tes so­me­ti­dos a la ex­tre­ma po­bre­za.

Sa­ni­dad, edu­ca­ción, ur­ba­nis­mo, ges­tión del agua... En Hai­tí, las ONG tra­ba­jan des­de ha­ce dé­ca­das en múl­ti­ples sec­to­res, has­ta el punto de sus­ti­tuir al Es­ta­do que, de gol­pe, tam­bién pier­de el con­trol de par­te de las ayu­das al de­sa­rro­llo. “Ha­bla­mos de 600 ONG pre­sen­tes y hu­bo un au­men­to ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te de su pre­sen­cia tras el terremoto de 2010: es evi­den­te que mu­chas ONG tra­ba­jan sin es­tar ins­cri­tas en el Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción”, re­ve­la Ca­mi­lle Chal­mers, eco­no­mis­ta hai­tiano.

“Ha ha­bi­do un au­men­to en el flu­jo de ayu­da bi­la­te­ral y mul­ti­la­te­ral a tra­vés de las ONG, lo que los con­vier­te en ac­to­res im­pres­cin­di­bles en el de­sa­rro­llo de po­lí­ti­cas pú­bli­cas”, se­ña­la Chal­mers. Es­ta pre­pon­de­ran­cia se acen­tuó aún más des­de que el fi­nan­cia­mien­to se rea­li­za en dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses, lo que ha crea­do un abis­mo en­tre los trabajadores de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes y el res­to de la po­bla­ción.“Co­brar los in­gre­sos en dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses es un pri­vi­le­gio enorme en la so­cie­dad hai­tia­na: los ni­ve­les de vi­da son di­fe­ren­tes”, ase­gu­ra Chal­mers.

An­te el des­em­pleo ma­si­vo,

HAI­TÍ. Un cen­tro de las ongs del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.